Esta­do Fusio­na­do, Corrup­to y Corrup­tor- Nar­ci­so Isa Con­de

El Esta­do delin­cuen­te, hoy nar­co-Esta­do, es algo que vie­ne de atrás.

El Esta­do com­pac­ta­do, fusio­na­do, mane­ja­do por una espe­cie de monar­quía moder­na y repu­bli­ca­na, tie­ne su his­to­ria, ade­cua­cio­nes y moda­li­da­des recien­tes: Tru­jilllo, Bala­guer… y aho­ra Leo­nel.

La demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va es solo una for­ma­li­dad que lo modu­la de acuer­do a la corre­la­ción de fuer­zas a su inte­rior y a las pre­sio­nes des­de fue­ra.

La com­pac­ta­ción-fusión inter-ins­ti­tu­cio­nal está rela­ti­vi­za­da por la con­cien­cia y las luchas en la socie­dad.

Esta­do es más que gobierno.

Esta­do es poder eje­cu­ti­vo, gabi­ne­te y enti­da­des depen­dien­tes; mas Con­gre­so, sis­te­ma judi­cial, fuer­zas arma­das, poli­cía, DNCD, DNI…

En el mar­co de la Cons­ti­tu­ción de Leo­nel y sus ase­so­res espa­ño­les, el Sena­do (sobre­di­men­sio­na­do en sus atri­bu­cio­nes) esco­ge el Con­se­jo de la Magis­tra­tu­ra (Supre­ma Cor­te), el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, la Cáma­ra de Cuen­tas, la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral y el Tri­bu­nal Elec­to­ral; mien­tras a par­tir de los comi­cios sena­to­ria­les todo que­dó bajo el man­do cen­tra­li­za­do, ama­rra­do a un sis­te­ma de corrup­ción de Esta­do bien jerar­qui­za­do.

Esa inter­ven­ción elec­to­ral fue fría­men­te pla­nea­da y finan­cia­da por el Poder Eje­cu­ti­vo para lograr estos resul­ta­dos.

En la actua­li­dad el Pre­si­den­te Fer­nán­dez es jefe real del poder mili­tar- poli­cial alta­men­te sobor­na­do y de ese Sena­do. Vía el Sena­do con­tro­la todas las enti­da­des men­cio­na­das y sus redes buro­crá­ti­cas. La Cáma­ra de Dipu­tados va por ese camino solo con un sobor­ni­to mayor.

Agre­gán­do­le a esto las gran­des alcan­cías ofi­cia­les y pri­va­das, las alian­zas polí­ti­co-empre­sa­ria­les y las cone­xio­nes oli­gár­qui­cas e impe­ria­lis­tas, no es difí­cil cole­gir que exis­te un pro­ce­so de fusión del sis­te­ma de corrup­ción de Esta­do y de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te, arti­cu­la­da por la Cons­ti­tu­ción actual y por la “supe­rio­ri­dad” pre­si­den­cial.

La con­ti­nui­dad de Leo­nel en el Eje­cu­ti­vo en el 2012 le daría más garan­tía al afian­za­mien­to de ese mode­lo neo-tru­ji­llis­ta y a su pro­pia impu­ni­dad, pero de todas mane­ras lo ya logra­do por él es una bue­na cami­sa de fuer­za sis­té­mi­ca a su favor, solo alte­ra­ble con un alta gra­do de insu­mi­sión popu­lar y des­obe­dien­cia civil que impug­ne la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ama­ña­da. Con muchos movi­mien­tos tipo el des­ata­do con­tra la Cemen­te­ra en defen­sa de los Hai­ti­ses, tipo el del 4 por cien­to para la edu­ca­ción… has­ta con­fluir en uno de mayor ampli­tud y pro­fun­di­dad, capaz de crear con­tra­po­der, revo­car pila­res del orden impues­to y apun­tar hacia el cam­bio polí­ti­co y el nue­vo poder.

Creo que esta ins­ti­tu­cio­na­li­dad no se pue­de demo­cra­ti­zar ni debi­li­tar des­de den­tro, ni con sim­ples líneas elec­to­ra­lis­tas o insis­tien­do solo en el logro de “cuo­tas” ins­ti­tu­cio­na­les y en opcio­nes pre­si­den­cia­les como las que domi­nan al PLD y el PRD.

Así las cosas, las alter­na­ti­vas elec­to­ra­les sis­té­mi­cas esta­rán, con o sin reelec­ción, pre­via­men­te cap­tu­ra­da por el nue­vo “monar­ca”. No olvi­de­mos ade­más que el PRD está secues­tra­do por con­cep­cio­nes y prác­ti­cas pare­ci­das y for­ma par­te del mis­mo aje­drez polí­ti­co, inclu­so en cier­ta medi­da inter­ve­ni­do por el cau­di­llo mayor, como lo demos­tró el pac­to de las cor­ba­tas azu­les y lo evi­den­cian las con­ti­nuas nego­cia­cio­nes Leo­nel-Miguel y Leo­nel-Hipó­li­to.

Para cam­biar este régi­men endu­re­ci­do, se nece­si­ta una gran movi­li­za­ción des­de fue­ra y des­de deba­jo de carác­ter polí­ti­co-social, un pro­ce­so de lucha inte­gral, inde­pen­dien­te del Esta­do, de la oli­gar­quía y de la par­ti­do­cra­cia domi­nan­te

Un cla­mor, una ava­lan­cha, que con­fron­te y res­que­bra­je lo exis­ten­te. Algo como lo que pasó en Vene­zue­la, en Ecua­dor y en Boli­via… antes de que los votos deci­die­ran los nue­vos acto­res guber­na­men­ta­les y los res­pec­ti­vos pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes.

La actual ins­ti­tu­cio­na­li­dad no es refor­ma­ble en direc­ción a más demo­cra­cia y par­ti­ci­pa­ción. Tie­ne ade­más garan­ti­za­da seis años más de exis­ten­cia con la corre­la­ción inter­na de fuer­za actual. Cual­quier avan­ce sus­tan­cial, por tan­to, requie­re de su rup­tu­ra y supera­ción: de la crea­ción de un orden cons­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­nal dis­tin­to, nega­dor del auto­ri­ta­ris­mo neo-tru­ji­llis­ta y del neo­li­be­ra­lis­mo, par­ti­ci­pa­ti­vo y pro­fun­da­men­te demo­crá­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *