4 de diciem­bre de 2010, Dia Nacio­nal de Anda­lu­cia

“Es la hora de comen­zar la lucha anda­lu­za de libe­ra­ción”

Hace trein­ta y tres años, un 4 de Diciem­bre de 1977, tras siglos de gue­rra, ocu­pa­ción, repre­sión y alie­na­ción, y tras la lar­ga noche del fas­cis­mo, a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que les fue brin­da­da, más de un millón y medio de anda­lu­ces inun­da­ron las calles de las dis­tin­tas pobla­cio­nes del país en un espon­tá­neo des­per­tar de auto­rre­co­no­ci­mien­to como pue­blo, de nues­tro orgu­llo de ser anda­lu­ces, y en un ejer­ci­cio colec­ti­vo de dig­ni­dad y lucha. Millo­nes de puños se levan­ta­ron ese día en exi­gen­cia de nues­tros dere­chos nacio­na­les y socia­les. Millo­nes de bocas excla­ma­ron a favor de nues­tra liber­tad. De la devo­lu­ción y la pose­sión de nues­tra capa­ci­dad de ser nues­tros pro­pios due­ños. Todo ello se resu­mía en una mis­ma pala­bra y rei­vin­di­ca­ción: auto­go­bierno.

Los polí­ti­cos e inte­lec­tua­les al ser­vi­cio del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y el esta­ta­lis­mo espa­ño­lis­ta, embau­ca­ron a nues­tro pue­blo hacién­den­le creer que el man­te­ni­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes fran­quis­tas, reves­ti­das de meros cam­bios for­ma­les, supo­nía una demo­cra­cia real, y que una mera des­cen­tra­li­za­ción era equi­pa­ra­ble a un auto­go­bierno efec­ti­vo. Así dio comien­zo la más recien­te his­to­ria de nues­tra nación: la de la Anda­lu­cía monár­qui­co-cons­ti­tu­cio­nal y esta­tu­ta­ria. Pero tras más de tres déca­das de “auto­no­mía de pri­me­ra”, dos esta­tu­tos y varias “moder­ni­za­cio­nes”, en lo esen­cial esta­mos don­de está­ba­mos. Tan­to enton­ces como aho­ra siem­pre hemos ocu­pa­do los últi­mos pues­tos en todos los índi­ces esta­dís­ti­cos esta­ta­les de pros­pe­ri­dad y bien­es­tar. Solo somos los pri­me­ros en paro, caren­cias, fal­ta de opor­tu­ni­da­des y pers­pec­ti­vas.

Esta situa­ción de Anda­lu­cía no es casual o coyun­tu­ral, sino estruc­tu­ral y per­ma­nen­te. No es con­se­cuen­cia de quién diri­ge, las leyes que rigen, el “gra­do de com­pe­ten­cias” o la can­ti­dad pre­su­pues­ta­ria mane­ja­da por nues­tros gober­nan­tes. En reali­dad cons­ti­tu­ye la lógi­ca con­se­cuen­cia de dos hechos fun­da­men­ta­les; por un lado el de ser una nación ocu­pa­da, esquil­ma­da y sojuz­ga­da, y por otro al del papel asig­na­do por el impe­ria­lis­mo espa­ñol a nues­tro país como colo­nia inte­rior esta­tal. En estas dos cir­cuns­tan­cias está el ori­gen de nues­tras pro­ble­má­ti­cas, pasa­das y pre­sen­tes. Sin su erra­di­ca­ción, sin aca­bar con esos por­qués, per­ma­ne­cien­do en la depen­den­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, care­cien­do de liber­tad colec­ti­va y capa­ci­dad de deci­sión exclu­si­va sobre noso­tros y nues­tra tie­rra, sin un poder popu­lar anda­luz, sin sobe­ra­nía, nada cam­bia­rá. No habrá nación ni pue­blo. No habrá futu­ro para las cla­ses popu­la­res anda­lu­zas.

Aho­ra más que nun­ca, en el con­tex­to de la cri­sis pro­vo­ca­da por el capi­tal espe­cu­la­ti­vo, apro­ve­cha­da por el capi­ta­lis­mo espa­ñol e inter­na­cio­nal para acen­tuar sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y de retro­ce­so de los ya de por sí esca­sos dere­chos y liber­ta­des aho­ra exis­ten­tes, la pose­sión y el ejer­ci­cio de su sobe­ra­nía por par­te del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz se reve­la como el úni­co ins­tru­men­to con el que este pue­de con­tar para dar un cam­bio radi­cal a su situa­ción. La lucha por nues­tra liber­tad, por nues­tra sobe­ra­nía, no pue­de enten­der­se como un ele­men­to de com­ba­te más, des­de­ña­ble o secun­da­rio, sino que debe pri­mar sobre cual­quier otro, pues están en rela­ción de depen­den­cia con ella.

La lucha sobe­ra­nis­ta debe cons­ti­tuir­se en el eje ver­te­bra­dor sobe el que hacer girar toda polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en nues­tra tie­rra. En Anda­lu­cía no pue­de haber lucha demo­crá­ti­ca, anti­fas­cis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta, inter­na­cio­na­lis­ta o socia­lis­ta, sin lucha sobe­ra­nis­ta. Cual­quier otro obje­ti­vo pasa y se asien­ta sobre la pre­via recu­pe­ra­ción de nues­tra liber­tad colec­ti­va. Por ello, en nues­tro Día Nacio­nal, Nación Anda­lu­za reite­ra nue­va­men­te su lla­ma­mien­to a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les de la izquier­da nacio­nal anda­lu­za, a la res­pon­sa­bi­li­dad ante los difí­ci­les momen­tos por los que atra­vie­sa nues­tro pue­blo. A ante­po­ner los intere­ses popu­la­res y la cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca, tra­ba­jan­do en la con­cre­ción y con­for­ma­ción de una uni­dad de acción de la izquier­da sobe­ra­nis­ta en torno a cua­tro obje­ti­vos bási­cos: la supera­ción del mar­co con­ti­nuis­ta cons­ti­tu­cio­nal y auto­nó­mi­co, la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el neo­fran­quis­mo, el reco­no­ci­mien­to de nues­tra nación y la com­ple­ta e incon­di­cio­nal devo­lu­ción de su sobe­ra­nía a nues­tro pue­blo. Es la hora de comen­zar la lucha anda­lu­za de libe­ra­ción. De avan­zar hacia nues­tra repú­bli­ca, la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res.

¡Por la libe­ra­ción del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz!

¡Por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res!

¡Por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo!

Nación Anda­lu­za – Comi­sión per­ma­nen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *