Noti­cias del cóle­ra en Hai­tí – Fidel Cas­tro

Hay muchas cosas de las cua­les hablar cuan­do Esta­dos Uni­dos está envuel­to en un colo­sal escán­da­lo como con­se­cuen­cia de los docu­men­tos publi­ca­dos por Wiki­leaks, cuya auten­ti­ci­dad ‑inde­pen­dien­te­men­te de cual­quier otra moti­va­ción de ese sitio web- nadie ha pues­to en duda.

Sin embar­go, nues­tro país en este ins­tan­te está inmer­so en una bata­lla con­tra el cóle­ra en Hai­tí, que a su vez se con­vier­te en ame­na­za para los demás pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na y otros del Ter­cer Mun­do.

En medio de las con­se­cuen­cias de un terre­mo­to que mató o hirió a más de medio millón de per­so­nas y cau­só una enor­me des­truc­ción, se des­ató la epi­de­mia que, casi de inme­dia­to, fue agra­va­da por el azo­te de un hura­cán.

El núme­ro de per­so­nas afec­ta­das por la enfer­me­dad se ele­va­ba ayer, 29 de noviem­bre, a 75 mil 888, de las cua­les la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na aten­dió a 27 mil 015, con 254 falle­ci­dos para el 0.94%. El res­to de las ins­ta­la­cio­nes hos­pi­ta­la­rias esta­ta­les, ONGs y pri­va­dos, aten­die­ron a 48 mil 875, de las cua­les falle­cie­ron 1 721 para el 3.03%.

Hoy, 30 de noviem­bre, la Misión Médi­ca Cuba­na, que cuen­ta por cier­to con 201 gra­dua­dos de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na, aten­dió a 521 pacien­tes de cóle­ra para sumar un total de 27 536.

El pasa­do domin­go, 28 de noviem­bre, lle­ga­ron al Cen­tro de Tra­ta­mien­to al Cóle­ra del hos­pi­tal de refe­ren­cia comu­ni­ta­rio situa­do en la comu­na L’Estere del Depar­ta­men­to Arti­bo­ni­te, 18 per­so­nas en esta­do muy crí­ti­co, pro­ce­den­tes de una sub­co­mu­na lla­ma­da Pla­teau, las que fue­ron aten­di­das inme­dia­ta­men­te por los 11 médi­cos y 12 enfer­me­ras de la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na que allí labo­ra. Afor­tu­na­da­men­te, pudo pre­ser­var­se la vida de todos.

El lunes 29 lle­ga­ron des­de la mis­ma sub­co­mu­na 11 casos más, entre ellos, un niño de cin­co años cuyos padres habían falle­ci­do por cóle­ra. Pudo de nue­vo pre­ser­var­se la vida de los mis­mos.

Ante tal situa­ción, el Dr. Soma­rri­ba, jefe de la Misión Médi­ca, deci­dió el envío de un vehícu­lo todo terreno con 5 médi­cos, 2 enfer­me­ras, un enfer­me­ro y un reha­bi­li­ta­dor a la sub­co­mu­na, con los recur­sos nece­sa­rios para aten­der con urgen­cia los casos.

De los cin­co médi­cos, cua­tro son gra­dua­dos de la ELAM: una uru­gua­ya, un para­gua­yo, un nica­ra­güen­se, un hai­tiano y el jefe de la bri­ga­da cuba­na del depar­ta­men­to de Arti­bo­ni­te.

Reco­rrie­ron seis kiló­me­tros por carre­te­ra, cami­na­ron seis más por terra­plén, y final­men­te otros dos kiló­me­tros por terreno abrup­to con todo el equi­pa­mien­to y los recur­sos enci­ma para lle­gar a la sub­co­mu­na.

Pla­teau está situa­da entre cin­co mon­ta­ñas con casas humil­des agru­pa­das en tres pun­tos; se cal­cu­la que el núme­ro de habi­tan­tes se apro­xi­ma a cin­co mil. No hay calles, ni elec­tri­ci­dad, ni comer­cios según infor­ma­ron, y solo una igle­sia pro­tes­tan­te.

La pobla­ción, de pobre­za extre­ma, se dedi­ca fun­da­men­tal­men­te al cul­ti­vo de maní, millo, fri­jol y cala­ba­za.

Cuan­do lle­ga­ron a Pla­teau, el pas­tor de la igle­sia se brin­dó para orga­ni­zar den­tro de la mis­ma el Cen­tro de Tra­ta­mien­to, con seis catres y cua­tro ban­cos de los fie­les, que per­mi­te ingre­so de urgen­cia a 10 per­so­nas.

Hoy ingre­sa­ron ocho, tres en esta­do crí­ti­co.

Los veci­nos comu­ni­can que han falle­ci­do alre­de­dor de 20. Esos datos no apa­re­cen en la cifra ofi­cial de falle­ci­dos. Duran­te la noche tra­ba­ja­rán con las lin­ter­nas que por­ta­ron.

La Misión deci­dió crear un Cen­tro de Aten­ción al Cóle­ra en esa intrin­ca­da comu­ni­dad, que ten­drá 24 camas. Maña­na se envia­rán todos los recur­sos, inclu­yen­do la plan­ta eléc­tri­ca.

Infor­ma igual­men­te que los cama­ró­gra­fos acu­die­ron a la comu­na al cono­cer la noti­cia.

Hoy no hubo falle­ci­dos, y se abrió un cen­tro más en el nor­te, para un total de 38 cen­tros y uni­da­des de tra­ta­mien­to al cóle­ra.

Rela­to el caso para expli­car las cir­cuns­tan­cias y los méto­dos con los que allí se libra la lucha con­tra la epi­de­mia, que con dece­nas de falle­ci­dos dia­ria­men­te se va apro­xi­man­do a 2 000 víc­ti­mas mor­ta­les.

Con los méto­dos de tra­ba­jo que se están apli­can­do y el refuer­zo pro­gra­ma­do, será más difí­cil que el núme­ro de falle­ci­dos con­ti­núe al rit­mo que lle­va­ba.

Cono­cien­do las pasio­nes con que los pro­ce­sos elec­to­ra­les tra­di­cio­na­les se desa­rro­llan, apar­te del abs­ten­cio­nis­mo típi­co que carac­te­ri­za a muchos de ellos, nos preo­cu­pa­ba lo que pudie­ra ocu­rrir en Hai­tí en medio de la des­truc­ción y la epi­de­mia. Un prin­ci­pio bási­co y jamás vio­la­do es el res­pe­to a las leyes, los par­ti­dos y las creen­cias reli­gio­sas de los paí­ses don­de pres­tan sus ser­vi­cios nues­tros médi­cos o la Bri­ga­da “Henry Reeve”.

Nos inquie­ta­ron, sin embar­go, las ver­sio­nes amplia­men­te divul­ga­das por los medios inter­na­cio­na­les de pren­sa que pre­sen­ta­ron un cua­dro de vio­len­cia gene­ra­li­za­da en el país, que esta­ban lejos de ser reali­dad. Los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les esta­ban asom­bra­dos de aque­llas noti­cias que se divul­ga­ban en el exte­rior, cuan­do en ver­dad los hechos que die­ron lugar a los mis­mos fue­ron ais­la­dos, afec­tan­do solo en un redu­ci­do por­cen­ta­je a los elec­to­res que ejer­cie­ron su voto.

Los pro­pios líde­res que lla­ma­ron al pue­blo a salir a las calles com­pren­die­ron que no era correc­to, en medio de la trá­gi­ca situa­ción del país, la rea­li­za­ción de accio­nes que podían esti­mu­lar enfren­ta­mien­tos vio­len­tos que harían impo­si­ble con­tro­lar y derro­tar la epi­de­mia. Si tal obje­ti­vo no se logra, esta podría con­ver­tir­se en endé­mi­ca y dar lugar a un desas­tre sani­ta­rio en Hai­tí y a una ame­na­za per­ma­nen­te para el Cari­be, así como para la Amé­ri­ca Lati­na, don­de millo­nes de per­so­nas pobres en núme­ro cre­cien­te se acu­mu­lan en las gran­des ciu­da­des; tam­bién para otras muchas nacio­nes pobres de Asia y Áfri­ca.

No olvi­dar nun­ca que Hai­tí debe ser ade­más recons­trui­do des­de sus cimien­tos, con la ayu­da y la coope­ra­ción de todos. Es lo que espe­ra­mos para su noble y abne­ga­do pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *