En la déca­da de 1960 Hana al-Shai­ba­ni aban­do­nó su con­for­ta­ble vida en Bag­dad para vivir en un cam­po de refu­gia­dos pales­ti­nos y luchar por la OLP -

Mi tía, una revo­lu­cio­na­ria…

Al Jazee­ra /​Rebelión

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos
Me recuer­do cuan­do era peque­ña hur­gan­do en una caja de vie­jas foto­gra­fías fami­lia­res del Iraq de las déca­das de 1940 y de 1950. Había una del día de la boda de mis abue­los y otras de chi­cas jóve­nes exu­be­ran­tes con colla­res de per­las y chi­cos son­rien­tes con bien plan­cha­dos pan­ta­lo­nes cor­tos. Todo el mun­do pare­cía muy son­rien­te, lo que suge­ría una épo­ca más des­preo­cu­pa­da de la his­to­ria de Iraq.

Pero una foto en par­ti­cu­lar me lla­mó la aten­ción, era de una mujer joven con una mira­da pene­tran­te. Me dije­ron que era mi tía y cuan­to más pre­gun­ta­ba sobre ella más me fas­ci­na­ba.

Esta es la his­to­ria de una mujer joven lle­na de vida que cre­ció en el Iraq de la déca­da de 1950, de una mujer que se intro­du­jo en el mun­do de la polí­ti­ca pre­do­mi­nan­te­men­te mas­cu­lino y se com­pro­me­tió con celo revo­lu­cio­na­rio con la cau­sa pales­ti­na; de una mujer que eli­gió el camino de la resis­ten­cia y que murió en unas cir­cus­tan­cias que toda­vía hoy siguen sin estar cla­ras.

Recons­truí su his­to­ria atra­vés de los recuer­dos toda­vía fres­cos de fami­lia­res y ami­gos, aun­que no siem­pre era fácil que enca­ja­ran los frag­men­tos que me con­ta­ban.


Deci­di­da y audaz

Hana al-Shai­ba­ni nació el 27 de agos­to de 1942. Era la úni­ca chi­ca de la fami­lia ya que tenía otros dos her­ma­nos mayo­res y otros dos peque­ños. Su padre, que era polí­ti­co y perio­dis­ta, la ado­ra­ba y desem­pe­ñó un papel impor­tan­te en for­jar a la mujer que lle­gó a ser.

En 1956 el Par­ti­do Ba’ath empe­za­ba a ganar popu­la­ri­dad. Sus con­sig­nas que pro­cla­ma­ban liber­tad, el socia­lis­mo ára­be y uni­dad atra­je­ron a la gene­ra­ción más joven, inclu­yen­do a Hana. Aun­que sólo tenía 14 años se afi­lió al par­ti­do e hizo mala­ba­ris­mos para con­ju­gar su edu­ca­ción con sus acti­vi­da­des polí­ti­cas. Duran­te los años de uni­ver­si­dad tra­ba­ja­ba para el Par­ti­do Ba’ath de día e iba a cla­se de noche.

En 1958, tras el derro­ca­mien­to de la monar­quía en Iraq, Hana ascen­dió y fue ele­gi­da para diri­gir a las muje­res del par­ti­do. Sólo tenía 16 años. Dos años des­pués la eli­gie­ron una de los tres repre­sen­tan­tes del Par­ti­do Ba’ath ira­quí que asis­tie­ron a la Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Ba’ath cele­bra­da aquel año en Bei­rut. Sien­do ape­nas una ado­les­cen­te ya había logra­do más de lo que nun­ca hubie­ra ima­gi­na­do lograr la mayo­ría de las muje­res de la zona.

A decir de todos, era deci­di­da y audaz. Una de las his­to­rias fami­lai­res más memo­ra­bles habla de 1959 cuan­do salió de casa para acu­dir a una mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta con­tra el régi­men auto­crá­ti­co del pri­mer minis­tro, Abdel Karim Qas­sim. La atmós­fe­ra era ten­sa y varios de los orga­ni­za­do­res de la mini­fes­ta­ción sería ase­si­na­dos des­pués, pero Hana se man­tu­vo en su deci­sión de asis­tir.

Al dar­se cuen­ta de que había pro­ble­mas, mien­tras baja­ba las esca­le­ras escon­dió bajo la blu­sa el arma que lle­va­ba. Su padre le supli­có que no fue­ra. Le expli­có que como patrio­ta enten­día el sen­ti­do del deber que ella tenía, pero aña­dió que su amor por ella esta­ba por enci­ma de todo lo demás. Hana repli­có: “Papá, tú fuis­te una vez un patrio­ta y acu­dis­te cuan­do se te lla­mó a luchar. Por favor, entién­de­lo, de mane­ra que pue­da ir mejor con tu ben­di­ción que sin ella”. Su padre no pudo dete­ner­la.

Encon­trar su voca­ción

A pesar de pro­ve­nir de una fami­lia de cla­se media, Hana eli­gió tra­ba­jar en fábri­cas y gran­jas para poder rela­cio­nar­se mejor con el pue­blo y enten­der sus difi­cul­ta­des. Pare­cía atraer a los des­va­li­dos y podría dar gran par­te de su suel­do a una fami­lia que vivie­ra en el dis­tri­to más pobre de Bag­dad.

Pero en un mun­do labo­ral pre­do­mi­nan­te­men­te mas­cu­lino tam­bién tuvo que ser dura. Exi­gió y logró el res­pe­to de sus cole­gas mas­cu­li­nos y se hizo cono­ci­da como una per­so­na que lucha­ba con­tra cual­quier injus­ti­cia y nun­ca tran­si­gía en sus idea­les.

En 1961 Hana se dis­gus­tó al leer unos infor­mes sobre la corru­pión den­tro del Par­ti­do Ba’ath. Esta­ba muy afec­ta­da por las acu­sa­cio­nes y al dar­se cuan­ta de que no podría con­se­guir que hubie­ra nin­gún cam­bio real, aban­do­nó el par­ti­do. Sabía que esto le gran­jea­ría enemi­gos.

En torno a esos años fue cuan­do se for­mó la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP). El nue­vo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio había esta­ble­ci­do su base en Jor­da­nia y Líbano en su obje­ti­vo de libe­rar Pales­ti­na por medio de la lucha arma­da. Como apa­sio­na­da nacio­na­lis­ta ára­be, era una cau­sa por la que Hana tenía mucha esti­ma y pron­to encon­tró su voca­ción.

Sin per­der tiem­po via­jó a Líbano y Jor­da­nia don­de asis­tió a semi­na­rios y con­fe­ren­cias de la OLP y cono­ció a Yas­ser Ara­fat, el jefe de la OLP, y a otras figu­ras des­ta­ca­das del movi­mien­to.

Cuan­do se escin­die­ron algu­nas fac­cio­nes de la OLP Hana se adhi­rió a un gru­po deno­mi­na­do Fren­te Demo­crá­ti­co para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (FDLP), que ella con­si­de­ra­ba más fuer­te ideo­ló­gi­ca­men­te. Cuan­do vol­vió a Bag­dad les dijo a sus her­ma­nos que se tras­la­da­ba a Jor­da­nia y que se había uni­do al FDLP.

Soñar con su muer­te

En Jor­da­nia se sumer­gió en la comu­ni­dad pales­ti­na ocul­tan­do su ori­gen ira­quí. Adop­tó el alias de Amal y habló con acen­to pales­tino ya que creía que la gen­te habla­ría más fácil­men­te con ella si pen­sa­ba que era pales­ti­na y que, por lo tan­to, ella esta­ría mejor situa­da para ayu­dar­les.

Vivió en un cam­po de refu­gia­dos, escri­bió artícu­los para el bole­tín infor­ma­ti­vo del FDLP y ayu­dó las muje­res a desa­rro­llar habi­li­da­des que podrían ayu­dar­las a encon­trar tra­ba­jo. Pero empe­zó a sen­tir­se incó­mo­da (se sen­tía cul­pa­ble de ocu­lar a su madre su tra­ba­jo para el FDLP y empe­zó a dudar si este gru­po era ver­da­de­ra­men­te dife­ren­te). Mien­tras per­ma­ne­ció com­pro­me­ti­da con esta cau­sa, sus ami­gos espe­cu­la­ban con que vol­ve­ría a Bag­dad en el momen­to en que ella podía haber aban­do­na­do el gru­po.

Mar­zo de 1970 era el sagra­do mes musul­mán de Muha­rram en el que los musul­ma­nes chiíes llo­ran la muer­te de nie­to del pro­fe­ta Maho­ma, Hus­sein. Cuan­do esta­ba en Iraq solía asis­tir a la cere­mo­nia ritual lamen­tan­do su muer­te. En el cam­po de refu­gia­dos pales­tino escu­chó la trans­mi­sión por radio de la cere­mi­nia con dos cama­ra­das y duran­te las con­mo­ve­do­ras lamen­ta­cio­nes les dijo que había soña­do que esta­ba muer­ta e ima­gi­na­do cómo se sen­ti­ría su madre si ella vol­vía a casa en un ataúd.

El sue­ño resul­tó ser pre­mo­ni­to­rio. Ape­nas unos día des­púes del “ashu­ra”, el día en que cul­mi­nan las cele­bra­cio­nes chiíes, Hana murió. Era el 17 de mar­zo de 1970 y sólo tenía 28 años.

Exis­ten dife­ren­tes ver­sio­nes sobre cómo murió. En lo que todos están de acuer­do es en que esta­ba en la ciu­dad de Irbid, en el nor­te de Jor­da­nia. Según una ver­sión, murió duran­te un ejer­ci­cio ruti­na­rio de adies­tra­mien­to del FDLP cuan­do acci­den­tal­men­te le alcan­zó una bala. Una varia­ción de ello sugie­re que se le cayó el arma por acci­den­te y al dis­pa­rar­se una bala con­tra el sue­lo la mató. Un deta­lle común de todos los rela­tos es que cuan­do se iden­ti­fi­có su cuer­po en la mor­gue la úni­ca señal de muer­te era un agu­je­ro de bala o de metra­lla en la cabe­za.

El pre­cio de la liber­tad

La fami­lia esta­ba des­tro­za­da. El gobierno ira­quí la decla­ró már­tir, el pri­mer miem­bro ira­quí de la OLP que moría por la cau­sa. Vol­vió a casa tal como había soña­do, en un ataúd envuel­to en la ban­de­ra pales­ti­na. Miles de per­so­nas acu­die­ron a mos­trar­le su res­pe­to. Mien­tras se lle­va­ba su atúd al cemen­te­rio las muje­res espar­cían cho­co­la­tes y dul­ces sobre él.

Hace cua­ren­ta años de aque­llo, pero para mí, como mujer ára­be, Hana sigue sien­do una ins­pi­ra­ción impe­re­ce­de­ra. Luchó por una cau­sa en la que creía y se negó a per­ma­ne­cer al mar­gen. Vivió en Orien­te Medio en una épo­ca en que éste pare­cía más pro­gre­sis­ta.

Muchas per­so­nas se refie­ren a ella como una mar­tir, una lucha­do­ra y una fuen­te de orgu­llo para los ira­quíes. Pero nun­ca se la eti­que­tó de “musul­ma­na”, “sun­ní” o “chií”. Es sólo en estos espan­to­sos tiem­pos cuan­do estas eti­que­tas pare­cen haber­se fija­do en las men­tes de la gen­te y de los medios de comu­ni­ca­ción.

Me gus­ta mucho la foto de mi tía que encon­tré hace muchos años. Esta mis­ma foto sir­vió para hacer un poster des­pués de su muer­te que se pegó en las pare­des de todo Iraq con una cita de ella impre­sa. Decía: “La muer­te es inevi­ta­ble. Sin embar­go, debe­mos recha­zar la muer­te si se da a cam­bio de nada. Y el pre­cio más valio­so es la liber­tad .…”.

Fuen­te: http://​english​.alja​zee​ra​.net/​i​n​d​e​p​t​h​/​f​e​a​t​u​r​e​s​/​2​0​1​0​/​1​1​/​2​0​1​0​1​1​8​8​3​8​4​8​5​6​6​8​8​8​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *