Aba­jo el Esta­do de alar­ma. Soli­da­ri­dad con los con­tro­la­do­res- Corrien­te Roja

El Gobierno resol­vió por decre­to pri­va­ti­zar lo sus­tan­cial de los aero­puer­tos y modi­fi­car, por enési­ma vez, las con­di­cio­nes labo­ra­les de los con­tro­la­do­res. Cuan­do estos con­tes­tan al atro­pe­llo el Gobierno, jalea­do por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, decla­ra el Esta­do de alar­ma y orques­ta un lin­cha­mien­to mediá­ti­co con­tra los/​as con­tro­la­do­res.

En vano cabe bus­car en esos mis­mo medios o en las expli­ca­cio­nes del Gobierno cuá­les son las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los con­tro­la­do­res. Por el con­tra­rio, par­te del lin­cha­mien­to se orques­ta min­tien­do has­ta la sacie­dad sobre los sala­rios que cobran y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

Como los/​as con­tro­la­do­res lle­van años denun­cian­do, des­de el año 2000 están soli­ci­tan­do de AENA la for­ma­ción de nue­vos con­tro­la­do­res “por­que no había sufi­cien­tes para ges­tio­nar tan­to trá­fi­co”. No se han for­ma­do con­tro­la­do­res ni siquie­ra al rit­mo de las bajas que se iban pro­du­cien­do (jubi­la­cio­nes, falle­ci­mien­tos…).

Duran­te esos años el exce­so de tra­ba­jo se fue cubrien­do a base de muchas horas extra­or­di­na­rias. Es esa situa­ción, que AENA y el gobierno gene­ra­ron, la que dis­pa­ra los gas­tos sala­ria­les que aho­ra ante la cri­sis pre­ten­den cor­tar de un plu­ma­zo. Hay que tener muy poca ver­güen­za para que un Gobierno cuyos minis­tros y dipu­tados cobran suel­dos millo­na­rios y pone el era­rio públi­co al ser­vi­cio de los millo­na­rios, ban­que­ros y espe­cu­la­do­res, lla­me “pri­vi­le­gia­dos” a los con­tro­la­do­res o a cual­quier otro tipo de tra­ba­ja­do­res que se lo ganan con su tra­ba­jo y sus cono­ci­mien­tos.

Hay que tener poca ver­güen­za para hablar de “derro­che” un gobierno que ha dila­pi­da­do for­tu­nas (para rego­ci­jo de las gran­des cons­truc­to­ras entre otros) en obras faraó­ni­cas en aero­puer­tos, que está man­te­nien­do aero­puer­tos abso­lu­ta­men­te defi­ci­ta­rios e inser­vi­bles por­que solo la lógi­ca de los espe­cu­la­do­res expli­ca que en un país de 46 millo­nes de habi­tan­tes haya 47 aero­puer­tos comer­cia­les.

El Gobierno ni tra­ba­ja ni tra­ba­ja­rá para defen­der el “inte­rés gene­ral de los con­tri­bu­yen­tes” sino para garan­ti­zar a los bene­fi­cia­rios de las pri­va­ti­za­cio­nes de los aero­puer­tos sala­rios más bajos para que se lle­ven bue­nos bene­fi­cios. Con­vie­ne recor­dar que los con­tro­la­do­res ni son fun­cio­na­rios ni reci­ben un solo euro de las arcas del Esta­do. Sus sala­rios se pagan con el dine­ro reca­ba­do de las tasas que abo­nan los pasa­je­ros.

Es con esa moral cíni­ca con la que se des­acre­di­ta y cri­mi­na­li­za a estos tra­ba­ja­do­res y a par­tir de ahí vale todo. Así fue el decre­ta­zo de febre­ro de este año en vir­tud del cual les liqui­da­ron el con­ve­nio fir­ma­do, redu­je­ron los suel­dos un 40% , aumen­ta­ron la jor­na­da labo­ral de 1.200 a 1.750 horas, les redu­je­ron los tiem­pos de des­can­so…. Y así es aho­ra, jor­na­das ago­ta­do­ras, exce­di­dos en muchos casos la jor­na­da obli­ga­to­ria de horas anua­les…

Y aho­ra a pun­ta de pis­to­la

La deci­sión de decla­rar el Esta­do de alar­ma, mili­ta­ri­zar a los con­tro­la­do­res, enviar a la guar­dia civil a bus­car­los casa a casa y acu­sar­los de sedi­ción si se nega­ban a ir, es el col­mo de la arbi­tra­rie­dad, es una media dic­ta­to­rial, tota­li­ta­ria y por ello repu­dia­ble. Hechos como este es el que nos hace reafir­mar­nos en que “lo lla­man demo­cra­cia y no lo es”.

Como siem­pre jus­ti­fi­can sus tro­pe­lías en nom­bre del inte­rés gene­ral. Pero hace alre­de­dor de un año la empre­sa aérea de Díaz Ferrán dejó a miles de pasa­je­ros tira­dos en los aero­puer­tos ¿Dón­de estu­vo el Gobierno, la guar­dia civil y los mili­ta­res para garan­ti­zar el dere­cho de los pasa­je­ros?

El gobierno de los ban­que­ros puso a la guar­dia civil y a los mili­ta­res al ser­vi­cio de su plan de pri­va­ti­za­cio­nes y de aca­llar cual­quier pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res al res­pec­to.

Da ver­güen­za escu­char y ver a repu­tados “pro­gre­sis­tas”, o a los diri­gen­tes sin­di­ca­les de CCOO y UGT, callan­do o apo­yan­do resuel­ta­men­te en algu­nos casos la mili­ta­ri­za­ción de un colec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res.

Quien así actúa no tie­ne nada que repro­char ni envi­diar a nin­gún gobierno de la dere­cha más ran­cia. Apo­yar por acti­va o pasi­va la medi­da del gobierno es sen­tar las bases para que cual­quier lucha obre­ra que afec­te, a jui­co del gobierno, ser­vi­cios esen­cia­les, aca­be sien­do mili­ta­ri­za­da. Ahí que­da el avi­so para los trabajadores/​as del Metro, ferro­via­rios, de los auto­bu­ses…

Por estas razo­nes des­de Corrien­te Roja mani­fes­ta­mos nues­tro total repu­dio al Esta­do de alar­ma y la mili­ta­ri­za­ción de los tra­ba­ja­do­res.

Exi­gi­mos del Gobierno la reti­ra­da inme­dia­ta de todos los decre­tos que han lle­va­do a esta situa­ción.

Mani­fes­ta­mos nues­tra soli­da­ri­dad y ofre­ce­mos nues­tro apo­yo a los/​as con­tro­la­do­res aéreos.

Lla­ma­mos a todas las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y de la izquier­da a res­pon­der a esta medi­da dic­ta­to­rial del Gobierno.

6 de Diciem­bre 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *