Los dere­chos huma­nos en Marrue­cos des­de la pers­pec­ti­va de géne­ro – Ame­co­Press


Ame­co­Press. En la sede de ACSUR-Las Sego­vias tuvo lugar la entre­vis­ta de Ame­co Press a Nidal Ham­da­che, inte­gran­te de la Aso­cia­ción Marro­quí de Dere­chos Huma­nos (AMDH), invi­ta­da por esta orga­ni­za­ción a la mesa redon­da “Dere­chos Huma­nos en el Magreb: ¿pape­les moja­dos?”, rea­li­za­da la sema­na pasa­da en el Ate­neo de Madrid.

Nidal Ham­da­che es eco­no­mis­ta, for­ma par­te del Bureau Cen­tral de la Aso­cia­ción Marro­quí de Dere­chos Huma­nos (AMDH) y es coor­di­na­do­ra del Comi­té cen­tral de jóve­nes. Des­de el ini­cio de su par­ti­ci­pa­ción en AMDH, for­ma par­te del Comi­té de Muje­res de la aso­cia­ción.

Con sede en Rabat, la Aso­cia­ción Marro­quí de Dere­chos Huma­nos, tra­ba­ja por “la pro­tec­ción de la dig­ni­dad huma­na”, así como por “el res­pe­to de todos los dere­chos huma­nos en su uni­ver­sa­li­dad y su carác­ter glo­bal”. Ade­más, de la “pro­tec­ción, defen­sa y pro­mo­ción de estos dere­chos”.

La AMDH es una de las aso­cia­cio­nes de Marrue­cos que más miem­bros tie­ne, con 15.000 adhe­ren­tes den­tro de los cua­les un 20 por cien­to son muje­res. Con pre­sen­cia en dife­ren­tes ciu­da­des y pue­blos de Marrue­cos, rea­li­zan un tra­ba­jo de base prin­ci­pal­men­te, en los dere­chos de las muje­res, los dere­chos polí­ti­cos y civi­les, entre otros.

Dere­chos huma­nos e igual­dad de géne­ro

“A con­tra corrien­te de un gran río que van inten­tan­do subir”, así gra­fi­có Ham­da­che el queha­cer de AMDH. Asi­mis­mo, apun­tó que una de estas corrien­tes serian los gru­pos islá­mi­cos, “que van en aumen­to que tie­nen un dis­cur­so en que la mujer siem­pre sale per­dien­do, y lue­go esta el con­ser­va­du­ris­mo del Esta­do que es muy difí­cil mover­lo de sus estra­te­gias y volun­ta­des”.

En la orga­ni­za­ción una de las cosas que tie­ne gran impor­tan­cia es la igual­dad de géne­ro. Cuan­do se fun­do la AMDH en 1979, no había nin­gu­na mujer en el Comi­té eje­cu­ti­vo. Actual­men­te, no sólo par­ti­ci­pan un gran núme­ro de muje­res, sino que ade­más quien pre­si­de la aso­cia­ción es una mujer. “Lo que inten­ta­mos es tener una media al menos de un ter­cio de muje­res en la aso­cia­ción, en la pers­pec­ti­va de la igual­dad”, indi­có Ham­da­che.

Según enun­ció Ham­da­che en Marrue­cos “no exis­te una toma de con­cien­cia colec­ti­va de igual­dad, la no lega­li­dad esta pre­sen­te y no tie­ne nada que ver con cul­tu­ra o más estu­dios, por­que pue­des ver que a un pro­fe­sor de uni­ver­si­dad dicien­do que la mujer no es igual al hom­bre, que el hom­bre es mejor y según dice el Corán”.

Magreb

Sobre la reali­dad de los dere­chos huma­nos de las muje­res del Magreb, Ham­da­che enfa­ti­za “todos los paí­ses del Magreb el con­tex­to gene­ral tie­ne una serie de carac­te­rís­ti­cas igua­les”. En este sen­ti­do, acer­ca de los dere­chos polí­ti­cos de estos paí­ses Ham­da­che ase­gu­ra que “el deno­mi­na­dor común es que la pre­sen­cia de la mujer en los par­la­men­tos, en todo lo que sea pun­tos de deci­sión, es bas­tan­te baja, a lo mejor en Marrue­cos pue­de haber mayor pre­sen­cia de la mujer en todos estos órga­nos de deci­sión, más que en Libia”.

En rela­ción con la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer (CEDAW), aco­gi­da en 1979 por la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Ham­da­che expre­só “la CEDAW Arge­lia, Túnez y Marrue­cos, la han rati­fi­ca­do pero con muchas reser­vas, lo que hace que se debi­li­te la fir­ma de la con­ven­ción”.

Cada año la AMDH rea­li­za todo tipo de infor­mes sobre dere­chos huma­nos, dere­chos eco­nó­mi­cos de las muje­res y otros. En esta direc­ción la aso­cia­ción cada vez que Marrue­cos pre­sen­ta un infor­me sobre dere­chos huma­nos ante las Nacio­nes Uni­das o ante cual­quier otro orga­nis­mo, esta orga­ni­za­ción pre­sen­ta uno para­le­lo.

Ley de la fami­lia

Con­cer­nien­te a la ley de la fami­lia en Marrue­cos Ham­da­che sus­ten­tó “tuvo un impac­to muy mediá­ti­co, todo el mun­do se ente­ró de lo que había hecho Marrue­cos”, pero que en reali­dad, “la ley de la fami­lia está por deba­jo de las nor­mas inter­na­cio­na­les de igual­dad”.

“La ley de la fami­lia auto­ri­za la poli­ga­mia, un hom­bre pue­de casar­se con cua­tro muje­res. Ade­más, ha fija­do el casa­mien­to de las chi­cas a los 18 años, pero deja la puer­ta abier­ta a todo tipo de excep­cio­nes. Nos encon­tra­mos con muchas chi­cas que se casan con 14, 15 y 16 años, es decir, que los jue­ces lo auto­ri­zan el casa­mien­to de meno­res” agre­gó Ham­da­che.

Refe­ren­te a las agre­sio­nes sexua­les en Marue­cos, Ham­da­che seña­ló “no hay nin­gu­na ley que res­trin­ga esto y esta total­men­te auto­ri­za­do. Una de las rei­vin­di­ca­cio­nes del movi­mien­to femi­nis­ta y de la AMDH es una ley que pon­ga en su sitio las agre­sio­nes, que estén pena­das. La vio­len­cia hacia las muje­res for­ma par­te del coti­diano, del día a día de las muje­res. Cuan­do hay una agre­sión, la mujer tie­ne que ir a la poli­cía, denun­cia la agre­sión, pero la poli­cía les pide tes­ti­gos, y sino hay tes­ti­gos, pues no pue­de rea­li­zar la denun­cia”.

Dere­chos labo­ra­les

En el ámbi­to de la igual­dad entre muje­res y hom­bres en el tra­ba­jo, un tema de suma impor­tan­cia, por ejem­plo, es la baja por mater­ni­dad, la cual “no es res­pe­ta­da por las empre­sas”, ya que según expli­có Ham­da­che, “si tie­nes una baja por este moti­vo corres el ries­go de que no te vuel­van a coger. La igual­dad entre hom­bres y muje­res no la con­ci­ben, da lo mis­mo que sea un hom­bre o una mujer la que este en la empre­sa”.

En para­le­lo, otro tema rele­van­te son las muje­res que tra­ba­jan en las casas, las lla­ma­das ’petit bom’. Al res­pec­to Ham­da­che dijo “no hay nin­gu­na ley que las pro­te­ja, estas muje­res que sue­len emplear la cla­se media y alta, tra­ba­jan las 24 horas, por sala­rios irri­so­rios, y sufrien­do todo tipo de agre­sio­nes por par­te de la fami­lia con la que tra­ba­ja. Hay un mon­tón de pro­ble­mas abu­sos sexua­les, vio­la­cio­nes, muje­res emba­ra­za­das, muchas de las ’petit bom’ son madres sol­te­ras que ha emba­ra­za­do el jefe, tam­bién hay chi­cas que han muer­to por tor­tu­ras”.

Un gran por­cen­ta­je de la eco­no­mía de Marrue­cos se basa en la agri­cul­tu­ra, sec­tor en el que vol­ve­mos a encon­trar­nos con la dis­cri­mi­na­ción de las muje­res y la invi­si­bi­li­za­ción de su tra­ba­jo. “Las muje­res tie­nen dere­cho a here­dar la tie­rra; tie­ne que here­dar­la el mari­do o el her­mano mayor, y si el padre mue­re, ellas no pue­den here­dar, y esas tie­rras se las que­da el Esta­do. Hay dos­cien­tas muje­res en este momen­to en esa situa­ción”, aña­dió Ham­da­che.

La defen­so­ra de los dere­chos huma­nos tam­bién hizo refe­ren­cia a la situa­ción de las muje­res en el Saha­ra. “Como bien se sabe siem­pre la que sufre más es la mujer. Sin embar­go, las muje­res tie­nen un rol más cen­tral, más de matriar­ca­do, ellas toman muchas más deci­sio­nes, que las que pue­den tomar las muje­res marro­quíes; por ejem­plo si una mujer en Marrue­cos se divor­cia esta por deba­jo del sta­tus nor­mal de cual­quier mujer, esta mal vis­ta, esta seña­la­da de por vida. En cam­bio en el Saha­ra las divor­cia­das se pue­den vol­ver a casar y no hay nin­gún pro­ble­ma.”

Pau­li­na Reta­mal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *