Ten­go una debi­li­dad – Mai­te Ubi­ria

Por lo demás com­par­ti­da por millo­nes de per­so­nas. Me deba­to a dia­rio, como ellas, entre las dos esfe­ras en las que habi­ta­mos los huma­nos del siglo XXI. Bueno, aque­llos seres, cier­ta­men­te pri­vi­le­gia­dos, que no pelea­mos, no al menos de momen­to, por la pura sub­sis­ten­cia.

Camino, como ellas, sobre un asfal­to que se tem­pla con el calor de mil pasos, las más de las veces jus­tos, otras sim­ple­men­te apre­su­ra­dos. Y, en el reduc­to pro­fe­sio­nal o en el inti­mo ‑difí­cil está encon­trar la fron­te­ra- vue­lo, o eso creo, más allá del mero espa­cio con­ven­cio­nal.

Ten­go una debi­li­dad, la de sur­fear, abrir y cerrar ven­ta­nas, des­car­gar o resis­tir a la ten­ta­ción. La debi­li­dad de sal­tar sin red, de bucear sin lími­tes apa­ren­tes, pero con el fir­me pro­pó­si­to de explo­rar más allá sin borrar­me del mun­do real.

A la luz de los últi­mos acon­te­ci­mien­tos, o la debi­li­dad de unos no era tal o la for­ta­le­za de los otros tam­po­co. Pero algo se ha que­bra­do y ha hecho des­apa­re­cer, por un momen­to, qui­zás sólo por un pode­ro­so ins­tan­te, la doble dimen­sión. Inter­net se ha cola­do rui­do­sa­men­te para azo­tar al mun­do legí­ti­mo con un sin­fín de reve­la­cio­nes, no siem­pre indis­pen­sa­bles, pero que tie­nen la impor­tan­cia sin­gu­lar de pro­bar la debi­li­dad del poder, la fla­que­za de la segu­ri­dad del liber­ti­ci­da.

Mien­tras, 35.000 ciu­da­da­nos han secun­da­do un mani­fies­to que lla­ma a reti­rar dine­ro de los ban­cos. Y lo que podría haber sido otra «his­to­rie­ta de inter­net» se ha con­ver­ti­do en un asun­to de pri­mer orden en la agen­da polí­ti­ca.

La debi­li­dad de par­ti­da se ha muta­do en for­ta­le­za por la acción de los por­ta­vo­ces del Gobierno de Sar­kozy, que han lan­za­do una arre­me­ti­da des­pro­por­cio­na­da con­tra Eric Can­to­na, como antes blan­die­ron la ame­na­za para impe­dir que Wiki­leaks encon­tra­ra refu­gio en un ser­vi­dor fran­cés.

Y con esa acti­tud bron­ca no han logra­do sino entre­gar un triun­fo a esa par­te de la opi­nión públi­ca, cier­ta­men­te pri­vi­le­gia­da, que dis­po­ne de los medios para alzar­se, vir­tual­men­te, oja­la que tam­bién en la reali­dad, fren­te a un oscu­ro mun­do.

Una idea expues­ta en una pan­ta­lla vir­tual, las más de las veces por mero des­aho­go per­so­nal, tie­ne una for­ta­le­za limi­ta­da, pero cuan­do emer­ge un pen­sa­mien­to que se pro­yec­ta a sí mis­mo como revo­lu­cio­na­rio y conec­ta, para hacer red, con una socie­dad ávi­da de res­pues­tas, enton­ces aflo­ra un motor de cam­bio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *