Cua­tro ideas sobre terro­ris­mo – Anto­nio Alva­rez Solis

Fren­te a la noble ofer­ta de paz por par­te del aber­tza­lis­mo radi­cal -¿por qué no lla­mar­le radi­cal, si es exten­sión de «raíz»?-, Madrid insis­te en su nega­ti­va a dar paso elec­to­ral a quie­nes tie­nen su mar­co ideo­ló­gi­co en Bata­su­na y sus pro­xi­mi­da­des. Pero ¿por qué empe­ñar­se des­de Madrid en exi­gir renun­cias a ETA cuan­do de lo que se habla es de otra cosa, con­cre­ta­men­te de la liber­tad de expre­sión y del dere­cho polí­ti­co a la liber­tad? Lo de ETA ha de dis­cu­tir­lo Madrid con ETA y no vale, repi­ta­mos por cen­té­si­ma vez, cues­tio­nar los dere­chos del aber­tza­lis­mo de izquier­da en nom­bre de una gue­rra que Bata­su­na y sus ale­da­ños no libran en modo alguno, como han demos­tra­do las prue­bas prac­ti­ca­das, a no ser que se con­si­de­re prue­ba una induc­ción ideal hecha por la Guar­dia Civil o la Poli­cía del Esta­do, como es la refe­ri­da a la iden­ti­dad de Bata­su­na con ETA basa­da en soli­ci­tar la inde­pen­den­cia ¿Aca­so no son inde­pen­den­tis­tas EA u otras for­ma­cio­nes a las que, aun­que reti­cen­te­men­te, se les otor­ga lega­li­dad? ¿Pue­de decir­se que quie­nes miran con fer­vor esa inde­pen­den­cia que abri­ría la puer­ta a otras for­mas polí­ti­cas sus­ti­tu­ti­vas del poli­cía­co esta­ta­lis­mo actual son terro­ris­tas con el sen­ti­do que el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo actual da al terro­ris­mo?

Madrid sigue afe­rra­do a un pétreo impe­ria­lis­mo cuya mayor iro­nía con­sis­te en que ya es impo­si­ble e impen­sa­ble. Penas de amor per­di­das que el jefe del Gobierno espa­ñol, Sr. Rubal­ca­ba ‑otra cosa es la pre­si­den­cia del Gobierno, que per­so­na­li­za el Sr. Zapatero‑, no aca­ba de asu­mir con la solem­ni­dad que el asun­to requie­re. El pro­ble­ma para La Mon­cloa estri­ba en que el aber­tza­lis­mo de izquier­da supo­ne una fuer­za con­si­de­ra­ble y pue­de ya con­ci­tar una adhe­sión ciu­da­da­na nutri­da y entu­sias­ta con el con­si­guien­te des­alo­jo de una polí­ti­ca obso­le­ta. Lo que Madrid detes­ta es pre­ci­sa­men­te esa fuer­za que deja­ría a Espa­ña sin una quin­ta par­te de su terri­to­rio si con­si­de­ra­mos la suma de Gali­cia, Cata­lun­ya y Eus­kal Herria. Sin esa quin­ta par­te de terri­to­rio y pobla­ción, ¿podría ser Madrid, como se afir­ma, el pre­ten­di­do motor eco­nó­mi­co de Espa­ña? ¿Motor eco­nó­mi­co…? Madrid sabe que esa cali­dad de motor eco­nó­mi­co se debe úni­ca­men­te a radi­car en la Villa y Cor­te la tri­bu­ta­ción de las gran­des empre­sas y de las fir­mas finan­cie­ras, al esti­lo del vie­jo colo­nia­lis­mo. Madrid no pro­du­ce más que sub­se­cre­ta­rios. Pero ya que facial­men­te es el terro­ris­mo el gran argu­men­to repre­si­vo de Madrid para coar­tar la liber­tad y la demo­cra­cia en la nación eus­kal­dun, hable­mos algo de terro­ris­mo. Y hagá­mos­lo con el tra­to que mere­ce una gran y con­ta­mi­na­da cues­tión.

Hay en la con­si­de­ra­ción del terro­ris­mo una pos­tu­ra evi­den­te de cla­se en las ins­ti­tu­cio­nes y ele­men­tos socia­les que lo com­ba­ten, al menos en su ver­tien­te ideo­ló­gi­ca, cuan­do no mate­rial. Es la vio­len­cia que gene­ra la otra vio­len­cia. Hablo en gene­ral, por­que el mun­do está inmer­so en esta poli­fa­cé­ti­ca gue­rra que a mi jui­cio con­for­ma la ter­ce­ra gue­rra mun­dial. El per­fil de cla­se de la repre­sión anti­te­rro­ris­ta per­si­gue ali­near con lo «polí­ti­ca­men­te correc­to» a una masa de pobla­ción que está sub­yu­ga­da por los dis­tin­ti­vos e insig­nias que lucen las fuer­zas «de orden» que actúan béli­ca­men­te con­tra las expre­sio­nes terro­ris­tas. Se aña­de a esas ban­de­ras y facha­das «correc­tas» una dog­má­ti­ca ideo­ló­gi­ca que pre­di­ca del poder una supe­rio­ri­dad moral de la que el mun­do pre­sen­te no se bene­fi­cia en modo alguno en lo que se refie­re a la igual­dad, a la her­man­dad y a la fra­ter­ni­dad. Si la Revo­lu­ción Fran­ce­sa no hubie­ra asu­mi­do y pro­cla­ma­do solem­ne­men­te esos prin­ci­pios mora­les, hoy se estu­dia­ría como una sim­ple alga­ra­da terro­ris­ta. Pero la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, que se hizo en la calle por el pro­le­ta­ria­do, se apre­su­ró a izar la seria ban­de­ra de la bur­gue­sía con la que pre­ser­var una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que ani­qui­ló no pocas con­quis­tas de la ciu­da­da­nía de ter­cer gra­do. Y eso la ha con­ver­ti­do en un mode­lo his­tó­ri­co tras el que aún se para­pe­ta el mode­lo social pre­sen­te. Es más, las ins­ti­tu­cio­nes que bro­ta­ron de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa se apre­su­ra­ron pron­to a repri­mir como «cana­lla» cri­mi­nal a las masas que toma­ron la Bas­ti­lla. La cla­se aris­to­crá­ti­ca feu­dal pere­ció a manos de una nue­va cla­se don­de la aris­to­cra­cia pasó de las lises a la ban­de­ra tri­co­lor abrien­do paso a una nue­va liber­tad ahor­ma­da por los intere­ses corres­pon­dien­tes, que no eran los popu­la­res del alza­mien­to.

La difi­cul­tad para fijar con exac­ti­tud el con­cep­to de terro­ris­mo ‑difi­cul­tad que impi­de una pos­tu­ra común entre los diri­gen­tes del mode­lo social- pro­vie­ne pre­ci­sa­men­te de que par­te de ese lla­ma­do terro­ris­mo lo ejer­cen esta­dos con ban­de­ra reco­no­ci­da, ins­ti­tu­cio­nes for­mal­men­te admi­ti­das e intere­ses de los que par­ti­ci­pa la cla­se domi­nan­te de la socie­dad diri­gen­te. Fren­te a esta reali­dad, las gran­des poten­cias han teni­do que rele­gar el con­cep­to de terro­ris­mo a gru­pos ins­ti­tu­cio­nal­men­te infor­ma­les o a inven­tar esta­dos terro­ris­tas, lo que aca­ba de emba­ru­llar mor­tal­men­te la con­cep­ción del terro­ris­mo.

Todos estos sig­nos exter­nos de for­ma­li­dad, sos­te­ni­dos por dog­mas que tie­nen su igle­sia en los par­la­men­tos lla­ma­dos demo­crá­ti­cos, en la pren­sa teni­da por libre y en las acti­tu­des solem­nes de los esta­dos «correc­tos» sub­yu­gan la men­ta­li­dad cas­tra­da de gran­des masas ciu­da­da­nas que por resi­dir en el aún pri­mer mun­do se creen ame­na­za­das por pue­blos for­ma­dos por razas y cla­ses infe­rio­res. Y así, el igno­ran­te pre­fa­bri­ca­do de ese pri­mer mun­do cali­fi­ca de terro­ris­mo a lo que com­ba­ten sus aban­de­ra­dos esta­dos, due­ños de todo lo regis­tra­do como correc­to y sos­te­ni­ble. Si se pro­ce­de a pro­fun­di­zar en el aná­li­sis de esta más que evi­den­te reali­dad, se lle­ga a la con­clu­sión sen­ci­lla y des­alen­ta­do­ra de que terro­ris­mo es toda acción vio­len­ta por par­te de los des­cla­sa­dos, ya sean esta­dos o gru­pos huma­nos, ejer­ci­da de modo per­tur­ba­dor para lo esta­ble­ci­do, ya sean ins­ti­tu­cio­nes, nego­cios o sis­te­mas socia­les. Esta­mos, pues, ante un pro­ble­ma de esté­ti­ca moral, que no de éti­ca.

Suce­de, sin embar­go, que ya sea el terro­ris­mo una for­ma de gue­rra espon­tá­nea, con múl­ti­ples mani­fes­ta­cio­nes, o una for­ma de coac­ción legal, como se atri­bu­ye a la vio­len­cia de los esta­dos y cla­ses domi­nan­tes, ambas mani­fes­ta­cio­nes hacen correr una san­gre en bue­na par­te ino­cen­te, llá­men­se ase­si­na­dos a los indi­vi­duos que han sufri­do el daño o víc­ti­mas cola­te­ra­les, según quién haya sido el mata­dor.

¿Y qué hacer ante reali­dad tan con­fu­sa y mani­pu­la­da? Ante todo, pro­po­ner la paz y la igual­dad para todos, la demo­cra­cia y la liber­tad para todos. Una mesa en que todos coman lo mis­mo, beban idén­ti­co vino y pro­pon­gan la mis­ma iden­ti­dad para los comen­sa­les. Más aún, acep­tar la bue­na volun­tad de prin­ci­pio en quie­nes recla­man una y otra cosa enfren­ta­das, dejan­do la reso­lu­ción del futu­ro a la mayo­ría ciu­da­da­na ya des­in­to­xi­ca­da por los dis­tin­tos pode­res. ¿Uto­pía? El tér­mino de uto­pía ha sido tam­bién mane­ja­do bajo el impe­rio de cla­se. Hay tan­ta uto­pía en quien pro­po­ne un cam­bio revo­lu­cio­na­rio como en quien se afe­rra a una con­ti­nui­dad reac­cio­na­ria. La úni­ca dife­ren­cia entre ambas uto­pías, acep­ta­das como rea­li­za­bles, es que quie­nes pro­po­nen la revo­lu­ción son mar­ca­dos con un sello cri­mi­nal, mien­tras los que pro­po­nen una con­ti­nui­dad, aun­que sea con remien­dos per­ni­cio­sos, exhi­ben la ban­de­ra de la lega­li­dad, tan­tas veces obs­ce­na. Ambos pro­ta­go­nis­tas par­ten de pla­nos muy dife­ren­tes de altu­ra en la acep­ta­ción de ciu­da­da­nías cega­das ya para la luz. Lograr que unos y otros se acep­ten como pro­ta­go­nis­tas en el seno de una liber­tad lim­pia es tarea de los gran­des gober­nan­tes ¿Los hay? Ahí empie­za la par­te más gra­ve de la cues­tión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *