Una men­ti­ra goeb­bel­sia­na – Xabier Maka­za­ga

El recien­te Infor­me sobre las víc­ti­mas de moti­va­ción polí­ti­ca no sólo da por cier­to que ETA mane­ja una direc­triz «para denun­ciar sis­te­má­ti­ca­men­te “tor­tu­ras”», sino que extien­de esa acu­sa­ción a «su entorno». Y no hace men­ción algu­na a la insis­ten­te deman­da de que se supri­ma el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción

Según el recien­te­men­te cono­ci­do Infor­me sobre las víc­ti­mas de moti­va­ción polí­ti­ca, las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos come­ti­das por el Esta­do espa­ñol a par­tir de media­dos de la déca­da de los 80 han care­ci­do de moti­va­ción polí­ti­ca, por­que des­de enton­ces éste es ple­na­men­te demo­crá­ti­co.

Esa tesis ya la defen­dió Inés Ibá­ñez de Maez­tu, Direc­to­ra de Dere­chos Huma­nos del Gobierno Vas­co, en un artícu­lo publi­ca­do el 14 de julio en «El Correo». En él afir­mó que, «en el ámbi­to inter­na­cio­nal, las enti­da­des y orga­nis­mos que tute­lan los dere­chos huma­nos dis­tin­guen siem­pre» entre las vul­ne­ra­cio­nes come­ti­das «en Esta­dos demo­crá­ti­cos y en los que no lo son». Y puso como ejem­plo de ello a Amnis­tía Inter­na­cio­nal.

Tres días des­pués, la Direc­to­ra adjun­ta de AI Espa­ña, Ana María Rebo­llar, refu­tó tal afir­ma­ción en el mis­mo dia­rio, denun­cian­do que cuan­do un Esta­do esta­ble­ce dis­tin­cio­nes entre víc­ti­mas de crí­me­nes atro­ces como la tor­tu­ra, «trans­mi­te un men­sa­je de des­igual­dad sobre la dig­ni­dad huma­na y de per­mi­si­vi­dad a la con­ti­nui­dad de tales abu­sos».

No pare­ce que esa res­pues­ta de Amnis­tía Inter­na­cio­nal les sir­vie­ra de lec­ción, por­que los pro­mo­to­res y redac­to­res del men­cio­na­do infor­me sobre las víc­ti­mas han vuel­to a ter­gi­ver­sar gra­ve­men­te lo afir­ma­do por dos pres­ti­gio­sos orga­nis­mos de la ONU: el Rela­tor Espe­cial con­tra la Tor­tu­ra, y el Rela­tor Espe­cial sobre la pro­mo­ción y la pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y las liber­ta­des fun­da­men­ta­les en la lucha con­tra el terro­ris­mo.

En efec­to, en el col­mo de la mani­pu­la­ción, han pues­to como ejem­plos favo­ra­bles a la actua­ción del Esta­do espa­ñol, por sus esfuer­zos «para no com­pro­me­ter el res­pe­to de los dere­chos huma­nos a par­tir de las polí­ti­cas y medi­das adop­ta­das en el ámbi­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo», dos infor­mes de dichos orga­nis­mos que se carac­te­ri­za­ron por ser muy crí­ti­cos con dicha actua­ción: el de la visi­ta del pri­me­ro en 2003, y la del segun­do, Mar­tin Schei­nin, en 2008.

La pre­sen­ta­ción ante la ONU del pri­me­ro de ellos des­ató una furi­bun­da res­pues­ta de la repre­sen­ta­ción espa­ño­la, cuyo emba­ja­dor, tras acu­sar al Rela­tor, enton­ces Theo van Boven, de dejar­se mani­pu­lar por fuen­tes terro­ris­tas, aban­do­nó brus­ca­men­te la sala sin escu­char su res­pues­ta. En rue­da de pren­sa pos­te­rior, éste com­pa­ró la acti­tud de las auto­ri­da­des espa­ño­las con la del dic­ta­dor argen­tino Vide­la, ponién­do­los al mis­mo nivel en lo que se refie­re a la obs­ti­na­da nega­ti­va a admi­tir la exis­ten­cia de la tor­tu­ra.

En cuan­to al infor­me de Schei­nin, el Gobierno espa­ñol redac­tó una exten­sa res­pues­ta de 42 pági­nas (A/​HRC/​10/​G/​2) don­de, entre otras cosas, se que­jó de que, «en no pocas oca­sio­nes, el Rela­tor asu­me como pro­pias opi­nio­nes, crí­ti­cas y denun­cias no con­tras­ta­das ni fun­da­men­ta­das (…) lo que res­ta rigor y cre­di­bi­li­dad al infor­me», y le repro­chó que expre­sa­ra «abier­ta­men­te sus dudas sobre la vera­ci­dad de la infor­ma­ción faci­li­ta­da por las auto­ri­da­des espa­ño­las» res­pec­to a «una estra­te­gia espe­cí­fi­ca defi­ni­da por la ban­da terro­ris­ta ETA de denun­ciar de modo sis­te­má­ti­co la ocu­rren­cia de tor­tu­ras».

El recien­te Infor­me sobre las víc­ti­mas de moti­va­ción polí­ti­ca, por su par­te, no sólo da por cier­to que ETA mane­ja dicha direc­triz «para denun­ciar sis­te­má­ti­ca­men­te “tor­tu­ras”», sino que extien­de esa acu­sa­ción tam­bién a «su entorno». Y enci­ma no hace men­ción algu­na a la insis­ten­te deman­da de que se supri­ma el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción. Deman­da, esa sí, amplia­men­te res­pal­da­da por los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos.

Así, a la vez que ter­gi­ver­sa gra­ve­men­te el con­te­ni­do real de cono­ci­dos infor­mes de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, ocul­ta lo que en ver­dad afir­man y reco­mien­dan, y esta­ble­ce como ver­dad incues­tio­na­ble lo que no es sino la sem­pi­ter­na men­ti­ra de todas las auto­ri­da­des que se sir­ven de la tor­tu­ra.

En efec­to, los supues­tos manua­les para denun­ciar fal­sas tor­tu­ras que ale­gan no son, sal­vo uno fal­so de dos pági­nas, sino manua­les para hacer fren­te a dicha lacra, el últi­mo de los cua­les, de 37 pági­nas y titu­la­do «Atxi­lo­ke­ta­ri aurre egi­nez», ha veni­do sien­do des­ca­ra­da­men­te mani­pu­la­do para negar que Por­tu y Sara­so­la fue­sen tor­tu­ra­dos.

Eso ya lo expli­qué y denun­cié en mi últi­mo libro. Y pien­so seguir hacién­do­lo, y des­mon­tan­do con datos feha­cien­tes esa estra­te­gia de las auto­ri­da­des espa­ño­las para negar la tor­tu­ra median­te la macha­co­na repe­ti­ción goeb­bel­sia­na de la mis­ma men­ti­ra. Por ejem­plo, mos­tran­do que vie­nen repi­tién­do­la des­de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y que hay datos con­tun­den­tes que la con­tra­di­cen abier­ta­men­te, como la enor­me dife­ren­cia entre el Esta­do espa­ñol y el fran­cés en cuan­to al por­cen­ta­je de mili­tan­tes vas­cos dete­ni­dos que denun­cian malos tra­tos o tor­tu­ras y sobre todo en cuan­to a las auto­in­cul­pa­cio­nes.

Por­que ten­go muy cla­ro que sólo dejan­do en total evi­den­cia que esa supues­ta direc­triz para denun­ciar sis­te­má­ti­ca­men­te tor­tu­ras es una pura fala­cia será posi­ble lle­gar a la ver­dad, el reco­no­ci­mien­to y la repa­ra­ción de todas las víc­ti­mas de la tor­tu­ra. De abso­lu­ta­men­te todas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *