Urgen­te: otro ase­si­na­to en Lugano. Pato­tas ata­can a las fami­lias nue­va­men­te

Argen­ti­na: antes de matar­lo, los poli­cías le gri­ta­ron «boli­viano de mier­da, anda­te a tu país» PDF Imprimir E-Mail
ESCRITO POR RESUMEN LATINOAMERICANO
brazos-llantos-castaneta-metropolitana-mataron_claima20101210_0106_4.jpg

Las pato­tas impi­den el acce­so de ambu­lan­cias y están actuan­do libre­men­te, con la poli­cía Fede­ral y Metro­po­li­ta­na a metros del lugar. En estos momen­tos se rea­li­za una mar­cha de orga­ni­za­cio­nes socia­les des­de Callao y Riva­da­via has­ta la Jefa­tu­ra de Gobierno de la Ciu­dad.

En horas de la tar­de pato­tas entra­ron al pre­dio a expul­sar a los asen­ta­dos de Lugano. Decían ser “veci­nos indig­na­dos” de Samo­ré, un barrio ale­da­ño, y que «no iban a per­mi­tir entrar a extran­je­ros cer­ca de sus vivien­das.» Las pato­tas entra­ron arma­das, hay al menos un muer­to, un joven de 19 años y muchos heri­dos, según rela­tó a ANRed un vecino.

Las ambu­lan­cias no entran, y a la vez estas mis­mas pato­tas impi­den el acce­so y las sali­das. Hay una ambu­lan­cia esta­cio­na­da cer­ca del lugar con heri­dos y no los dejan salir.

El sal­do del nue­vo ata­que a las fami­lias asen­ta­das en el lugar es el de un joven de 19 años ase­si­na­do (se des­co­no­ce su nom­bre), con lo cual ya suman 4 los ase­si­na­tos en la sema­na des­de que se dio al toma de tie­rras.

Los hechos ocu­rren en Cas­ta­ña­res y Esca­la­da, a 5 cua­dras del pre­dio del Par­que Indo­ame­ri­cano. Las pato­tas iden­ti­fi­ca­das con Mar­ce­lo Chan­ca­lay, cono­ci­do pun­te­ro de Villa Lugano, más barra­bra­vas de Boca y Hura­cán y per­so­nas liga­das a SUTECBA, avan­za­ron 200 metros dis­pa­ran­do y que­man­do los pre­ca­rios tol­dos de las fami­lias, quie­nes resis­tie­ron y pudie­ron repe­ler el ata­que con pie­dras.

Macri pide la inter­ven­ción de la poli­cía y los veci­nos denun­cian que es una «zona libe­ra­da».

«Hay pun­te­ros, que hacien­do­se pasar por veci­nos salen con la ban­de­ra argen­ti­na y reme­ras de la Selec­ción, gri­tan­do en en con­tra de los boli­via­nos, crean­do un ver­da­de­ro cli­ma xenó­fo­bo», rela­tó a ANRed un tes­ti­go.

En estos ins­tan­tes hay una mar­cha de orga­ni­za­cio­nes socia­les que par­tió des­de Con­gre­so has­ta Jefa­tu­ra de Gobierno de la Ciu­dad, para exi­gir­le a Mau­ri­cio Macri “bas­ta de ase­si­na­tos”.

Con­vo­can:

Fren­te Popu­lar Darío San­ti­llán, Fren­te de Orga­ni­za­cio­nes en Lucha, La Mella, Cau­ce UBA, Haga­mos lo impo­si­ble, Par­ti­do Obre­ro, Par­ti­do Socia­lis­ta de los Tra­ba­ja­do­res, PCR y Jóve­nes por la Igual­dad (ARI)

de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, el Vier­nes, 10 de diciem­bre de 2010 a las 13:32

10/​12/​10

Dijo que su espo­so murió en la puer­ta del hos­pi­tal, adon­de sus com­pa­ñe­ros los lle­va­ron en un remís por­que al pre­dio no entra­ron las ambu­lan­cias. «Los de la Metro­po­li­ta­na nos decían boli­via­nos de mier­da, que hacen en este país», ase­gu­ró entre llan­tos y en medio de insul­tos xenó­fo­bos de algu­nos veci­nos.

«Los de la Metro­po­li­ta­na lo mata­ron». En llan­tos y con una beba en bra­zos, Eli­za­beth Ovi­dio, viu­da de Juan Cas­ta­ñe­ta Quis­pe, el últi­mo muer­to en los inci­den­tes regis­tra­dos en el Par­que Indo­ame­ri­cano de Villa Sol­da­ti, no dudó en res­pon­sa­bi­li­zar a la Poli­cía del gobierno de la Ciu­dad por el ase­si­na­to de su mari­do, que ano­che se con­vir­tió en la ter­ce­ra víc­ti­ma fatal del vio­len­to con­flic­to.

Según narró la mujer esta maña­na a los perio­dis­tas que esta­ban en el pre­dio, a su espo­so le dis­pa­ra­ron en uno de los ingre­sos del Par­que, adon­de esta­ba «por­tan­do una ban­de­ra». «Yo ya me había ido, él vol­vió por­que nece­si­ta­mos la vivien­da», con­tó Eli­za­beth, boli­via­na y madre de tres hijos. «Los de la Metro­po­li­ta­na nos decían: ‘Boli­via­nos de mier­da, que hacen en este país, vuel­van a su país”. (Cas­ta­ñe­ta Quis­pe) esta­ba salien­do y los de la Metro­po­li­ta­na empe­za­ron a dis­pa­rar. Los de la Metro­po­li­ta­na lo mata­ron. Nos tra­tan peor que a un ani­mal», ase­gu­ró.

La mujer habló con la pren­sa mien­tras a muy pocos metros, prác­ti­ca­men­te al bor­de del círcu­lo que for­ma­ban los perio­dis­tas, algu­nos veci­nos repe­tían insul­tos con­tra la comu­ni­dad boli­via­na. «Esta gen­te que llo­ra y se hace la humil­de tie­ne camio­ne­ta 0 KM y talle­res clan­des­ti­nos», expre­só un vecino. Otro, más mode­ra­do, expre­só: «No que­re­mos que haya una villa acá. Se hará lo que sea nece­sa­rio para que esto no se lle­ve a cabo», al tiem­po que anun­ció que los veci­nos se reu­ni­rán a las 18:30 para repu­diar la posi­bi­li­dad de que se ins­ta­le una villa en el Indo­ame­ri­cano.

Ano­che, des­pués de un día en el que el con­flic­to en Villa Sol­da­ti se tor­na­ra en un caos con ausen­cia casi abso­lu­ta de cus­to­dia poli­cial, el minis­tro de Segu­ri­dad y Jus­ti­cia por­te­ño, Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro, infor­mó por varios cana­les de TV que había apa­re­ci­do otro muer­to tras los inci­den­tes, aun­que lue­go acla­ró que no podía «con­fir­mar ni des­car­tar» que tuvie­ra rela­ción con los inci­den­tes.

Según afir­ma­ban ano­che des­de el Gobierno por­te­ño, a Cas­ta­ñe­ta Quis­pe, de 39 años, lo habían deja­do tira­do fren­te a la guar­dia del hos­pi­tal Piñe­ro.

Pero la ver­sión que dio su viu­da fue lige­ra­men­te dis­tin­ta. «Lo lle­va­ron al Piñei­ro, sus com­pa­ñe­ros en un remís, ni siquie­ra vino la ambu­lan­cia», dijo y ase­gu­ró que uno de sus com­pa­ñe­ros se que­dó en el lugar.

«En la puer­ta del hos­pi­tal murió mi espo­so. Lo encon­tré en la mor­gue, des­ves­ti­do, con una bala en el pecho. La bala le tras­pa­só el cora­zón», siguió con­tan­do Eli­za­beth entre sollo­zos y mos­tran­do la reme­ra que lle­va­ba su mari­do cuan­do reci­bió el bala­zo mor­tal. La mujer tam­bién exhi­bió un cas­qui­llo que, según afir­mó, sería el de la bala que le dio muer­te a Cas­ta­ñe­ta Quis­pe, reco­gi­da del lugar por sus com­pa­ñe­ros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *