Pun­to final. últi­ma tes­ti­go – Juan Ramón Garai

La dedi­ca­to­ria del libro que da títu­lo a este artícu­lo nos indi­ca la bár­ba­ra repre­sión fas­cis­ta de que fue­ron obje­to muchas per­so­nas de Eus­kal Herria.

El libro está dedi­ca­do a la cria­tu­ra que tenía en su vien­tre Flo­ren­cia Ola­za­goi­tia Cecia­ga cuan­do fue fusi­la­da el mes de noviem­bre de 1936 en Oiar­tzun. Al igual que aque­lla cria­tu­ra, que aho­ra esta­ría a pun­to de cum­plir 74 años y sin embar­go nun­ca vio la luz, para las víc­ti­mas del fran­quis­mo la demo­cra­cia fue fusi­la­da enton­ces y toda­vía hoy no ha naci­do.

«Se nos aca­ba el tiem­po: Fin del Silen­cio, ter­mi­nar con la impu­ni­dad».

Los per­de­do­res de la gue­rra de 1936, ade­más de al pare­dón y a pri­sión, han sido con­de­na­dos en la demo­cra­cia al olvi­do. Más gra­ve es que hayan sido los actua­les corre­li­gio­na­rios de aque­llas víc­ti­mas los que se han nega­do a revo­car las sen­ten­cias dic­ta­das en los años 40.

Los gana­do­res de la Gue­rra de Espa­ña se trans­for­ma­ron rápi­da­men­te, tras la muer­te del gene­ral Fran­co, en ada­li­des de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas. Para ello era impres­cin­di­ble borrar la memo­ria de las víc­ti­mas, memo­ria de sus eje­cu­to­res al fin y al cabo. De ahí el muro de silen­cio con el que se ha tro­pe­za­do Mai­te duran­te la tran­si­ción y la demo­cra­cia.

Mai­te Lan­din, ya camino de los 91 años, sufre por lo que resul­ta inex­pli­ca­ble y se rebe­la ante ese silen­cio que no ter­mi­na. El acta de defun­ción de la muer­te de su her­mano Juan Anto­nio, dete­ni­do en el bar­co «rojo» Galer­na y fusi­la­do jun­to a las tapias de Her­na­ni, no figu­ra ins­cri­ta en nin­gún juz­ga­do. Es como si no hubie­ra exis­ti­do. Mai­te exi­ge que figu­re y ade­más con las cau­sas reales de su muer­te: fusi­la­do.

Su otro her­mano, Enri­que, guda­ri del Bata­llón Sase­ta, pre­so duran­te nue­ve años, fue pro­ce­sa­do y juz­ga­do sin nin­gu­na garan­tía. Nun­ca ha habi­do resar­ci­mien­to y en con­se­cuen­cia su sen­ten­cia sigue sin ser anu­la­da.

El fran­quis­mo depu­ró de su pues­to de tra­ba­jo a Juan Lan­din, su padre, en el año 1936, y en 1947 le reco­no­ció su pues­to de direc­tor del Ins­ti­tu­to Meteo­ro­ló­gi­co de Igel­do, pero con el aña­di­do de «exce­den­cia for­zo­sa», moti­vo por el cual nun­ca per­ci­bió una jubi­la­ción. A su muer­te, su espo­sa, Cesa­ria, tam­po­co ten­dría dere­cho a la pen­sión de viu­de­dad. La demo­cra­cia nun­ca les ha apli­ca­do la amnis­tía con todas las con­se­cuen­cias admi­nis­tra­ti­vas y eco­nó­mi­cas.

Fami­lias sepa­ra­das, repre­sión, eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, exi­lio y pobre­za, depu­ra­ción en los pues­tos de tra­ba­jo, robo de sus bie­nes, bur­las, denun­cias, pri­sión, bata­llo­nes de tra­ba­jos for­za­dos… fue­ron algu­nas de las extre­mas situa­cio­nes que hubie­ron de sol­ven­tar con gran sacri­fi­cio. Todo ello por defen­der el régi­men legal cons­ti­tui­do, la demo­cra­cia, la liber­tad.

Los car­gos polí­ti­cos o repre­so­res, mili­ta­res o civi­les, res­pon­sa­bles de múl­ti­ples y reite­ra­das atro­ci­da­des, nun­ca han sido juz­ga­dos. Ocu­pa­ron pues­tos pri­vi­le­gia­dos en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas debi­do a su con­di­ción: ser par­te del ban­do de los ven­ce­do­res de la gue­rra. Muchos de sus here­de­ros, hijos, hijas, nie­tos, nie­tas… con­ti­núan ocu­pan­do pues­tos pri­vi­le­gia­dos en los mis­mos esta­men­tos.

El silen­cio y el olvi­do se han exten­di­do duran­te muchos años. Con la dic­ta­du­ra, la repre­sión y la impu­ni­dad fue­ron una cons­tan­te con las víc­ti­mas del geno­ci­dio fas­cis­ta. Tras el pac­to de silen­cio de la tran­si­ción, las volun­ta­des polí­ti­cas de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas fue­ron las de con­ti­nuar acep­tan­do la impu­ni­dad.

Han sido los gru­pos de memo­ria his­tó­ri­ca y fami­lia­res de víc­ti­mas del fran­quis­mo quie­nes han hecho posi­ble que se conoz­ca par­te de la ver­dad.

Éste debe­ría ser el pri­mer paso para hacer jus­ti­cia, para juz­gar a los cul­pa­bles, para repa­rar el daño, para que se cum­plan las garan­tías de no repe­ti­ción.

El motor de la vida de Mai­te Lan­din ha sido la recu­pe­ra­ción de la memo­ria de aque­llos idea­lis­tas aplas­ta­dos. En este afán es don­de ha encon­tra­do a tres ami­gos mucho más jóve­nes, que como aque­llos que le ayu­da­ron en los años 40, se han des­vi­vi­do para con­ver­tir en tes­ti­mo­nio lite­ra­rio los recuer­dos que Mai­te ha alma­ce­na­do en su vida. La nove­la entre­la­za la his­to­ria de las cua­tro fami­lias, en el pasa­do y en el pre­sen­te. La pri­sión de Onda­rre­ta ‑hom­bres- y el Hotel Excel­sior de Donos­tia ‑mujeres‑, don­de eran encar­ce­la­dos, y Her­na­ni y Oiar­tzun, que fue­ron luga­res de eje­cu­ción. Es a par­tir de esta repre­sión de la que son obje­to, don­de sus fami­lia­res se cono­cen entre sí, a pesar de ser de dife­ren­tes loca­li­da­des: Arra­sa­te, Donos­tia, Ber­ga­ra, Her­na­ni, Bil­bo… Casi todas ellas son muje­res y son pro­ta­go­nis­tas de este libro.

La ver­dad, la jus­ti­cia, la repa­ra­ción son tareas que siguen pen­dien­tes. La ver­da­de­ra recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca tie­ne que sal­dar esta deu­da, sin mie­do, con cora­je, por Mai­te, por todas ellas, por­que se lo mere­cen. Este tra­ba­jo ‑rela­to de los hechos reales en for­ma­to nove­lís­ti­co- pre­ten­de apor­tar un grano de are­na en esa direc­ció

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *