El deber y la epi­de­mia en Hai­tí – Fidel Cas­tro

El pasa­do vier­nes 3 de diciem­bre la ONU deci­dió dedi­car una sesión de la Asam­blea Gene­ral al aná­li­sis de la epi­de­mia de cóle­ra en ese her­mano país. La noti­cia de esa deci­sión era espe­ran­za­do­ra. Segu­ra­men­te ser­vi­ría para adver­tir a la opi­nión inter­na­cio­nal de la gra­ve­dad del hecho, y movi­li­zar su apo­yo al pue­blo hai­tiano. Al fin y al cabo, su razón de exis­tir es enfren­tar pro­ble­mas y pro­mo­ver la paz.

El momen­to actual de Hai­tí es gra­ve, y la ayu­da urgen­te reque­ri­da es poca. Nues­tro agi­ta­do mun­do invier­te cada año un millón 500 mil millo­nes de dóla­res en armas y gue­rras; Hai­tí ‑un país que hace menos de un año sufrió el bru­tal terre­mo­to que oca­sio­nó 250 mil muer­tos, 300 mil heri­dos y enor­me des­truc­ción- lo que requie­re para su recons­truc­ción y desa­rro­llo ascien­de, según cálcu­los de exper­tos, a 20 mil millo­nes, solo el 1,3% de lo que se gas­ta en un año a tales fines.

Pero no se tra­ta aho­ra de eso, que cons­ti­tui­ría un sim­ple sue­ño. La ONU no solo ape­la a una modes­ta soli­ci­tud eco­nó­mi­ca que se podría resol­ver en unos minu­tos sino tam­bién a 350 médi­cos y 2 000 enfer­me­ras, que los paí­ses pobres no poseen y los paí­ses ricos se los sue­len arre­ba­tar a los pobres. Cuba res­pon­dió de inme­dia­to, ofre­cien­do 300 médi­cos y enfer­me­ras. Nues­tra Misión Médi­ca Cuba­na en Hai­tí atien­de casi el 40% de los afec­ta­dos por cóle­ra. Rápi­da­men­te, des­pués del lla­ma­mien­to de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal, se dio a la tarea de bus­car las cau­sas con­cre­tas del alto índi­ce de leta­li­dad. La baja tasa de los pacien­tes que ellos atien­den es infe­rior al 1% ‑se redu­ce y segui­rá redu­cien­do cada día‑, fren­te al 3% de las per­so­nas aten­di­das en los demás cen­tros sani­ta­rios que labo­ran en el país.

Es evi­den­te que el núme­ro de falle­ci­dos no se limi­ta solo a las más de 1 800 per­so­nas que se repor­tan. En dicha cifra, no cons­tan los que falle­cen sin asis­tir a los médi­cos y cen­tros de salud exis­ten­tes.

Inda­gan­do las cau­sas de los que acu­dían con mayor gra­ve­dad a los cen­tros de lucha con­tra la epi­de­mia aten­di­dos por nues­tros médi­cos, ellos obser­va­ron que estos pro­ce­dían de las sub­co­mu­nas más dis­tan­tes y con menos comu­ni­ca­ción. La super­fi­cie de Hai­tí es mon­ta­ño­sa, y en muchos pun­tos ais­la­dos solo pue­de lle­gar­se cami­nan­do por terre­nos abrup­tos.

El país se divi­de en 140 comu­nas, urba­nas o rura­les, y 570 sub­co­mu­nas. En una de las sub­co­mu­nas ais­la­das, don­de viven apro­xi­ma­da­men­te 5 000 per­so­nas, según cálcu­los del Pas­tor pro­tes­tan­te 20 habían muer­to por la epi­de­mia sin asis­tir a un cen­tro de salud.

De acuer­do con inves­ti­ga­cio­nes urgen­tes de la Misión Médi­ca Cuba­na, en coor­di­na­ción con las auto­ri­da­des sani­ta­rias, se ha cons­ta­ta­do que 207 sub­co­mu­nas hai­tia­nas en los pun­tos más ais­la­dos care­cen de acce­so a los cen­tros de lucha con­tra el cóle­ra o de aten­ción médi­ca.

En la reu­nión men­cio­na­da de Nacio­nes Uni­das, esta rati­fi­có la nece­si­dad infor­ma­da por la seño­ra Vale­rie Amos, sub­se­cre­ta­ria gene­ral de la ONU para Asun­tos Huma­ni­ta­rios, quien visi­tó con urgen­cia duran­te dos días el país y cal­cu­ló la cifra de los 350 médi­cos y 2 000 enfer­me­ras. Hacía fal­ta cono­cer los recur­sos huma­nos exis­ten­tes en el país para cal­cu­lar la cifra del per­so­nal reque­ri­do. Tam­bién ese fac­tor depen­de­rá de las horas y días con­sa­gra­dos por el per­so­nal que lucha con­tra la epi­de­mia. Un hecho impor­tan­te a tener en cuen­ta es no solo el tiem­po que se dedi­ca al tra­ba­jo, sino el hora­rio. En el aná­li­sis del alto índi­ce de mor­ta­li­dad se obser­va que el 40% de la leta­li­dad ocu­rre en horas de la noche, lo cual evi­den­cia que a esa hora los pacien­tes afec­ta­dos no reci­ben igual aten­ción a su enfer­me­dad.

Nues­tra Misión esti­ma que el uso ópti­mo del per­so­nal redu­ci­ría el total men­cio­na­do. Movi­li­zan­do los recur­sos huma­nos dis­po­ni­bles de la Bri­ga­da “Henry Reeve” y los gra­dua­dos de la ELAM con que se cuen­ta, la Misión Médi­ca Cuba­na está segu­ra de que, aún en medio de las enor­mes adver­si­da­des ori­gi­na­das por la des­truc­ción del terre­mo­to, el hura­cán, las llu­vias impre­de­ci­bles y la pobre­za, la epi­de­mia pue­de ser domi­na­da y pre­ser­var la vida de miles de per­so­nas que en las actua­les cir­cuns­tan­cias inexo­ra­ble­men­te mori­rían.

El domin­go 28 tuvie­ron lugar las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia, la tota­li­dad de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y de una par­te del Sena­do, lo cual cons­ti­tu­yó un even­to ten­so y com­ple­jo que nos preo­cu­pó seria­men­te, por lo que se rela­cio­na con la epi­de­mia y la situa­ción trau­má­ti­ca del país.

En su decla­ra­ción del 3 de diciem­bre el Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU seña­ló tex­tual­men­te: “‘Ins­to a todos los acto­res polí­ti­cos, cua­les­quie­ra que sean las que­jas o reser­vas sobre el pro­ce­so, a que se abs­ten­gan de usar la vio­len­cia y a que empie­cen a deba­tir el asun­to de mane­ra inme­dia­ta y encon­trar una solu­ción antes de que empie­ce una cri­sis seria’”, infor­mó una impor­tan­te agen­cia de noti­cias euro­pea.

El Secre­ta­rio Gene­ral, de acuer­do con dicha agen­cia, exhor­tó a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a cum­pli­men­tar la entre­ga de 164 millo­nes de dóla­res, de los cua­les solo han sumi­nis­tra­do el 20%.

No es correc­to diri­gir­se a un país como quien rega­ña a un niño peque­ño. Hai­tí es un país que hace dos siglos fue el pri­me­ro en este hemis­fe­rio en poner fin a la escla­vi­tud. Ha sido víc­ti­ma de todo tipo de agre­sio­nes colo­nia­les e impe­ria­lis­tas. Fue ocu­pa­do por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos hace ape­nas seis años, des­pués de pro­mo­ver una gue­rra fra­tri­ci­da. La exis­ten­cia de una fuer­za de ocu­pa­ción extran­je­ra, en nom­bre de las Nacio­nes Uni­das, no pri­va a ese país del dere­cho al res­pe­to a su dig­ni­dad y a su his­to­ria.

Con­si­de­ra­mos correc­ta la posi­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das de exhor­tar a los ciu­da­da­nos hai­tia­nos a evi­tar enfren­ta­mien­tos entre ellos. El día 28, en horas rela­ti­va­men­te tem­pra­nas, los par­ti­dos de opo­si­ción sus­cri­bie­ron un lla­ma­mien­to a pro­tes­tar en la calle, pro­vo­can­do mani­fes­ta­cio­nes y crean­do nota­ble con­fu­sión den­tro del país, espe­cial­men­te en Puer­to Prín­ci­pe; y sobre todo en el exte­rior del país. No obs­tan­te, tan­to el Gobierno como la opo­si­ción logra­ron evi­tar actos vio­len­tos. Al día siguien­te la nación esta­ba en cal­ma.

La agen­cia euro­pea infor­mó que Ban Ki-moon había decla­ra­do con rela­ción a “las elec­cio­nes del pasa­do domin­go en Hai­tí […] que ‘las irre­gu­la­ri­da­des’ regis­tra­das ‘pare­cen aho­ra más serias que lo que se pen­só en un prin­ci­pio’.”

Quien leyó todas las infor­ma­cio­nes pro­ce­den­tes de Hai­tí y las decla­ra­cio­nes ulte­rio­res de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos de la opo­si­ción, no pue­den com­pren­der que quien está ape­lan­do a evi­tar luchas fra­tri­ci­das des­pués de la con­fu­sión crea­da entre los elec­to­res, en vís­pe­ras de los resul­ta­dos del escru­ti­nio que deter­mi­na­rán los dos can­di­da­tos riva­les en la elec­ción de enero decla­re aho­ra que los pro­ble­mas eran más serios que lo que él pen­só en un prin­ci­pio, lo que equi­va­le a echar leña en el fue­go de los anta­go­nis­mos polí­ti­cos.

Ayer, 4 de diciem­bre, se cum­plió el 12 ani­ver­sa­rio del arri­bo a la Repú­bli­ca de Hai­tí de la Misión Médi­ca de Cuba. Des­de enton­ces, miles de médi­cos y téc­ni­cos de la salud públi­ca cuba­na han pres­ta­do sus ser­vi­cios en Hai­tí. Con su pue­blo hemos con­vi­vi­do en tiem­pos de paz o de gue­rras, terre­mo­tos y ciclo­nes. Con él esta­re­mos en estos tiem­pos de inter­ven­ción, ocu­pa­ción y epi­de­mias.

El Pre­si­den­te de Hai­tí, la auto­ri­da­des cen­tra­les y loca­les, sean cua­les fue­ren sus ideas reli­gio­sas o polí­ti­cas, saben que pue­den con­tar con Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *