Ciber­gue­rra: Otra aris­ta del caso Wiki­leaks- Omar Pérez Salo­món

Las reve­la­cio­nes del sitio Wiki­leaks y los ata­ques de hac­kers a redes cla­si­fi­ca­das del gobierno esta­dou­ni­den­se; a los sitios web de las com­pa­ñías Mas­ter­Card, Visa y del ban­co sui­zo Sch­wei­zer Post, estos últi­mos en soli­da­ri­dad con Julian Assan­ge, fun­da­dor de Wiki­leaks, repre­sen­tan mani­fes­ta­cio­nes de la gue­rra ciber­né­ti­ca en mar­cha, enten­di­da como los con­flic­tos, en que adquie­ren un rol deter­mi­nan­te la infor­má­ti­ca y las comu­ni­ca­cio­nes.

Los docu­men­tos fil­tra­dos por Wiki­leaks reafir­man lo que todos cono­ce­mos hace mucho tiem­po, la voca­ción inter­ven­cio­nis­ta del impe­rio yan­qui y su polí­ti­ca cíni­ca y de doble rase­ro en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

El esque­ma de los 250 mil cables pro­ve­nien­tes de las sedes diplo­má­ti­cas nor­te­ame­ri­ca­nas en una trein­te­na de paí­ses, no se dife­ren­cia de los infor­mes que habi­tual­men­te envían a sus supe­rio­res los fun­cio­na­rios diplo­má­ti­cos y de inte­li­gen­cia de cual­quier país; solo, que tra­tán­do­se de agen­tes de Esta­dos Uni­dos, está pre­sen­te el obje­ti­vo sub­ver­si­vo e inje­ren­cis­ta con­tra nacio­nes con gobier­nos revo­lu­cio­na­rios y de izquier­da.

Sin des­co­no­cer que los cables diplo­má­ti­cos de Esta­dos Uni­dos reve­lan algu­nos hechos alar­man­tes y las posi­bles reper­cu­sio­nes polí­ti­cas de estas fil­tra­cio­nes, no dudo que varios de los escri­tos carez­can de total vera­ci­dad, ela­bo­ra­dos a par­tir de apre­cia­cio­nes per­so­na­les e infor­ma­ción no pro­ba­da. Otros, qui­zás per­si­gan el pro­pó­si­to de crear con­tra­dic­cio­nes entre paí­ses del “eje del mal” y líde­res revo­lu­cio­na­rios. En este sen­ti­do el pre­si­den­te de Irán, Mah­mud Ahma­di­ne­yad, ha res­ta­do impor­tan­cia a lo que ha cali­fi­ca­do de ‘jue­go de espio­na­je’.

Muchos se pre­gun­tan dón­de está el Ciber­co­man­do del pen­tá­gono que como dije­ra su jefe, el gene­ral Keith B. Ale­xan­der, “tie­ne que cor­tar el acce­so a cual­quie­ra que esté tra­tan­do de ata­car­nos”; ¿o será que se repi­te con visos ciber­né­ti­cos la his­to­ria del 11 de sep­tiem­bre de 2001?

De cual­quier mane­ra se ha pues­to en evi­den­cia las vul­ne­ra­bi­li­da­des del anda­mia­je tec­no­ló­gi­co de la mayor poten­cia del mun­do y el papel de Inter­net en mate­ria de segu­ri­dad de la infor­ma­ción.

Más allá de los con­te­ni­dos publi­ca­dos en la web a tra­vés de cin­co de los más impor­tan­tes medios capi­ta­lis­tas, cues­tión que tam­bién lla­ma la aten­ción, es nece­sa­rio sacar las inevi­ta­bles expe­rien­cias. Cabe espe­rar nue­vos ata­ques ciber­né­ti­cos de orga­ni­za­cio­nes afi­nes con Assan­ge, como el rea­li­za­do a la pági­na de Inter­net de la Fis­ca­lía de Sue­cia por par­te del gru­po “Anony­mous”, y por supues­to, la res­pues­ta del Ciber­co­man­do del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos, has­ta una mag­ni­tud que no se pue­de cal­cu­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *