Wiki­leaks: el emba­ja­dor que difa­ma a Orte­ga y Chá­vez encu­brió nar­co­trá­fi­co en Hon­du­ras- Jean-Guy Allard

Robert J. Callahan, el ex emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en Nica­ra­gua, que pre­ten­de vin­cu­lar a los pre­si­den­tes pro­gre­sis­tas Hugo Chá­vez y Daniel Orte­ga al nar­co­trá­fi­co, esta­ba de bra­zo dere­cho del cri­mi­nal de gue­rra John Negro­pon­te en Hon­du­ras cuan­do la CIA tra­fi­ca­ba cocaí­na a favor de la Con­tra nica­ra­güen­se mane­ja­da des­de Tegu­ci­gal­pa.

Callahan, pro­fun­da­men­te impli­ca­do en las ope­ra­cio­nes de des­in­for­ma­ción, una par­te fun­da­men­tal de la gue­rra sucia des­en­ca­de­na­da con­tra los San­di­nis­tas al poder en Mana­gua, se encon­tra­ba en Tegu­ci­gal­pa con el car­go de agre­ga­do cul­tu­ral y de pren­sa en Hon­du­ras – en cla­ro, res­pon­sa­ble de las “ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas”.
En este perio­do, actúó en apo­yo a nada menos que Otto Reich, el cubano-aus­tria­co-ame­ri­cano que es, lue­go de aban­do­nar la USAID, direc­tor del desas­tro­so Offi­ce of Public Diplo­macy (OPD), la uni­dad secre­ta de gue­rra sico­ló­gi­ca y de into­xi­ca­ción mediá­ti­ca que mane­ja Oli­ver North, des­de el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal.

El perio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano Gary Webb expli­có deta­lla­da­men­te en sus cele­bres repor­ta­jes publi­ca­dos en Mer­cury News de San José, Cali­for­nia, como en aque­lla épo­ca la CIA ven­dió tone­la­das de cocaí­na en Esta­dos Uni­dos con la com­pli­ci­dad del car­tel de Medi­llin duran­te esos años para rega­lar­le las ganan­cias a la lla­ma­da “Con­tra”. Gary Webb apa­re­ció muer­to en 2004.

Uno de los acto­res de estas ope­ra­cio­nes era el terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les, con­no­ta­do agen­te de la CIA, que des­de la base aerea sal­va­do­re­ña mane­ja­ba sus acti­vi­da­des de tra­fi­co has­ta que esta­lle el escán­da­lo Iran-Con­tra con el derri­bo en Nica­ra­gua de su pilo­to Euge­ne Has­sen­fuss el 5 de octu­bre de 1986.

El fun­cio­na­rio Callahan tra­ba­jo en Hon­du­ras pre­ci­sa­men­te cuan­do este país seguía sofo­ca­do bajo la bota yan­qui y que el país esta­ba con­ver­ti­do en por­ta­vio­nes impe­rial, apo­ya­do en el orden interno por escua­dro­nes de la muer­te.

Callahan esta­ba en la repre­sen­ta­ción “diplo­má­ti­ca” cuan­do se crea el Bata­llón 316 exter­mi­nó a cien­tos de hon­du­re­ños; tie­ne que haber­se ente­ra­do del caso del sacer­do­te jesui­ta esta­dou­ni­den­se James Car­ney, des­apa­re­ci­do por los mili­ta­res en 1983; en cuan­to a todos los nego­cios sucios que rodea­ban la embajada…no es por nada que muchos esbi­ros de los escua­dro­nes de la muer­te resi­den hoy en Esta­dos Uni­dos.

En el Con­gre­so de la nación ocu­pa­da, el dipu­tado Rober­to Miche­let­ti – era ya el dis­cí­pu­lo ser­vil de la emba­ja­da – pre­ten­dió con­ver­tir este foro en Asam­blea cons­ti­tu­yen­te para man­te­ner al poder el pre­si­den­te pro-ame­ri­cano Sua­zo Cór­do­va, impli­ca­do has­ta el cue­llo… en el nar­co­trá­fi­co.

En 1985, Negro­pon­te ter­mi­nó con esta asig­na­ción y su fiel Callahan

fue des­pla­za­do hacia Lon­dres como “Asis­ten­te de la ofi­ci­na de pren­sa” de la emba­ja­da para seguir con sus mis­mas ope­ra­cio­nes de encu­bri­mien­to des­de el con­ti­nen­te euro­peo.

Des­pués de unos pues­tos que lo asi­mi­lan a la lla­ma­da “comu­ni­dad de inte­li­gen­cia” Callahan fue lla­ma­do a tra­ba­jar en Iraq por el mis­mo Negro­pon­te como jefe de rela­cio­nes públi­cas. Un tra­ba­jo que eje­cu­tó de mane­ra sin­gu­lar: un día su con­voy, escol­ta­do por los mer­ce­na­rios de Black­wa­ter, abrió el fue­go con­tra un taxi y mató a un pasa­je­ro de 19 años, Yas Ali Moham­med Yas­si­ri.

Nom­bra­do en 2006 Direc­tor de Asun­tos Públi­cos en la ofi­ci­na del Direc­tor de Inte­li­gen­cia Nacio­nal en Washing­ton, Geor­ge W. Bush lo pasó a Mana­gua en el 2008 como emba­ja­dor, don­de sus­tu­yó a otro con­tro­ver­ti­do emba­ja­dor yan­qui en Mana­gua, Paul Tri­ve­lli.

El poco diplo­má­ti­co Callahan acu­só poco des­pués al gobierno de Daniel Orte­ga Saa­ve­dra de “aten­tar con­tra la demo­cra­cia nica­ra­güen­se y la Car­ta Demo­crá­ti­ca de la OEA”, lo que le valió un recha­zo gene­ral.

En sep­tiem­bre, el emba­ja­dor se reti­ró pre­ci­pi­ta­da­men­te de un acto de cele­bra­ción del 31 Ani­ver­sa­rio del Ejér­ci­to de Nica­ra­gua cuan­do el pre­si­den­te Orte­ga cali­fi­có a los repre­sen­tan­tes de las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos de “estra­te­gas de la mal­dad”. Orte­ga sub­ra­yó como estas agen­cias tie­nen pla­nes con­tin­gen­tes “para todo, para inva­dir, para dar gol­pe de Esta­do”, y pasan por enci­ma del Con­gre­so y del Pre­si­den­te de EEUU.

Ahí escri­bió su nota “reve­la­da” por Wiki­leaks. Con todo el talen­to de un redac­tor de pro­pa­gan­da y espe­cia­lis­ta de la des­in­for­ma­ción impe­rial.

El repor­te­ro de El País aho­ra se encar­ga aho­ra, des­de Espa­ña y bajo la fir­ma de un repor­te­ro bien conec­ta­do a la extre­ma dere­cha, de difun­dir sus ata­ques.

En el Con­gre­so de la nación ocu­pa­da, el dipu­tado Rober­to Miche­let­ti – era ya el dis­cí­pu­lo ser­vil de la emba­ja­da – pre­ten­dió con­ver­tir este foro en Asam­blea cons­ti­tu­yen­te para man­te­ner al poder el pre­si­den­te pro-ame­ri­cano Sua­zo Cór­do­va, impli­ca­do has­ta el cue­llo… en el nar­co­trá­fi­co.

En 1985, cuan­do fue des­pla­za­do hacia Lon­dres como “Asis­ten­te de la ofi­ci­na de pren­sa” en la emba­ja­da para seguir con sus mis­mas ope­ra­cio­nes des­de el con­ti­nen­te euro­peo.

Des­pués de unos pues­tos que lo asi­mi­lan a la lla­ma­da “comu­ni­dad de inte­li­gen­cia” Callahan fue lla­ma­do a tra­ba­jar en Iraq por el mis­mo Negro­pon­te como jefe de rela­cio­nes públi­cas. Un tra­ba­jo que eje­cu­tó de mane­ra sin­gu­lar: un día su con­voy, escol­ta­do por los mer­ce­na­rios de Black­wa­ter, abrió el fue­go con­tra un taxi y mató a un pasa­je­ro de 19 años, Yas Ali Moham­med Yas­si­ri.

Nom­bra­do en 2006 Direc­tor de Asun­tos Públi­cos en la ofi­ci­na del Direc­tor de Inte­li­gen­cia Nacio­nal en Washing­ton, Geor­ge W. Bush lo pasó a Mana­gua en el 2008 como emba­ja­dor, don­de sus­tu­yó a otro con­tro­ver­ti­do emba­ja­dor yan­qui en Mana­gua, Paul Tri­ve­lli.

El poco diplo­má­ti­co Callahan acu­só poco des­pués al gobierno de Daniel Orte­ga Saa­ve­dra de “aten­tar con­tra la demo­cra­cia nica­ra­güen­se y la Car­ta Demo­crá­ti­ca de la OEA”, lo que le valió un recha­zo gene­ral.

En sep­tiem­bre últi­mo, el emba­ja­dor se reti­ró pre­ci­pi­ta­da­men­te de un acto de cele­bra­ción del 31 Ani­ver­sa­rio del Ejér­ci­to de Nica­ra­gua cuan­do el pre­si­den­te Orte­ga cali­fi­có a los repre­sen­tan­tes de las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos de “estra­te­gas de la mal­dad”. Orte­ga sub­ra­yó como estas agen­cias tie­nen pla­nes con­tin­gen­tes “para todo, para inva­dir, para dar gol­pe de Esta­do”, y pasan por enci­ma del Con­gre­so y del Pre­si­den­te de EEUU.

Ahí escri­bió su nota “reve­la­da” por Wiki­leaks. Con todo el talen­to de un redac­tor de pro­pa­gan­da y espe­cia­lis­ta de la des­in­for­ma­ción impe­rial.

El repor­te­ro de El País aho­ra se encar­ga aho­ra, des­de Espa­ña y bajo la fir­ma de un repor­te­ro bien conec­ta­do a la extre­ma dere­cha, de difun­dir sus ata­ques.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *