Con­tro­la­do­res e incon­tro­la­dos- Manuel F. Tri­llo

He vis­to con estu­pe­fac­ción cómo algu­nos “escri­bi­do­res “de medio pelo y lar­ga cola se ponen a voci­fe­rar con­tra la apli­ca­ción de las leyes vigen­tes en el Esta­do Espa­ñol en lo que con­cier­ne al asun­to de los con­tro­la­do­res que aban­do­na­ron su pues­to de tra­ba­jo muy enfer­mos. He vis­to que unos cuan­tos han pre­ten­di­do como siem­pre aga­rrar por el morro, como a los cer­dos, al Gobierno, y de paso dejar a 250.000 per­so­nas ente­rra­das en los aero­puer­tos. He vis­to que la ultra­de­re­cha radio­fó­ni­ca gri­ta con­tra seme­jan­te bar­ba­rie “el esta­do de alar­ma” con­tra unos pobres tra­ba­ja­do­res que sólo luchan por sus dere­chos. He vis­to a Glez Pons ladrar al cie­lo, acu­san­do a quien no ha aban­do­na­do su pues­to de tra­ba­jo de ser el cul­pa­ble de que haya cien­tos de miles de per­so­nas tira­das en los aero­puer­tos (por cier­to, casi todos hemos via­ja­do en avión). He vis­to que el Gobierno ha uti­li­za­do inte­li­gen­te­men­te –Pepi­ño no es ton­to, advier­to- un decre­to ley el vier­nes 3 de diciem­bre –jus­to antes de un puen­te en que los asa­la­ria­dos , asa­la­ria­dos, no se olvi­de, bus­ca­ban ir a sus luga­res de ori­gen o a cual­quier otro lugar- para que los “con­tro­la­do­res” des­con­tro­la­dos aban­do­na­ran el pues­to de tra­ba­jo. Caye­ron en la tram­pa de Pepi­ño, ¡cui­da­do, que es lis­to! Les tor­ció el bra­zo a los asa­la­ria­dos “con­tro­la­do­res” y con la ley en la mano les ten­drá bajo direc­ción mili­tar 15 días, y para que no se pasen de ros­ca otra vez pedi­rán al Con­gre­so la amplia­ción para la Navi­dad. Que nadie dude que los meca­nis­mos lega­les de que se ha dota­do el orde­na­mien­to jurí­di­co espa­ñol será apli­ca­do cuan­do le con­ven­ga a quien gobier­na. Y si no les gus­tan las leyes las cam­bian (véa­se la ley de par­ti­dos polí­ti­cos de 2002 y la 15 refor­mas del Códi­go Penal des­de 1995). (¿Qué nos toca?: ganar­les la par­ti­da).

He pen­sa­do mucho lo que digo, pues me mue­vo entre la liber­tad y la con­tes­ta­ción radi­cal al sis­te­ma capi­ta­lis­ta al que habrá que des­truir, y es afán de todo revo­lu­cio­na­rio en que los ciu­da­da­nos –cien­tos de miles- ten­gan la vida que desean. Me bas­ta colo­car­me en un país en que –supues­ta­men­te, por supues­to- el socia­lis­mo –léa­se Cuba, Boli­via, Vene­zue­la- se esté cons­tru­yen­do, y que en tal país una éli­te pue­da rom­per­le el espi­na­zo por el sen­ci­llo méto­do de aban­do­nar su pues­to de tra­ba­jo (por cier­to, Chá­vez lo ha hecho con algu­nas éli­tes, y lo aplau­di­mos, tam­bién eran asa­la­ria­dos del “clan del petró­leo”, eran tra­ba­ja­do­res). (Sólo quie­ro rese­ñar que el aban­dono del pues­to de tra­ba­jo sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da es obje­to de san­ción gra­ve aquí, y en mi ima­gi­na­rio país socia­lis­ta). Que quien aban­do­na su pues­to sin cau­sa obje­ti­va­men­te jus­ti­fi­ca­da es un felón, y más cuan­do se hace de for­ma colec­ti­va. Vol­va­mos al ima­gi­na­rio país socia­lis­ta –socia­lis­ta- don­de una éli­te téc­ni­ca pre­ten­de que­brar el Esta­do, ¿aca­so no se uti­li­za­rían los meca­nis­mos coer­ci­ti­vos pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción socia­lis­ta? Y ello ¿por qué? ¿Por qué san­cio­nar a los que actúan de este modo en un país socia­lis­ta? ¿Aca­so no somos los defen­so­res de la liber­tad abso­lu­ta y ello con­lle­va que cada cual pue­da hacer lo que le sal­ga de su san­ta volun­tad? ¿Cas­ti­gar a seme­jan­tes indi­vi­duos no iría con­tra el sacro­san­to prin­ci­pio de la liber­tad? Decía Lenín a De los Ríos “Liber­tad, para qué”. ¿Y la liber­tad de los que están tira­dos en la cune­ta por la api­so­na­do­ra del mer­ca­do capi­ta­lis­ta, y la liber­tad de los que quie­ren ser libres en sus movi­mien­tos?

El esta­do de alar­ma. A 4 de diciem­bre de 2010 se decla­ra el esta­do de alar­ma. La Cons­ti­tu­ción bor­bó­ni­ca de 1978 lo con­tem­pla. Que se sepa que en la Cons­ti­tu­ción socia­lis­ta tam­bién exis­ti­ría una figu­ra igual. De hecho exis­te en los paí­ses her­ma­nos. Cuan­do un gru­po de suje­tos ame­na­za la liber­tad de los demás –no ponen en cues­tión los “con­tro­la­do­res” el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, se nutren de él- es nor­mal que se rom­pa la bara­ja y has­ta ahí lle­ga­rán. Alguien podría decir que esto supo­ne apo­yar tal esta­do de alar­ma en una huel­ga del metro en Madrid, pero no ha ocu­rri­do, no hubo esta­do de alar­ma, no podía haber­lo, por­que el pro­pio sis­te­ma legal lo impi­de, y de todos modos si los tra­ba­ja­do­res esta­mos car­ga­dos de razón por más que nos movi­li­cen a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to como el actual –esta­do de alar­ma- no iría­mos a tra­ba­jar como han hecho los “con­tro­la­do­res” (que por cier­to, a todos se les aca­bó el esta­do de ansie­dad y de estrés en cuan­to vie­ron de qué modo se actua­ba con­tra ellos). Los tra­ba­ja­do­res que luchan con­tra un sis­te­ma injus­to nos les ami­la­na el hecho de ir a la cár­cel. Lo hemos vis­to en cien­tos oca­sio­nes en la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro. Los obre­ros, la cla­se obre­ra ha teni­do que enfren­tar­se al “Ban­do de las Ali­ma­ñas “del Gene­ral Bur­gue­te, han teni­do que sopor­tar los cam­pos de con­cen­tra­ción y la “selec­ción” en los pues­tos de tra­ba­jo.

Des­de la pers­pec­ti­va legal, el esta­do de alar­ma es un meca­nis­mo con­tem­pla­do para situa­cio­nes extra­or­di­na­rias. Y cla­ro, aho­ra dirán algu­nos, ¿qué es una situa­ción extra­or­di­na­ria? Muy sen­ci­llo, la que ellos con­si­de­ren, por­que a buen segu­ro que habrá algu­na. Los “con­tro­la­do­res” no hicie­ron huel­ga el 29‑S, inso­li­da­rios, esqui­ro­les, se mar­gi­na­ron de la cla­se obre­ra colec­ti­va y volun­ta­ria­men­te. La huel­ga de soli­da­ri­dad con el res­to de la cla­se no va con ellos. ¿A qué pues el gri­te­río en defen­sa de sus supues­tos dere­chos? La huel­ga cor­po­ra­ti­va, toda huel­ga cor­po­ra­ti­va es una huel­ga reac­cio­na­ria. La huel­ga gene­ral, por su pro­pia natu­ra­le­za con­ci­be la soli­da­ri­dad de cla­se.

Con­clu­yo, el esta­do de alar­ma y de excep­ción está con­tem­pla­do en el orde­na­mien­to jurí­di­co, si no gus­ta y se pre­ten­de eli­mi­nar hága­se cuan­to se pue­da para liqui­dar­lo, mien­tras eso no sea posi­ble, sépa­se que a los tra­ba­ja­do­res nos apli­ca­rán antes el artícu­lo 527 del Códi­go Penal (dos años de cár­cel) y que para tal no será nece­sa­rio tan­ta alha­ra­ca. De hecho tene­mos com­pa­ñe­ros pro­ce­sa­dos por este camino legal, y no he vis­to que nadie levan­te la voz.

(Nota bene: el día 3 de diciem­bre a las 5 de la tar­de todos los “con­tro­la­do­res” esta­ban enfer­mos –ansie­dad y estrés‑, el día 4 a las 13.30 todos esta­ban sanos). Un tra­ba­ja­dor car­ga­do de razón en su rei­vin­di­ca­ción no cede y va la cár­cel, en ella hay algu­nos –no pocos- que no ceden por más que les digan, sea por­que luchen por su país o por sus ideas).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *