Men­sa­je a los par­ti­ci­pan­tes en el XVII Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y los Estu­dian­tes en Sudá­fri­ca- Fidel Cas­tro

Encuentro de Fidel Castro con universitarios. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con­ver­sa con estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios el 17 de noviem­bre de 2010. Los par­ti­ci­pan­tes en el encuen­tro le pidie­ron al líder de la Revo­lu­ción cuba­na que escri­bie­ra un men­sa­je al XVII Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y los Estu­dian­tes. Foto: Rober­to Chi­le

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Es muy gra­to para mí y un gran honor acce­der a la soli­ci­tud que me hicie­ron lle­gar de trans­mi­tir­les un men­sa­je con moti­vo del XVII Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y los Estu­dian­tes que tie­ne lugar en la Patria de Nel­son Man­de­la, sím­bo­lo vivien­te de la lucha con­tra el odio­so sis­te­ma del apartheid.

Cuba fue sede de dos fes­ti­va­les mun­dia­les: el XI, en 1978; y el XIV, en 1997.

Por pri­me­ra vez el Fes­ti­val deja­ba de rea­li­zar­se en Euro­pa para hacer­lo en un país de este hemis­fe­rio.

La deci­sión fue toma­da por la IX Asam­blea de la Fede­ra­ción Mun­dial de Juven­tu­des Demo­crá­ti­cas que tuvo lugar en Var­na, Bul­ga­ria, a fines del año 1974.

Eran tiem­pos dife­ren­tes: el mun­do se enfren­ta­ba a pro­ble­mas serios, pero menos dra­má­ti­cos. Los jóve­nes más pro­gre­sis­tas lucha­ban por el dere­cho de todos los seres huma­nos a una vida dig­na; el vie­jo sue­ño de los mayo­res pen­sa­do­res de nues­tra espe­cie cuan­do era evi­den­te que la cien­cia, la tec­no­lo­gía, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y el desa­rro­llo de la con­cien­cia lo hacían posi­ble.

En un bre­ve lap­so de tiem­po la glo­ba­li­za­ción se ace­le­ró, las comu­ni­ca­cio­nes alcan­za­ron nive­les insos­pe­cha­dos, los medios para pro­mo­ver la edu­ca­ción, la salud y la cul­tu­ra se mul­ti­pli­ca­ron. Nues­tros sue­ños no eran infun­da­dos. En ese espí­ri­tu se lle­vó a cabo el XI Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y los Estu­dian­tes, en el que par­ti­ci­pó tam­bién nues­tro pue­blo.

En el Con­se­jo Gene­ral de la Fede­ra­ción Mun­dial de Juven­tu­des Demo­crá­ti­cas, cele­bra­do pre­ci­sa­men­te en la heroi­ca Sudá­fri­ca a prin­ci­pios de octu­bre de 1995, se apro­bó la rea­li­za­ción en La Haba­na del XIV Fes­ti­val, en el que par­ti­ci­pa­ron más de 12 mil dele­ga­dos de 132 paí­ses. Nues­tro país lle­va­ba enton­ces casi 37 años libran­do la bata­lla polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca con­tra el impe­rio y su bru­tal blo­queo eco­nó­mi­co.

Has­ta la déca­da de 1980 no solo exis­tían la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea, Viet­nam, Laos y Kam­pu­chea, que habían sopor­ta­do gue­rras geno­ci­das y los crí­me­nes de los yan­kis, sino tam­bién el cam­po socia­lis­ta de Euro­pa y la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas, un enor­me Esta­do mul­ti­na­cio­nal de 22 millo­nes 402 mil 200 kiló­me­tros cua­dra­dos, con enor­mes recur­sos de tie­rra agrí­co­la, bos­ques, petró­leo, gas, mine­ra­les y otros. Fren­te a la super­po­ten­cia impe­ria­lis­ta, con más de 800 bases mili­ta­res des­ple­ga­das por todo el pla­ne­ta, se erguía la super­po­ten­cia socia­lis­ta.

La diso­lu­ción de la URSS, fue­sen cua­les fue­ran los erro­res en uno u otro momen­to de la his­to­ria, cons­ti­tu­yó un duro gol­pe al movi­mien­to pro­gre­sis­ta del mun­do.

Los yan­kis se movie­ron rápi­da­men­te y exten­die­ron las bases mili­ta­res y el uso de ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das por la URSS para cer­car más estre­cha­men­te con su maqui­na­ria de gue­rra a la Fede­ra­ción Rusa, que aún con­ti­núa sien­do una gran poten­cia.

El aven­tu­re­ris­mo mili­tar de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN se incre­men­tó en Euro­pa y Asia. Des­ata­ron la gue­rra de Koso­vo y desin­te­gra­ron a Ser­bia.

En el ámbi­to de nues­tro hemis­fe­rio, aún antes de la desin­te­gra­ción de la URSS, inva­die­ron en el año 1965 a la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na; bom­bar­dea­ron e inter­vi­nie­ron con fuer­zas mer­ce­na­rias a Nica­ra­gua; inva­die­ron con sus tro­pas regu­la­res a Gra­na­da, Pana­má y Hai­tí; pro­mo­vie­ron san­grien­tos gol­pes mili­ta­res en Chi­le, Argen­ti­na y Uru­guay y die­ron apo­yo a la bru­tal repre­sión de Stroess­ner en Para­guay.

Crea­ron la Escue­la de las Amé­ri­cas, don­de no solo entre­na­ban a miles de ofi­cia­les lati­no­ame­ri­ca­nos en cons­pi­ra­cio­nes y gol­pes de Esta­do, sino tam­bién fami­lia­ri­za­ron a muchos con doc­tri­nas de odio y prác­ti­cas sofis­ti­ca­das de tor­tu­ras, mien­tras se pre­sen­ta­ban ante el mun­do como pala­di­nes de “los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia”.

En la pri­me­ra déca­da de este siglo, la super­po­ten­cia impe­ria­lis­ta pare­ce des­bor­dar­se de su pro­pio cau­ce.

Los san­grien­tos suce­sos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, en que fue­ron des­trui­das las Torres Geme­las de Nue­va York ‑un epi­so­dio dra­má­ti­co en el que per­die­ron la vida alre­de­dor de 3 000 personas‑, y el ata­que pos­te­rior al Pen­tá­gono, vino como ani­llo al dedo al ines­cru­pu­lo­so aven­tu­re­ro Geor­ge W. Bush para ins­tru­men­tar la lla­ma­da gue­rra con­tra el terror, que cons­ti­tu­ye, sim­ple­men­te, una peli­gro­sa esca­la­da en la bru­tal polí­ti­ca que Esta­dos Uni­dos venía apli­can­do en nues­tro pla­ne­ta.

Está más que demos­tra­da la bochor­no­sa com­pli­ci­dad de los paí­ses de la OTAN con tan repu­dia­ble gue­rra. Esa orga­ni­za­ción béli­ca aca­ba de pro­cla­mar su pro­pó­si­to de inter­ve­nir en cual­quier país del mun­do don­de con­si­de­re que sus intere­ses, es decir, los de Esta­dos Uni­dos, estén ame­na­za­dos.

El mono­po­lio de los medios masi­vos de infor­ma­ción, en manos de las gran­des trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas, ha sido uti­li­za­do por el impe­ria­lis­mo para sem­brar men­ti­ras, crear refle­jos con­di­cio­na­dos y desa­rro­llar ins­tin­tos egoís­tas.

Mien­tras los jóve­nes y los estu­dian­tes via­ja­ban hacia Sudá­fri­ca a luchar por un mun­do de paz, dig­ni­dad y jus­ti­cia, en Gran Bre­ta­ña los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y sus pro­fe­so­res libra­ban una bata­lla cam­pal con­tra los for­ni­dos y bien equi­pa­dos cuer­pos repre­si­vos que, sobre brio­sos caba­llos, los ata­ca­ban. Pocas veces y tal vez nin­gu­na otra en la his­to­ria se vió un espec­tácu­lo seme­jan­te de la “demo­cra­cia” capi­ta­lis­ta. Los par­ti­dos neo­li­be­ra­les gober­nan­tes ejer­cien­do su papel de gen­dar­me de la oli­gar­quía, trai­cio­nan­do sus pro­me­sas elec­to­ra­les, apro­ba­ron medi­das en el Par­la­men­to que ele­va­ban a 14 mil dóla­res anua­les el cos­to de los estu­dios uni­ver­si­ta­rios. Lo peor de todo fue el des­ca­ro con que los par­la­men­ta­rios neo­li­be­ra­les afir­ma­ron que el “mer­ca­do resol­vía ese pro­ble­ma”. Solo los ricos tenían dere­cho a los títu­los uni­ver­si­ta­rios.

Hace pocos días, el actual Secre­ta­rio de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos, Robert Gates, al comen­tar los secre­tos divul­ga­dos por Wiki­leaks decla­ró: “El hecho es que los gobier­nos tra­tan con EE.UU. por­que les intere­sa, no por­que les gus­te­mos, no por­que con­fíen en noso­tros, y no por­que crean que pode­mos guar­dar secre­tos. Algu­nos gobier­nos tra­tan con noso­tros por­que nos temen, algu­nos por­que nos res­pe­tan, la mayo­ría por­que nos nece­si­ta. Toda­vía somos esen­cial­men­te, como se ha dicho antes, la nación indis­pen­sa­ble”.

No pocas de las per­so­nas inte­li­gen­tes y bien infor­ma­das alber­gan la con­vic­ción de que el impe­rio yan­ki, como todos los que lo pre­ce­die­ron, ha entra­do en la eta­pa final y que las seña­les son irre­ba­ti­bles.

Un artícu­lo publi­ca­do en el sitio Web Tom­Dis­patch, tra­du­ci­do del inglés por el sitio Rebe­lión, expo­ne cua­tro hipó­te­sis del pro­ba­ble cur­so de los acon­te­ci­mien­tos en Esta­dos Uni­dos, y en todas ellas la gue­rra mun­dial figu­ra como una de las posi­bi­li­da­des, aun­que no exclu­ye que pue­da haber otra sali­da. Aña­de que defi­ni­ti­va­men­te ese país per­de­rá su papel domi­nan­te en las expor­ta­cio­nes glo­ba­les de mer­can­cías, y en menos de 15 años per­de­ría su papel domi­nan­te en la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la fun­ción pri­vi­le­gia­da del dólar como mone­da de reser­va. Cita que ya este año Chi­na alcan­zó un 12% fren­te a Esta­dos Uni­dos 11% en la expor­ta­ción mun­dial de mer­can­cías, y alu­dió a la pre­sen­ta­ción por el Minis­tro de Defen­sa de Chi­na en el mes de octu­bre de este año del super­or­de­na­dor Tianhe-1A, tan pode­ro­so que, como expre­só un exper­to esta­dou­ni­den­se, “liqui­da la máqui­na Nº 1″ exis­ten­te en Esta­dos Uni­dos.

Nues­tros que­ri­dos com­pa­trio­tas, al lle­gar a Sudá­fri­ca, entre las pri­me­ras acti­vi­da­des rin­die­ron mere­ci­do tri­bu­to a los com­ba­tien­tes inter­na­cio­na­lis­tas que die­ron su vida luchan­do por Áfri­ca.

Des­de hace 12 años en el vecino Hai­tí nues­tra misión médi­ca pres­ta su ser­vi­cio al pue­blo hai­tiano; hoy con la coope­ra­ción de médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas gra­dua­dos en la ELAM (Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na). Allí luchan tam­bién por Áfri­ca com­ba­tien­do la epi­de­mia del cóle­ra, que es la enfer­me­dad de la pobre­za, para impe­dir que se extien­da a ese con­ti­nen­te, don­de al igual que en Amé­ri­ca Lati­na hay mucha pobre­za. Con la expe­rien­cia adqui­ri­da, nues­tros médi­cos han redu­ci­do extra­or­di­na­ria­men­te la tasa de leta­li­dad. Muy cer­ca de Sudá­fri­ca, en Zim­bab­we, en agos­to de 2008, de “for­ma explo­si­va” esta­lló esa epi­de­mia según el dia­rio “Herald” de Hara­re. Robert Muga­be acu­só a los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña de intro­du­cir la enfer­me­dad.

Como prue­ba de la total fal­ta de escrú­pu­lo yan­ki, es nece­sa­rio recor­dar que el Gobierno de Esta­dos Uni­dos entre­gó armas nuclea­res al régi­men del apartheid, que los racis­tas estu­vie­ron a pun­to de usar con­tra las tro­pas cuba­nas y ango­la­nas, que des­pués de la vic­to­ria de Cui­to Cua­na­va­le avan­za­ban en la direc­ción Sur, don­de el man­do cubano, sos­pe­chan­do ese peli­gro, adop­tó las medi­das y tác­ti­cas per­ti­nen­tes que le daban el domi­nio total del aire. Si inten­ta­ban usar tales armas, no habrían obte­ni­do la vic­to­ria. Pero es legí­ti­mo pre­gun­tar­se: ¿qué habría ocu­rri­do si los racis­tas suda­fri­ca­nos hubie­sen uti­li­za­do las armas nuclea­res con­tra fuer­zas de Cuba y Ango­la? ¿Cuál habría sido la reac­ción inter­na­cio­nal? ¿Cómo habría podi­do jus­ti­fi­car­se aquel acto de bar­ba­rie? ¿Cómo habría reac­cio­na­do la URSS? Son pre­gun­tas que debe­mos hacer­nos.

Cuan­do los racis­tas entre­ga­ron el gobierno a Nel­son Man­de­la, no le dije­ron una sola pala­bra, ni qué hicie­ron con aque­llas armas. La inves­ti­ga­ción y denun­cia de tales hechos sería en estos ins­tan­tes un gran ser­vi­cio al mun­do. Los exhor­to, que­ri­dos com­pa­trio­tas, a pre­sen­tar este tema en el Fes­ti­val Mun­dial de la Juven­tud y los Estu­dian­tes.

¡Patria o Muer­te!

¡Ven­ce­re­mos!

Fidel Cas­tro Ruz

Diciem­bre 13 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *