«No se pue­de solu­cio­nar esta gra­ve situa­ción apun­ta­lan­do el actual sis­te­ma patriar­cal»- Bara­kal­do­ko Ezker Aber­tza­le­ko Zinegotziak

Ante el ulti­mo cri­men fas­cis­ta-machis­ta en Bara­kal­do.…

Des­de la Izquier­da aber­tza­le de Bara­kal­do enten­de­mos que nos encon­tra­mos ante las más gra­ves con­se­cuen­cias que la vio­len­cia sexis­ta gene­ra en nues­tra socie­dad. Una joven veci­na de Bara­kal­do ha sido ase­si­na­da por el hom­bre con el que ante­rior­men­te man­te­nía una rela­ción afec­ti­va. Enten­de­mos que más allá de soli­da­ri­zar­nos con el tre­men­do dolor que esta situa­ción pro­du­ce a todas las per­so­nas alle­ga­das a la joven, hemos de tener en cuen­ta varios ele­men­tos a la hora valo­rar las cir­cuns­tan­cias en las que se han pro­du­ci­do estos hechos.

El ayun­ta­mien­to ha deci­di­do salir al paso de estos acon­te­ci­mien­tos expli­can­do que a la víc­ti­ma se le pro­por­cio­na­ron todos los recur­sos de los que esta ins­ti­tu­ción dis­po­ne, inclui­da la «casa de aco­gi­da para muje­res víc­ti­mas de mal­tra­to». A este res­pec­to, enten­de­mos que la res­pon­sa­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes no fina­li­zan en el momen­to en el que se pro­por­cio­na la infor­ma­ción nece­sa­ria a una mujer que pue­da estar sien­do víc­ti­ma de vio­len­cia. Lo que es cier­to es que esta mujer dio todos los pasos que tenía que haber dado para obte­ner la pro­tec­ción de los diver­sos esta­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les: se inter­po­ne una denun­cia en el juz­ga­do que da lugar a una orden de ale­ja­mien­to, se soli­ci­ta y se obtie­ne apo­yo psicológico,…

Lamen­ta­ble­men­te, con­si­de­ra­mos que con la muer­te de esta joven bara­kal­de­sa ha que­da­do en evi­den­cia la limi­ta­ción de la efec­ti­vi­dad de las medi­das pro­tec­to­ras que las ins­ti­tu­cio­nes ponen a dis­po­si­ción de las muje­res agre­di­das. Nos pare­ce una des­fa­cha­tez pre­ten­der echar sobre las espal­das de esta mujer las gra­ves con­se­cuen­cias de los hechos que ha pade­ci­do, expli­can­do que «noso­tros hici­mos lo que tenía­mos que hacer, ella ha sido la que no ha acep­ta­do nues­tro ser­vi­cios (en alu­sión a la casa de aco­gi­da). ¿Tan raro resul­ta que una mujer no quie­ra aban­do­nar la vivien­da fami­liar, al ser éste el lugar en el que se encuen­tran las per­so­nas por las que mayor apo­yo reci­be? ¿Por­qué razón tie­ne que pre­fe­rir una mujer meter­se en un piso rodea­da de pro­fe­sio­na­les y otras muje­res en simi­lar situa­ción? ¿Por­qué razón tie­ne que recaer sobre la per­so­na agre­di­da la res­pon­sa­bi­li­dad de salir de su entorno habi­tual cuan­do no ha sido ella la res­pon­sa­ble de esta dolo­ro­sa situación?

Enten­de­mos que las ins­ti­tu­cio­nes debie­ran de arti­cu­lar los meca­nis­mos de pro­tec­ción opor­tu­nos para sal­va­guar­dar la inte­gri­dad de las muje­res y que pre­ci­sa­men­te no son las muje­res quie­nes han de «pade­cer» las con­se­cuen­cias de estas medi­das (cam­bio del entorno, res­tric­ción de la inti­mi­dad, con­trol de sus movi­mien­tos…). Nos pare­ce increi­ble que las ins­ti­tu­cio­nes no dis­pon­gan en la actua­li­dad de los meca­nis­mos nece­sa­rios para hacer cum­plir orde­nes de ale­ja­mien­to decre­ta­das por ins­tan­cias judi­cia­les, sin nece­si­dad de que estas medi­das afec­ten a la cali­dad de vida de las muje­res amenazadas.

Lle­ga­das a este pun­to hay una cues­tión que nos pare­ce de vital impor­tan­cia como es la nece­si­dad de abor­dar esta lacra des­de la raíz, aten­dien­do a la ver­da­de­ra cau­sa de tan­tas y tan­tas muer­tes, aco­sos sexua­les, vio­la­cio­nes, ame­na­zas… a muje­res. Si no lo hace­mos así difí­cil­men­te podre­mos ofre­cer una solu­ción defi­ni­ti­va a este pro­ble­ma. No pode­mos olvi­dar que es pre­ci­sa­men­te la des­igual­dad entre hom­bres y muje­res, las rela­cio­nes des­igua­les basa­das en el poder de los hom­bres sobre las muje­res, la que se escon­de detrás de este tipo de agre­sio­nes. De nada sir­ve des­ti­nar recur­sos a la segu­ri­dad de las muje­res ame­na­za­das, si por otra par­te des­de las ins­ti­tu­cio­nes se vie­ne refor­zan­do un mode­lo de rela­cio­nes patriar­cal, si no se per­si­gue la publi­ci­dad sexis­ta, si se favo­re­ce la pre­ca­rie­dad labo­ral de las muje­res, si no se reco­no­ce como es debi­do el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, si no se reva­lo­ri­za lo feme­nino,… No se pue­de solu­cio­nar esta gra­ve situa­ción apun­ta­lan­do el actual sis­te­ma patriar­cal. Mien­tras tan­to ani­ma­mos a las muje­res a cons­truir redes socia­les pro­tec­to­ras de cara a faci­li­tar el «col­chón social» nece­sa­rio para poder supe­rar estas gra­ves situa­cio­nes de vio­len­cia y a desa­rro­llar habi­li­da­des de auto­de­fen­sa femi­nis­ta. Así mis­mo, ins­ta­mos a los hom­bres a optar por mode­los alter­na­ti­vos de mas­cu­li­dad y a dar pasos efec­ti­vos hacia la equi­dad tan­to en lo per­so­nal como en lo polí­ti­co. Todas las per­so­nas que for­ma­mos par­te de esta socie­dad tene­mos nues­tro nivel de res­pon­sa­bi­li­dad en esta tra­ge­dia y en otras muchas agre­sio­nes que no tras­cien­den a la luz públi­ca. Acep­tar­lo y bus­car alter­na­ti­vas es el pri­mer paso para pro­mo­ver el cambio.

No que­re­mos olvi­dar­nos de mos­trar nues­tro males­tar por la acti­tud mos­tra­da esta maña­na por el edil del PSE Gon­za­lez Suan­ces duran­te la Jun­ta de Por­ta­vo­ces cele­bra­da esta maña­na. Este res­pon­sa­ble muni­ci­pal ha hecho alu­sión a la nacio­na­li­dad de la per­so­na agre­so­ra cuan­do nadie había soli­ci­ta­do este dato. Con­si­de­ra­mos de una irres­pon­sa­bi­li­dad abso­lu­ta dar la infor­ma­ción de esta mane­ra ya que la vio­len­cia sexis­ta es un fenó­meno que afec­ta de mane­ra indis­tin­ta a per­so­nas de todas las pro­ce­den­cias y pro­por­cio­nar datos de esta mane­ra solo sir­ve para alen­tar acti­tu­des xenófobas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.