Vene­zue­la: ¿Es ver­dad que esta­mos per­dien­do la revo­lu­ción? – Franz J. T. Lee

El cre­púscu­lo de los “Con­de­na­dos de la Tie­rra”

A lo lar­go de la últi­ma déca­da, en todo el mun­do los “con­de­na­dos de la tie­rra’ han diri­gi­do su mira­da pro­le­ta­ria, espe­ran­za­do­ra, lle­na de lágri­mas, hacia la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na lati­no­ame­ri­ca­na, en par­ti­cu­lar, hacia Vene­zue­la, el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías y el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV). Sin duda, lo que está ocu­rrien­do aquí en Vene­zue­la tie­ne una rele­van­cia trans­his­tó­ri­ca a nivel glo­bal. Tan­to inter­na como exter­na­men­te, hay un sin núme­ro de cama­ra­das sin­ce­ros y soli­da­rios que están con­fun­di­dos acer­ca del carác­ter de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, están preo­cu­pa­dos por su futu­ro inme­dia­to; algu­nos expre­san su crí­ti­ca cons­truc­ti­va y otros su crí­ti­ca deses­pe­ra­da en torno a la situa­ción actual, como tam­bién hay algu­nos que se dejan enga­ñar por la actual gue­rra mediá­ti­ca inter­na­cio­nal con­tra el gobierno vene­zo­lano. Las siguien­tes refle­xio­nes son de carác­ter gene­ral y teó­ri­cas, y serán com­ple­ta­das por un deta­lla­do aná­li­sis más ade­lan­te. El tema es deli­ca­do, por lo tan­to, es impe­ra­ti­vo colo­car­lo en su con­tex­to glo­bal eman­ci­pa­to­rio.

Sin duda, es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de defen­der a todos los logros que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na ha traí­do a los tra­ba­ja­do­res pobres. No hace fal­ta cate­go­ri­zar todos estos logros aquí; el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías nos los recuer­da a dia­rio en todos sus pro­gra­mas y entre­vis­tas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Aque­llos que dudan de las esta­dís­ti­cas y de los hechos, pues que ven­gan a Vene­zue­la para inves­ti­gar la reali­dad de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na aquí y aho­ra mis­mo.

Sin embar­go, debe­mos recor­dar que la his­to­ria bur­gue­sa capi­ta­lis­ta ha demos­tra­do que una de las cosas más com­pli­ca­das de hacer es una revo­lu­ción glo­bal. El modo de pro­duc­ción actual que hoy se está ani­qui­lan­do sis­te­má­ti­ca­men­te, nació en Mile­to hace casi tres mile­nios: sólo aho­ra se vol­vió ‘adul­to’ o en las pala­bras de Imma­nuel Kant, se ha trans­for­ma­do hacia su ple­na reco­no­ci­bi­li­dad.

El que no lo pue­de ver aho­ra, no ten­drá mucho tiem­po para apren­der a ver­lo en el futu­ro inme­dia­to. La revo­lu­ción capi­ta­lis­ta ha sido el arma for­mi­da­ble del capi­ta­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Median­te un cui­da­do­so estu­dio pode­mos dar­nos cuen­ta que ¡lo revo­lu­cio­na­rio no es el socia­lis­mo, sino su nega­ción, el capi­ta­lis­mo!

Aho­ra, con res­pec­to a la coyun­tu­ra polí­ti­ca actual que están vivien­do la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, su líder Hugo Chá­vez Frías y el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la, ¿qué está pasan­do? ¿De ver­dad todo anda bien? Por aho­ra y para empe­zar, sólo nos pode­mos enfo­car en el con­cep­to de la revo­lu­ción, tra­tan­do de ver­lo bajo una crí­ti­ca macros­có­pi­ca.

¿Por qué es sólo aho­ra, que un núme­ro con­si­de­ra­ble de sim­pa­ti­zan­tes de nues­tro pro­ce­so en Vene­zue­la, de repen­te están muy preo­cu­pa­dos que algo anda mal con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na? ¿Por qué casi pasa des­aper­ci­bi­do que algo anda­ba mal en todas las revo­lu­cio­nes pasa­das e inclu­so en aque­llas en cur­so, todas empren­di­das en nom­bre de los “con­de­na­dos de la tie­rra”? En cam­bio, ¿cua­les fue­ron las revo­lu­cio­nes que real­men­te se han mate­ria­li­za­do, y en cuyo inte­rés? ¿Quién se bene­fi­ció o se bene­fi­cia?, o como reza la pre­gun­ta en latín: ¿«cui bono»? ¿Cuál es la cla­se intere­sa­da en que se “radi­ca­li­ce” la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, y qué cla­se quie­re más bien des­ha­cer­se del pre­si­den­te Chá­vez y del PSUV? Enton­ces, ¿el PSUV defien­de los intere­ses de quién? ¿Por qué ha habi­do una ava­lan­cha de adver­ten­cias y lla­ma­das a la auto­crí­ti­ca y la rec­ti­fi­ca­ción? ¿A quién real­men­te le preo­cu­pa el socia­lis­mo en Vene­zue­la?

Bueno, ¡cier­ta­men­te a mí me impor­ta, como tam­bién le impor­ta a muchos de nues­tros y nues­tras cama­ra­das!

¡Des­de hace tres déca­das he esta­do vivien­do, ense­ñan­do y luchan­do por la eman­ci­pa­ción de este her­mo­so país que es Vene­zue­la, entre su cáli­da pobla­ción tra­ba­ja­do­ra! Y duran­te la últi­ma déca­da, des­de la lle­ga­da al poder de Hugo Chá­vez, he esta­do com­ple­ta­men­te libre de expre­sar mis opi­nio­nes polí­ti­cas, siem­pre tra­tan­do de hacer mis con­tri­bu­cio­nes de mane­ra aca­dé­mi­ca, cien­tí­fi­ca y filo­só­fi­ca, sin ata­car a nadie ad homi­nem, por­que los pro­ble­mas no se pue­den redu­cir a las accio­nes de un solo indi­vi­duo, sino más bien hay que colo­car­los en su con­tex­to his­tó­ri­co.

Aho­ra, vamos con algu­nas pre­gun­tas orien­ta­do­ras.

En la his­to­ria, en el trans­cur­so de la lucha de cla­ses, ¿cuál de las revo­lu­cio­nes defi­ni­ti­va­men­te logró defen­der­se y glo­ba­li­zar­se des­pués de su vic­to­ria polí­ti­ca y mili­tar? ¿Cuál fue la revo­lu­ción que defi­ni­ti­va­men­te mate­ria­li­zó sus intere­ses de cla­se y alcan­zó sus obje­ti­vos socia­les, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les?

Es pre­ci­sa­men­te en la res­pues­ta a esta pre­gun­ta, don­de se encuen­tra la pro­pia quin­tae­sen­cia de una revo­lu­ción y la pis­ta para veri­fi­car, si hoy en algu­na par­te de nues­tro pla­ne­ta de ver­dad está ocu­rrien­do una revo­lu­ción que se expre­sa en la prác­ti­ca y la ideo­lo­gía.

Toman­do como ejem­plo algu­nas autén­ti­cas revo­lu­cio­nes de mayor enver­ga­du­ra como la ame­ri­ca­na, la fran­ce­sa y las indus­tria­les, debe­mos pre­gun­tar­nos lo siguien­te: ¿Qué intere­ses de cla­se tenían en común esas revo­lu­cio­nes? ¿De qué mane­ra esta­ban vin­cu­la­das entre sí? ¿Cuál era su misión his­tó­ri­ca res­pec­ti­va? ¿En qué pun­to con­ver­gie­ron todas? ¿Quién real­men­te cele­bró estas revo­lu­cio­nes? ¿Aca­so las cele­bra­ron los sier­vos, escla­vos, cam­pe­si­nos o tra­ba­ja­do­res? ¿Des­pués de eones, por qué no ha lle­ga­do toda­vía el ama­ne­cer de los “con­de­na­dos de la tie­rra’?

Enton­ces, ¿qué fue y qué sigue sien­do la fun­ción social de una revo­lu­ción? Vene­zue­la, exa­mi­ne­mos lo siguien­te:

* La revo­lu­ción – “rivo­luz­zio­ne” o “rivol­tu­ra’ – nació en una épo­ca his­tó­ri­ca espe­cí­fi­ca para lle­var al poder el capi­ta­lis­mo como modo de des­truc­ción glo­bal domi­nan­te;

* La revo­lu­ción tuvo la tarea his­tó­ri­ca de des­truir el modo de pro­duc­ción feu­dal, su estruc­tu­ra de cla­se, su super­es­truc­tu­ra teo­ló­gi­ca y el Esta­do abso­lu­tis­ta;

* La revo­lu­ción tuvo la tarea his­tó­ri­ca de indus­tria­li­zar los paí­ses metro­po­li­ta­nos y con­ver­tir el «Ter­cer Mun­do» en un gran cam­po de con­cen­tra­ción de mano de obra bara­ta, y en un paraí­so para la explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les.

* La revo­lu­ción tuvo la tarea his­tó­ri­ca de dia­léc­ti­ca­men­te esta­ble­cer y refor­zar el «inter­cam­bio des­igual» (Samir Amin), los dos lados del mer­ca­do mun­dial, la divi­sión del mun­do en paí­ses capi­ta­lis­tas y colo­nia­les. Por ejem­plo, como país pro­duc­tor agrí­co­la y más tar­de como eco­no­mía de extrac­ción petro­le­ra, sin acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal y sin estruc­tu­ra de cla­ses corres­pon­dien­te, Vene­zue­la se sub­de­sa­rro­lló al mis­mo paso en que se «desa­rro­lla­ron» Euro­pa o los Esta­dos Uni­dos.

* El últi­mo país a entrar en el ámbi­to de los paí­ses metro­po­li­ta­nos indus­tria­li­za­dos del siglo 20 fue Japón. Antes de la glo­ba­li­za­ción, al res­to de las ‘Nacio­nes Uni­das’ no se les per­mi­tió par­ti­ci­par en este sono­ro pro­ce­so de la revo­lu­ción glo­bal y la glo­ba­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

* Por lo tan­to, una cosa es hacer la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca bur­gue­sa capi­ta­lis­ta en los paí­ses metro­po­li­ta­nos, y otra cosa es ser un Esta­do víc­ti­ma (lo que hoy es cíni­ca­men­te lla­ma­do una «socie­dad fra­ca­sa­da» o un «Esta­do fora­ji­do»), saquea­do por la mis­ma glo­ba­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria o revo­lu­ción glo­bal. Este es el caso de la Vene­zue­la con­tem­po­rá­nea. No cual­quier país del mun­do pue­de hacer una revo­lu­ción, ni siquie­ra una revo­lu­ción “sui gene­ris”, com­pi­tien­do con­tra el «Impe­rio». Para tener un míni­mo de chan­ce, tene­mos que ser muy pre­ci­sos con nues­tros pen­sa­mien­tos y actos.

* La revo­lu­ción, como fue com­pro­ba­do his­tó­ri­ca­men­te, es capi­ta­lis­ta por natu­ra­le­za. Es nada más ni nada menos que el pro­pio capi­ta­lis­mo el que ha sido el pri­mer y úni­co modo de pro­duc­ción revo­lu­cio­na­rio en la his­to­ria, según lo cons­ta­ta­do por los mis­mí­si­mos Karl Marx y Frie­drich Engels en el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta. Aho­ra, con res­pec­to a la eman­ci­pa­ción y su «vehícu­lo» teó­ri­co y polí­ti­co para acti­var el freno de emer­gen­cia y poner fin a la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, así como a la explo­ta­ción de la natu­ra­le­za por la socie­dad, nece­si­ta­mos una nue­va filo­so­fía, mucho más poten­te que toda la Ilus­tra­ción bur­gue­sa en su momen­to, una filo­so­fía que inclu­so ‘tras­cien­de’ el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. No pode­mos caer hacia atrás y tra­tar de hacer una revo­lu­ción que ya se ha hecho y se ha glo­ba­li­za­do y de la que hemos sido las víc­ti­mas his­tó­ri­cas, des­de el momen­to en que comen­zó la tra­ta trans­atlán­ti­ca de escla­vos; y mucho menos pode­mos seguir sien­do sumer­gi­dos en la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca y las ilu­sio­nes reli­gio­sas y mesiá­ni­cas. Deje­mos la incor­po­ra­ción al capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo revo­lu­cio­na­do a otros posi­bles can­di­da­tos, que aspi­ran ser los nue­vos socios en esta “San­ta Alian­za” impe­ria­lis­ta, como Rusia, India, Chi­na, Bra­sil y quién sabe, Sudá­fri­ca. Esto no es, ni debe ser, obje­ti­vo nues­tro.

Lo que real­men­te está en el orden del día en Vene­zue­la y el mun­do, es la eman­ci­pa­ción de los escla­vos asa­la­ria­dos en las fábri­cas, en las indus­trias petro­le­ras, en la agri­cul­tu­ra, en los labo­ra­to­rios, en las ofi­ci­nas, en el sec­tor edu­ca­ti­vo, en los ejér­ci­tos, en los apa­ra­tos del Esta­do. Es en este ámbi­to, y en lo que res­pec­ta a la des­truc­ción de plus­va­lía y la ani­qui­la­ción de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios prin­ci­pa­les de pro­duc­ción, don­de aún hemos hecho muy poco. Nacio­na­li­zar empre­sas no es socia­lis­mo, y mucho menos eman­ci­pa­ción, en reali­dad, no es otra cosa que el quid pro quo, los nego­cios de cos­tum­bre como se sue­len prac­ti­car en el capi­ta­lis­mo.

El socia­lis­mo como anti-capi­ta­lis­mo y anti-impe­ria­lis­mo tie­ne que refle­jar­se en pala­bras y hechos, las pala­bras solas no bas­tan. Pode­mos encon­trar las joyas eman­ci­pa­to­rias más pre­cio­sas en los dis­cur­sos del Pre­si­den­te Chá­vez, en las trans­mi­sio­nes de las radios y la tele­vi­sión comu­ni­ta­rias alter­na­ti­vas, inclu­so en los medios de comu­ni­ca­ción esta­ta­les, y más aún, inclu­so en el pro­gra­ma polí­ti­co del pro­pio PSUV. Allí se encuen­tran todas las expec­ta­ti­vas, anti­ci­pa­cio­nes y deseos eman­ci­pa­to­rios de los obre­ros y cam­pe­si­nos, es decir de las cla­ses explo­ta­das. Sin embar­go, si en la reali­dad con­cre­ta no se refle­ja nin­gu­na de estas múl­ti­ples expre­sio­nes anti-capi­ta­lis­tas, con excep­ción de una u otra ten­den­cia ape­nas per­cep­ti­ble, enton­ces nues­tros dis­cur­sos, trans­mi­sio­nes y pro­gra­mas se con­vier­ten en pura ideo­lo­gía, es decir, en men­ti­ras repe­ti­das.

¿Será que tal vez tene­mos un pro­ble­ma con la tesis núme­ro 11 de Marx sobre Feuer­bach? Es decir, que ¿sólo inter­pre­ta­mos la reali­dad vene­zo­la­na de varias mane­ras, pero no cam­bia­mos las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo, no crea­mos real y con­cre­ta­men­te un mun­do mejor para los millo­nes de tra­ba­ja­do­res pobres, como lo exi­gió Ber­tolt Brecht con tan­ta elo­cuen­cia?

¿No será por eso que muchos cama­ra­das per­ci­ben un peli­gro y temen por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, temen que podría­mos per­der nues­tra revo­lu­ción? ¿No podría ser ésta la razón por la ten­den­cia a la dis­mi­nu­ción del apo­yo de la base popu­lar de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na? ¿Será ésta la razón por la que una vez más ten­dre­mos que ver a los nefas­tos ros­tros del pasa­do en el nue­vo par­la­men­to vene­zo­lano a par­tir del pró­xi­mo año?

Una cosa es cier­ta: algo anda mal y debe corre­gir­se con urgen­cia. Para empe­zar, tene­mos que lograr la eli­mi­na­ción de esa inmen­sa dis­cre­pan­cia que exis­te entre un tan noble pro­gra­ma polí­ti­co del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la y la reali­dad con­cre­ta, hay que eli­mi­nar esa bre­cha ideo­ló­gi­ca entre lo que los polí­ti­cos dicen o escri­ben y lo que real­men­te hacen. Sólo cuan­do se logre esto, sólo cuan­do se esta­blez­ca la dia­léc­ti­ca entre la pra­xis y la teo­ría, pode­mos tener la espe­ran­za de cap­tar una vez más la ima­gi­na­ción, la fan­ta­sía y el entu­sias­mo incon­di­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res vene­zo­la­nos, al igual que en los años 2002/​2003, cuan­do por un bre­ve lap­so de tiem­po nues­tras ideas eman­ci­pa­to­rias se trans­for­ma­ron en una fuer­za mate­rial libe­ra­do­ra. La ausen­cia de teo­ría y pra­xis y la pre­sen­cia nefas­ta de la ideo­lo­gía y la prác­ti­ca, don­de se dice una cosa y se hace otra, son las razo­nes prin­ci­pa­les por las que nues­tro buque Boli­va­riano se está tran­can­do en las cal­mas cari­be­ñas.

Por últi­mo, en vez de pre­gun­tar­nos si esta­mos per­dien­do nues­tra revo­lu­ción, más bien debe­ría­mos pre­gun­tar­nos: ¿Esta­mos logran­do la eman­ci­pa­ción huma­na? ¿Hemos avan­za­do en tras­cen­der el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo glo­bal, la revo­lu­ción glo­ba­li­za­da y la glo­ba­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria? ¿Hemos eli­mi­na­do la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre y de la natu­ra­le­za por la socie­dad? ¿O nos encon­tra­mos ante una espe­cie de jue­go al esti­lo Can­cún don­de pre­do­mi­nan las nego­cia­cio­nes y la inter­me­dia­ción, todo en torno a las gran­des cor­po­ra­cio­nes, como de cos­tum­bre, no impor­ta las con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas para la huma­ni­dad?

http://​www​.franz​lee​.org​.ve
[email protected]​franzlee.​org.​ve

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *