Rio de Janei­ro: El embus­te de la «gue­rra con­tra la dro­ga» – Juan Luis Ber­te­rret­che

“En defi­ni­ti­va, la segu­ri­dad huma­na se expre­sa en un niño que no mue­re, una enfer­me­dad que no se pro­pa­ga, un empleo que no se eli­mi­na, una ten­sión étni­ca que no explo­ta en vio­len­cia, segu­ri­dad huma­na no es una preo­cu­pa­ción por las armas: es una preo­cu­pa­ción por la vida y la dig­ni­dad huma­nas”. /​1

El pano­ra­ma incon­fun­di­ble de cual­quier fave­la se com­po­ne de vivien­das inse­gu­ras entre­la­za­das, cons­trui­das en for­ma caó­ti­ca, mara­ñas de cables que lle­van elec­tri­ci­dad o TV cable a los pobla­do­res, impro­vi­sa­das cone­xio­nes clan­des­ti­nas de caños que abas­te­cen de agua dudo­sa, basu­ras amon­to­na­das en las calle­jue­las y ríos de aguas con­ta­mi­na­das sin cana­li­za­ción, que favo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de enfer­me­da­des como hepa­ti­tis, tubercu­losis y den­gue.

A comien­zo de este dece­nio Rio de Janei­ro tenía 513 fave­las y era supe­ra­da solo por Sao Pau­lo con 612. Otras 8 ciu­da­des (Gua­rulho, Curi­ti­ba, Cam­pi­nas, Belo Hori­zon­te, Osas­co, Sal­va­dor y Belem) suma­ban otras 926 fave­las. /​2 En la actua­li­dad se afir­ma que ya exis­ten 1000 fave­las en Rio, Los fave­la­dos suman apro­xi­ma­da­men­te unos 2 millo­nes, es decir un ter­cio de la pobla­ción de la ciu­dad (más de 6 millo­nes) y más de un sex­to de los pobla­do­res de la región metro­po­li­ta­na (11,9 millo­nes) según esta­dís­ti­cas de 2005.

El últi­mo fin de sema­na de noviem­bre todas las cade­nas de TV de Bra­sil rea­li­za­ron una cober­tu­ra “espec­ta­cu­lar” de la inva­sión a algu­nas fave­las de Rio por cen­te­na­res de poli­cías mili­ta­res (PM) de eli­te ‑el varias veces acu­sa­do de corrup­ción, BOPE – Bata­llón de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les y 800 infan­tes de mari­na ‑inte­gran­tes de las Fuer­zas Arma­das con expe­rien­cia de repre­sión a civi­les en Hai­tí- apo­ya­dos por heli­cóp­te­ros y vehícu­los blin­da­dos. La ope­ra­ción comen­zó el jue­ves 25 de noviem­bre en la Vila Cru­zei­ro y con­ti­nuó el domin­go 28 sobre el Com­ple­xo do Ale­mão que reúne 13 fave­las don­de viven unas 150 mil per­so­nas. No hay cifras ofi­cia­les sobre la can­ti­dad de muer­tos que dejó como sal­do la acción repre­si­va. Ni imá­ge­nes de TV sobre ellos. Pero se deben con­tar como míni­mo por dece­nas.

La Record News com­bi­nó esce­nas ano­di­nas del ope­ra­ti­vo poli­cial-mili­tar con lla­ma­mien­tos a los fave­la­dos para que aplau­die­ran la inter­ven­ción de los uni­for­ma­dos y publi­ci­da­des de la “Faja abdo­mi­nal “abdo­mil” que le garan­ti­za la pér­di­da ins­tan­tá­nea de 8 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra” O el “Cham­pú acon­di­cio­na­dor y oscu­re­ce­dor Fran­cis­co Alves que eli­mi­na las canas y devuel­ve a su cabe­llo el color natu­ral: si era rubio vuel­ve a ser rubio, si era cas­ta­ño vuel­ve a ser cas­ta­ño, si era peli­rro­jo vuel­ve a su color ori­gi­nal ” Y acla­ran no es “mági­ca” “no es tin­tu­ra” es un “tra­ta­mien­to”. No podía acu­sar­se de incohe­ren­cia a la Record News: su publi­ci­dad era tan hones­ta y con­fia­ble como su cober­tu­ra de la inva­sión a las fave­las de Rio.

El embus­te de la “gue­rra con­tra la dro­ga”

Los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y los gran­des medios han acep­ta­do entrar en esa demen­te e hipó­cri­ta “gue­rra con­tra la dro­ga” des­ata­da por EEUU, aca­tan­do esa visión ses­ga­da del Impe­rio que pro­te­ge y defien­de sus cor­po­ra­cio­nes de las dro­gas “lega­les” (alcohol, taba­co, psi­co­fár­ma­cos y todo tipo de medi­ca­men­tos que trans­for­man las enfer­me­da­des en cró­ni­cas y pro­du­cen adic­ción) mien­tras pre­sio­na al mun­do para “com­ba­tir” las dro­gas “ile­ga­les” que le jus­ti­fi­can en su pro­pio país el racis­mo, la pena­li­za­ción de la pobre­za y el des­plie­gue de un esta­do poli­cía­co-penal para domi­nar los des­ór­de­nes engen­dra­dos por la des­ocu­pa­ción masi­va, la impo­si­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do pre­ca­rio y el achi­ca­mien­to de la pro­tec­ción social.

Los prin­ci­pa­les paí­ses pro­duc­to­res de dro­gas del mun­do están bajo su domi­nio, mien­tras Esta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal con­su­mi­dor mun­dial de dro­gas. Más de 7 millo­nes de adic­tos a la cocaí­na que la con­su­men en su terri­to­rio, cons­ti­tu­yen el mayor mer­ca­do del orbe. Sus Fuer­zas Arma­das son el mayor con­su­mi­dor mili­tar de dro­gas del pla­ne­ta.

Las mafias que ope­ran en su terri­to­rio domi­nan 90 por cien­to del lucro. Y el 70 por cien­to del dine­ro se lava en sus ban­cos glo­ba­les.

En Afga­nis­tán la pro­duc­ción de opio des­apa­re­ció entre 1996 – 2001 por­que el Tali­bán con­si­de­ró a la dro­ga como enemi­ga del Islam. Hoy, con la inva­sión y ocu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos, las tran­sac­cio­nes ilí­ci­tas flo­re­cen y su gobierno títe­re admi­nis­tra la pro­duc­ción y trá­fi­co. El cul­ti­vo de la ama­po­la ador­mi­de­ra, cre­ció en for­ma expo­nen­cial duran­te la últi­ma déca­da. De acuer­do a un infor­me de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas (ONUDD) (Sep­tiem­bre de 2009) /​4 entre 2001 y 2002 el aumen­to del cul­ti­vo fue espec­ta­cu­lar: de 8 mil hec­tá­reas subió a 74 mil. En 2003 siguió en aumen­to y lle­gó a 80 mil. En 2004 se pro­du­jo otro incre­men­to for­mi­da­ble y se alcan­za­ron las 131 mil hec­tá­reas cul­ti­va­das. En 2005 bajó un poco, lle­gan­do a 104 mil, pero en 2006 se regis­tró otro repun­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y se lle­gó a las 165 mil hec­tá­reas. El récord se alcan­zó en 2007, con 193 mil hec­tá­reas cul­ti­va­das. En los últi­mos tres años la pro­duc­ción bajó, pero Afga­nis­tán sigue sien­do el prin­ci­pal pro­duc­tor de opio y heroí­na, y se cal­cu­la que un 75 por cien­to del opio mun­dial pro­vie­ne de allí.

Afga­nis­tán es tam­bién el mayor pro­duc­tor de hachís del mun­do. Según la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas: «Mien­tras otros paí­ses tie­nen cul­ti­vos inclu­so mayo­res de can­na­bis, el asom­bro­so ren­di­mien­to de la cose­cha de can­na­bis afga­na hace de Afga­nis­tán el mayor pro­duc­tor de hachís», reco­ge el docu­men­to ela­bo­ra­do a base de datos sobre 1634 pue­blos de 20 pro­vin­cias afga­nas. Mien­tras Marrue­cos pro­du­ce 40 kilos por hec­tá­rea, esta cifra se ele­va en el caso de Afga­nis­tán has­ta 145 kilos. Se esti­ma que los fruc­tí­fe­ros cam­pos afga­nos pro­du­cen entre 1.500 a 3.500 tone­la­das de hachís cada año. Las ganan­cias de la cose­cha son mayo­res que los que deja el cul­ti­vo del opio. Una hec­tá­rea de can­na­bis arro­ja ingre­sos netos de 3.341 dóla­res fren­te a los 2.005 del opio.

En Lati­noa­mé­ri­ca el gran pro­duc­tor de cocaí­na sigue sien­do Colom­bia, con un plan­tío de 68.000 hec­tá­reas de coca en 2009, bajo la vigi­lan­cia estric­ta de los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses que poseen seis bases mili­ta­res en el país y cuen­tan con abso­lu­ta impu­ni­dad y liber­tad de movi­mien­tos en sus acti­vi­da­des. Perú, el otro estre­cho alia­do pri­vi­le­gia­do de EEUU en Suda­mé­ri­ca par­ti­ci­pa con entu­sias­mo en el plan­tío de la coca. Perú aumen­tó este plan­tío un 55% en la últi­ma déca­da. Mien­tras que el área para el cul­ti­vo de coca en Colom­bia sigue sien­do supe­rior que en Perú, los medios de comu­ni­ca­ción loca­les e inter­na­cio­na­les y fun­cio­na­rios de la ONU han infor­ma­do que el Perú ha supe­ra­do en 2010 a Colom­bia como el prin­ci­pal pro­duc­tor de hoja de coca del mun­do. Sin embar­go la DEA ha que­ri­do foca­li­zar la gue­rra con­tra la dro­ga en Boli­via, para hacer cam­pa­ña con­tra el gobierno de Evo Mora­les. En noviem­bre de 2008 la DEA fue expul­sa­da de Boli­via.

En nues­tra región la indus­tria arma­men­tis­ta de Esta­dos Uni­dos es bene­fi­cia­ria de doble vía de esta supues­ta gue­rra: Esta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal abas­te­ce­dor de armas a los cár­te­les que ope­ran en el con­ti­nen­te y a los ejér­ci­tos y las poli­cías que los com­ba­ten dupli­can­do así expor­ta­cio­nes y bene­fi­cios.

En reali­dad EEUU es la prin­ci­pal nar­co­po­ten­cia del pla­ne­ta. La cri­mi­na­li­za­ción mun­dial del con­su­mo favo­re­ce e impul­sa el nego­cio de la pro­duc­ción y el trá­fi­co de dro­gas. Nues­tra Amé­ri­ca debe­ría lega­li­zar y des­cri­mi­na­li­zar el con­su­mo de dro­gas y enfo­car el rela­cio­na­mien­to del esta­do con los adic­tos como un pro­ble­ma social y de salud para ter­mi­nar con esa varian­te cri­mi­nal del capi­ta­lis­mo y aban­do­nar el embus­te esta­dou­ni­den­se de la gue­rra con­tra las dro­gas. El pro­ce­so de pér­di­da de sobe­ra­nía de Colom­bia y Perú fren­te a EEUU demues­tra que esa supues­ta gue­rra no es más que una arma­di­lla para aumen­tar la inje­ren­cia impe­rial en nues­tros paí­ses.

¿Y las mili­cias?

Las mili­cias [escua­dro­nes de la muer­te] exis­ten en Rio des­de la déca­da del 70 y fue­ron en su ori­gen for­ma­das por comer­cian­tes que paga­ban poli­cías para pro­te­ger­los de los tra­fi­can­tes de dro­gas e inclu­so para actuar como gru­pos de exter­mi­nio con­tra rate­ros, men­di­gos, pobla­do­res des­abri­ga­dos (mora­do­res de rua) e inclu­so niños de la calle.

Has­ta media­dos de esta pri­me­ra déca­da del siglo fue­ron con­si­de­ra­dos una alter­na­ti­va posi­ti­va al con­trol del nar­co­trá­fi­co por polí­ti­cos y comen­ta­ris­tas de los gran­des medios. El alcal­de (pre­fei­to) de Rio de Janei­ro César Maia (1993−1996, 2000 – 2003 y 2005 – 2008) apo­yó a los gru­pos de mili­cias y lle­gó a lla­mar­las “auto­de­fen­sas comu­ni­ta­rias” y un “mal menor que el trá­fi­co”. La gober­na­do­ra del esta­do Rosinha Matheus (2003−2006) no reco­no­cía la exis­ten­cia de las cua­dri­llas para­po­li­cia­les. Pero en diciem­bre de 2006 los tra­fi­can­tes lan­za­ron una serie de ata­ques con­tra poli­cías civi­les y el pro­pio gobierno, en repre­sa­lia al avan­ce de las mili­cias en las fave­las. Incen­dia­ron ómni­bus, arro­ja­ron bom­bas con­tra edi­fi­cios públi­cos y mata­ron diez civi­les y dos poli­cías. La poli­cía flu­mi­nen­se reac­cio­nó ase­si­nan­do a más de 100 supues­tos “sos­pe­cho­sos” de los ata­ques.

El gober­na­dor Ser­gio Cabral Filho (2007−2010 y reelec­to este año por la coa­li­ción que lide­ra Lula) anun­ció al ini­cio de su gobierno que repri­mi­ría las mili­cias. Pero lue­go, tan­to la poli­cía como el Minis­te­rio Públi­co decla­ra­ron que la “inte­gra­ción a una mili­cia no cons­ti­tu­ye un deli­to cri­mi­nal” y la expan­sión de los para­po­li­cia­les se siguió exten­dien­do.

Las mili­cias son gru­pos cri­mi­na­les for­ma­dos por poli­cías de los cuer­pos de éli­te, bom­be­ros, guar­dias muni­ci­pa­les y agen­tes peni­ten­cia­rios fue­ra de ser­vi­cio o en acti­vi­dad. Ver­da­de­ros gru­pos para­po­li­cia­les res­pal­da­dos por polí­ti­cos y líde­res comu­ni­ta­rios corrup­tos. Más de 200 fave­las de Rio esta­rían bajo el con­trol de las mili­cias. Extor­sio­nan pagos a cam­bio de pro­tec­ción a los mora­do­res y comer­cian­tes mar­can­do sím­bo­los (tré­bol de cua­tro hojas, pinos o el emble­ma de Bat­man, entre otros) en las casas de los “pro­te­gi­dos” para iden­ti­fi­car­las. Apar­te del cobro de tri­bu­tos con­tro­lan el abas­te­ci­mien­to de los ser­vi­cios de elec­tri­ci­dad, la ven­ta de las bom­bo­nas de gas y de agua pota­ble, el trans­por­te interno en las comu­ni­da­des por medio de camio­ne­tas y moto-boys y las cone­xio­nes clan­des­ti­nas de TV Cable –gato­net en la jer­ga cario­ca-. Tam­bién admi­nis­tran las maqui­ni­tas tra­ga­mo­ne­das (prohi­bi­das en todo el país) y tie­nen sus pro­pios pues­tos de ven­ta de dro­gas –bocas de fumo en el len­gua­je popu­lar- o los alqui­lan o ven­den a una fac­ción del nar­co­trá­fi­co.

La fave­la Vila Joa­ni­za, en la Isla del Gober­na­dor, en la zona nor­te, es un ejem­plo de con­vi­ven­cia pací­fi­ca entre mili­cia y nar­co­trá­fi­co. La comu­ni­dad es con­tro­la­da por la fac­ción del tra­fi­can­te Luiz Fer­nan­do da Cos­ta –cono­ci­do como Fer­nan­dinho Bei­ra-Mar- a la vez que una mili­cia explo­ta la ven­ta ile­gal de gas y la dis­tri­bu­ción de señal de TV a cable. En Cam­po Gran­de, en la zona oes­te, la mili­cia liga­da al ex poli­cía mili­tar Bat­man, actual­men­te pre­so, arren­dó espa­cios en las comu­ni­da­des Bar­ban­te y Caro­binha para que los tra­fi­can­tes ven­die­ran dro­gas. Caro­binha fue alqui­la­da a la fac­ción que con­tro­la la fave­la Rocinha y Bar­ban­te fue entre­ga­da a los tra­fi­can­tes que res­pon­den a Fer­nan­dinho Bei­ra-Mar.

Un líder comu­ni­ta­rio que no qui­so ser iden­ti­fi­ca­do afir­mó que los mili­cia­nos poseen allí sus pro­pias “bocas de fumo”. Otro sitio don­de exis­te con­ni­ven­cia entre mili­cia y trá­fi­co es el barrio Hono­rio Gur­gel, en la zona nor­te don­de está loca­li­za­da la fave­la Pal­mei­rinha con­tro­la­da por una de las mayo­res mili­cias de Rio. Los mili­cia­nos tam­bién han ven­di­do fave­las a los tra­fi­can­tes. Ese es el caso de la comu­ni­dad Kel­sons, en Penha adqui­ri­da por la fac­ción de Bei­ra-Mar /​3

En 2008, fue ins­ta­la­da en la Asam­blea Legis­la­ti­va flu­mi­nen­se la Comi­sión Par­la­men­ta­ria de Inves­ti­ga­cio­nes (CPI) de las mili­cias, Diver­sos polí­ti­cos fue­ron acu­sa­dos como rela­cio­na­dos con ellas. Los casos más noto­rios son los edi­les (verea­do­res) Nadinho de la fave­la Rio das Pedras y Jero­minho y el her­mano de este últi­mo, Nata­lino, dipu­tado esta­dual iden­ti­fi­ca­dos como miem­bros la fac­ción Liga da Jus­tiça que uti­li­za el emble­ma de Bat­man. Tam­bién fue­ron iden­ti­fi­ca­dos como repre­sen­tan­tes de mili­cias, la dipu­tada Mari­na Mag­ges­si y el dipu­tado y ex secre­ta­rio de segu­ri­dad Mar­ce­lo Ita­gi­ba. La hija de Jero­minho, Car­mi­na Jero­minho ele­gi­da edil, alcan­zó a ser inter­na­da en una pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad pero ter­mi­nó sien­do libe­ra­da por la jus­ti­cia y asu­mien­do su car­go en el con­se­jo muni­ci­pal. Nin­guno de los noto­rios polí­ti­cos-mili­cia­nos ha sido toda­vía juz­ga­do y con­de­na­do.

El de las mili­cias fue un tema veda­do para los gran­des medios duran­te el ope­ra­ti­vo. No se men­cio­na por qué pone en evi­den­cia la corrup­ción poli­cial y polí­ti­ca. La con­sig­na es demo­ni­zar al mise­ra­ble que rea­li­za la dis­tri­bu­ción y ven­ta de la dro­ga y que habi­ta en casu­chas tan sór­di­das como sus veci­nos. La mayo­ría de los supues­tos peli­gro­sos delin­cuen­tes aba­ti­dos en “enfren­ta­mien­tos” en las fave­las de Rio de Janei­ro, no son más que eje­cu­cio­nes suma­rias de jóve­nes des­ocu­pa­dos sedu­ci­dos por su úni­ca posi­bi­li­dad de sobre­vi­ven­cia: el menu­deo de la dro­ga. Los ver­da­de­ros jefes son empre­sa­rios “inta­cha­bles” que viven en los barrios “nobles” de Rio de Janei­ro. Las for­tui­tas incau­ta­cio­nes de dece­nas o cen­te­nas de kilos de marihua­na ocul­tan que la dro­ga entra al país por tone­la­das, en con­te­ne­do­res, por los gran­des puer­tos, bajo la cober­tu­ra de insos­pe­cha­bles empre­sas. Solo el 5% de los con­te­ne­do­res que ingre­san al país son ins­pec­cio­na­dos.

Rio: pro­to­ti­po de des­igual­dad e injus­ti­cia

El pri­mer mun­do y el últi­mo con­vi­ven en los 1.182 kiló­me­tros cua­dra­dos del esta­do de Rio de Janei­ro. Los barrios “nobles” poseen un Índi­ce de Desa­rro­llo Humano (IDH) entre los diez pri­me­ros mayo­res IDH del mun­do. Gávea tie­ne el mis­mo IDH que Aus­tra­lia (0.970) que está en segun­do lugar en el lis­ta­do mun­dial. Leblon tie­ne un IDH (0.967) mayor que Cana­dá (0.966) que osten­ta el cuar­to lugar en el mun­do. Jar­dim Gua­na­ba­ra igua­la en IDH a Sue­cia (0.963) que se ubi­ca sép­ti­mo e Ipa­ne­ma con 0.962 supera a Fran­cia (0.961) octa­vo en el ran­king, Lagoa igua­la a Fin­lan­dia (0.959) déci­mo en el mun­do.

En el extre­mo opues­to tene­mos el barrio de Man­guinhos con un IDH (0.726) menor que el de Mon­go­lia (0.727) que se ubi­ca en el lugar 115 en el mun­do; el Com­ple­xo do Ale­mão con un IDH (0.711) menor que Gui­nea Ecua­to­rial (0.719); la fave­la de Rocinha con un IDH (0.735) menor que los Terri­to­rios Pales­ti­nos y Jaca­re­cinho con un IDH (0.731) menor que el de Hon­du­ras (0.732).

El Com­ple­xo do Ale­mão que esce­ni­fi­có el ope­ra­ti­vo poli­cía­co-mili­tar, posee poco más que el 7% de la pobla­ción de las fave­las y no mucho más del 1 o 2% de la super­fi­cie fave­la­da de la ciu­dad. Pero la acción fue pre­sen­ta­da como una bata­lla defi­ni­ti­va con­tra el nar­co­trá­fi­co de Rio. Comen­ce­mos por decir que en los últi­mos tres años, la poli­cía y los ser­vi­cios del Esta­do no ingre­sa­ron para nada en el Com­ple­xo. Des­pués de tres años sin apa­re­cer, el lunes 29 de noviem­bre se reali­zó allí una reco­lec­ción de resi­duos y de basu­ra­les para las cáma­ras de TV. Escue­las, guar­de­rías y poli­clí­ni­cas o no exis­ten o son insu­fi­cien­tes. En una modes­ta guar­de­ría para niños de 2 a 5 años estos ya apren­die­ron que, al sen­tir los pri­me­ros dis­pa­ros de una bala­ce­ra, deben con­cu­rrir a un peque­ño salón res­guar­da­do y cobi­jar­se bajo una mesa. “Para que no nos maten” expli­ca con con­vic­ción un niño de 3 años.

Duran­te la ope­ra­ción en la Vila Cru­zei­ro y el Com­ple­xo do Ale­mão el BOPE derrum­bó puer­tas y alla­nó vivien­das y des­tru­yó o sus­tra­jo per­te­nen­cias de los pobla­do­res sin nin­gu­na cla­se de auto­ri­za­ción o fis­ca­li­za­ción judi­cial. Ni la Orden de Abo­ga­dos de Bra­sil (OAB) ni su filial de Rio de Janei­ro recla­ma­ron por este obvio abu­so del tru­cu­len­to Bata­llón de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les. Tam­po­co la Jus­ti­cia ha hecho decla­ra­cio­nes al res­pec­to. Se con­si­de­ra axio­má­ti­co que los fave­la­dos no tie­nen los mis­mos dere­chos que los demás ciu­da­da­nos.

Sos­pe­chas…

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, des­de mayo de 2010 exis­te una filial del ban­co espa­ñol San­tan­der en el Com­ple­xo do Ale­mão. De esta for­ma San­tan­der se ade­lan­tó a Ban­co Azte­ca de Gru­po Elek­tra, que bus­ca tam­bién ins­ta­lar su mode­lo de micro­cré­di­tos en Bra­sil. Para eso San­tan­der fle­xi­bi­li­zó sus requi­si­tos. Mien­tras que el ingre­so pro­me­dio exi­gi­do para abrir una cuen­ta en el ban­co es de unos 570 dóla­res (aprox. R$ 980) al mes, en la agen­cia ins­ta­la­da en Com­ple­xo do Ale­mão los clien­tes sólo deben acre­di­tar un sala­rio míni­mo de 286 dóla­res (algo menos de R$ 500). San­tan­der no es el úni­co que ve nego­cio en las fave­las. El esta­tal Ban­co do Bra­sil anun­ció a fines de sep­tiem­bre que abri­rá agen­cias en Cida­de de Deus y Rocinha, don­de Bra­des­co ya tie­ne una sucur­sal. ¿Qué rela­ción hay entre este recien­te inte­rés ban­ca­rio por el micro­cré­di­to en las fave­las y la espec­ta­cu­lar ope­ra­ción poli­cía­co-mili­tar?

Exis­ten tam­bién sos­pe­chas que hay fuer­tes inten­cio­nes inmo­bi­lia­rias de reva­lo­ri­zar terre­nos hoy depre­cia­dos por el domi­nio de la delin­cuen­cia en las fave­las. Más aún con la pers­pec­ti­va de un Cam­peo­na­to Mun­dial de Fút­bol en Bra­sil 2014 y una Olim­pía­da en Rio de Janei­ro 2016. La espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria no acep­ta­ría los lími­tes que las fave­las están impo­nien­do en la actua­li­dad a las pers­pec­ti­vas de enor­mes bene­fi­cios en zonas con visual marí­ti­ma pri­vi­le­gia­da.

Liber­tad para vivir sin temor, ni nece­si­dad

“Teó­ri­ca­men­te el mode­lo de las UPPs (Uni­da­des de Poli­cía Paci­fi­ca­do­ra adop­ta­das por el Gober­na­dor Ser­gio Cabral con apo­yo del gobierno Lula y la recién elec­ta pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff) pare­cen lo ideal: la poli­cía cer­ca del mora­dor. En la prác­ti­ca, las denun­cias de abu­so con­tra los habi­tan­tes de las fave­las y los morros, que no cuen­tan con los dere­chos comu­nes del con­jun­to de la pobla­ción son fre­cuen­tes. “/​5

Los UPPs rea­li­zan pin­zas en las entra­das de las fave­las para pedir docu­men­tos y bati­das en los morros para pren­der fuma­do­res de maconha [marihua­na]. Mien­tras no piden docu­men­tos en el Shop­ping de la Barra ni se per­si­gue a los fuma­do­res de maconha en la pla­ya de Ipa­ne­ma.

“¿Quién será mejor para dar las órde­nes en la fave­la, el trá­fi­co o la poli­cía?” Se pre­gun­ta el Jor­nal Visao da fave­la Bra­sil y res­pon­de “Pode­mos vivir en armo­nía sin la pre­sen­cia de las armas de ambas partes”/6

El Infor­me IDH de 1994 intro­du­jo y defi­nió el con­cep­to de segu­ri­dad huma­na como “liber­tad para vivir sin temor y liber­tad para vivir sin nece­si­dad” así como pro­tec­ción con­tra alte­ra­cio­nes súbi­tas y dolo­ro­sas de la vida coti­dia­na, ya sea en el hogar, en el empleo o en la comu­ni­dad”. Este con­cep­to de segu­ri­dad huma­na cons­ti­tu­yó un cam­bio radi­cal con res­pec­to a las refle­xio­nes tra­di­cio­na­les sobre paz y pre­ven­ción de con­flic­tos. El esta­do bra­si­le­ño no adhi­rió a esta con­cep­ción. Con­ti­núa prio­ri­zan­do la uti­li­za­ción de la inter­ven­ción arma­da vio­len­ta de la poli­cía mili­tar y los mili­ta­res en las fave­las.

Tal como se expli­ca­ba enton­ces, el desa­rro­llo humano y la segu­ri­dad huma­na son con­cep­tos dife­ren­tes: el pri­me­ro se vin­cu­la con ampliar las liber­ta­des de la gen­te y el segun­do, con pro­te­ger­la de ame­na­zas a esas liber­ta­des. La segu­ri­dad huma­na exi­ge pres­tar aten­ción a todos los ries­gos que enfren­ta el desa­rro­llo humano, no sólo a situa­cio­nes de con­flic­to, post con­flic­to y ausen­cia del esta­do y sus bene­fi­cios sobre la pobla­ción. Inclu­ye la segu­ri­dad fren­te a ame­na­zas cró­ni­cas como el ham­bre, las enfer­me­da­des y ‑en espe­cial- fren­te a la repre­sión. /​7

Es a esta per­cep­ción sobre desa­rro­llo y segu­ri­dad huma­na que adhe­ri­mos. Poner a las per­so­nas en el cen­tro del desa­rro­llo es más que una mera decla­ra­ción; sig­ni­fi­ca lograr que el pro­gre­so sea equi­ta­ti­vo y amplio para que la gen­te inter­ven­ga acti­va y demo­crá­ti­ca­men­te en todo tipo de deci­sio­nes, garan­ti­zan­do que los avan­ces obte­ni­dos no hipo­te­quen el bien­es­tar de las futu­ras gene­ra­cio­nes. La situa­ción socio­eco­nó­mi­ca de las per­so­nas y los dere­chos y liber­ta­des tie­nen una sóli­da corre­la­ción. Pero cen­trar todo en el aumen­to sis­te­má­ti­co de la pro­duc­ción y el con­su­mo no sig­ni­fi­ca desa­rro­llo humano. La cri­sis actual del “pri­mer mun­do” demues­tra que el mode­lo de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, cen­tra­do en el aumen­to de la pro­duc­ción y con­su­mo es insos­te­ni­ble. Y con­tra­dic­to­rio con un ver­da­de­ro y demo­crá­ti­co desa­rro­llo de la huma­ni­dad.

La pobla­ción de las fave­las pue­de enca­mi­nar­se en un autén­ti­co desa­rro­llo comu­ni­ta­rio si se orga­ni­za y toma sus deci­sio­nes con demo­cra­cia, sin tute­las u ocu­pa­cio­nes poli­cia­les o mili­ta­res de su comu­ni­dad. Ejer­cien­do el dere­cho de las per­so­nas a vivir una vida pro­lon­ga­da, sana y crea­ti­va; mien­tras per­si­guen obje­ti­vos que ellas mis­mas con­si­de­ren nece­sa­rios; y par­ti­ci­pan acti­va­men­te en el cui­da­do equi­li­bra­do del espa­cio que com­par­ten.

Isla de San­ta Cata­ri­na, Bra­sil, diciem­bre 2010.


Notas

1/​Infor­me sobre Desa­rro­llo Humano 1994 (IDH) Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD)
2/​Fuen­te Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Geo­gra­fía y Esta­dís­ti­ca (IBGE) 2000.
3/​Mario Hugo Mon­ken, de R7​.com Rio de Janei­ro, 10 05 2010. En la pági­na ini­cial de R7​.com pue­de con­sul­tar­se un Mapa do cri­me nas fave­las do Rio de Janei­ro, con ubi­ca­ción de las fave­las y que fac­ción del nar­co­trá­fi­co o mili­cia las con­tro­la.
4/​Datos de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre el con­trol de Dro­gas (ONUDD),).
5/​Luiz Bicalho Gue­rra no RJ: Ori­gem e Des­en­vol­vi­men­to Rio de Janei­ro, 28 de Novem­bro de 2010.
6/“VOCÊ TABÉM É COMPLEXO DO ALEMÃO” A ver­da­de con­ta­da por quem vive lá Jor­nal Visao da fave­la Bra­sil 30 11 2010
7/​Infor­me sobre Desa­rro­llo Humano 2010 (IDH) Pro­gra­ma

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *