Ante la pues­ta en liber­tad de Sarrie­gi, Empa­ran­tza y Zulue­ta- Beha­to­kia

Que la deci­sión actual del Juz­ga­do No 3 de la Audien­cia Nacio­nal de pues­ta en liber­tad de nues­tros tres com­pa­ñe­ros no hace sino demos­trar la arbi­tra­rie­dad de la deten­ción que estos sufrie­ron, debien­do ser recor­da­da ade­más la infa­mia que supu­sie­ron las cir­cuns­tan­cias de inco­mu­ni­ca­ción en que los arres­tos se pro­du­je­ron.

El hecho de cum­plir más de 6 meses de pri­sión pre­ven­ti­va, en cár­ce­les lo más ale­ja­das posi­ble de su lugar de ori­gen y en régi­men de ais­la­mien­to, no lo pode­mos con­si­de­rar sino un tra­to cruel e inhu­mano. Esto, ade­más de supo­ner un cas­ti­go ade­lan­ta­do que agre­de sobre­ma­ne­ra su inte­gri­dad físi­ca, repre­sen­ta una lesión direc­ta e irre­ver­si­ble a su dere­cho a la pre­sun­ción de ino­cen­cia.

Que debe­mos recor­dar que las acu­sa­cio­nes con­tra nues­tros cole­gas se sus­tan­cia­ron en inte­rro­ga­to­rios ile­ga­les y bajo pre­sión de otros y otras coimpu­tadas, hecho que ade­más de ver­se refle­ja­do en los tes­ti­mo­nios de tor­tu­ra que pos­te­rior­men­te se die­ron públi­ca­men­te a cono­cer, venía refren­da­do por un infor­me ope­ra­ti­vo en el que la Guar­dia Civil reco­no­cía los méto­dos ile­gí­ti­mos que emplea para la inves­ti­ga­ción e ins­truc­ción de estos suma­rios.

Así, nos debe­mos rati­fi­car en la denun­cia de la abso­lu­ta inexis­ten­cia de caso. No nos refe­ri­mos a la pal­ma­ria fal­ta de prue­bas con­tra Sarrie­gi, Enpa­ran­tza y Zulue­ta, sino a la impo­si­bi­li­dad de impu­tar hechos delic­ti­vos que podrían jus­ti­fi­car la cali­fi­ca­ción penal – per­te­nen­cia a orga­ni­za­ción terro­ris­ta- que se hace con­tra ellos. Esto nos lle­va a sub­ra­yar, a día de hoy, que no hay nada que jus­ti­fi­que no ya la cuan­tio­sa fian­za que se les ha impues­to, sino el man­te­ni­mien­to de las gra­ves acu­sa­cio­nes con­tra ellos.

Sin embar­go, nos debe­mos feli­ci­tar por el decre­to de su liber­tad, hecho que atri­bui­mos ade­más de a la movi­li­za­ción de varios sec­to­res socia­les y, en espe­cial, de sus fami­lia­res, a la acti­va­ción para la denun­cia y soli­da­ri­dad con nues­tros cole­gas de cien­tos de abo­ga­dos, de den­tro y fue­ra de nues­tro terri­to­rio. Este acti­vis­mo en diver­sos ámbi­tos –social, pro­fe­sio­nal, colec­ti­vo, ins­ti­tu­cio­nal, inter­na­cio­nal…- debe cris­ta­li­zar en la recla­ma­ción de la abso­lu­ta pre­va­len­cia del dere­cho de defen­sa de toda per­so­na some­ti­da al pro­ce­so penal y más en con­cre­to, a juris­dic­cio­nes espe­cia­les, tal y como la de la Audien­cia Nacio­nal. Dere­cho que, como pro­fe­sio­na­les de la defen­sa letra­da, debe que­dar intac­to a nues­tra com­pa­ñe­ra Aran­tza Zulue­ta, a Iker Sarrie­gi y a Jon Enpa­ran­tza.

Bil­bon, 2010.eko aben­dua­ren 2an

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *