El impe­rio en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos- Fidel Castro

Julian Assan­ge, un hom­bre que hace varios meses muy pocos cono­cían en el mun­do, está demos­tran­do que el más pode­ro­so impe­rio que ha exis­ti­do en la his­to­ria podía ser desafiado.

El audaz desa­fío no pro­ve­nía de una super­po­ten­cia rival; de un Esta­do con más de cien armas nuclea­res; de un país con cien­tos de millo­nes de habi­tan­tes; de un gru­po de nacio­nes con enor­mes recur­sos natu­ra­les, de los cua­les Esta­dos Uni­dos no podía pres­cin­dir; o de una doc­tri­na revo­lu­cio­na­ria capaz de estre­me­cer has­ta los cimien­tos al impe­rio que se basa en el saqueo y la explo­ta­ción del mundo.

Era solo una per­so­na que ape­nas se había oído men­cio­nar en los medios de pren­sa. Aun­que es ya famo­so, poco se cono­ce de él, excep­to la muy publi­ci­ta­da impu­tación de rela­cio­nes amo­ro­sas con dos damas, sin la debi­da pre­cau­ción en los tiem­pos del VIH. No se ha escri­to toda­vía un libro sobre su ori­gen, su edu­ca­ción, o sus ideas filo­só­fi­cas y políticas.

No se cono­cen, inclu­so, las moti­va­cio­nes que lo con­du­je­ron al con­tun­den­te gol­pe que pro­pi­nó al impe­rio. Solo se sabe que moral­men­te lo ha pues­to de rodillas.

La agen­cia de noti­cias AFP infor­mó hoy que el “crea­dor de Wiki­leaks segui­rá en pri­sión pese a obte­ner liber­tad bajo fian­za […] pero debe­rá per­ma­ne­cer entre rejas has­ta que se resuel­va la ape­la­ción pre­sen­ta­da por Sue­cia, país que recla­ma su extra­di­ción por pre­sun­tos deli­tos sexuales.”

“…la abo­ga­da que repre­sen­ta al Esta­do sue­co, […] anun­ció su inten­ción de ape­lar la deci­sión de liberarlo.”

“…el juez Ridd­le esta­ble­ció como con­di­cio­nes el pago de una fian­za de 380.000 dóla­res, el uso de un bra­za­le­te elec­tró­ni­co y el cum­pli­mien­to de un toque de queda.”

El pro­pio des­pa­cho infor­mó que en caso de ser libe­ra­do “…debe­rá resi­dir en una pro­pie­dad de Vaughan Smith, su ami­go y pre­si­den­te del Frontli­ne Club, el club de perio­dis­tas de Lon­dres don­de Wiki­leaks tie­ne esta­ble­ci­do des­de hace sema­nas su cuar­tel general…”

Assan­ge decla­ró: “‘Mis con­vic­cio­nes no vaci­lan. Me man­ten­go fiel a los idea­les que he expre­sa­do. Si algo ha hecho este pro­ce­so, ha sido aumen­tar mi deter­mi­na­ción de que estos son ver­da­de­ros y correctos’…”

El valien­te y bri­llan­te cineas­ta nor­te­ame­ri­cano Michael Moo­re decla­ró que ha ofre­ci­do a Wiki­leaks su pági­na web, sus ser­vi­do­res, sus nom­bres de domi­nio y todo lo que pue­da pro­por­cio­nar­le para “…’man­te­ner Wiki­leaks vivo y prós­pe­ro mien­tras sigue tra­ba­jan­do para expo­ner crí­me­nes que se tra­ma­ron en secre­to y se come­tie­ron en nues­tro nom­bre y con nues­tros dóla­res des­ti­na­dos a impuestos’…”

Assan­ge, afir­mó Moo­re, “está sufrien­do ‘un ata­que tan des­pia­da­do’ […] ‘por­que ha aver­gon­za­do a quie­nes han ocul­ta­do la verdad’.”

“…’inde­pen­dien­te­men­te de que Assan­ge sea cul­pa­ble o ino­cen­te […] tie­ne dere­cho a que se pague su fian­za y a defen­der­se’. […] ‘me he uni­do ‑por ello- a los cineas­tas Ken Loach y John Pil­ger y a la escri­to­ra Jemi­ma Jan y he ofre­ci­do dine­ro para la fianza’.”

La con­tri­bu­ción de Moo­re se ele­vó a 20 mil dólares.

El barra­je del gobierno nor­te­ame­ri­cano con­tra Wiki­leaks ha sido tan bru­tal que, según son­deos de ABC News/​Washington Post, dos de cada tres esta­dou­ni­den­ses quie­ren lle­var a Assan­ge ante los tri­bu­na­les de Esta­dos Uni­dos por haber divul­ga­do los docu­men­tos. Nadie se ha atre­vi­do, en cam­bio, a impug­nar las ver­da­des que contienen.

No se cono­cen deta­lles del plan ela­bo­ra­do por los estra­te­gas de Wiki­leaks. Se sabe que Assan­ge dis­tri­bu­yó un volu­men impor­tan­te de comu­ni­ca­cio­nes a cin­co gran­des trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción, que en este momen­to poseen el mono­po­lio de muchas noti­cias, algu­nas de ellas tan extre­ma­da­men­te mer­ce­na­rias, reac­cio­na­rias y pro fas­cis­tas como la espa­ño­la PRISA y la ale­ma­na Der Spie­gel, que las están uti­li­zan­do para ata­car a los paí­ses más revolucionarios.

La opi­nión mun­dial segui­rá de cer­ca todo lo que ocu­rra en torno a Wikileaks.

Sobre el gobierno dere­chis­ta sue­co y la mafia gue­rre­ris­ta de la OTAN, que tan­to gus­tan de invo­car la liber­tad de pren­sa y los dere­chos huma­nos, cae­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de que se pue­da cono­cer o no la ver­dad sobre la cíni­ca polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos y sus aliados.

Las ideas pue­den ser más pode­ro­sas que las armas nucleares.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.