Bur­gos, 3 de diciem­bre de 1970 – Flo­ren Aoiz

En esa fecha comien­za uno de los jui­cios más famo­sos de la his­to­ria de la lucha del pue­blo vas­co por sus liber­ta­des. Tam­bién uno de los pati­na­zos más estre­pi­to­sos del fun­da­men­ta­lis­mo espa­ño­lis­ta, que resul­ta ser el final­men­te juz­ga­do y dura­men­te con­de­na­do por la socie­dad vas­ca y bue­na par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Lo que pre­ten­día ser un escar­mien­to ejem­plar se con­vier­te en un aci­ca­te para los ele­men­tos vas­cos más com­ba­ti­vos. La lucha resul­ta absuel­ta mien­tras se cas­ti­ga dura­men­te con el recha­zo y la des­le­gi­ti­ma­ción la estra­te­gia repre­si­va que nie­ga la exis­ten­cia de unas rei­vin­di­ca­cio­nes polí­ti­cas jus­tas.

Cua­ren­ta años des­pués, el Esta­do espa­ñol sigue per­si­guien­do, dete­nien­do, encar­ce­lan­do y juz­gan­do a ciu­da­da­nos vas­cos por sus ideas polí­ti­cas. Se repi­ten los macro­jui­cios y las gran­des con­de­nas. La maqui­na­ria repre­si­va sigue su mar­cha pese a su inca­pa­ci­dad para aca­bar con el inde­pen­den­tis­mo vas­co, mucho más madu­ro, fuer­te, orga­ni­za­do y estra­té­gi­ca­men­te per­tre­cha­do que en 1970. Enton­ces, el desa­fío era el «sepa­ra­tis­mo». Aho­ra es la «sepa­ra­ción», una pers­pec­ti­va de futu­ro real que inquie­ta a los gober­nan­tes espa­ño­les tan­to o más que el reto de la lucha del pue­blo vas­co cuan­do comen­zó aquel jui­cio.

Un jui­cio, por otra par­te, con­tra una ETA que atra­ve­sa­ba, curio­sa­men­te, uno de los peo­res momen­tos de su his­to­ria des­de el pun­to de vis­ta de su capa­ci­dad ope­ra­ti­va y su cohe­ren­cia inter­na. En una demos­tra­ción de la pers­pi­ca­cia de los fran­quis­tas, el pro­ce­so ayu­dó a ETA a sol­ven­tar esa cri­sis resur­gien­do con nue­vas fuer­zas y logran­do una nota­ble legi­ti­mi­dad y refe­ren­cia­li­dad social y polí­ti­ca.

Han cam­bia­do muchas cosas des­de enton­ces, pero otras no tan­to. Los acu­sa­dos eran per­se­gui­dos por aca­bar con la vida de Meli­tón Man­za­nas, cuya memo­ria es defen­di­da por la legis­la­ción espa­ño­la. Pero algu­nas ten­den­cias se han man­te­ni­do, como la estra­te­gia de mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va. En un escri­to del jefe del Gabi­ne­te de estu­dios de la Direc­ción Gene­ral de Pren­sa al Sub­di­rec­tor Gene­ral de Pren­sa sobre unas pro­pues­tas para actua­ción en torno al jucio de Bur­gos, hay afir­ma­cio­nes como la siguien­te: «todos nues­tros Con­se­je­ros, Agre­ga­dos y, don­de sean uti­li­za­bles, los Direc­to­res de Ofi­ci­nas de Turis­mo, debe­rán rea­li­zar una cam­pa­ña de con­tac­to per­so­nal con los medios, pro­me­tien­do o ame­na­zan­do, según los casos, pero bus­can­do en todo momen­to la cola­bo­ra­ción, la abs­ten­ción o la neu­tra­li­dad infor­ma­ti­va sobre el tema». En el docu­men­to se sugie­re «rea­li­zar una dis­cre­ta cam­pa­ña de difu­sión» sobre «el pro­ble­ma del sepa­ra­tis­mo vas­co y su acción terro­ris­ta, ponien­do el acen­to en temas sen­si­bles como peli­gro­si­dad para víc­ti­mas ino­cen­tes, niños, etc. Ase­si­na­to de M. Man­za­nas, nove­lan­do un poco para hacer resal­tar la cruel­dad y la fal­ta de pie­dad de los terro­ris­tas». Y tam­bién otra «dis­cre­ta cam­pa­ña divul­ga­do­ra de temas cone­xos, para pre­pa­rar “docu­men­tal­men­te” a la opi­nión públi­ca».

No son reve­la­cio­nes de Wiki­leaks, sino docu­men­tos del régi­men fran­quis­ta, pero nos ayu­dan a enten­der la agen­da ocul­ta del esta­do espa­ñol. La de 1970 y la actual.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *