Las Líneas de Chá­vez: ¡27 de Noviem­bre! – Hugo Cha­vez

I

“A la raíz va el hom­bre ver­da­de­ro. Radi­cal no es más que eso: el que va a las raí­ces. No se lla­me radi­cal quien no vea las cosas en su fon­do. Ni hom­bre, quien no ayu­de a la segu­ri­dad y dicha de los demás hom­bres”. Cuán­tas veces en lo que va de pro­ce­so y en lo que lle­va­mos de Gobierno no he cita­do, públi­ca­men­te o en reunio­nes cerra­das, esas bellas pala­bras que nos lega­ra ese gran­de de Cuba, José Mar­tí, de su por­ten­to­so ensa­yo A la raíz. Y en pocas veces como aho­ra, en que los acon­te­ci­mien­tos en pleno desa­rro­llo ‑como diría Wal­ter Mar­tí­nez- a ello con­tri­bu­yen y obli­gan, había yo sen­ti­do esa nece­si­dad, aún más, esa exi­gen­cia ante la ver­dad y gran­de­za que encie­rran estas pala­bras ilu­mi­na­do­ras del Após­tol de la Liber­tad: ¡Radi­ca­li­zar la Revo­lu­ción!

Así lo dije este mar­tes 23 de noviem­bre en la Sesión con moti­vo del acto de Esta­do en Defen­sa de la Patria, su Sobe­ra­nía y con­tra el Impe­ria­lis­mo, en el Salón Elíp­ti­co del Pala­cio Fede­ral Legis­la­ti­vo. Así lo dije y así lo sos­ten­go con toda res­pon­sa­bi­li­dad ante las aves ago­re­ras que quie­ren des­en­tra­ñar de mis pala­bras inten­cio­nes que dela­ten accio­nes de un izquier­dis­mo tras­no­cha­do fun­da­do en la opción del extre­mis­mo. Nada más ajeno a un pro­ce­so que se sabe real y ver­da­de­ra­men­te Revo­lu­cio­na­rio.

Aho­ra como nun­ca esta gro­se­ra bur­gue­sía apá­tri­da debe expe­ri­men­tar con toda la fuer­za el sen­ti­do exac­to de tales pala­bras. Esta bur­gue­sía, sin ver­güen­za y sin Patria, debe sen­tir, debe saber que no es gra­tui­to ni debe que­dar impu­ne el gro­se­ro espec­tácu­lo que uno de sus más con­no­ta­dos repre­sen­tan­tes mon­tó en el aque­la­rre cele­bra­do en el Con­gre­so del impe­rio, arre­me­tien­do con­tra Vene­zue­la al tiem­po que por un canal de tele­vi­sión de su pro­pie­dad pre­ten­de ofen­der a nues­tro pue­blo des­co­no­cien­do nues­tras leyes y nues­tra Sobe­ra­nía. Aho­ra como nun­ca la bur­gue­sía que hace vida en este país ‑me es difí­cil lla­mar­la “vene­zo­la­na”, no mere­ce tan sagra­da con­di­ción- debe saber que a Vene­zue­la se le res­pe­ta.

Sin duda, no vaci­la­re­mos en “impe­dir que la dere­cha proim­pe­ria­lis­ta y anti­pa­trió­ti­ca lan­ce a vene­zo­la­nos enga­ña­dos con­tra la fuer­za públi­ca para ensan­gren­tar las calles de Vene­zue­la”, hacien­do mías estas pala­bras de las Refle­xio­nes de Fidel del 25 de noviem­bre de 2010. La ame­na­za de la cana­lla impe­ria­lis­ta no vie­ne solo con­tra Vene­zue­la, sino con­tra todos los paí­ses sig­na­ta­rios del ALBA. No quie­ro ahon­dar en más deta­lles por­que Fidel ya en sus Refle­xio­nes nos ha alla­na­do en mucho el tra­ba­jo de la divul­ga­ción de lo que este mar­tes 23 se dijo en el Salón Elíp­ti­co. Pero sí decir que, vol­vien­do “A la raíz” de Mar­tí, “hom­bre es el que le sale al fren­te al pro­ble­ma, y no deja que otros le ganen el sue­lo en que ha de vivir y la liber­tad de que ha de apro­ve­char”. Solo que en el caso que nos con­cier­ne, no se tra­ta solo de un hom­bre que tie­ne por nom­bre Hugo Chá­vez; no. Se tra­ta de las gran­des mayo­rías de hom­bres y muje­res que cons­ti­tu­yen ese gran colec­ti­vo que se lla­ma Vene­zue­la; se tra­ta de todo un pue­blo que defen­de­rá este sue­lo que aho­ra como nun­ca ha hecho suyo, y esta liber­tad que se ha sabi­do ganar con el esfuer­zo heroi­co de siglos.

II

El lunes 22, tras mi con­vo­ca­to­ria como pre­si­den­te del PSUV, se reu­nie­ron los vice­pre­si­den­tes de nues­tro par­ti­do jun­to a los vice­pre­si­den­tes del Gobierno en lo que lla­ma­mos el Con­se­jo de Vice­pre­si­den­tes.

Esta­mos obli­ga­dos a un balan­ce cons­tan­te para for­ta­le­cer e incre­men­tar la cohe­sión, la uni­dad, la ofen­si­va y la bata­lla 2010, 2011, 2012 y más allá. A ello nos debe lle­var la pues­ta en prác­ti­ca de las 3R al cua­dra­do que ten­ga como con­se­cuen­cia un pro­yec­to cons­truc­ti­vo, solo posi­ble en la mis­ma medi­da en que sea el pro­duc­to de una Mili­tan­cia His­tó­ri­co-Cons­truc­ti­va que, asu­mien­do la expe­rien­cia del pasa­do y del pre­sen­te, se pro­yec­te al futu­ro en la rea­li­za­ción colec­ti­va de la socie­dad desea­da. Para decir­lo con el Padre Bolí­var: “…todas nues­tras facul­ta­des mora­les no serán bas­tan­tes si no fun­di­mos la masa del pue­blo en un todo; la com­po­si­ción del Gobierno en un todo; la legis­la­ción en un todo, y el espí­ri­tu nacio­nal en un todo. Uni­dad, uni­dad, uni­dad, debe ser nues­tra divi­sa”.

Debe­mos enton­ces seguir cons­tru­yen­do el más gran­de par­ti­do de nues­tra his­to­ria. Gran­de no solo por la can­ti­dad de mili­tan­tes, sino por la cali­dad. Decía Alfre­do Manei­ro: “Efi­ca­cia polí­ti­ca y cali­dad revo­lu­cio­na­ria”, par­ti­do de masas pero que gene­re cua­dros ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rios; van­guar­dia jun­to al pue­blo, un par­ti­do-movi­mien­to que garan­ti­ce la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

Bajo tales pre­su­pues­tos esta­re­mos en capa­ci­dad de alber­gar todas las corrien­tes o ten­den­cias posi­bles que coad­yu­ven con su apor­te crí­ti­co y cons­truc­ti­vo a la con­so­li­da­ción de nues­tra uni­dad como fuer­za polí­ti­ca, garan­tía a su vez para las alian­zas estra­té­gi­cas y tác­ti­cas con otras fuer­zas polí­ti­cas que no ten­gan otro pro­pó­si­to dife­ren­te al de la cons­truc­ción y engran­de­ci­mien­to patrio.

En este sen­ti­do, hemos redac­ta­do y apro­ba­do para el deba­te nacio­nal el docu­men­to que hemos deno­mi­na­do Líneas de acción polí­ti­ca, rum­bo a la con­for­ma­ción del gran polo patrió­ti­co, la Cam­pa­ña Admi­ra­ble 2011 – 2012, el Plan Bie­nal del Gobierno 2011 – 2012, y la gran vic­to­ria estra­té­gi­ca de diciem­bre del 2012, para ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, demo­crá­ti­co, pací­fi­co, inclu­yen­te, que tam­bién le per­te­ne­ce a la cla­se media.

En lo inme­dia­to tene­mos la elec­ción de dos gober­na­do­res y 11 alcal­des para este domin­go 5 de diciem­bre. Todo nues­tro apo­yo para Dió­ge­nes Egil­do Palau, por la gober­na­ción de Ama­zo­nas; Luis Gallar­do, por la gober­na­ción de Guá­ri­co; Arge­lia Agui­rre, por la alcal­día de Acha­guas (Apu­re); Eduar­do Seque­ra, por el muni­ci­pio Miran­da (Cara­bo­bo); Luis Apon­te, por el muni­ci­pio Carri­zal (Miran­da); Luis Díaz, por el muni­ci­pio Aris­men­di (Nue­va Espar­ta); Pedro Nel Cas­tro, por el muni­ci­pio Pan­ame­ri­cano (Táchi­ra); Miguel Marín, muni­ci­pio Boco­nó (Tru­ji­llo) y José Dou­glas Lina­res, muni­ci­pio Miran­da (Tru­ji­llo); Ricar­do Cape­lla, por Nir­gua (Yara­cuy) y Dil­sio Scoth, en el muni­ci­pio Manuel Mon­jes (Yara­cuy); en el esta­do Zulia, vamos con Tibe­rio Ber­mú­dez, can­di­da­to por el muni­ci­pio Miran­da, en la Cos­ta Orien­tal del Lago, y el cama­ra­da Gian­car­lo Di Mar­tino, por el muni­ci­pio de Mara­cai­bo. Tene­mos fe en que el pue­blo de Mara­cai­bo lo eli­ja para que vuel­va a la alcal­día de Mara­cai­bo a enrum­bar esa gran ciu­dad que ha esta­do bas­tan­te des­cui­da­da. Lo mis­mo digo con los demás can­di­da­tos y can­di­da­tas. Para ellas y ellos toda nues­tra soli­da­ri­dad y com­pro­mi­so.

III


El 27 de noviem­bre de 1992 fue una acción infruc­tuo­sa des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, pero una acción gran­dio­sa que demos­tra­ba, echa­ba en cara al mun­do ente­ro, que el régi­men pun­to­fi­jis­ta esta­ba real y ver­da­de­ra­men­te heri­do de muer­te, sus días esta­ban con­ta­dos; los Con­tral­mi­ran­te Gru­ber Odre­mán y Cabre­ra Agui­rre, el Gene­ral Vis­con­ti Oso­rio, el Coro­nel Cas­tro y el Mayor Sali­ma Coli­ma, fue­ron los patrio­tas que enca­be­za­ron este segun­do levan­ta­mien­to con­tra Car­los Andrés Pérez. Tuvie­ron el valor y la dig­ni­dad de no ser cóm­pli­ces de aque­lla dic­ta­du­ra con care­ta demo­crá­ti­ca.

Tóme­se en cuen­ta que el movi­mien­to que actuó aquel día ‑el Movi­mien­to 5 de Julio- hace tiem­po que ya había sido dela­ta­do. Hay que des­ta­car, por eso mis­mo y en espe­cial, que el grue­so de la ofi­cia­li­dad de nues­tra Fuer­za Aérea ‑hoy Avia­ción Mili­tar Boli­va­ria­na- se fue con la rebe­lión: era la ver­güen­za patria que daba un paso al fren­te. El 27 de noviem­bre fue una genui­na rebe­lión cívi­co­mi­li­tar. En honor de tan admi­ra­ble ges­ta que sacu­dió aque­llas podri­das y car­co­mi­das estruc­tu­ras que sos­te­nían has­ta ya no poder más a un régi­men dic­ta­to­rial con una facha­da “demo­crá­ti­ca”, cele­bra­mos hoy por pri­me­ra vez en nues­tra His­to­ria Patria el día de la Avia­ción Mili­tar Boli­va­ria­na.

No pode­mos negar que des­de ese tiem­po, siguien­do el heroi­co ejem­plo que nues­tro Pue­blo die­ra el 27 de febre­ro de 1989, comen­za­mos a derrum­bar los fal­sos tem­plos que la injus­ti­cia y la corrup­ción habían eri­gi­do en el sue­lo sagra­do de nues­tra Patria. Recor­de­mos las pala­bras del poe­ta Vicen­te Hui­do­bro: Hice un gran rui­do y este rui­do for­mó el océano y las olas del océano. Este rui­do irá siem­pre pega­do a las olas del mar y las olas del mar irán siem­pre pega­das a él, como los sellos en las tar­je­tas pos­ta­les. Graz­ni­do de Águi­la embra­ve­ci­da, puñal afi­la­do que reco­bró la espe­ran­za de todos los vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas, fue aquel gran rui­do del 27 de noviem­bre que pro­vo­có el F‑16, pilo­tea­do por el coman­dan­te Luis Reyes Reyes, des­atan­do las olas de nues­tra revo­lu­ción, Revo­lu­ción que no des­ma­ya­rá nun­ca en una pla­ya. Ese rui­do que para noso­tros se tor­nó en gri­to de gue­rra nos acom­pa­ña aho­ra en la tre­pi­dan­te cons­truc­ción de la Patria soña­da por noso­tros.

¡¡Ven­ce­re­mos!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *