La MINUSTAH y la epi­de­mia – Fidel Cas­tro

Hace alre­de­dor de tres sema­nas se publi­ca­ron noti­cias e imá­ge­nes de ciu­da­da­nos hai­tia­nos lan­zan­do pie­dras y pro­tes­tan­do indig­na­dos con­tra las fuer­zas de la MINUSTAH, acu­sán­do­la de haber trans­mi­ti­do el cóle­ra a ese país a tra­vés de un sol­da­do nepa­lés.

La pri­me­ra impre­sión, si no se reci­be infor­ma­ción adi­cio­nal, es que se tra­ta­ba de un rumor naci­do de la anti­pa­tía que toda fuer­za de ocu­pa­ción pro­vo­ca.

¿Cómo podía pro­bar­se eso? Muchos de noso­tros no cono­cía­mos las carac­te­rís­ti­cas del cóle­ra y sus for­mas de trans­mi­sión. A los pocos días cesa­ron las pro­tes­tas en Hai­tí y no se habló más del asun­to.

La epi­de­mia siguió su cur­so inexo­ra­ble, y otros pro­ble­mas, como los ries­gos deri­va­dos de la con­tien­da elec­to­ral, ocu­pa­ron nues­tro tiem­po.

Hoy lle­ga­ron las noti­cias fide­dig­nas y creí­bles de lo que real­men­te había ocu­rri­do. El pue­blo hai­tiano tenía sobra­das razo­nes para expre­sar su indig­na­da pro­tes­ta.

La agen­cia de noti­cias AFP infor­mó tex­tual­men­te que: “El renom­bra­do epi­de­mió­lo­go fran­cés Renaud Pia­rroux diri­gió el mes pasa­do una inves­ti­ga­ción en Hai­tí y lle­gó a la con­clu­sión de que la epi­de­mia fue gene­ra­da por una cepa impor­ta­da, y se exten­dió des­de la base nepa­lí” de la MINUSTAH.

Otra agen­cia euro­pea, la EFE, por su par­te divul­gó que: “El ori­gen de la enfer­me­dad se encuen­tra en el peque­ño pue­blo de Mire­ba­lais, en el cen­tro del país, don­de los sol­da­dos nepa­líes asen­ta­ron su cam­pa­men­to, y apa­re­ció pocos días des­pués de su lle­ga­da, lo que prue­ba el ori­gen de la epi­de­mia…”

“Has­ta aho­ra, la misión de la ONU en Hai­tí (MINUSTAH) ha nega­do que la epi­de­mia entra­ra de la mano de sus cas­cos azu­les.”

“…el doc­tor fran­cés Renaud Pia­rroux, con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les espe­cia­lis­tas del mun­do en el estu­dio de la epi­de­mia de cóle­ra, no deja dudas del ori­gen de la enfer­me­dad…”

“El estu­dio fue encar­ga­do por París a peti­ción de las auto­ri­da­des hai­tia­nas, indi­có un por­ta­voz diplo­má­ti­co galo.”

“…la apa­ri­ción de la enfer­me­dad coin­ci­de con la lle­ga­da de los sol­da­dos nepa­líes que, ade­más, pro­ce­den de un país don­de hay una epi­de­mia de cóle­ra.

“De otra for­ma no se expli­ca la eclo­sión tan repen­ti­na y fuer­te del cóle­ra en un peque­ño pue­blo de pocas dece­nas de habi­tan­tes.

“El infor­me ana­li­za tam­bién la for­ma de pro­pa­ga­ción del mal, ya que las aguas feca­les del cam­pa­men­to nepa­lí eran dre­na­das al mis­mo río del que toman el agua los habi­tan­tes del pue­blo.”

Lo más sor­pren­den­te que hizo la ONU fue, según comu­ni­có dicha agen­cia, el “…envío de una misión de inves­ti­ga­ción al cam­pa­men­to nepa­lí, que con­clu­yó que ese no podía ser el ori­gen de la epi­de­mia.”

Hai­tí, en medio de la des­truc­ción del terre­mo­to, la epi­de­mia y su pobre­za, no pue­de pres­cin­dir aho­ra de una fuer­za inter­na­cio­nal que coope­re con una nación arrui­na­da por las inter­ven­cio­nes extran­je­ras y la explo­ta­ción de las trans­na­cio­na­les. La ONU no solo debe cum­plir el ele­men­tal deber de luchar por la recons­truc­ción y el desa­rro­llo de Hai­tí, sino tam­bién con el de movi­li­zar los recur­sos nece­sa­rios para erra­di­car una epi­de­mia que ame­na­za con exten­der­se a la veci­na Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, el Cari­be, Amé­ri­ca Lati­na y otros paí­ses simi­la­res de Asia y Áfri­ca.

¿Por qué la ONU se afe­rró en negar que la MINUSTAH tra­jo la epi­de­mia al pue­blo de Hai­tí? No cul­pa­mos a Nepal, que fue en el pasa­do colo­nia bri­tá­ni­ca, cuyos hom­bres fue­ron uti­li­za­dos en sus gue­rras colo­nia­les y hoy bus­can empleos como sol­da­dos.

Inda­ga­mos con los médi­cos cuba­nos que hoy pres­tan sus ser­vi­cios en Hai­tí y nos con­fir­ma­ron las noti­cias trans­mi­ti­das por las men­cio­na­das agen­cias de noti­cias euro­peas con nota­ble pre­ci­sión.

Hago una apre­ta­da sín­te­sis de lo que nos comu­ni­có Yami­la Zayas Nápo­les, espe­cia­lis­ta en medi­ci­na gene­ral inte­gral y anes­te­sio­lo­gía, direc­to­ra de una ins­ti­tu­ción médi­ca de 8 espe­cia­li­da­des bási­cas y los medios diag­nós­ti­cos del pro­yec­to Cuba-Vene­zue­la, inau­gu­ra­do en octu­bre de 2009 en el área urba­na de Mire­ba­lais, con 86 000 habi­tan­tes, en el Depar­ta­men­to Nor­te.

El sába­do 15 de octu­bre ingre­sa­ron 3 pacien­tes con sín­to­mas dia­rrei­cos y des­hi­dra­ta­ción agu­da; el domin­go 16 ingre­sa­ron 4 con simi­la­res carac­te­rís­ti­cas, pero de una mis­ma fami­lia, y toma­ron la deci­sión de ais­lar­los y comu­ni­car a la misión lo ocu­rri­do; el lunes 17 sor­pre­si­va­men­te ingre­sa­ron 28 pacien­tes con sín­to­mas simi­la­res.

La Misión Médi­ca envió con urgen­cia un gru­po de espe­cia­lis­tas en epi­de­mio­lo­gía que toma­ron mues­tras de san­gre, vómi­tos, heces feca­les y datos, que se envia­ron con urgen­cia a los labo­ra­to­rios nacio­na­les de Hai­tí.

El 22 de octu­bre estos infor­ma­ron que la cepa ais­la­da corres­pon­día a la pre­va­le­cien­te en Asia y Ocea­nía, que es la más seve­ra. La uni­dad nepa­le­sa de los cas­cos azu­les de las Nacio­nes Uni­das está situa­da en las ori­llas del río Arti­bo­ni­te, que atra­vie­sa la peque­ña loca­li­dad de Méyè, don­de sur­gió la epi­de­mia, y Mire­ba­lais, don­de se exten­dió des­pués rápi­da­men­te.

A pesar de la for­ma súbi­ta en que apa­re­ció el cóle­ra en el peque­ño, pero exce­len­te hos­pi­tal al ser­vi­cio de Hai­tí, de los pri­me­ros 2 822 enfer­mos aten­di­dos ini­cial­men­te en áreas ais­la­das del mis­mo, falle­cie­ron solo 13 per­so­nas, para una tasa de leta­li­dad del 0.5%; con pos­te­rio­ri­dad, al crear­se en lugar apar­te el Cen­tro de Tra­ta­mien­to del Cóle­ra, de 3 459 enfer­mos, falle­cie­ron 5 casos de pacien­tes muy gra­ves, para el 0.1%.

La cifra total de enfer­mos de cóle­ra en Hai­tí ascen­día hoy mar­tes 7 de diciem­bre a 93 222 per­so­nas, y el índi­ce de pacien­tes falle­ci­dos alcan­za­ba la cifra de 2 120. Entre los aten­di­dos por la Misión Cuba­na ascen­día a 0.83%. El índi­ce de falle­ci­dos en las demás ins­ti­tu­cio­nes hos­pi­ta­la­rias es de 3.2%. Con la expe­rien­cia adqui­ri­da, las medi­das ade­cua­das y el refuer­zo de la Bri­ga­da “Henry Reeve”, la Misión Médi­ca Cuba­na, con el apo­yo de las auto­ri­da­des hai­tia­nas, se ha pro­pues­to asis­tir a cual­quie­ra de las 207 sub­co­mu­nas ais­la­das, de modo que nin­gún ciu­da­dano hai­tiano carez­ca de asis­ten­cia fren­te a la epi­de­mia, y muchas miles de vidas pue­dan pre­ser­var­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *