Duran­go debe reti­rar la pla­ca de Txi­ki y Otae­gi, por man­da­to español

En pleno cen­tro de Bil­bo, en la pla­za Moyua, en el edi­fi­cio de hacien­da per­vi­ve aun un escu­do fran­quis­ta que des­de lo alto del edi­fi­cio insul­ta todos los días a [email protected] bil­bo­ta­rrak, con águi­la, yugo y fle­chas inclui­das. A poca dis­tan­cia esta el paseo Sán­chez-Maza, el tal Sán­chez-Maza fue uno de los fun­da­do­res de la ban­da cri­mi­nal Falan­ge espa­ño­la y aun­que parez­ca men­ti­ra, posee una calle en la capi­tal bizkaitarra.

No pare­ce que estos dos ejem­plos, (hay mas en el mis­mo Bil­bo, Biz­kaia y la tota­li­dad de Hego Eus­kal Herria) moles­ten a la jus­ti­cia espa­ño­la, pese a los años tras­cu­rri­dos y leyes de memo­ria his­tó­ri­ca, no mue­ven un dedo para orde­nar la reti­ra­da de seme­jan­te ofen­sa a las per­so­nas que habi­ta­mos esta tierra.

Bajo el escu­do del yugo y las fle­chas se ase­sino a mucha gen­te en Eus­kal Herria y esos crí­me­nes entre otros con­ta­ron con la entu­sias­ta par­ti­ci­pa­ción del par­ti­do fun­da­do por Sánchez-Maza.

Con­tra ese régi­men fas­cis­ta y cri­mi­nal, que opri­mía a nues­tro pue­blo, lucha­ron entre [email protected] Txi­ki y Otae­gi, de la mane­ra que ellos con­si­de­ra­ron con­ve­nien­te. Son dos lucha­do­res anti­fas­cis­tas y anti­fran­quis­tas, que inme­dia­ta­men­te se implan­ta­ron los ayun­ta­mien­tos demo­crá­ti­cos en Hego Eus­kal Herria, vie­ron como sus nom­bres se recor­da­ban en infi­ni­dad de luga­res, calles y pue­blos de esta tierra.

Mien­tras en gran can­ti­dad de luga­res se con­de­na el fas­cis­mo y se borra de las calles toda basu­ra nazi-fas­cis­ta, en el esta­do espa­ñol, no solo se man­tie­ne su apes­to­sa sim­bo­lo­gía, ofen­si­va a toda per­so­na hones­ta, sino que ade­más se orde­na reti­rar pla­cas y calles a las per­so­nas que lucha­ron con­tra ese régi­men fas­cis­ta dan­do en ello, inclu­so su vida.

Txi­ki y Otae­gi, murie­ron ase­si­na­dos por un pelo­tón de fusi­la­mien­to espa­ñol, en ple­na dic­ta­du­ra fran­quis­ta, en cual­quier lugar del mun­do la jus­ti­cia, no solo man­ten­dría su memo­ria sino que orde­na­ría la reti­ra­da inme­dia­ta de la sim­bo­lo­gía de sus criminales.

No es el caso del esta­do espa­ñol. Un juez espa­ñol, des­ti­na­do en Bil­bo, en el juz­ga­do con­ten­cio­so-admi­nis­tra­ti­vo núme­ro 3, ha orde­na­do que se reti­ren de inme­dia­to las pla­cas que recuer­dan a los lucha­do­res anti­fas­cis­tas. Que sepa­mos no ha movi­do un dedo por la reti­ra­da del apes­to­so sím­bo­lo que hay en Moyua ni por­que uno de los fun­da­do­res de falan­ge, par­ti­do terro­ris­ta y fas­cis­ta se vea pri­va­do de una vez y por todas de una calle en Bilbo.

Spain is dife­rent, se decía hace unos años y bien que es dife­ren­te. ¿Alguien se ima­gi­na en Ber­lín un paseo dedi­ca­do a Hitler o en una pla­za de Múnich la cruz gama­da? Pues eso lo tene­mos en Bil­bo gra­cias a la jus­ti­cia española.

Y lue­go nos pre­gun­tan por­que somos independentistas…..

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.