El esta­do espa­ñol debe­ría decla­rar­se ya, en quie­bra téc­ni­ca- Luis Ocampo

El Esta­do Espa­ñol debe­ría decla­rar­se en quie­bra téc­ni­ca ya y poner en mar­cha de for­ma inme­dia­ta un plan de rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da que corres­pon­de al sec­tor públi­co, rom­pien­do ade­más abso­lu­ta­men­te con la polí­ti­ca segui­da has­ta aho­ra de asu­mir las deu­das del sec­tor pri­va­do. Deu­das cuya volu­men real es des­co­no­ci­do por la pro­pia admi­nis­tra­ción públi­ca, pero en cual­quier caso muy supe­rior a las cifras que estos reco­no­cen, tal como ha que­da­do en evi­den­cia en el caso de Caja Sur, por poner un ejemplo.

La cri­sis finan­cie­ra actual tie­ne su ori­gen fun­da­men­tal en el sec­tor pri­va­do, su endeu­da­mien­to fru­to de una ava­ri­cia sin lími­tes, es en el caso del Esta­do Espa­ñol de al menos un 500% mayor a la del sec­tor público.

La mayo­ría de los pro­ble­mas socia­les y tam­bién eco­nó­mi­cos, deri­va­dos de la cri­sis, están con­di­cio­na­dos por la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pues­ta en mar­cha por el Gobierno del PSOE, con el apo­yo de la dere­cha, al trans­fe­rir al sec­tor públi­co las sal­va­jes pér­di­das del sec­tor privado.

Los recor­tes de los sala­rios a los fun­cio­na­rios, los recor­tes a las pres­ta­cio­nes a [email protected] [email protected], la Refor­ma Labo­ral, la subi­da del IVA, las pro­yec­ta­das refor­mas en las pen­sio­nes, nego­cia­ción colectiva…son las con­se­cuen­cias de esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de socia­li­zar las pér­di­das del sec­tor pri­va­do para que este pue­da seguir con sus juergas..

Lo peor de todo es que esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, ade­mas de tener un carác­ter intrín­se­ca­men­te injus­to y anti­so­cial, no ser­vi­rá para salir de la cri­sis, sino para pro­fun­di­zar en ella.

La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca actual del Gobierno es simi­lar a aque­llo de cavar hacia aba­jo para salir del agu­je­ro, cada vez te hun­di­rás más en él.

La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pues­ta en mar­cha en Argen­ti­na a fina­les del pasa­do siglo y los ini­cios del pre­sen­te, ilus­tran muy cla­ra­men­te el asun­to, sólo el giro impues­to por los Kirch­ner, con una rees­truc­tu­ra­ción radi­cal de la deu­da, per­mi­tió salir a la Argen­ti­na de la situa­ción rui­no­sa en la que esta esta­ba instalada.

Más cer­ca­nos en el tiem­po y en espa­cio tene­mos los casos de Irlan­da e Islan­dia, y su acti­tud tan dife­ren­te a la hora de arti­cu­lar una sali­da de la cri­sis, ante situa­cio­nes bas­tan­te simi­la­res de par­ti­da, en lo polí­ti­co y en lo económico.

El Pue­blo de Islan­dia fue con­sul­ta­do sobre la cues­tión prin­ci­pal en la situa­ción eco­nó­mi­ca actual.

¿Se deben asu­mir por las finan­zas públi­cas las deu­das del sec­tor privado?.

La res­pues­ta mayo­ri­ta­ria fue cla­ra, el Esta­do sólo debe garan­ti­zar los depó­si­tos ban­ca­rios de los ciu­da­da­nos, es decir el aho­rro fami­liar, el res­to debe­rá ser asu­mi­do úni­ca y exclu­si­va­men­te por su causantes.

Al prin­ci­pio fue trau­má­ti­co, pero Islan­dia está actual­men­te en fase de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y el cos­te social de la cri­sis fue el menor de los posi­bles en la actual coyuntura.

En Irlan­da la opción fue la con­tra­ria, asu­mir las quie­bras del sec­tor pri­va­do, espe­cial­men­te del finan­cie­ro, por supues­to a espal­das de la población.

Las con­se­cuen­cias: inten­si­fi­ca­ción de la esca­la­da de endeu­da­mien­to, recor­tes socia­les, pér­di­da de soberanía…

En el Esta­do Espa­ñol, el mar­gen de tiem­po se ago­ta día a día, las pre­sio­nes del capi­tal espe­cu­la­ti­vo son bru­ta­les para que se pro­fun­di­ce en la línea pues­ta en mar­cha de asu­mir des­de el sec­tor públi­co todo el endeu­da­mien­to del sec­tor pri­va­do: ban­ca­rio y empre­sa­rial, sea este el que sea y lle­gue has­ta don­de llegue.

Ello por supues­to lle­va apa­re­ja­do todas las con­tra­rre­for­mas socia­les pues­tas en mar­cha o anun­cia­das, pero aún y con todo, ello no será sufi­cien­te, por­que el tama­ño de la deu­da pri­va­da suma­da al de la públi­ca, es sim­ple y lla­na­men­te inmanejable.

Es por ello que, antes de que sea dema­sia­do tar­de, el Gobierno debe decla­rar al Esta­do en quie­bra téc­ni­ca y rees­truc­tu­rar en un plan social­men­te admi­si­ble la deu­da públi­ca, ade­más de negar­se a asu­mir un euro más de la deu­da pri­va­da. Ello debe ir acom­pa­ña­do de la pues­ta en mar­cha de una polí­ti­ca de refuer­zo del sec­tor públi­co y de los ser­vi­cios socia­les, que es lo que pue­de per­mi­tir cami­nar a medio pla­zo hacia una sali­da de la crisis.

Evi­den­te­men­te esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, requie­re una volun­tad polí­ti­ca y una capa­ci­dad de deci­sión sobe­ra­na que el Gobierno espa­ñol actual no posee en abso­lu­to, entre otras cosas por­que una de las con­se­cuen­cias prin­ci­pa­les de esta cri­sis, es que el papel de las ins­ti­tu­cio­nes cuyos com­po­nen­tes son ele­gi­dos en pro­ce­sos elec­to­ra­les, ya de por si con gra­ví­si­mos défi­cits demo­crá­ti­cos en el caso del Esta­do Espa­ñol, se ha redu­ci­do a la nada. Como ejem­plo tene­mos el Gobierno de fac­to que ha mon­ta­do el señor Zapa­te­ro en La Mon­cloa, con ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios, que según la inten­ción que nos ha expre­sa­do, se reu­ni­rá regu­lar­men­te, des­pla­zan­do inclu­so en el sen­ti­do for­mal, en el real ya venía ocu­rrien­do, al Gobierno sali­do del Parlamento.

Esa nue­va polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, insis­ti­mos, sería la úni­ca sali­da via­ble a medio pla­zo en el mar­co actual, tal como que­dó sobra­da­men­te demos­tra­do en Argen­ti­na y se está demos­tran­do en estos momen­tos en Islandia.

Esa nue­va polí­ti­ca eco­nó­mi­ca per­mi­ti­ría al Gobierno tomar la ini­cia­ti­va, y poner a la defen­si­va al capi­tal espe­cu­la­ti­vo internacional.

Esa nue­va polí­ti­ca eco­nó­mi­ca logra­ría un amplio apo­yo social y que­bra­ría la ten­den­cia actual cada vez más inten­sa hacia el des­áni­mo y la desesperanza.

Esa polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, es aquí y aho­ra, la úni­ca con carác­ter pro­gre­sis­ta rea­li­za­ble en lo inme­dia­to, con la actual corre­la­ción de fuerzas.

Pro­fun­di­zar en lo que esta en mar­cha nos situa­rá a [email protected], pro­gre­si­va­men­te en otro nivel, de sufri­mien­to social des­de lue­go, pero de con­fron­ta­ción también.

De la lucha por un cam­bio de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pasa­re­mos si esta con­ti­núa como has­ta aho­ra, a la lucha por un cam­bio radi­cal de mode­lo económico.

El deber y la res­pon­sa­bi­li­dad social de [email protected] [email protected] y [email protected] en gene­ral , es estar [email protected] para lo uno y para lo otro.

Luis Ocam­po, IzCa.

Cas­ti­lla a 1 de diciem­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.