Intro­duc­ción al enfo­que del sis­te­ma mun­dial – Jon Juan­ma

El enfo­que meto­do­ló­gi­co de aná­li­sis del sis­te­ma mun­dial o sis­te­mas-mun­dos fue inau­gu­ra­do por la obra “The Modern World-Sys­tem, vol. I: Capi­ta­list Agri­cul­tu­re and the Ori­gins of the Euro­pean World-Eco­nomy in the Six­teenth Cen­tury” del soció­lo­go esta­dou­ni­den­se Imma­nuel Wallers­tein. En este pri­mer volu­men de su tri­lo­gía sobre el sis­te­ma-mun­do con­tem­po­rá­neo ini­cia de algún modo el pun­to de par­ti­da de este méto­do de aná­li­sis que actual­men­te es muy valo­ra­do por his­to­ria­do­res pro­gre­sis­tas, y cada vez es más reco­no­ci­do en las cien­cias socia­les en gene­ral, con espe­cial énfa­sis en el estu­dio de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

Sus orí­ge­nes se remon­tan con fuer­za a la eco­no­mía polí­ti­ca mar­xis­ta (de la que here­da su estruc­tu­ra prin­ci­pal), jun­to a las apor­ta­cio­nes his­to­rio­grá­fi­cas tan­to de Brau­del como del res­to de auto­res nuclea­dos en torno a la “Éco­le des Anna­les la Teo­ría de la Depen­den­cia que se empleó con espe­cial fuer­za en la déca­da de los 70 del siglo pasa­do para expli­car las cau­sas del “sub­de­sa­rro­llo” de los paí­ses de la peri­fe­ria. En algu­nos auto­res del enfo­que, tam­bién resul­tan de impor­tan­cia las inves­ti­ga­cio­nes apor­ta­das por los ciclos eco­nó­mi­cos de Kon­drá­tiev y la obra del inte­lec­tual hete­ro­do­xo Karl Polan­yi.

Pos­te­rior­men­te a la irrup­ción de la obra de Wallers­tein, otros impor­tan­tes auto­res como el egip­cio Samir Amin, el ale­mán Andre Gun­der Frank o el ita­liano Gio­van­ni Arrighi han amplia­do esta visión y pole­mi­za­do sobre la mis­ma enri­que­cien­do el con­jun­to de su acer­vo teó­ri­co. Otros, como el geó­gra­fo mar­xis­ta esta­dou­ni­den­se David Har­vey o el eco­no­mis­ta e his­to­ria­dor bel­ga Ernest Man­del, tam­bién han sido influi­dos por este enfo­que. Actual­men­te des­ta­can ade­más de algu­nos de los ante­rio­res “pesos pesa­dos” otros nom­bres intere­san­tes como el his­to­ria­dor y soció­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia Chris­topher Cha­se-Dunn que des­de una pers­pec­ti­va hete­ro­gé­nea ha rea­li­za­do apor­ta­cio­nes muy valio­sas y pro­vo­ca­do­ras para el deba­te, advir­tien­do por ejem­plo los ciclos entre capi­ta­lis­mo e inten­tos de socia­lis­mo hacia una demo­cra­cia glo­bal o el ori­gi­na­rio chino Min­qi Li 1 el cual des­de el mar­xis­mo, arma­do de una sóli­da cul­tu­ra aca­dé­mi­ca y popu­lar a la par que un pro­fun­do cono­ci­mien­to de la reali­dad sobre la que ver­san sus inves­ti­ga­cio­nes, cri­ti­ca a Chi­na como un esta­do buro­crá­ti­co-capi­ta­lis­ta, ata­can­do el pen­sa­mien­to de la Tri­ple Repre­sen­ta­ti­vi­dad del ideó­lo­go ofi­cia­lis­ta chino Jiang Zemin (anti­guo Secre­ta­rio Gene­ral del PCCh y Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca). Li avi­zo­ra que este enor­me país será el garan­te del fin de capi­ta­lis­mo de diver­sos modos, con espe­cial impor­tan­cia debi­do a los lími­tes eco­ló­gi­co-eco­nó­mi­cos que impon­drá a su repro­duc­ción sis­té­mi­ca. Min­qui Li pro­po­ne que a media­dos del siglo XXI la úni­ca sali­da para la civi­li­za­ción será la adop­ción de un sis­te­ma socia­lis­ta mun­dial. Por otro lado, en len­gua cas­te­lla­na han des­ta­ca­do auto­res como el uru­gua­yo Eduar­do Galeano (con su clá­si­co “Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na” que fue ase­so­ra­do por el mis­mí­si­mo Frank) o el espa­ñol José M. Tor­to­sa, entre otros.

De cual­quier modo, en tan­to que es una pers­pec­ti­va o enfo­que y no tan­to una pro­pues­ta teó­ri­ca “aca­ba­da” o “prin­ci­pal”, hay muchos auto­res influi­dos por ella que difí­cil­men­te podría­mos incluir sólo como auto­res per­te­ne­cien­tes al enfo­que del sis­te­ma-mun­do, pero que sin duda han sido ins­pi­ra­dos por el mis­mo. De hecho, en la actua­li­dad, diver­sos auto­res mar­xia­nos o mar­xis­tas (según se pre­fie­ra) han bebi­do amplia­men­te de este enfo­que en sus refle­xio­nes pos­te­rio­res a los años ochen­ta y noven­ta, como es el caso sin ir más lejos del cita­do ante­rior­men­te Samir Amin.

Pase­mos aho­ra a rela­cio­nar los prin­ci­pa­les plan­tea­mien­tos com­par­ti­dos por la mayo­ría de sus teó­ri­cos al res­pec­to del sis­te­ma mun­dial, sus prin­ci­pa­les tesis:

  1. En nues­tros días, el mun­do se basa en un úni­co sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta (sis­te­ma-mun­do), el cual mar­ca las prin­ci­pa­les reglas del jue­go polí­ti­co y sobre todo eco­nó­mi­co, inclu­so en aque­llos paí­ses que pre­ten­den estar fue­ra de la lógi­ca del sis­te­ma (como los auto­pro­cla­ma­dos “socia­lis­tas” u otros de pre­ten­sio­nes más o menos autár­qui­cas). El sis­te­ma mun­dial se basa, por tan­to, en una eco­no­mía-mun­do capi­ta­lis­ta. Ello no sig­ni­fi­ca que no exis­tan agen­tes socia­les o polí­ti­cos no-capi­ta­lis­tas que con­tro­len cier­tas par­tes de las maqui­na­rias de un deter­mi­na­do Esta­do (como las repú­bli­cas de Cuba, Chi­pre o Vene­zue­la), pero se hallan en un sis­te­ma mun­dial o sis­te­ma-mun­do de pre­do­mi­nio y fun­cio­na­mien­to capi­ta­lis­ta. Lo que por supues­to, y como el autén­ti­co pre­cur­sor de los sis­te­mas-mun­do, Marx, afir­ma­ba, trae­ría con­tra­dic­cio­nes muchas veces irre­so­lu­bles en esos paí­ses (turis­mo o reme­sas capi­ta­lis­tas en Cuba por ejem­plo) al no ser poten­cias eco­nó­mi­cas desa­rro­lla­das y ade­más uni­das en una mis­ma eco­no­mía mun­dial de pre­do­mi­nio socia­lis­ta. Esto es así por­que el comer­cio entre un país pre­ten­di­do “socia­lis­ta” y uno capi­ta­lis­ta se pro­du­cen bajo pre­mi­sas y pre­cios mol­dea­dos en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta mun­dial y con una deter­mi­na­da divi­sa o divi­sas pro­ce­den­tes de esta­dos capi­ta­lis­tas cen­tra­les. Pero no sólo por razo­nes eco­no­mi­cis­tas, sino mili­ta­res, de inte­li­gen­cia, cul­tu­ra­les, etc, la hege­mo­nía no les per­te­ne­ce en casi nin­gún aspec­to de la vida social en un mun­do cada vez más conec­ta­do don­de la “pure­za autár­qui­ca” es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble. De esta mane­ra los gober­nan­tes pre­ten­di­da­men­te “socia­lis­tas” no pue­den esca­par de la lógi­ca capi­ta­lis­ta al no ser auto­su­fi­cien­tes y si se man­tie­nen en el poder como “el menos malo de los males” sue­len lle­gar a con­tra­dic­cio­nes entre teo­ría y pra­xis que si el pue­blo tie­ne opor­tu­ni­dad de expre­sar, can­sa­do de tan­ta fal­se­dad y pro­me­sas gran­di­lo­cuen­tes, sue­len lle­var­los a la opo­si­ción polí­ti­ca. Por tan­to bajo el pris­ma de los sis­te­mas-mun­do, no pue­de exis­tir socia­lis­mo en un solo país. En este sen­ti­do Wallers­tein afir­ma­ba que no hubo en el siglo XX 2 eco­no­mías socia­lis­tas, sino más bien “movi­mien­tos socia­lis­tas [o auto­pro­cla­ma­dos “socia­lis­tas”] que con­tro­lan [con­tro­la­ban] cier­tos apa­ra­tos del Esta­do en el seno de la eco­no­mía-mun­do” (Wallers­tein, 1979:494). Nada más, y nada menos. Esto expli­ca­ría las frus­tra­cio­nes y fra­ca­sos de aque­llos que han pretendido/​pretenden cons­truir el socia­lis­mo en un solo país, veri­cue­to que el mis­mo Marx des­car­tó como impo­si­ble antes que los nacio­nal-esta­li­nis­tas duran­te el siglo XX se esfor­za­ran por afir­mar lo con­tra­rio para hacer casar sus aspi­ra­cio­nes tota­li­za­do­ras de poder aje­nas a los intere­ses de la cla­se que decían/​fingían repre­sen­tar, con una teo­ría mano­sea­da, reduc­cio­nis­ta y pétrea que cam­bia­ba según lo hacían las “con­di­cio­nes obje­ti­vas”… de la éli­te del “Par­ti­do”, por supues­to.
  1. El mar­co de aná­li­sis por paí­ses emplea­do en dis­ci­pli­nas como la Eco­no­mía, la His­to­ria, la Socio­lo­gía y la Geo­gra­fía, entre tan­tas otras, basa­do en los Esta­dos-Nación o Esta­dos mul­ti­na­cio­na­les, tan habi­tual en las cien­cias socia­les, es erró­neo e infruc­tuo­so para enten­der los móvi­les y los agen­tes de los suce­sos socia­les con­tem­po­rá­neos. Es inú­til saber mucho sobre la reali­dad y la his­to­ria de Nepal, por ejem­plo, si no sabe­mos de sus rela­cio­nes con sus veci­nas India y Chi­na o inclu­so con la poten­cia hege­mó­ni­ca en decli­ve de los Esta­dos Uni­dos, pese a su dis­tan­cia geo­grá­fi­ca. La reali­dad de las trans­for­ma­cio­nes loca­les y regio­na­les obe­de­cen por tan­to mucho más a los cam­bios en el con­jun­to del sis­te­ma mun­dial que a los cam­bios en la polí­ti­ca “nacio­nal” de esos paí­ses (como se está demos­tran­do con la pre­sen­te cri­sis eco­nó­mi­ca con los lla­ma­dos “PIGS”), si bien estos últi­mos cam­bios tam­bién afec­tan y reper­cu­ten no sólo sobre el país en cues­tión sino sobre el sis­te­ma inter­na­cio­nal. El enfo­que de los teó­ri­cos del sis­te­ma mun­dial es deci­di­da­men­te holís­ti­co y basa su com­pren­sión en una dia­léc­ti­ca cons­tan­te entre lo glo­bal y lo local, pri­man­do el com­po­nen­te glo­bal como agen­te fuer­te del aná­li­sis (Frank, 2008:370 – 371). El todo del sis­te­ma es más que la suma de las par­tes, y eso es lo que deter­mi­na en mayor medi­da el com­por­ta­mien­to interno de cada par­te (paí­ses, regio­nes e inclu­so ciu­da­des) y las rela­cio­nes “exter­nas” entre ellas (Ibíd, 99).
  1. La divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo espe­cia­li­za a vas­tas zonas del mun­do en rela­ción con los intere­ses de las cla­ses diri­gen­tes de los paí­ses del cen­tro del sis­te­ma en con­ni­ven­cia con las éli­tes de la peri­fe­ria (Tor­to­sa, 2001:67 – 68 o Gal­tung, 1971). La rique­za o el desa­rro­llo de unos va direc­ta­men­te liga­do a la pobre­za o al “mal­de­sa­rro­llo” de otros (Wallers­tein, 1979:493).3 Las éli­tes “fra­ter­nas” de los paí­ses del cen­tro, la semi­pe­ri­fe­ria o la peri­fe­ria siem­pre ganan, aun­que con dis­tin­ta inten­si­dad. Las dife­ren­cias y las tra­ge­dias vie­nen sobre todo en las cla­ses asa­la­ria­das de los dife­ren­tes paí­ses. Aque­llos esta­dos espe­cia­li­za­dos en expor­ta­cio­nes de mate­rias pri­mas y pro­duc­tos no ela­bo­ra­dos, tie­nen como con­se­cuen­cia el per­der en el sis­te­ma mun­dial, mien­tras que los que lo hacen con pro­duc­tos ela­bo­ra­dos y de alta tec­no­lo­gía lo hacen en ganar (Wallers­tein, 1979:493). No exis­ten los unos sin los otros (Galeano, 1981:3). Ade­más, los segun­dos sue­len con­tro­lar la dis­tri­bu­ción y los pre­cios de los pro­duc­tos de los pri­me­ros en el mer­ca­do mun­dial (Ibíd., 154 – 158).
  1. La impor­tan­cia en la colo­ni­za­ción y explo­ta­ción eco­nó­mi­ca de Lati­noa­mé­ri­ca des­de 1492 para todo el sis­te­ma fue cla­ve para el desa­rro­llo del mis­mo. En par­ti­cu­lar, para que la enton­ces pau­pé­rri­ma Euro­pa fue­ra adqui­rien­do un papel pre­do­mi­nan­te en el mer­ca­do mun­dial al lle­gar el siglo XIX con la eclo­sión de la lla­ma­da Revo­lu­ción Indus­trial, gra­cias al comer­cio de la úni­ca mer­can­cía en la que eran com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do intra-asiá­ti­co (pla­ta y oro) a la par que el “lucra­ti­vo nego­cio” del trá­fi­co de escla­vos entre Áfri­ca y Amé­ri­ca diri­gi­do por los mis­mos mer­ca­de­res euro­peos (Frank, 2008:308 – 311). Euro­pa pasó de una posi­ción peri­fé­ri­ca res­pec­to a Asia a una posi­ción cre­cien­te­men­te cen­tral, pro­ce­so que muy pro­ba­ble­men­te se esté invir­tien­do en nues­tros días.
  1. Los paí­ses más ricos que con­tro­lan el comer­cio de bie­nes mun­dia­les se deno­mi­nan “paí­ses cen­tra­les”, los espe­cia­li­za­dos en mate­rias pri­mas y mer­can­cías de bajo valor aña­di­do se lla­man “peri­fé­ri­cos”, mien­tras que los que están a caba­llo entre unos y otros se cono­cen como “semi­pe­ri­fé­ri­cos” (Wallers­tein, 1979:492). Aun­que unos paí­ses pue­den osci­lar de una cate­go­ría a otra con el paso de los años o de un siglo a otro, gene­ral­men­te lo hacen en perío­dos de media­na y lar­ga dura­ción del tiem­po his­tó­ri­co (Íbid., 493). La ana­lo­gía es la estruc­tu­ra de la socie­dad de cla­ses, en don­de que un indi­vi­duo cam­bie de cla­se social, no sig­ni­fi­ca que cam­bie la estruc­tu­ra del sis­te­ma. Pues aquí igual, que un país pase de un esta­tus de “semi­pe­ri­fé­ri­co” a “cen­tral” o de “cen­tral” a “semi­pe­ri­fé­ri­co” no sig­ni­fi­ca que dejen de exis­tir estruc­tu­ral­men­te en el sis­te­ma tan­to los unos como los otros. Por ejem­plo, vas­tas zonas del mun­do podrán cam­biar su esta­tus actual, inclui­da la actual, pero deca­den­te poten­cia hege­mó­ni­ca de los Esta­dos Uni­dos. Al igual que otros paí­ses, has­ta aho­ra cen­tra­les secun­da­rios, como el Rei­no de Espa­ña o la Repú­bli­ca de Gre­cia ( o inclu­so cen­tra­les de pri­mer orden como Rei­no Uni­do), podrían ver­se abo­ca­dos a la cate­go­ría de semi­pe­ri­fé­ri­cos si las éli­tes con­si­guie­ran seguir dejan­do a sus cla­ses tra­ba­ja­do­ras, ante­rior­men­te con­su­mi­do­ras, redu­ci­das a mera fuer­za de tra­ba­jo para la expor­ta­ción, con un papel de con­su­mi­do­res fran­ca­men­te cas­tra­dos en el mer­ca­do interno. En cam­bio, otros ante­rior­men­te semi­pe­ri­fé­ri­cos como Bra­sil o India pudie­ran hacer­se cen­tra­les en un futu­ro pró­xi­mo, pero segui­ría exis­tien­do tan­to los unos (cen­tra­les) como los otros (peri­fé­ri­cos y semi­pe­ri­fé­ri­cos), sólo que cam­bia­rían la inter­pre­ta­ción de los pape­les en el “tea­tro mun­dial”, pero no la tra­ma (la lógi­ca sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta) ni los esce­na­rios (explo­ta­ción, ali­nea­ción, ham­bre, pobre­za, gue­rras, etc).
  1. Esta eco­no­mía-mun­do a dife­ren­cia de otros sis­te­mas mun­dia­les ante­rio­res no se basa en la cons­truc­ción de un impe­rio con un poder cen­tra­li­za­do 4 sino en la fle­xi­bi­li­dad que pro­du­ce un capi­tal des­cen­tra­li­za­do y des­pla­za­ble a dife­ren­tes paí­ses den­tro del sis­te­ma inter­es­ta­tal sin impor­tar la suer­te que corran los sis­te­mas polí­ti­cos de cada Esta­do-nación (o sien­do secun­da­rio para la super­vi­ven­cia del capital).5 La for­ta­le­za del sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta, a dife­ren­cia de los impe­rios, se basa en defi­ni­ti­va, en que la per­du­ra­bi­li­dad del mis­mo no que­da ads­cri­ta a la suer­te que corra un sis­te­ma polí­ti­co con­cre­to, más bien se ali­men­ta de esa hete­ro­ge­nei­dad y con­si­gue una gran impu­ni­dad a tra­vés de ella (Íbid, 490 – 491). De allí el poder de per­ma­nen­cia que ha dis­fru­ta­do el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma his­tó­ri­co en tan­to no exis­ta una hege­mo­nía eco­nó­mi­ca socia­lis­ta que sólo se pue­de cons­truir des­de la soli­da­ri­dad de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras median­te un huma­no­cen­tris­mo inter­na­cio­na­lis­ta que actual­men­te se halla de fac­to prác­ti­ca­men­te iné­di­to y pre­ca­ria­men­te ver­te­bra­do, sien­do la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta la domi­nan­te entre la mayo­ría de los sec­to­res popu­la­res inter­na­cioan­les, lo que vie­ne a ser igual que decir, escla­vos con­cep­tua­les de sus res­pec­ti­vas éli­tes.
  1. El Esta­do de los paí­ses del cen­tro del sis­te­ma es fuer­te mien­tras que el Esta­do de la peri­fe­ria es débil (Íbid, 499).7 Esto tie­ne una impor­tan­cia deter­mi­nan­te tan­to en el desa­rro­llo social, edu­ca­cio­nal, mili­tar, asis­ten­cial como cul­tu­ral. Y el cul­tu­ral se tor­na cla­ve en un momen­to de la his­to­ria en que la mayor par­te de la reali­dad que con­si­de­ra­mos como tal es apren­di­da con la media­ción de las indus­trias cul­tu­ra­les hege­mó­ni­cas, y no median­te nues­tra expe­rien­cia direc­ta como indi­vi­duos y colec­ti­vos. No entra­re­mos, para no exten­der­nos y des­pis­tar­nos de las cla­ves de este tra­ba­jo, a ana­li­zar la natu­ra­le­za capi­ta­lis­ta o demo­crá­ti­ca de cada Esta­do en tan­to repre­sen­ta­ti­vi­dad polí­ti­ca de la sobe­ra­nía nacio­nal mate­ria­li­za­da en el con­jun­to de una ciu­da­da­nía con los mis­mos dere­chos lega­les (cosa que como sabe­mos es un mito inclu­so en los pape­les, ya no hable­mos de la reali­dad…).
  1. El enfo­que se basa en un enten­di­mien­to holís­ti­co y no euro­cén­tri­co de la his­to­ria y el acon­te­cer pre­sen­te de la huma­ni­dad. 8 Como defen­día Andre Gun­der Frank se tra­ta de subs­ti­tuir el para­dig­ma clá­si­co euro­cén­tri­co por el huma­no­cén­tri­co (Frank, 2008:34). 9 Pero lo dicho por Frank res­pec­to al euro­cen­tris­mo, nos es vali­do, si no que­re­mos ser euro­cen­tris­tas por nega­ción está­ti­ca, de los asia­cen­tris­mos, ame­ri­ca­no­cen­tris­mos y otros chau­vi­nis­mos más o menos vela­dos que se nos pue­dan pre­sen­tar sigi­lo­sa­men­te como cer­cos con­cep­tua­les para el estu­dio de nues­tras reali­da­des con­tem­po­rá­neas. Este obje­ti­vo demo­crá­ti­co e inter­na­cio­na­lis­ta cho­ca con una pro­duc­ción y recep­ción fol­cló­ri­ca de las mer­can­cías cul­tu­ra­les que jue­ga en muchas oca­sio­nes con la auten­ti­ci­dad y la mar­ca de ori­gen como estra­te­gia publi­ci­ta­ria de un deter­mi­na­do Esta­do-nación, cuan­do no deja de ser fal­sa apa­rien­cia en tan­to esas mis­mas mer­can­cías se han dise­ña­do y pro­du­ci­do fue­ra de esas reali­da­des nacio­na­les. 10

Las prin­ci­pa­les diver­gen­cias entre los auto­res par­ti­da­rios de este enfo­que se cen­tran a la hora de datar la géne­sis del sis­te­ma mun­dial, aquí pode­mos dife­ren­ciar tres fechas defen­di­das por sus prin­ci­pa­les auto­res (Tor­to­sa, 2001:59 – 60):

  1. Hace 5.000 años o más, por lo menos des­de la Edad de Bron­ce. Posi­ción defen­di­da por Andre Gun­der Frank con espe­cial fuer­za a par­tir de prin­ci­pios de los noven­ta del siglo pasa­do.
  1. El lar­go siglo XVI (1450−1640), don­de 1492 tie­ne una fecha cla­ve como prin­ci­pio de la inclu­sión de toda Amé­ri­ca y pos­te­rior­men­te Aus­tra­lia en el “sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta” que se con­ver­ti­ría, según esta pos­tu­ra, en “sis­te­ma mun­dial” en los años siguien­tes. Al ser absor­vi­dos el res­to de sis­te­mas eco­nó­mi­cos por la eco­no­mía-mun­do capi­ta­lis­ta, ésta pasó a ser un úni­co “sis­te­ma mun­dial” ya en el siglo XIX. Esta posi­ción es defen­di­da por el esta­dou­ni­den­se Imma­nuel Wallers­tein y el recien­te­men­te des­apa­re­ci­do Gio­van­ni Arrighi, autor esen­cial en el estu­dio de los ciclos de expan­sión y con­trac­ción eco­nó­mi­ca del sis­te­ma.
  1. La indus­tria­li­za­ción ingle­sa clá­si­ca. Esta pos­tu­ra, sin opo­ner­se a las obser­va­cio­nes de Wallers­tein, pre­fie­re enfa­ti­zar el com­po­nen­te del indus­tria­lis­mo como ori­gen de esta eco­no­mía-mun­do y loca­li­za su géne­sis en la Ingla­te­rra del siglo XIX estu­dia­da por Marx en “El Capi­tal”. Su defen­sor más cono­ci­do es el egip­cio Samir Amin.

La posi­ción mayo­ri­ta­ria segui­da por los teó­ri­cos ads­cri­tos al enfo­que del sis­te­ma mun­dial es una com­bi­na­ción entre la segun­da de Wallers­tein y la ter­ce­ra de Amin. De todos modos, como dice Tor­to­sa, no es des­car­ta­ble una com­bi­na­ción fle­xi­ble de todas para acer­car­nos a un mode­lo teó­ri­co más útil de cara a lo que fue la con­for­ma­ción del sis­te­ma mun­dial y el “mal­de­sa­rro­llo” (humano) del mis­mo:

    • No es impo­si­ble pen­sar, en efec­to, que un sis­te­ma-mun­do par­ti­cu­lar mos­tró, casi des­de el prin­ci­pio, algu­nas carac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res en el terreno de la acu­mu­la­ción de capi­tal y la estruc­tu­ra­ción cen­tro-peri­fe­ria. Dichas carac­te­rís­ti­cas se habrían man­te­ni­do has­ta nues­tros días, pero se habrían vis­to ace­le­ra­das por el “mila­gro euro­peo” (un cam­bio de cen­tro, no de sis­te­ma, pero catas­tró­fi­co) sobre todo des­de el ángu­lo de la expan­sión, aun­que tenien­do esa ace­le­ra­ción efec­tos muy evi­den­tes en el nue­vo fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. La Revo­lu­ción Indus­trial habría sido la cul­mi­na­ción del pro­ce­so (Tor­to­sa, 2001:61 – 62).

Es por ello que pen­sa­mos que es más lo que les une que aque­llo que les sepa­ra, y aun­que exis­ten más dife­ren­cias entre los prin­ci­pa­les auto­res y corrien­tes den­tro de este enfo­que como la exis­ten­cia o no de un sis­te­ma mun­dial a par­tir de la crea­ción de rutas comer­cia­les que conec­ta­ran todas las áreas del glo­bo median­te el comer­cio de bie­nes de lujo o por el con­tra­rio, con el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía y el aba­ra­ta­mien­to del trans­por­te, rutas trans­na­cio­na­les de bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad (Frank, 1993:294), el mayor o menor peso del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma real­men­te dife­ren­cia­ble de los ante­rio­res (Frank, 2008:360; Amin, 1974:173 y Wallers­tein, 1979:494), la dife­ren­cia entre “sis­te­ma-mun­do”, “impe­rios-mun­do” y “sis­te­ma mun­dial” (sin guión) (Wallers­tein, 1979:490 – 491 y Frank, 1993:297 – 307), etc.

Pero sin duda, y reca­pi­tu­lan­do, es mucho más aque­llo que poseen en común, en espe­cial a la hora de uti­li­zar las herra­mien­tas ante­rior­men­te enu­me­ra­das para ana­li­zar el pre­sen­te. Las diver­gen­cias se cen­tran más en el ori­gen de este sis­te­ma y no tan­to en su fun­cio­na­mien­to actual, en don­de las dife­ren­tes ver­sio­nes, ade­más de enri­que­ce­do­ras, pue­den resul­tar­nos com­ple­men­ta­rias para enten­der la dia­léc­ti­ca entre el con­jun­to del sis­te­ma y sus par­tes, y en las rela­cio­nes de éstas últi­mas entre sí. Por supues­to en tan­to mar­xis­tas, sin per­der de vis­ta que la prin­ci­pal con­tra­dic­ción se pro­du­ce con el anta­go­nis­mo entre capi­tal y fuer­za de tra­ba­jo. De hecho, esta pers­pec­ti­va nos hace enten­der mucho mejor, res­ca­tan­do el genuino sig­ni­fi­ca­do que la pre­vi­sión de Marx tenía cuan­do afir­ma­ba que el capi­ta­lis­mo crea­ría una pola­ri­za­ción cre­cien­te en el sis­te­ma que empo­bre­ce­ría a las capas medias. Los crí­ti­cos libe­ra­les acha­ca­ron que esto había sido un gran error de pre­vi­sión de Marx cuan­do fue evi­den­te que duran­te la segun­da par­te del siglo XX las cla­ses obre­ras euro­peas mejo­ra­ron sus nive­les de vida. Pero he aquí el cor­to alcan­ce de la mira­da euro­cén­tri­ca de los man­da­ri­nes de la bur­gue­sía o la ópti­ca eco­nó­mi­ca libe­ral. La luz lle­ga cuan­do enten­de­mos que esa pola­ri­za­ción se pro­du­ce a nivel macro, mun­dial, sis­té­mi­co. El esta­do del bien­es­tar ace­le­ró la pola­ri­za­ción capi­ta­lis­ta mun­dial­men­te, sem­bran­do la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía que nos lle­vó a la pre­sen­te cri­sis. Como afir­ma David Har­vey, el capi­ta­lis­mo no resuel­ve sus con­tra­dic­cio­nes, sino que las des­pla­za geo­grá­fi­ca­men­te. Y eso es jus­to lo que pasó con los “Esta­dos del Bien­es­tar” duran­te el pasa­do siglo:se mejo­ró el nivel de vida de las cla­ses obre­ras del cen­tro a cos­ta de hun­dir más a las cla­ses obre­ras de la peri­fe­ria, de pau­pe­ri­zar­las obje­ti­va­men­te, obte­nien­do como resul­ta­do un decli­ve pro­me­dio de la cali­dad de vida de “la cla­se tra­ba­ja­do­ra inter­na­cio­nal”. El exce­den­te era repar­ti­do como sigue: el peda­zo más pro­mi­nen­te de la tar­ta para las éli­tes capi­ta­lis­tas del cen­tro, segui­das de las éli­tes capi­ta­lis­tas de la peri­fe­ria, las cla­ses tra­ba­ja­do­ras del cen­tro y por últi­mo las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de la peri­fe­ria, por supues­to sim­pli­fi­can­do y obvian­do todas las capas medias que sólo res­ta­ría poner­las en los luga­res con­se­cuen­tes con la diná­mi­ca aquí seña­la­da. A todo este con­jun­to de fac­to­res hay que aña­dir el freno que supo­nía para el Capi­tal las eco­no­mías del “socia­lis­mo real” de los esta­dos del Pac­to de Var­so­via, más cerra­das (que no impermea­bles) a la lógi­ca cru­da del capi­ta­lis­mo, al mar­gen de la opi­nión polí­ti­ca que nos mere­cie­sen.

Esta­mos con­ven­ci­dos, con­clu­yen­do, que esta visión holís­ti­ca del sis­te­ma inter­na­cio­nal y sus par­tes nos per­mi­ti­rá enten­der mucho mejor hechos que se están suce­dien­do actual­men­te en nues­tro sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta a par­tir de la cri­sis inter­na­cio­nal que comen­zó en 2007 (como la rela­ción entre las deu­das nacio­na­les y los acree­do­res inter­na­cio­na­les) y en la que nos halla­mos inmer­sos toda­vía, sin saber cuán­do ni cómo sal­dre­mos de ella. Asi­mi­la­das las prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas del enfo­que aquí sis­te­ma­ti­za­do, hará fal­ta pre­gun­tar­se “quié­nes” somos ese “noso­tros” implí­ci­to (cla­se, estra­to, capa­ci­da­des indi­vi­dua­les) y “dón­de” nos encon­tra­mos en el mis­mo (zona cen­tral, semi­pe­ri­fé­ri­ca o peri­fé­ri­ca más posi­ción socio­eco­nó­mi­ca de nues­tra indi­vi­dua­li­dad con­cre­ta).

El sis­te­ma nun­ca vol­ve­rá a ser lo que era, al des­plo­me de la poten­cia hege­mó­ni­ca de los EUA se suma la no cla­ri­dad de una can­di­da­ta con­cre­ta a suce­der­le, 11 si bien las dos mejor posi­cio­na­das se hallan en Asia, como son India y Chi­na. Vivi­re­mos tiem­pos con­vul­sos don­de se intu­ye que habrá mucho sufri­mien­to. En nues­tra mano está hacer fuer­za para que el nue­vo sis­te­ma que suce­da al actual sea lo más benigno posi­ble para el ser humano. Es lo que Wallers­tein lla­ma nues­tras posi­bi­li­da­des ante la “bifur­ca­ción his­tó­ri­ca” y Bob­bio deno­mi­na­ba aban­do­nar los “cami­nos blo­quea­dos”. Simi­lar por otra par­te, aun­que mucho más ilus­tra­ti­vo, con aquel “Socia­lis­mo o Bar­ba­rie” con el que Rosa Luxem­burg nos adver­tía de nues­tras posi­bi­li­da­des futu­ras como civi­li­za­ción homí­ni­da.

Los de arri­ba, que lle­van siglos jugan­do al Risk con nues­tras vidas, no se preo­cu­pa­rán por usted ni los de su cla­se, pero la úni­ca pre­gun­ta per­ti­nen­te que res­ta por hacer­le es si usted sí lo hará, si su con­cien­cia y sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­vo alcan­za­rá la altu­ra del amor que dice sen­tir por sus seres más que­ri­dos. Pre­gún­te­se­lo antes de que sea dema­sia­do tar­de, para todos, por todos.

* Jon Juan­ma es el seu­dó­ni­mo de Jon E. Illes­cas Mar­tí­nez, licen­cia­do en Bellas Artes, artis­ta plás­ti­co crea­dor del Socio­rre­pro­duc­cio­nis­mo Pre­pic­tó­ri­co, ana­lis­ta polí­ti­co y cul­tu­ral, teó­ri­co del socia­lis­mo demo­crá­ti­co. Inves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te.

Para con­tac­tar con el autor: [email protected]​gmail.​com

Para ver su blog: http://​jon​juan​ma​.blogs​pot​.com/

Una par­te de su obra artís­ti­ca en: http://​jon​-juan​ma​.arte​lis​ta​.com/ yhttp://​www​.flickr​.com/​p​h​o​t​o​s​/​3​0​6​4​2​6​8​9​@​N​06/

** El pre­sen­te tra­ba­jo ha sido fina­li­za­do el 1 de diciem­bre de 2010. Está basa­do en el epí­gra­fe “El con­cep­to de sis­te­ma mun­dial o sis­te­ma-mun­do” del tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción “Las indus­trias cul­tu­ra­les hege­mó­ni­cas como gene­ra­do­ras de un nue­vo con­cep­to de “lo latino” en el sis­te­ma mun­dial: el caso del video­clip en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI” (2010) del mis­mo autor, finan­cia­do por la Fun­da­ción Caja­Mur­cia. Si bien el pre­sen­te tex­to ha sido adap­ta­do y amplia­do allí don­de se ha con­si­de­ra­do opor­tuno.

Notas:

1. Min­qi Li comen­zó sien­do un estu­dian­te neo­li­be­ral, defen­sor de las doc­tri­nas de la Escue­la de Chica­go y fue dete­ni­do en 1990 des­pués de par­ti­ci­par en varios de los suce­sos de Tian­na­men del año ante­rior exi­gien­do demo­cra­cia polí­ti­ca. Duran­te su estan­cia en pri­sión se hizo mar­xis­ta des­pués del estu­dio de lec­tu­ras de Karl Marx y Mao Tse-Tung entre otros. Al salir de la cár­cel, en 1992, dedi­có los siguien­tes dos años de su vida a estu­diar la situa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra chi­na y a expo­ner sus pun­tos de vis­ta con los disi­den­tes libe­ra­les has­ta que rom­pió con ellos al no pro­du­cir­se nin­gún tipo de enten­di­mien­to. Li a par­tir de allí se con­si­de­ró asi­mis­mo como un “mar­xis­ta revo­lu­cio­na­rio” y actual­men­te tra­ba­ja como pro­fe­sor aso­cia­do de la Uni­ver­si­dad de Utah des­pués de doc­to­rar­se en la de Mas­sa­chus­sets en el 2002. Tam­bién labo­ra como perio­dis­ta y tra­duc­tor de obras extran­je­ras al chino.

2. Ni por exten­sión, basán­do­nos en su argu­men­ta­ción, en los siglos veni­de­ros, inclui­dos el pre­sen­te.

3. José María Tor­to­sa y otros como el eco­no­mis­ta ecua­to­riano Alber­to Acos­ta dirían “mal­de­sa­rro­llo”, hacien­do ver que el “desa­rro­llo” de unos (que tam­po­co lo con­si­de­ran como tal) es el “mal­de­sa­rro­llo” de otros y en gene­ral el “mal­de­sa­rro­llo” glo­bal de la mayo­ría del sis­te­ma-mun­dial (Tor­to­sa, 2001:59).

4. Como pudie­ron ser mien­tras dura­ron el Impe­rio Romano o el Impe­rio Inca, esta­dos cen­tra­li­za­dos que con­tro­la­ban mini-sis­te­mas de otros pue­blos median­te la ame­na­za en últi­mo tér­mino de la coac­ción. Y don­de el empe­ra­dor o prin­ci­pa­les diri­gen­tes (algu­nos defien­den que el Impe­rio Inca era una dei­cra­cia) tenían de vasa­llos a otros reyes o gran­des prín­ci­pes.

5. Este pun­to está per­fec­ta­men­te expre­sa­do en: VITARELLI, Mar­ce­lo Fabián, “El sis­te­ma-mun­do: un giro en la his­to­ria del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co des­de la pers­pec­ti­va de Imma­nuel Wallers­tein”. EUMED:http://​www​.eumed​.net/​e​v​e​/​r​e​s​u​m​/06 – 04/mfv.htm (con­sul­ta­do el 20/​08/​2010)

  1. No en el sen­ti­do del Wel­fa­re-Sta­te o Esta­do del Bien­es­tar, sino en el de maqui­na­rias con un nivel de fun­cio­na­ria­do y com­pe­ten­cial impor­tan­te que les per­mi­ta amol­dar los intere­ses comer­cia­les en el mer­ca­do mun­dial, esta­ble­cien­do reglas favo­ra­bles y extra­yen­do un mayor exce­den­te de la rique­za gene­ra­da en los paí­ses de la peri­fe­ria que per­mi­ta el inter­cam­bio des­igual y las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas.
  1. Y con el Esta­do todas las ins­ti­tu­cio­nes depen­dien­tes pre­su­pues­ta­ria­men­te del mis­mo. No nos refe­ri­mos sólo al ejér­ci­to y las áreas clá­si­cas de la geo­po­lí­ti­ca, sino al área cul­tu­ral que tam­bién nos com­pe­te en las zonas indus­tria­les espe­cial­men­te dise­ña­das para las IICC con la logís­ti­ca ade­cua­da la cual fre­cuen­te­men­te requie­re de inver­sión públi­ca (carre­te­ras, comu­ni­ca­cio­nes espe­cia­les, acce­sos, etc) o inclu­so uni­ver­si­da­des y cen­tros de obser­va­ción e inves­ti­ga­ción, etc. Así mis­mo suce­de en el sen­ti­do de la pro­duc­ción y recep­ción cul­tu­ral des­ta­can por ejem­plo las polí­ti­cas públi­cas de defen­sa de la “iden­ti­dad nacio­nal”, como serían todas aque­llas que un gobierno como el fran­cés imple­men­ta fren­te a la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se domi­nan­te en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. Esto es, meca­nis­mos regu­la­do­res del comer­cio, la cul­tu­ra, etc que tien­den a poner lími­tes a un com­por­ta­mien­to de “libre com­pe­ten­cia” que con­si­de­ran pue­de dañar los intere­ses cul­tu­ra­les del Esta­do-nación. Es intere­san­te leer la argu­men­ta­ción de un cono­ci­do direc­tor espa­ñol a favor de la excep­ción cul­tu­ral garan­ti­za­da por el Esta­do con­tra la libre com­pe­ten­cia con­tro­la­da por la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na en los mer­ca­dos occi­den­ta­les: TRUEBA, Fer­na­do (2004), “¡Viva la excep­ción cul­tu­ral!” El País:http://​www​.elpais​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​o​p​i​n​i​o​n​/​V​i​v​a​/​e​x​c​e​p​c​i​o​n​/​c​u​l​t​u​r​a​l​/​e​l​p​e​p​i​o​p​i​/​2​0​0​4​0​8​2​0​e​l​p​e​p​i​o​p​i​_​6​/​Tes(con­sul­ta­do el 24/​08/​2010)
  1. Esto a lle­va­do a que algu­nos de los refe­ri­dos auto­res, com­pi­tie­sen en polé­mi­cas entre ellos por ver quién era el menos euro­cén­tri­co de todos como fue el caso de las acu­sa­cio­nes euro­cén­tri­cas de Frank a Wallers­tein y las defen­sas de éste últi­mo (Frank, 1993:295)
  1. Algo que ten­dría su rela­ción con el huma­no­cen­tris­mo de Marx o Baku­nin con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en el siglo XIX, lo que ellos lla­ma­ron “inter­na­cio­na­lis­mo”. Sin embar­go, la visión de Frank trans­cien­de las cla­ses, sin por ellos ser nacio­nal-inter­cla­sis­ta, refi­rién­do­se prin­ci­pal­men­te a la dico­to­mía “nacio­na­lis­mos ver­sus el ser humano inter­na­cioanl.”
  1. Es como todo ese sou­ve­nir de “lo espa­ñol” o “lo fran­cés” que se ven­de en las prin­ci­pa­les zonas turís­ti­cas y que en reali­dad han sido pro­du­ci­das en otras zonas del sis­te­ma (por ejem­plo Chi­na u otros paí­ses orien­ta­les) pero que se ven­den como pro­duc­tos autóc­to­nos. Esta es la com­ple­ja reali­dad de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les (eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les, comu­ni­ca­cio­na­les, etc) que el enfo­que del sis­te­ma mun­dial emplea­do en este tra­ba­jo nos ayu­da­rá a obser­var más allá de las (fal­sas) apa­rien­cias.

11. Inclu­so Wallers­tein afir­ma que no habrá nin­gu­na suce­so­ra, como sí argu­men­ta­ba Arrighi, ya que para el nor­te­ame­ri­cano la deba­cle de la actual poten­cia hege­mó­ni­ca lle­va­rá al fin del sis­te­ma en si, cosa que no suce­dió cuan­do se hun­die­ron las poten­cias hege­mó­ni­cas que eran en su momen­to his­tó­ri­co el Impe­rio espa­ñol, el holan­dés o el inglés. Se pue­de ver la entre­vis­ta que tuvo con Eli­za­beth Car­valho en inglés, sub­ti­tu­la­da al por­tu­gués en el siguien­te enla­ce: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​8​X​e​J​I​C​H​k​N​W​4​&​p​l​a​y​n​e​x​t​=​1​&​l​i​s​t​=​P​L​7​7​1​9​F​E​C​E​3​E​4​2​B​D​0​F​&​i​n​d​e​x​=18

BIBLIOGRAFÍA:

AMIN, Samir (1974), La acu­mu­la­ción a esca­la mun­dial: Crí­ti­ca de la teo­ría del sub­de­sa­rro­llo. Bue­nos Aires: Siglo XXI [1970].

ARRIGHI, Gio­van­ni (1999), El lar­go siglo XX: Dine­ro y poder en los orí­ge­nes de nues­tra épo­ca. Madrid: Akal.

_​_​_​_​_​_​(2007), Adam Smith en Pekín. Madrid: Akal

ARRIGHI, Gio­van­ni y SILVER, Beverly J (2001)., Caos y orden en el sis­te­ma-mun­do. Madrid: Akal [1999]

FRANK, Andre Gun­der (1979), La acu­mu­la­ción mun­dial, 1492 – 1789. Madrid: Siglo XXI [1978].

_​_​_​_​(2008), Re-orien­tar: La eco­no­mía glo­bal en la era del pre­do­mi­nio asiá­ti­co. Valen­cia: Publi­ca­cions de la Uni­ver­si­tat de Valen­cia [1998].

FRANK, Andre Gun­der y GILLS, Barry K. (ed) (1993), The World Sys­tem: Five hun­dred years or five thou­sand?Nue­va York: Routled­ge.

GALEANO, Eduar­do (1981), Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na. Madrid: Siglo XXI [1979, corre­gi­da y aumen­ta­da por el autor, 1971, ori­gi­nal]

GALTUNG, Johan (1971), “A struc­tu­ral the­roy of impe­ria­lism” Uni­ver­si­dad de Washing­ton:http://​faculty​.washing​ton​.edu/​p​n​h​o​w​a​r​d​/​t​e​a​c​h​i​n​g​/​I​P​E​o​f​I​S​/​g​a​l​t​u​n​g​.​pdf (con­sul­ta­do el 24/​07/​2010)

MARX, Karl (2007), El Capi­tal. Madrid: Akal [1867].

TORTOSA, José María (2001), El jue­go glo­bal: Mal­de­sa­rro­llo y pobre­za en el capi­ta­lis­mo mun­dial. Bar­ce­lo­na: Ica­ria.

WALLERSTEIN, Imma­nuel (1979), El moderno sis­te­ma mun­dial I: La agri­cul­tu­ra capi­ta­lis­ta y los orí­ge­nes de la eco­no­mía-mun­do euro­pea en el siglo XVI. Méxi­co D.F: Siglo XXI [1974].

_​_​_​_​(1984), El moderno sis­te­ma mun­dial II: El mer­can­ti­lis­mo y la con­so­li­da­ción de la eco­no­mía-mun­do euro­pea, 1600 – 1750. Madrid: Siglo XXI [1980].

_​_​_​_​(1999), El moderno sis­te­ma mun­dial III: La segun­da gran expan­sión de la eco­no­mía-mun­do capi­ta­lis­ta, 1730 – 1850. Madrid: Siglo XXI [1989].

_​_​_​_​(2005), La cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo. Ciu­dad de Méxi­co: Con­tra­his­to­rias.

_​_​_​_​(2008), Un mun­do incier­to. Cara­cas: Mon­te Ávi­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *