Méxi­co: pasi­vi­dad ante explo­ta­ción sexual infan­til – Red Vol­tai­re

En Méxi­co, entre 16 mil y 20 mil niños, niñas y ado­les­cen­tes son explo­ta­dos sexual­men­te, según cifras de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les. El deli­to está entre los tres más lucra­ti­vos del cri­men orga­ni­za­do; sin embar­go, el pro­ble­ma es mino­ri­za­do por el gobierno fede­ral. No exis­ten polí­ti­cas públi­cas, un com­ba­te efec­ti­vo, legis­la­ción armo­ni­za­da, aten­ción a las víc­ti­mas y, ni siquie­ra, datos con­fia­bles. Los espe­cia­lis­tas obser­van que la omi­sión refle­ja que los niños, niñas y ado­les­cen­tes siguen sin ser con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos.

La explo­ta­ción sexual de niños, niñas y ado­les­cen­tes (ESNNA) equi­va­le a una for­ma con­tem­po­rá­nea de escla­vi­tud. La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo la defi­ne como una vio­la­ción de dere­chos huma­nos y una for­ma de explo­ta­ción que ocu­rre cuan­do se engan­cha o uti­li­za a los meno­res en acti­vi­da­des sexua­les para satis­fa­cer nece­si­da­des.

Las moda­li­da­des de la ESNNA son la pros­ti­tu­ción y la por­no­gra­fía infan­til, el turis­mo sexual, el abu­so sexual y la tra­ta y ven­ta de niños, niñas y ado­les­cen­tes para acti­vi­da­des sexua­les.

La aso­cia­ción civil Infan­cia Común expo­ne que la ESNNA ocu­pa el segun­do lugar en gene­ra­ción de recur­sos en Méxi­co, ubi­ca­dos en el orden de los 24 mil millo­nes de dóla­res anua­les por enci­ma de la ven­ta de armas y sólo supe­ra­da por el nar­co­trá­fi­co.

May­ra Rojas Rosas, direc­to­ra de la aso­cia­ción civil que tra­ba­ja con­tra la explo­ta­ción sexual infan­til, seña­la que es un pro­ble­ma poco visi­bi­li­za­do que no se atien­de debi­da­men­te, pese a la gra­ve­dad del fenó­meno, sus víncu­los con el cri­men orga­ni­za­do y las vio­la­cio­nes a los dere­chos de las víc­ti­mas.

“No se ha toma­do con sufi­cien­te serie­dad por­que los niños no cuen­tan en el pre­sen­te, cuen­tan como futu­ro. Es una ver­da­de­ra des­gra­cia por­que quien no atien­de a su pre­sen­te, no tie­ne futu­ro. Un Esta­do que no ve por sus niños no tie­ne sen­ti­do de exis­tir; se auto­ani­qui­la. Es absur­do que sea tan cie­go a una pro­ble­má­ti­ca de tales dimen­sio­nes”, seña­la la acti­vis­ta.

Juan Mar­tín Pérez Gar­cía, direc­tor eje­cu­ti­vo de la Red por los Dere­chos de la Infan­cia en Méxi­co (Redim), decla­ra que la ausen­cia de un sis­te­ma inte­gral de pro­tec­ción de los dere­chos de los niños, un Esta­do que no reco­no­ce la voz de niños y niñas, que inhi­be la denun­cia, la impu­ni­dad y actua­ción del cri­men orga­ni­za­do impi­den saber cuál es el esta­do de esta situa­ción, cómo afron­tar­lo, qué ata­car y cómo pre­ve­nir­lo.

Sin que el Esta­do com­ba­ta un pro­ble­ma que cre­ce, el espe­cia­lis­ta men­cio­na que, pues­to que los meno­res de edad repre­sen­tan al 30 por cien­to de la pobla­ción del país, el Esta­do no con­si­de­ra a la ter­ce­ra par­te de su pobla­ción como ciu­da­da­nos en el ejer­ci­cio de sus dere­chos. “El gobierno no está colo­can­do en el cen­tro de sus deci­sio­nes a los niños. Pare­cie­ra que no exis­tie­ran”.

Limi­ta­da infor­ma­ción sobre explo­ta­ción sexual infan­til

Des­de 2005, se repor­ta un aumen­to visi­ble, pero difí­cil de cuan­ti­fi­car, de la explo­ta­ción sexual en el país, apun­ta la Redim en su infor­me Infan­cias mexi­ca­nas, ros­tros de la des­igual­dad. La razón, atri­bu­ye la orga­ni­za­ción, es la inexis­ten­cia de polí­ti­cas inte­grar­les y de recur­sos públi­cos sufi­cien­tes y espe­cí­fi­cos diri­gi­dos a enfren­tar y com­ba­tir el pro­ble­ma. El repor­te seña­la que la cifra ofi­cial de 16 mil niñas y niños envuel­tos en la ESNNA pre­sen­ta limi­ta­cio­nes y se encuen­tra des­ac­tua­li­za­da y sin estu­dios com­pa­ra­ti­vos recien­tes.

Datos ais­la­dos pue­den dar una visión par­cial del fenó­meno. El Fon­do de Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia (Uni­cef) men­cio­na que en 21 esta­dos del país, se han detec­ta­do acti­vi­da­des de turis­mo sexual infan­til. La Coa­li­ción Inter­na­cio­nal con­tra la Tra­ta de Muje­res y Niñas en Amé­ri­ca Lati­na ubi­ca a Méxi­co en el quin­to lugar a nivel mun­dial en esta moda­li­dad.

Según Infan­cia Común, Méxi­co tie­ne el segun­do lugar en el mun­do en pro­duc­ción de por­no­gra­fía infan­til. Tan sólo en cin­co años, se detec­ta­ron en este país más de 4 mil sitios elec­tró­ni­cos dedi­ca­dos a la por­no­gra­fía infan­til. En Lati­noa­mé­ri­ca, exis­ten, al menos, 100 foros vir­tua­les don­de se inter­cam­bia este tipo de mate­rial; un ter­cio de ellos se ubi­ca en el país.

“La difi­cul­tad de con­tar con cifras más pre­ci­sas del núme­ro de niñas y niños envuel­tos en las diver­sas for­mas de explo­ta­ción sexual tie­ne que ver con las defi­cien­cias en los mar­cos lega­les para tipi­fi­car ade­cua­da­men­te los deli­tos que se come­ten con­tra la infan­cia en este ámbi­to”, des­cri­be la Redim.

Hace 10 años se publi­có el últi­mo infor­me ofi­cial sobre explo­ta­ción sexual infan­til en Méxi­co. El docu­men­to, rea­li­za­do por el Sis­te­ma de Desa­rro­llo Inte­gral de la Fami­lia (DIF), la Uni­cef y el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes y Estu­dios Supe­rio­res en Antro­po­lo­gía Social, suge­ría que 16 mil niños, niñas y ado­les­cen­tes son explo­ta­dos sexual­men­te en el país. La mayo­ría se ubi­ca en seis ciu­da­des: Aca­pul­co, Can­cún, Gua­da­la­ja­ra, Ciu­dad Juá­rez, Tapa­chu­la y Tijua­na.

La pros­ti­tu­ción, el trá­fi­co y ven­ta de niños, la por­no­gra­fía y el turis­mo sexual pre­do­mi­nan en estos des­ti­nos don­de se cuen­tan 4 mil 600 niños explo­ta­dos. Los meno­res de edad se pros­ti­tu­yen por igual en calles, pla­zas, mer­ca­dos, par­ques, esta­cio­nes de auto­bu­ses, hote­les, mote­les, pros­tí­bu­los, pen­sio­nes, bares, can­ti­nas, cen­tros noc­tur­nos, casas clan­des­ti­nas, lon­che­rías, cer­ve­ce­rías, res­tau­ran­tes, casas de masa­je, esté­ti­cas y agen­cias de mode­la­je y de acom­pa­ñan­tes.

En 2000, se atri­buía que el incre­men­to de la ESNNA esta­ba impul­sa­do por el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida al inte­rior de las fami­lias; la pro­mo­ción de la pros­ti­tu­ción den­tro del círcu­lo fami­liar; la uti­li­za­ción de acti­vi­da­des sexua­les por par­te de niños que huyen de sus casas; el reclu­ta­mien­to de niños como tra­ba­ja­do­res sexua­les por par­te del cri­men orga­ni­za­do, y el tras­la­do de niños pro­ve­nien­tes de otros paí­ses.

Las víc­ti­mas de la ESNNA pro­vie­nen de las pro­pias loca­li­da­des y otros esta­dos de la repú­bli­ca. Úni­ca­men­te se cono­ce la pre­sen­cia de meno­res extran­je­ros en Can­cún y Tapa­chu­la. En la mayo­ría de los esta­dos, los explo­ta­do­res sexua­les son ori­gi­na­rios de los mis­mos esta­dos y de otros paí­ses, mien­tras que por igual clien­tes nacio­na­les y extran­je­ros deman­dan este tipo de “ser­vi­cio”.

May­ra Rojas Rosas, de Infan­cia Común, sub­ra­ya que cual­quier menor de edad es sus­cep­ti­ble de ser suje­to de explo­ta­ción sexual. Lo común en las víc­ti­mas, no obs­tan­te, es la exclu­sión eco­nó­mi­ca, social o afec­ti­va. Los niños son vul­ne­ra­bles a los modos cada vez más sofis­ti­ca­dos de los explo­ta­do­res, como la seduc­ción y el que uti­li­cen las nece­si­da­des indi­vi­dua­les para afi­nar su prác­ti­ca.

Las for­mas de reclu­ta­mien­to son el rap­to, la pre­sión de los padres, el arre­glo entre padres y tra­fi­can­tes, y la seduc­ción o el matri­mo­nio. En don­de exis­te el mayor núme­ro de casos, las per­so­nas que reclu­tan y obtie­nen bene­fi­cios de los niños explo­ta­dos sexual­men­te son los fami­lia­res, los padro­tes, los due­ños de bares y pros­tí­bu­los, engan­cha­do­res, poli­cías, los pro­duc­to­res y ven­de­do­res de por­no­gra­fía, taxis­tas, recep­cio­nis­tas y mese­ros.

La direc­to­ra de Infan­cia Común enun­cia que el fenó­meno suce­de en todo el país por­que hay un pro­ble­ma estruc­tu­ral que per­mi­te que esto suce­da. Así, la explo­ta­ción sexual lle­ga a ciu­da­des medias, como León, Pue­bla, Tlax­ca­la, Mon­te­rrey y Sal­ti­llo.

Según el estu­dio Infan­cia roba­da, a los prin­ci­pa­les des­ti­nos de la ESNNA se suma la Zona Metro­po­li­ta­na del valle de Méxi­co, con 2 mil 500 meno­res de edad que son explo­ta­dos sexual­men­te, y otros des­ti­nos turís­ti­cos, como Pla­ya del Car­men, Mazatlán, Vera­cruz, Los Cabos, La Paz, Man­za­ni­llo, Ixta­pa y Hua­tul­co, don­de 1 mil 500 niños, niñas y ado­les­cen­tes son suje­tos de todas las moda­li­da­des de explo­ta­ción sexual. Abu­so sexual en silen­cio

Has­ta el III Con­gre­so Mun­dial con­tra la Explo­ta­ción de los Niños, las Niñas y los Ado­les­cen­tes, se inclu­yó al abu­so sexual como moda­li­dad de la ESNNA. Infan­cia Común indi­ca que, en los últi­mos 30 años, el abu­so sexual se incre­men­tó 200 por cien­to. El 74 por cien­to de las víc­ti­mas es menor de 14 años y el 81 por cien­to es niña. El 93 por cien­to de los casos ocu­rre al inte­rior de la fami­lia. En la mayo­ría, la agre­sión con­ti­núa por meses o has­ta años.

Se con­si­de­ra abu­so sexual a cual­quier cla­se de pla­cer sexual que ejer­ce un adul­to con un niño, uti­li­zan­do su posi­ción de poder o auto­ri­dad. En Méxi­co, seña­la la Redim, es el tipo de mal­tra­to infan­til que menos se ha docu­men­ta­do en los ámbi­tos médi­cos, socia­les y lega­les a pesar de que la fre­cuen­cia de casos es cada vez mayor. Mien­tras no exis­te infor­ma­ción esta­dís­ti­ca sobre la inci­den­cia del deli­to, tam­po­co se cono­ce qué can­ti­dad de niños, niñas y ado­les­cen­tes han sido aten­di­dos y pues­tos a dis­po­si­ción de las auto­ri­da­des.

El DIF reci­bió 7 mil 283 denun­cias por abu­so y vio­len­cia sexual infan­til entre 2000 y 2005. Lejos de redu­cir su inci­den­cia, el deli­to sigue cre­cien­do. Tan sólo el DIF de Vera­cruz repor­tó, en mayo de este año, haber reci­bi­do 20 lla­ma­das sema­na­les que denun­cia­ban abu­so sexual a meno­res. Datos de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co seña­lan que el 77 por cien­to de las víc­ti­mas es niña y el pro­me­dio de edad de los afec­ta­dos es de cin­co a sie­te años.

A nivel legis­la­ti­vo, en 25 esta­dos del país no pro­ce­de la acción penal por abu­so o vio­la­ción sexual si se da el matri­mo­nio entre el agre­sor y la víc­ti­ma, “lo que evi­den­cia el alto ries­go para la niña o niño de sufrir nue­va­men­te estos abu­sos como par­te de la con­vi­ven­cia que se esta­ble­ce en el matri­mo­nio”, sub­ra­ya la Redim.

May­ra Rojas Rosas, direc­to­ra de Infan­cia Común, expli­ca que la exis­ten­cia de tabúes alre­de­dor de la sexua­li­dad, el des­co­no­ci­mien­to y la nula edu­ca­ción sobre el desa­rro­llo sico­se­xual de los niños per­mi­ten que se sigan come­tien­do los abu­sos: “Por un lado, el adul­to es quien tie­ne la razón y los niños tie­nen que obe­de­cer­lo, no impor­ta si están sien­do abu­sa­dos. Por otro, los niños no saben ni nom­brar lo que les suce­de por fal­ta de capa­ci­ta­ción de padres y maes­tros”.

Al res­pec­to, el direc­tor eje­cu­ti­vo de la Redim, Pérez Gar­cía, agre­ga que el deli­to se enmar­ca en una cul­tu­ra social que per­mi­te el abu­so de los niños bajo una visión “adul­to­cén­tri­ca”, don­de todo gira en fun­ción de los adul­tos y ello impi­de que la voz de los niños sea oída cuan­do denun­cian que están sien­do moles­ta­dos. A la can­ti­dad de casos denun­cia­dos, la acti­vis­ta suma la cifra que no se cono­ce por­que los niños no se atre­ven a hablar.

El pro­ble­ma es gra­ve, cali­fi­ca Rojas Rosas. Y es que cada vez que Infan­cia Común impar­te talle­res en las comu­ni­da­des, en pro­me­dio cin­co per­so­nas se acer­can para denun­ciar casos. “El abu­so –enun­cia– pue­de ser la puer­ta a la pros­ti­tu­ción y otras for­mas de explo­ta­ción sexual”.

El 20 de agos­to, se tipi­fi­có el deli­to de pede­ras­tia como gra­ve en el Códi­go Penal Fede­ral. De esta mane­ra, el infrac­tor podrá ser san­cio­na­do con una pena­li­dad de nue­ve a 18 años de pri­sión y una mul­ta de 70 a 2 mil 250 días de sala­rio míni­mo.

El artícu­lo 209 bis del Códi­go Penal Fede­ral esta­ble­ce que “será pena­li­za­do quien se apro­ve­che de la con­fian­za, subor­di­na­ción o supe­rio­ri­dad que tie­ne sobre un menor de 18 años, deri­va­da de su paren­tes­co en cual­quier gra­do, tute­la, guar­da o cus­to­dia, rela­ción docen­te, reli­gio­sa, labo­ral, médi­ca, cul­tu­ral, domés­ti­ca o de cual­quier índo­le y eje­cu­te, obli­gue o induz­ca a eje­cu­tar cual­quier acto sexual con o sin su con­sen­ti­mien­to”. Tam­bién se can­ce­la la posi­bi­li­dad de que una per­so­na sen­ten­cia­da por el deli­to acce­da al bene­fi­cio de la liber­tad pre­pa­ra­to­ria.

Tra­ta con fines de explo­ta­ción sexual

La Redim advier­te que, pese a la fal­ta de infor­ma­ción, hay un incre­men­to en la tra­ta con fines de explo­ta­ción sexual en la medi­da en que Méxi­co es un país que a la vez es fuen­te, trán­si­to y des­tino de diver­sas for­mas de tra­ta. Infan­cia Común cal­cu­la que, en este país, 80 mil per­so­nas de ambos sexos y de todas las eda­des son víc­ti­mas de tra­ta.

El Cen­tro de Estu­dios de Polí­ti­ca Juve­nil de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia pre­de­cía que unos 2 mil 500 niños, niñas y ado­les­cen­tes de entre 10 y 17 años, cana­dien­ses y mexi­ca­nos, cru­za­rían la fron­te­ra con Esta­dos Uni­dos para fines sexua­les en 2000, y que el esce­na­rio de ries­go poten­cial invo­lu­cra­ba a 231 mil.

Publi­ca­do en junio por el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos, el Infor­me sobre tra­ta de per­so­nas men­cio­na que el trá­fi­co con fines de explo­ta­ción sexual tie­ne con­se­cuen­cias devas­ta­do­ras en los meno­res, tales como trau­mas físi­cos y sico­ló­gi­cos de por vida; enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual, adic­ción a las dro­gas, emba­ra­zos no desea­dos, des­nu­tri­ción, ostra­cis­mo y la muer­te.

El Depar­ta­men­to de Esta­do des­cri­be que niñas, niños y muje­res mexi­ca­nas son some­ti­dos al ser­vi­lis­mo sexual den­tro de Esta­dos Uni­dos y Méxi­co, atraí­dos por fal­sas ofer­tas de tra­ba­jo en zonas rura­les, ciu­da­des fron­te­ri­zas y des­ti­nos turís­ti­cos.

En el país, la mayor par­te de las per­so­nas extran­je­ras que es víc­ti­ma de tra­ba­jo for­za­do y explo­ta­ción sexual vie­ne de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor, que en su paso hacia a Esta­dos Uni­dos es secues­tra­do por tra­fi­can­tes, espe­cial­men­te en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la. Tam­bién, seña­la el repor­te, hay per­so­nas de Sura­mé­ri­ca, el Cari­be, Euro­pa del Este, Asia y Áfri­ca.

Sub­ra­ya que la explo­ta­ción sexual de niños en el turis­mo con­ti­núa cre­cien­do en Méxi­co, espe­cial­men­te Aca­pul­co, Can­cún, Tijua­na y Ciu­dad Juá­rez. Prin­ci­pal­men­te, los turis­tas que bus­can sexo con meno­res en sus des­pla­za­mien­tos pro­vie­nen de Esta­dos Uni­dos, Cana­dá, Euro­pa Occi­den­tal e inclu­so de Méxi­co. Sin embar­go, has­ta junio, el gobierno no había repor­ta­do nin­gún pro­ce­sa­do o dete­ni­do por este cri­men.

Para el Depar­ta­men­to de Esta­do, “el gobierno de Méxi­co no cum­ple con los están­da­res míni­mos para eli­mi­nar el trá­fi­co de per­so­nas; no obs­tan­te, está hacien­do esfuer­zos sig­ni­fi­can­tes”. Entre ellos, cuen­ta, la pri­me­ra deten­ción bajo la Ley para Pre­ve­nir y San­cio­nar la Tra­ta de Per­so­nas, que lle­vó a dic­tar una sen­ten­cia de 10 años. Ade­más, resul­ta­do de una inves­ti­ga­ción de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de Inves­ti­ga­ción Espe­cia­li­za­da en Delin­cuen­cia Orga­ni­za­da, en diciem­bre de 2009, se detu­vie­ron a cin­co acu­sa­dos de trá­fi­co de niñas y muje­res a Esta­dos Uni­dos con fines de explo­ta­ción.

El gobierno de Méxi­co infor­mó al Depar­ta­men­to de Esta­do que al momen­to inves­ti­ga­ba 48 casos de tra­ta de per­so­nas; no obs­tan­te, reco­no­ce que dada la mag­ni­tud del pro­ble­ma, el núme­ro de inves­ti­ga­cio­nes y dete­ni­dos es bajo. Por el con­tra­rio, men­cio­na el infor­me, las auto­ri­da­des acep­tan sobor­nos, fal­si­fi­can docu­men­tos, des­alien­tan la denun­cia de las víc­ti­mas y tole­ran la pros­ti­tu­ción infan­til y otras for­mas de explo­ta­ción sexual.

La tra­ta de per­so­nas sigue sien­do un nego­cio, seña­la Ana María Mar­tí­nez Yer­ga, coor­di­na­do­ra del Con­ve­nio de Vio­len­cia y Tra­ta en Cen­troa­mé­ri­ca de Save the Chil­dren en coor­di­na­ción con la Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal para el Desa­rro­llo.

Expli­ca que ello se ve alen­ta­do por­que exis­te deman­da y una gran tole­ran­cia social: “Has­ta hace algu­nos años, no se veía como un deli­to y la gen­te con­vi­ve con él con natu­ra­li­dad. Al no iden­ti­fi­car que es un deli­to, no esta­ble­ce medi­das de pre­ven­ción y pro­tec­ción”.

De la lla­ma­da escla­vi­tud del siglo XXI, no exis­ten datos con­fia­bles. Con la clan­des­ti­ni­dad con la que ocu­rre, es impo­si­ble saber si una moda­li­dad pre­do­mi­na sobre otra, men­cio­na en entre­vis­ta con Con­tra­lí­nea.

Mar­tí­nez Yer­ga cali­fi­ca el deli­to como una vio­la­ción al pre­sen­te y al futu­ro de las víc­ti­mas, pues todas sus moda­li­da­des impli­can una pér­di­da de liber­ta­des: “Se desin­te­gra a la per­so­na. Sepa­ra­das de su fami­lia y entorno, son enga­ña­das, secues­tra­das, vio­la­das, for­za­das a usar dro­gas o adquie­ren enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual. Entran en un círcu­lo de vio­len­cia; sus están­da­res de vida son dife­ren­tes a los nues­tros. Su apre­cio por la vida des­apa­re­ce y su vida pier­de todo sen­ti­do”.

No obs­tan­te las reper­cu­sio­nes, para la espe­cia­lis­ta, el talón de Aqui­les es la aten­ción a las víc­ti­mas de tra­ta: “Los sis­te­mas nacio­na­les de pro­tec­ción en la región son muy débi­les. Por el nivel de com­ple­ji­dad que tie­ne el deli­to y el nivel de com­ple­ji­dad de las con­se­cuen­cias en las víc­ti­mas, se requie­re dar una aten­ción inte­gral”.

Apun­ta que los mode­los de aten­ción no se dife­ren­cian según lo vivi­do por la víc­ti­ma y el tema de la aten­ción se cru­za con la per­se­cu­ción del deli­to. Las víc­ti­mas, expli­ca, son pues­tas como ele­men­tos pro­ba­to­rios, lo que sacri­fi­ca a los afec­ta­dos en aras de san­cio­nar el deli­to. “Ade­más que­da el pro­ce­so tan com­pli­ca­do que es la res­ti­tu­ción de sus dere­chos”, comen­ta Mar­tí­nez Yer­ga.

La acti­vis­ta advier­te que la tra­ta de per­so­nas debi­li­ta el teji­do social. El mie­do al cri­men orga­ni­za­do, des­cri­be, des­ar­ti­cu­la a la pobla­ción; en tan­to, la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes difi­cul­ta las accio­nes para erra­di­car el pro­ble­ma: “La pobla­ción vive ame­na­za­da. Temen invo­lu­crar­se por los peli­gros a su inte­gri­dad y la de su fami­lia”.

Res­pec­to de la res­pues­ta de las auto­ri­da­des, obser­va como un avan­ce que el tema se esté incor­po­ra­do en la agen­da públi­ca y en la legis­la­ción. Por lo que aho­ra sí se le tipi­fi­ca como un deli­to y los paí­ses se coor­di­nan para com­ba­tir­lo. Sin embar­go, men­cio­na que hay una dis­tan­cia entre la fir­ma del Pro­to­co­lo para pre­ve­nir, repri­mir y san­cio­nar la tra­ta de per­so­nas y la ins­tru­men­ta­ción: “Hay que dar el sal­to a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, a que las accio­nes se con­vier­tan en polí­ti­cas públi­cas y, sobre todo, que exis­ta una asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria para actuar con­tra el cri­men orga­ni­za­do tras­na­cio­nal”.

El tam­bién cono­ci­do Pro­to­co­lo de Paler­mo com­pro­me­te a los Esta­dos a pre­ve­nir y com­ba­tir efi­caz­men­te la tra­ta de per­so­nas, espe­cial­men­te de niños y muje­res, que inclu­ya accio­nes para san­cio­nar a los tra­fi­can­tes y pro­te­ger a las víc­ti­mas al ampa­rar sus dere­chos.

El prin­ci­pal fac­tor de ries­go para que los niños sean víc­ti­mas de tra­ta, dice la inte­gran­te de Save the Chil­dren, es el cli­ma de vio­len­cia que están vivien­do. La exclu­sión y la tole­ran­cia de las auto­ri­da­des tam­bién son deter­mi­nan­tes, lo mis­mo la fra­gi­li­dad y los vacíos en los mar­cos lega­les.

Sub­ra­ya que el pun­to de par­ti­da para erra­di­car la tra­ta de per­so­nas es la pre­ven­ción: “Las estra­te­gias de pre­ven­ción deben estar muy ate­rri­za­das en los terri­to­rios y que los men­sa­jes sean cla­ros y sen­ci­llos. Es muy impor­tan­te invo­lu­crar a dis­tin­tos sec­to­res. Es fun­da­men­tal que niños, niñas y ado­les­cen­tes iden­ti­fi­quen los ries­gos para no caer”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *