Rio de Janei­ro: El embus­te de la «gue­rra con­tra la dro­ga» – Juan Luis Berterretche

“En defi­ni­ti­va, la segu­ri­dad huma­na se expre­sa en un niño que no mue­re, una enfer­me­dad que no se pro­pa­ga, un empleo que no se eli­mi­na, una ten­sión étni­ca que no explo­ta en vio­len­cia, segu­ri­dad huma­na no es una preo­cu­pa­ción por las armas: es una preo­cu­pa­ción por la vida y la dig­ni­dad huma­nas”. /​1

El pano­ra­ma incon­fun­di­ble de cual­quier fave­la se com­po­ne de vivien­das inse­gu­ras entre­la­za­das, cons­trui­das en for­ma caó­ti­ca, mara­ñas de cables que lle­van elec­tri­ci­dad o TV cable a los pobla­do­res, impro­vi­sa­das cone­xio­nes clan­des­ti­nas de caños que abas­te­cen de agua dudo­sa, basu­ras amon­to­na­das en las calle­jue­las y ríos de aguas con­ta­mi­na­das sin cana­li­za­ción, que favo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de enfer­me­da­des como hepa­ti­tis, tubercu­losis y dengue.

A comien­zo de este dece­nio Rio de Janei­ro tenía 513 fave­las y era supe­ra­da solo por Sao Pau­lo con 612. Otras 8 ciu­da­des (Gua­rulho, Curi­ti­ba, Cam­pi­nas, Belo Hori­zon­te, Osas­co, Sal­va­dor y Belem) suma­ban otras 926 fave­las. /​2 En la actua­li­dad se afir­ma que ya exis­ten 1000 fave­las en Rio, Los fave­la­dos suman apro­xi­ma­da­men­te unos 2 millo­nes, es decir un ter­cio de la pobla­ción de la ciu­dad (más de 6 millo­nes) y más de un sex­to de los pobla­do­res de la región metro­po­li­ta­na (11,9 millo­nes) según esta­dís­ti­cas de 2005.

El últi­mo fin de sema­na de noviem­bre todas las cade­nas de TV de Bra­sil rea­li­za­ron una cober­tu­ra “espec­ta­cu­lar” de la inva­sión a algu­nas fave­las de Rio por cen­te­na­res de poli­cías mili­ta­res (PM) de eli­te ‑el varias veces acu­sa­do de corrup­ción, BOPE – Bata­llón de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les y 800 infan­tes de mari­na ‑inte­gran­tes de las Fuer­zas Arma­das con expe­rien­cia de repre­sión a civi­les en Hai­tí- apo­ya­dos por heli­cóp­te­ros y vehícu­los blin­da­dos. La ope­ra­ción comen­zó el jue­ves 25 de noviem­bre en la Vila Cru­zei­ro y con­ti­nuó el domin­go 28 sobre el Com­ple­xo do Ale­mão que reúne 13 fave­las don­de viven unas 150 mil per­so­nas. No hay cifras ofi­cia­les sobre la can­ti­dad de muer­tos que dejó como sal­do la acción repre­si­va. Ni imá­ge­nes de TV sobre ellos. Pero se deben con­tar como míni­mo por decenas.

La Record News com­bi­nó esce­nas ano­di­nas del ope­ra­ti­vo poli­cial-mili­tar con lla­ma­mien­tos a los fave­la­dos para que aplau­die­ran la inter­ven­ción de los uni­for­ma­dos y publi­ci­da­des de la “Faja abdo­mi­nal “abdo­mil” que le garan­ti­za la pér­di­da ins­tan­tá­nea de 8 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra” O el “Cham­pú acon­di­cio­na­dor y oscu­re­ce­dor Fran­cis­co Alves que eli­mi­na las canas y devuel­ve a su cabe­llo el color natu­ral: si era rubio vuel­ve a ser rubio, si era cas­ta­ño vuel­ve a ser cas­ta­ño, si era peli­rro­jo vuel­ve a su color ori­gi­nal ” Y acla­ran no es “mági­ca” “no es tin­tu­ra” es un “tra­ta­mien­to”. No podía acu­sar­se de incohe­ren­cia a la Record News: su publi­ci­dad era tan hones­ta y con­fia­ble como su cober­tu­ra de la inva­sión a las fave­las de Rio.

El embus­te de la “gue­rra con­tra la droga”

Los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y los gran­des medios han acep­ta­do entrar en esa demen­te e hipó­cri­ta “gue­rra con­tra la dro­ga” des­ata­da por EEUU, aca­tan­do esa visión ses­ga­da del Impe­rio que pro­te­ge y defien­de sus cor­po­ra­cio­nes de las dro­gas “lega­les” (alcohol, taba­co, psi­co­fár­ma­cos y todo tipo de medi­ca­men­tos que trans­for­man las enfer­me­da­des en cró­ni­cas y pro­du­cen adic­ción) mien­tras pre­sio­na al mun­do para “com­ba­tir” las dro­gas “ile­ga­les” que le jus­ti­fi­can en su pro­pio país el racis­mo, la pena­li­za­ción de la pobre­za y el des­plie­gue de un esta­do poli­cía­co-penal para domi­nar los des­ór­de­nes engen­dra­dos por la des­ocu­pa­ción masi­va, la impo­si­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do pre­ca­rio y el achi­ca­mien­to de la pro­tec­ción social.

Los prin­ci­pa­les paí­ses pro­duc­to­res de dro­gas del mun­do están bajo su domi­nio, mien­tras Esta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal con­su­mi­dor mun­dial de dro­gas. Más de 7 millo­nes de adic­tos a la cocaí­na que la con­su­men en su terri­to­rio, cons­ti­tu­yen el mayor mer­ca­do del orbe. Sus Fuer­zas Arma­das son el mayor con­su­mi­dor mili­tar de dro­gas del planeta.

Las mafias que ope­ran en su terri­to­rio domi­nan 90 por cien­to del lucro. Y el 70 por cien­to del dine­ro se lava en sus ban­cos globales.

En Afga­nis­tán la pro­duc­ción de opio des­apa­re­ció entre 1996 – 2001 por­que el Tali­bán con­si­de­ró a la dro­ga como enemi­ga del Islam. Hoy, con la inva­sión y ocu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos, las tran­sac­cio­nes ilí­ci­tas flo­re­cen y su gobierno títe­re admi­nis­tra la pro­duc­ción y trá­fi­co. El cul­ti­vo de la ama­po­la ador­mi­de­ra, cre­ció en for­ma expo­nen­cial duran­te la últi­ma déca­da. De acuer­do a un infor­me de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas (ONUDD) (Sep­tiem­bre de 2009) /​4 entre 2001 y 2002 el aumen­to del cul­ti­vo fue espec­ta­cu­lar: de 8 mil hec­tá­reas subió a 74 mil. En 2003 siguió en aumen­to y lle­gó a 80 mil. En 2004 se pro­du­jo otro incre­men­to for­mi­da­ble y se alcan­za­ron las 131 mil hec­tá­reas cul­ti­va­das. En 2005 bajó un poco, lle­gan­do a 104 mil, pero en 2006 se regis­tró otro repun­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y se lle­gó a las 165 mil hec­tá­reas. El récord se alcan­zó en 2007, con 193 mil hec­tá­reas cul­ti­va­das. En los últi­mos tres años la pro­duc­ción bajó, pero Afga­nis­tán sigue sien­do el prin­ci­pal pro­duc­tor de opio y heroí­na, y se cal­cu­la que un 75 por cien­to del opio mun­dial pro­vie­ne de allí.

Afga­nis­tán es tam­bién el mayor pro­duc­tor de hachís del mun­do. Según la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas: «Mien­tras otros paí­ses tie­nen cul­ti­vos inclu­so mayo­res de can­na­bis, el asom­bro­so ren­di­mien­to de la cose­cha de can­na­bis afga­na hace de Afga­nis­tán el mayor pro­duc­tor de hachís», reco­ge el docu­men­to ela­bo­ra­do a base de datos sobre 1634 pue­blos de 20 pro­vin­cias afga­nas. Mien­tras Marrue­cos pro­du­ce 40 kilos por hec­tá­rea, esta cifra se ele­va en el caso de Afga­nis­tán has­ta 145 kilos. Se esti­ma que los fruc­tí­fe­ros cam­pos afga­nos pro­du­cen entre 1.500 a 3.500 tone­la­das de hachís cada año. Las ganan­cias de la cose­cha son mayo­res que los que deja el cul­ti­vo del opio. Una hec­tá­rea de can­na­bis arro­ja ingre­sos netos de 3.341 dóla­res fren­te a los 2.005 del opio.

En Lati­noa­mé­ri­ca el gran pro­duc­tor de cocaí­na sigue sien­do Colom­bia, con un plan­tío de 68.000 hec­tá­reas de coca en 2009, bajo la vigi­lan­cia estric­ta de los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses que poseen seis bases mili­ta­res en el país y cuen­tan con abso­lu­ta impu­ni­dad y liber­tad de movi­mien­tos en sus acti­vi­da­des. Perú, el otro estre­cho alia­do pri­vi­le­gia­do de EEUU en Suda­mé­ri­ca par­ti­ci­pa con entu­sias­mo en el plan­tío de la coca. Perú aumen­tó este plan­tío un 55% en la últi­ma déca­da. Mien­tras que el área para el cul­ti­vo de coca en Colom­bia sigue sien­do supe­rior que en Perú, los medios de comu­ni­ca­ción loca­les e inter­na­cio­na­les y fun­cio­na­rios de la ONU han infor­ma­do que el Perú ha supe­ra­do en 2010 a Colom­bia como el prin­ci­pal pro­duc­tor de hoja de coca del mun­do. Sin embar­go la DEA ha que­ri­do foca­li­zar la gue­rra con­tra la dro­ga en Boli­via, para hacer cam­pa­ña con­tra el gobierno de Evo Mora­les. En noviem­bre de 2008 la DEA fue expul­sa­da de Bolivia.

En nues­tra región la indus­tria arma­men­tis­ta de Esta­dos Uni­dos es bene­fi­cia­ria de doble vía de esta supues­ta gue­rra: Esta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal abas­te­ce­dor de armas a los cár­te­les que ope­ran en el con­ti­nen­te y a los ejér­ci­tos y las poli­cías que los com­ba­ten dupli­can­do así expor­ta­cio­nes y beneficios.

En reali­dad EEUU es la prin­ci­pal nar­co­po­ten­cia del pla­ne­ta. La cri­mi­na­li­za­ción mun­dial del con­su­mo favo­re­ce e impul­sa el nego­cio de la pro­duc­ción y el trá­fi­co de dro­gas. Nues­tra Amé­ri­ca debe­ría lega­li­zar y des­cri­mi­na­li­zar el con­su­mo de dro­gas y enfo­car el rela­cio­na­mien­to del esta­do con los adic­tos como un pro­ble­ma social y de salud para ter­mi­nar con esa varian­te cri­mi­nal del capi­ta­lis­mo y aban­do­nar el embus­te esta­dou­ni­den­se de la gue­rra con­tra las dro­gas. El pro­ce­so de pér­di­da de sobe­ra­nía de Colom­bia y Perú fren­te a EEUU demues­tra que esa supues­ta gue­rra no es más que una arma­di­lla para aumen­tar la inje­ren­cia impe­rial en nues­tros países.

¿Y las milicias?

Las mili­cias [escua­dro­nes de la muer­te] exis­ten en Rio des­de la déca­da del 70 y fue­ron en su ori­gen for­ma­das por comer­cian­tes que paga­ban poli­cías para pro­te­ger­los de los tra­fi­can­tes de dro­gas e inclu­so para actuar como gru­pos de exter­mi­nio con­tra rate­ros, men­di­gos, pobla­do­res des­abri­ga­dos (mora­do­res de rua) e inclu­so niños de la calle.

Has­ta media­dos de esta pri­me­ra déca­da del siglo fue­ron con­si­de­ra­dos una alter­na­ti­va posi­ti­va al con­trol del nar­co­trá­fi­co por polí­ti­cos y comen­ta­ris­tas de los gran­des medios. El alcal­de (pre­fei­to) de Rio de Janei­ro César Maia (1993−1996, 2000 – 2003 y 2005 – 2008) apo­yó a los gru­pos de mili­cias y lle­gó a lla­mar­las “auto­de­fen­sas comu­ni­ta­rias” y un “mal menor que el trá­fi­co”. La gober­na­do­ra del esta­do Rosinha Matheus (2003−2006) no reco­no­cía la exis­ten­cia de las cua­dri­llas para­po­li­cia­les. Pero en diciem­bre de 2006 los tra­fi­can­tes lan­za­ron una serie de ata­ques con­tra poli­cías civi­les y el pro­pio gobierno, en repre­sa­lia al avan­ce de las mili­cias en las fave­las. Incen­dia­ron ómni­bus, arro­ja­ron bom­bas con­tra edi­fi­cios públi­cos y mata­ron diez civi­les y dos poli­cías. La poli­cía flu­mi­nen­se reac­cio­nó ase­si­nan­do a más de 100 supues­tos “sos­pe­cho­sos” de los ataques.

El gober­na­dor Ser­gio Cabral Filho (2007−2010 y reelec­to este año por la coa­li­ción que lide­ra Lula) anun­ció al ini­cio de su gobierno que repri­mi­ría las mili­cias. Pero lue­go, tan­to la poli­cía como el Minis­te­rio Públi­co decla­ra­ron que la “inte­gra­ción a una mili­cia no cons­ti­tu­ye un deli­to cri­mi­nal” y la expan­sión de los para­po­li­cia­les se siguió extendiendo.

Las mili­cias son gru­pos cri­mi­na­les for­ma­dos por poli­cías de los cuer­pos de éli­te, bom­be­ros, guar­dias muni­ci­pa­les y agen­tes peni­ten­cia­rios fue­ra de ser­vi­cio o en acti­vi­dad. Ver­da­de­ros gru­pos para­po­li­cia­les res­pal­da­dos por polí­ti­cos y líde­res comu­ni­ta­rios corrup­tos. Más de 200 fave­las de Rio esta­rían bajo el con­trol de las mili­cias. Extor­sio­nan pagos a cam­bio de pro­tec­ción a los mora­do­res y comer­cian­tes mar­can­do sím­bo­los (tré­bol de cua­tro hojas, pinos o el emble­ma de Bat­man, entre otros) en las casas de los “pro­te­gi­dos” para iden­ti­fi­car­las. Apar­te del cobro de tri­bu­tos con­tro­lan el abas­te­ci­mien­to de los ser­vi­cios de elec­tri­ci­dad, la ven­ta de las bom­bo­nas de gas y de agua pota­ble, el trans­por­te interno en las comu­ni­da­des por medio de camio­ne­tas y moto-boys y las cone­xio­nes clan­des­ti­nas de TV Cable –gato­net en la jer­ga cario­ca-. Tam­bién admi­nis­tran las maqui­ni­tas tra­ga­mo­ne­das (prohi­bi­das en todo el país) y tie­nen sus pro­pios pues­tos de ven­ta de dro­gas –bocas de fumo en el len­gua­je popu­lar- o los alqui­lan o ven­den a una fac­ción del narcotráfico.

La fave­la Vila Joa­ni­za, en la Isla del Gober­na­dor, en la zona nor­te, es un ejem­plo de con­vi­ven­cia pací­fi­ca entre mili­cia y nar­co­trá­fi­co. La comu­ni­dad es con­tro­la­da por la fac­ción del tra­fi­can­te Luiz Fer­nan­do da Cos­ta –cono­ci­do como Fer­nan­dinho Bei­ra-Mar- a la vez que una mili­cia explo­ta la ven­ta ile­gal de gas y la dis­tri­bu­ción de señal de TV a cable. En Cam­po Gran­de, en la zona oes­te, la mili­cia liga­da al ex poli­cía mili­tar Bat­man, actual­men­te pre­so, arren­dó espa­cios en las comu­ni­da­des Bar­ban­te y Caro­binha para que los tra­fi­can­tes ven­die­ran dro­gas. Caro­binha fue alqui­la­da a la fac­ción que con­tro­la la fave­la Rocinha y Bar­ban­te fue entre­ga­da a los tra­fi­can­tes que res­pon­den a Fer­nan­dinho Beira-Mar.

Un líder comu­ni­ta­rio que no qui­so ser iden­ti­fi­ca­do afir­mó que los mili­cia­nos poseen allí sus pro­pias “bocas de fumo”. Otro sitio don­de exis­te con­ni­ven­cia entre mili­cia y trá­fi­co es el barrio Hono­rio Gur­gel, en la zona nor­te don­de está loca­li­za­da la fave­la Pal­mei­rinha con­tro­la­da por una de las mayo­res mili­cias de Rio. Los mili­cia­nos tam­bién han ven­di­do fave­las a los tra­fi­can­tes. Ese es el caso de la comu­ni­dad Kel­sons, en Penha adqui­ri­da por la fac­ción de Bei­ra-Mar /​3

En 2008, fue ins­ta­la­da en la Asam­blea Legis­la­ti­va flu­mi­nen­se la Comi­sión Par­la­men­ta­ria de Inves­ti­ga­cio­nes (CPI) de las mili­cias, Diver­sos polí­ti­cos fue­ron acu­sa­dos como rela­cio­na­dos con ellas. Los casos más noto­rios son los edi­les (verea­do­res) Nadinho de la fave­la Rio das Pedras y Jero­minho y el her­mano de este últi­mo, Nata­lino, dipu­tado esta­dual iden­ti­fi­ca­dos como miem­bros la fac­ción Liga da Jus­tiça que uti­li­za el emble­ma de Bat­man. Tam­bién fue­ron iden­ti­fi­ca­dos como repre­sen­tan­tes de mili­cias, la dipu­tada Mari­na Mag­ges­si y el dipu­tado y ex secre­ta­rio de segu­ri­dad Mar­ce­lo Ita­gi­ba. La hija de Jero­minho, Car­mi­na Jero­minho ele­gi­da edil, alcan­zó a ser inter­na­da en una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad pero ter­mi­nó sien­do libe­ra­da por la jus­ti­cia y asu­mien­do su car­go en el con­se­jo muni­ci­pal. Nin­guno de los noto­rios polí­ti­cos-mili­cia­nos ha sido toda­vía juz­ga­do y condenado.

El de las mili­cias fue un tema veda­do para los gran­des medios duran­te el ope­ra­ti­vo. No se men­cio­na por qué pone en evi­den­cia la corrup­ción poli­cial y polí­ti­ca. La con­sig­na es demo­ni­zar al mise­ra­ble que rea­li­za la dis­tri­bu­ción y ven­ta de la dro­ga y que habi­ta en casu­chas tan sór­di­das como sus veci­nos. La mayo­ría de los supues­tos peli­gro­sos delin­cuen­tes aba­ti­dos en “enfren­ta­mien­tos” en las fave­las de Rio de Janei­ro, no son más que eje­cu­cio­nes suma­rias de jóve­nes des­ocu­pa­dos sedu­ci­dos por su úni­ca posi­bi­li­dad de sobre­vi­ven­cia: el menu­deo de la dro­ga. Los ver­da­de­ros jefes son empre­sa­rios “inta­cha­bles” que viven en los barrios “nobles” de Rio de Janei­ro. Las for­tui­tas incau­ta­cio­nes de dece­nas o cen­te­nas de kilos de marihua­na ocul­tan que la dro­ga entra al país por tone­la­das, en con­te­ne­do­res, por los gran­des puer­tos, bajo la cober­tu­ra de insos­pe­cha­bles empre­sas. Solo el 5% de los con­te­ne­do­res que ingre­san al país son inspeccionados.

Rio: pro­to­ti­po de des­igual­dad e injusticia

El pri­mer mun­do y el últi­mo con­vi­ven en los 1.182 kiló­me­tros cua­dra­dos del esta­do de Rio de Janei­ro. Los barrios “nobles” poseen un Índi­ce de Desa­rro­llo Humano (IDH) entre los diez pri­me­ros mayo­res IDH del mun­do. Gávea tie­ne el mis­mo IDH que Aus­tra­lia (0.970) que está en segun­do lugar en el lis­ta­do mun­dial. Leblon tie­ne un IDH (0.967) mayor que Cana­dá (0.966) que osten­ta el cuar­to lugar en el mun­do. Jar­dim Gua­na­ba­ra igua­la en IDH a Sue­cia (0.963) que se ubi­ca sép­ti­mo e Ipa­ne­ma con 0.962 supera a Fran­cia (0.961) octa­vo en el ran­king, Lagoa igua­la a Fin­lan­dia (0.959) déci­mo en el mundo.

En el extre­mo opues­to tene­mos el barrio de Man­guinhos con un IDH (0.726) menor que el de Mon­go­lia (0.727) que se ubi­ca en el lugar 115 en el mun­do; el Com­ple­xo do Ale­mão con un IDH (0.711) menor que Gui­nea Ecua­to­rial (0.719); la fave­la de Rocinha con un IDH (0.735) menor que los Terri­to­rios Pales­ti­nos y Jaca­re­cinho con un IDH (0.731) menor que el de Hon­du­ras (0.732).

El Com­ple­xo do Ale­mão que esce­ni­fi­có el ope­ra­ti­vo poli­cía­co-mili­tar, posee poco más que el 7% de la pobla­ción de las fave­las y no mucho más del 1 o 2% de la super­fi­cie fave­la­da de la ciu­dad. Pero la acción fue pre­sen­ta­da como una bata­lla defi­ni­ti­va con­tra el nar­co­trá­fi­co de Rio. Comen­ce­mos por decir que en los últi­mos tres años, la poli­cía y los ser­vi­cios del Esta­do no ingre­sa­ron para nada en el Com­ple­xo. Des­pués de tres años sin apa­re­cer, el lunes 29 de noviem­bre se reali­zó allí una reco­lec­ción de resi­duos y de basu­ra­les para las cáma­ras de TV. Escue­las, guar­de­rías y poli­clí­ni­cas o no exis­ten o son insu­fi­cien­tes. En una modes­ta guar­de­ría para niños de 2 a 5 años estos ya apren­die­ron que, al sen­tir los pri­me­ros dis­pa­ros de una bala­ce­ra, deben con­cu­rrir a un peque­ño salón res­guar­da­do y cobi­jar­se bajo una mesa. “Para que no nos maten” expli­ca con con­vic­ción un niño de 3 años.

Duran­te la ope­ra­ción en la Vila Cru­zei­ro y el Com­ple­xo do Ale­mão el BOPE derrum­bó puer­tas y alla­nó vivien­das y des­tru­yó o sus­tra­jo per­te­nen­cias de los pobla­do­res sin nin­gu­na cla­se de auto­ri­za­ción o fis­ca­li­za­ción judi­cial. Ni la Orden de Abo­ga­dos de Bra­sil (OAB) ni su filial de Rio de Janei­ro recla­ma­ron por este obvio abu­so del tru­cu­len­to Bata­llón de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les. Tam­po­co la Jus­ti­cia ha hecho decla­ra­cio­nes al res­pec­to. Se con­si­de­ra axio­má­ti­co que los fave­la­dos no tie­nen los mis­mos dere­chos que los demás ciudadanos.

Sos­pe­chas…

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, des­de mayo de 2010 exis­te una filial del ban­co espa­ñol San­tan­der en el Com­ple­xo do Ale­mão. De esta for­ma San­tan­der se ade­lan­tó a Ban­co Azte­ca de Gru­po Elek­tra, que bus­ca tam­bién ins­ta­lar su mode­lo de micro­cré­di­tos en Bra­sil. Para eso San­tan­der fle­xi­bi­li­zó sus requi­si­tos. Mien­tras que el ingre­so pro­me­dio exi­gi­do para abrir una cuen­ta en el ban­co es de unos 570 dóla­res (aprox. R$ 980) al mes, en la agen­cia ins­ta­la­da en Com­ple­xo do Ale­mão los clien­tes sólo deben acre­di­tar un sala­rio míni­mo de 286 dóla­res (algo menos de R$ 500). San­tan­der no es el úni­co que ve nego­cio en las fave­las. El esta­tal Ban­co do Bra­sil anun­ció a fines de sep­tiem­bre que abri­rá agen­cias en Cida­de de Deus y Rocinha, don­de Bra­des­co ya tie­ne una sucur­sal. ¿Qué rela­ción hay entre este recien­te inte­rés ban­ca­rio por el micro­cré­di­to en las fave­las y la espec­ta­cu­lar ope­ra­ción policíaco-militar?

Exis­ten tam­bién sos­pe­chas que hay fuer­tes inten­cio­nes inmo­bi­lia­rias de reva­lo­ri­zar terre­nos hoy depre­cia­dos por el domi­nio de la delin­cuen­cia en las fave­las. Más aún con la pers­pec­ti­va de un Cam­peo­na­to Mun­dial de Fút­bol en Bra­sil 2014 y una Olim­pía­da en Rio de Janei­ro 2016. La espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria no acep­ta­ría los lími­tes que las fave­las están impo­nien­do en la actua­li­dad a las pers­pec­ti­vas de enor­mes bene­fi­cios en zonas con visual marí­ti­ma privilegiada.

Liber­tad para vivir sin temor, ni necesidad

“Teó­ri­ca­men­te el mode­lo de las UPPs (Uni­da­des de Poli­cía Paci­fi­ca­do­ra adop­ta­das por el Gober­na­dor Ser­gio Cabral con apo­yo del gobierno Lula y la recién elec­ta pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff) pare­cen lo ideal: la poli­cía cer­ca del mora­dor. En la prác­ti­ca, las denun­cias de abu­so con­tra los habi­tan­tes de las fave­las y los morros, que no cuen­tan con los dere­chos comu­nes del con­jun­to de la pobla­ción son fre­cuen­tes. “/​5

Los UPPs rea­li­zan pin­zas en las entra­das de las fave­las para pedir docu­men­tos y bati­das en los morros para pren­der fuma­do­res de maconha [marihua­na]. Mien­tras no piden docu­men­tos en el Shop­ping de la Barra ni se per­si­gue a los fuma­do­res de maconha en la pla­ya de Ipanema.

“¿Quién será mejor para dar las órde­nes en la fave­la, el trá­fi­co o la poli­cía?” Se pre­gun­ta el Jor­nal Visao da fave­la Bra­sil y res­pon­de “Pode­mos vivir en armo­nía sin la pre­sen­cia de las armas de ambas partes”/6

El Infor­me IDH de 1994 intro­du­jo y defi­nió el con­cep­to de segu­ri­dad huma­na como “liber­tad para vivir sin temor y liber­tad para vivir sin nece­si­dad” así como pro­tec­ción con­tra alte­ra­cio­nes súbi­tas y dolo­ro­sas de la vida coti­dia­na, ya sea en el hogar, en el empleo o en la comu­ni­dad”. Este con­cep­to de segu­ri­dad huma­na cons­ti­tu­yó un cam­bio radi­cal con res­pec­to a las refle­xio­nes tra­di­cio­na­les sobre paz y pre­ven­ción de con­flic­tos. El esta­do bra­si­le­ño no adhi­rió a esta con­cep­ción. Con­ti­núa prio­ri­zan­do la uti­li­za­ción de la inter­ven­ción arma­da vio­len­ta de la poli­cía mili­tar y los mili­ta­res en las favelas.

Tal como se expli­ca­ba enton­ces, el desa­rro­llo humano y la segu­ri­dad huma­na son con­cep­tos dife­ren­tes: el pri­me­ro se vin­cu­la con ampliar las liber­ta­des de la gen­te y el segun­do, con pro­te­ger­la de ame­na­zas a esas liber­ta­des. La segu­ri­dad huma­na exi­ge pres­tar aten­ción a todos los ries­gos que enfren­ta el desa­rro­llo humano, no sólo a situa­cio­nes de con­flic­to, post con­flic­to y ausen­cia del esta­do y sus bene­fi­cios sobre la pobla­ción. Inclu­ye la segu­ri­dad fren­te a ame­na­zas cró­ni­cas como el ham­bre, las enfer­me­da­des y ‑en espe­cial- fren­te a la repre­sión. /​7

Es a esta per­cep­ción sobre desa­rro­llo y segu­ri­dad huma­na que adhe­ri­mos. Poner a las per­so­nas en el cen­tro del desa­rro­llo es más que una mera decla­ra­ción; sig­ni­fi­ca lograr que el pro­gre­so sea equi­ta­ti­vo y amplio para que la gen­te inter­ven­ga acti­va y demo­crá­ti­ca­men­te en todo tipo de deci­sio­nes, garan­ti­zan­do que los avan­ces obte­ni­dos no hipo­te­quen el bien­es­tar de las futu­ras gene­ra­cio­nes. La situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de las per­so­nas y los dere­chos y liber­ta­des tie­nen una sóli­da corre­la­ción. Pero cen­trar todo en el aumen­to sis­te­má­ti­co de la pro­duc­ción y el con­su­mo no sig­ni­fi­ca desa­rro­llo humano. La cri­sis actual del “pri­mer mun­do” demues­tra que el mode­lo de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, cen­tra­do en el aumen­to de la pro­duc­ción y con­su­mo es insos­te­ni­ble. Y con­tra­dic­to­rio con un ver­da­de­ro y demo­crá­ti­co desa­rro­llo de la humanidad.

La pobla­ción de las fave­las pue­de enca­mi­nar­se en un autén­ti­co desa­rro­llo comu­ni­ta­rio si se orga­ni­za y toma sus deci­sio­nes con demo­cra­cia, sin tute­las u ocu­pa­cio­nes poli­cia­les o mili­ta­res de su comu­ni­dad. Ejer­cien­do el dere­cho de las per­so­nas a vivir una vida pro­lon­ga­da, sana y crea­ti­va; mien­tras per­si­guen obje­ti­vos que ellas mis­mas con­si­de­ren nece­sa­rios; y par­ti­ci­pan acti­va­men­te en el cui­da­do equi­li­bra­do del espa­cio que comparten.

Isla de San­ta Cata­ri­na, Bra­sil, diciem­bre 2010.


Notas

1/​Infor­me sobre Desa­rro­llo Humano 1994 (IDH) Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD)
2/​Fuen­te Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Geo­gra­fía y Esta­dís­ti­ca (IBGE) 2000.
3/​Mario Hugo Mon­ken, de R7​.com Rio de Janei­ro, 10 05 2010. En la pági­na ini­cial de R7​.com pue­de con­sul­tar­se un Mapa do cri­me nas fave­las do Rio de Janei­ro, con ubi­ca­ción de las fave­las y que fac­ción del nar­co­trá­fi­co o mili­cia las controla.
4/​Datos de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas (ONUDD),).
5/​Luiz Bicalho Gue­rra no RJ: Ori­gem e Des­en­vol­vi­men­to Rio de Janei­ro, 28 de Novem­bro de 2010.
6/“VOCÊ TABÉM É COMPLEXO DO ALEMÃO” A ver­da­de con­ta­da por quem vive lá Jor­nal Visao da fave­la Bra­sil 30 11 2010
7/​Infor­me sobre Desa­rro­llo Humano 2010 (IDH) Programa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.