Wiki­Leaks saca a la luz 250.000 docu­men­tos secre­tos del régi­men de EE.UU.- La Jornada/​La Haine/​Boltxe Kolek­ti­boa

La diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se tra­ba­jó para que paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na ais­la­ran al pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, según los docu­men­tos secre­tos fil­tra­dos este domin­go por Wiki­Leaks, cuyo con­te­ni­do difun­dió entre otros el dia­rio espa­ñol El País.

Este dia­rio men­cio­na los «esfuer­zos» de la diplo­ma­cia de Esta­dos Uni­dos «por cor­te­jar a paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na para ais­lar al vene­zo­lano Hugo Chá­vez», sin publi­car por el momen­to el docu­men­to al res­pec­to difun­di­do por Wiki­Leaks.

La pági­na digi­tal Wiki­Leaks dis­tri­bu­yó infor­ma­ción secre­ta del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se al dia­rio espa­ñol y al bri­tá­ni­co The Guar­dian, el esta­dou­ni­den­se The New York Times, el fran­cés Le Mon­de y la revis­ta ale­ma­na Der Spie­gel.

Tam­bién El País infor­ma sobre las sos­pe­chas que la pre­si­den­ta de Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, des­pier­ta en Washing­ton, has­ta el pun­to de que la Secre­ta­ría de Esta­do lle­ga a soli­ci­tar infor­ma­ción sobre su esta­do de salud men­tal.

Los docu­men­tos secre­tos del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se reve­la­dos hoy dan cuen­ta de los esfuer­zos para per­sua­dir a dis­tin­tos paí­ses para que acep­ten alber­gar dete­ni­dos de la pri­sión de Guan­tá­na­mo para sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo, un paso cla­ve para poder cerrar la con­tro­ver­ti­da cár­cel.

Ade­más se difun­dió hoy que Esta­dos Uni­dos pidió a sus diplo­má­ti­cos en 2008 inves­ti­gar la posi­ble pre­sen­cia de Al Qae­da y otros «gru­pos terro­ris­tas» islá­mi­cos en Para­guay, en la zona de la tri­ple fron­te­ra con Argen­ti­na y Bra­sil, según los docu­men­tos secre­tos fil­tra­dos este domin­go por Wiki­Leaks.

Entre las infor­ma­cio­nes reve­la­das hoy figu­ra que el Depar­ta­men­to de Esta­do pidió el año pasa­do a fun­cio­na­rios de 38 emba­ja­das y misio­nes diplo­má­ti­cas que le envíen infor­ma­ción sobre Nacio­nes Uni­das, inclui­do su secre­ta­rio gene­ral, y en espe­cial sobre fun­cio­na­rios de paí­ses como Sudán, Afga­nis­tán, Soma­lia, Irán y Corea del Nor­te.

La can­ci­lle­ría esta­dou­ni­den­se, en un docu­men­to difun­di­do por la pági­na digi­tal Wiki­Leaks a varios dia­rios y publi­ca­do por el bri­tá­ni­co The Guar­dian, pidió en 2008 a su emba­ja­da en Asun­ción «infor­ma­ción sobre la pre­sen­cia, inten­cio­nes, pla­nes y acti­vi­da­des de gru­pos terro­ris­tas (…) en Para­guay, en con­cre­to en la tri­ple fron­te­ra» con Bra­sil y Argen­ti­na.

Washing­ton que­ría infor­ma­ción no sólo de la posi­ble pre­sen­cia de «Hez­bo­llah» o «Hamas», entre otras orga­ni­za­cio­nes arma­das islá­mi­cas, sino tam­bién de «Al Qae­da» y «agen­tes esta­ta­les ira­níes», según el tex­to.

The Guar­dian tam­bién difun­de que el rey Abda­llah de Ara­bia Sau­di­ta ins­tó a Esta­dos Uni­dos a ata­car Irán para des­truir su pro­gra­ma nuclear.

Los cables de emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses en Medio Orien­te fil­tra­dos dan cuen­ta de las «fre­cuen­tes exhor­ta­cio­nes a Esta­dos Uni­dos para ata­car Irán y poner fin a su pro­gra­ma de armas nuclea­res».

Los docu­men­tos dicen tam­bién que el monar­ca sau­di­ta lla­mó a Esta­dos Uni­dos a «cor­tar­le el cue­llo a la ser­pien­te», y que afir­mó que tra­ba­jar con Washing­ton para con­tra­rres­tar la influen­cia ira­ní en Irak era «una prio­ri­dad estra­té­gi­ca para el rey y su gobierno».

Israel ase­gu­ró a EE.UU. que Irán no está fabri­can­do armas nuclea­res

Israel ani­mó a Esta­dos Uni­dos en diciem­bre de 2009 a aumen­tar el nivel de agre­sión con­tra Irán, al afir­mar que su estra­te­gia de nego­cia­ción con Tehe­rán «no fun­cio­na­rá», según un docu­men­to publi­ca­do por Wiki­Leaks y reto­ma­do el domin­go por la pági­na en Inter­net del dia­rio fran­cés Le Mon­de.

Un tele­gra­ma esta­dou­ni­den­se rela­ta una con­ver­sa­ción del 1 de diciem­bre de 2009 entre Amos Gilad, direc­tor de los asun­tos polí­ti­co-mili­ta­res en el Minis­te­rio israe­lí de Defen­sa, y Ellen Taus­cher, la sub­se­cre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se.

«Miran­do en su bola de cris­tal», escri­be la diplo­má­ti­ca esta­dou­ni­den­se, «Gilad dice que no es segu­ro que Irán haya deci­di­do fabri­car un arma nuclear, pero que Irán está “deter­mi­na­do” a tener la opción de cons­truir una».

El prin­ci­pal diplo­má­ti­co de Esta­dos Uni­dos en Roma con­si­de­ra que el pri­mer minis­tro Sil­vio Ber­lus­co­ni no es un líder efec­ti­vo y que derro­cha su ener­gía en fies­tas, indi­can docu­men­tos difun­di­dos este domin­go por Wiki­Leaks.

Una fuen­te chi­na infor­mó a la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Pekín de los nume­ro­sos esfuer­zos del gobierno chino por hac­kear Goo­gle y los sis­te­mas infor­má­ti­cos de gobier­nos extran­je­ros, de acuer­do con los docu­men­tos del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se.

Más infor­ma­ción en La Hai­ne

El dia­rio El País anun­cia auto cen­su­ra por ade­lan­ta­do. Aná­li­sis de su infor­ma­ción por par­te de Boltxe Kolek­ti­boa

...El párra­fo de El País que des­ta­ca­mos demues­tra que se encu­bre la infor­ma­ción sen­si­ble acer­ca del Esta­do Espa­ñol. Todo se sabrá, a pesar del dia­rio del impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta. No obs­tan­te, lo resal­ta­mos por ser una cla­ra con­fe­sión de par­te…(” EL PAÍS no ha podi­do corro­bo­rar todos esos rela­tos y ha pres­cin­di­do de algu­nos que ha con­si­de­ra­do de dudo­sa cre­di­bi­li­dad. Pero sí ha cer­ti­fi­ca­do otros y ha ope­ra­do de for­ma res­pon­sa­ble con el país obje­to de la fil­tra­ción con la inten­ción de cau­sar el menor daño posi­ble”. EL PAÍS no ha podi­do corro­bo­rar todos esos rela­tos y ha pres­cin­di­do de algu­nos que ha con­si­de­ra­do de dudo­sa cre­di­bi­li­dad. Pero sí ha cer­ti­fi­ca­do otros y ha ope­ra­do de for­ma res­pon­sa­ble con el país obje­to de la fil­tra­ción con la inten­ción de cau­sar el menor daño posi­ble, pero sí ha cer­ti­fi­ca­do otros y ha ope­ra­do de for­ma res­pon­sa­ble con el país obje­to de la fil­tra­ción con la inten­ción de cau­sar el menor daño posi­ble”. (Es decir, ocul­tan­do infor­ma­ción! – nota de Boltxe).

Por otra par­te, las emba­ja­das USA han fun­cio­na­do como si fue­sen hac­kers pri­va­dos. La web de la orga­ni­za­ción que trae de cabe­za a los pode­res fác­ti­cos de EE.UU. ha sido ata­ca­da ciber­ne­ti­ca­men­te des­de un buen núme­ro de ellas según expli­ca Wiki­leaks. En otro tiem­po EEUU hubie­se echa­do manos de sica­rios para silen­ciar a los ges­to­res de la web, el impe­ria­lis­mo no es lo que era.

Otro tipo de prác­ti­cas con­ti­núan acti­vas, como la de acu­sar de vio­la­ción a su máxi­mo repre­sen­tan­te. Son los tics y usos fas­cis­tas de siem­pre. Pero los pape­les fil­tra­dos han vuel­to a ver la luz. ¿Quien fil­tra esta docu­men­ta­ción?. Es un enig­ma, aun­que pue­de dar­se una com­bi­na­ción de ele­men­tos, gen­tes con con­cien­cia que no aguan­tan más crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad o agen­tes dobles a suel­do de paí­ses y poten­cias intere­sa­das en poner palos a las rue­das de la cada vez más pre­ca­ria hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Sea como sea, dis­tin­tos dia­rios euro­peos y esta­dou­ni­den­ses han reci­bi­do la docu­men­ta­ción y Washing­ton no ha podi­do evi­tar su publi­ca­ción en el día de hoy. Es una mues­tra más de la cre­cien­te debi­li­dad del ren­quean­te colo­so impe­ria­lis­ta sin duda algu­na, así vemos des­de Boltxe este nue­vo pati­na­zo inter­na­cio­nal de la Casa Blan­ca y sus vale­do­res inter­na­cio­na­les.

Una segun­da hipó­te­sis toda­vía sería más preo­cu­pan­te. ¿Podrían estar rea­li­zan­do las fil­tra­cio­nes ele­men­tos de la ultra dere­cha yan­kee que han deci­di­do expul­sar a Oba­ma del gobierno a tra­vés de hacer ingo­ber­na­ble su man­da­to, ponien­do­lo todos los días a los pies de los caba­llos?. Todo es posi­ble en las cor­tes de los impe­rios en deca­den­cia, no des­car­te­mos nada a prio­ri.

EL PAÍS, en cola­bo­ra­ción con otros dia­rios de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, reve­la a par­tir de hoy el con­te­ni­do de la mayor fil­tra­ción de docu­men­tos secre­tos a la que jamás se haya teni­do acce­so en toda la his­to­ria. Se tra­ta de una colec­ción de más de 250.000 men­sa­jes del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos, obte­ni­dos por la pági­na digi­tal Wiki­leaks, en los que se des­cu­bren epi­so­dios iné­di­tos ocu­rri­dos en los pun­tos más con­flic­ti­vos del mun­do, así como otros muchos suce­sos y datos de gran rele­van­cia que des­nu­dan por com­ple­to la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na, sacan a la luz sus meca­nis­mos y sus fuen­tes, dejan en evi­den­cia sus debi­li­da­des y obse­sio­nes, y en con­jun­to faci­li­tan la com­pren­sión por par­te de los ciu­da­da­nos de las cir­cuns­tan­cias en las que se desa­rro­lla el lado oscu­ro de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

Estos docu­men­tos reco­gen comen­ta­rios e infor­mes ela­bo­ra­dos por fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses, con un len­gua­je muy fran­co, sobre per­so­na­li­da­des de todo mun­do, des­ve­lan los con­te­ni­dos de entre­vis­tas del más alto nivel, des­cu­bren des­co­no­ci­das acti­vi­da­des de espio­na­je y expo­nen con deta­lle las opi­nio­nes ver­ti­das y datos apor­ta­dos por dife­ren­tes fuen­tes en con­ver­sa­cio­nes con emba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos o per­so­nal diplo­má­ti­co de esa nación en nume­ro­sos paí­ses, inclui­do Espa­ña.

Que­da en evi­den­cia, por ejem­plo, la sos­pe­cha nor­te­ame­ri­ca­na de que la polí­ti­ca rusa está en manos de Vla­di­mir Putin, a quien se juz­ga como un polí­ti­co de cor­te auto­ri­ta­rio cuyo esti­lo per­so­nal machis­ta le per­mi­te conec­tar per­fec­ta­men­te con Sil­vio Ber­lus­co­ni. Del pri­mer minis­tro ita­liano se deta­llan sus “fies­tas sal­va­jes” y se expo­ne la des­con­fian­za pro­fun­da que des­pier­ta en Washing­ton. Tam­po­co mues­tra la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se un gran apre­cio por el pre­si­den­te fran­cés, Nico­las Sar­kozy, a quien se sigue con gran meticu­losi­dad acer­ca de cual­quier movi­mien­to para obs­ta­cu­li­zar la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos.

Los cables prue­ban la inten­sa acti­vi­dad de ese país para blo­quear a Irán, el enor­me jue­go que se desa­rro­lla en torno a Chi­na, cuyo pre­do­mi­nio en Asia se da casi por acep­ta­do, o los esfuer­zos por cor­te­jar a paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na para ais­lar al vene­zo­lano Hugo Chá­vez.

En oca­sio­nes, las expre­sio­nes usa­das en estos docu­men­tos son de tal natu­ra­le­za que pue­den dina­mi­tar las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con algu­nos de sus prin­ci­pa­les alia­dos; en otras, pue­den poner­se en ries­go algu­nos pro­yec­tos impor­tan­tes de su polí­ti­ca exte­rior, como el acer­ca­mien­to a Rusia o el apo­yo de cier­tos Gobier­nos ára­bes.

El alcan­ce de estas reve­la­cio­nes es de tal cali­bre que, segu­ra­men­te, se podrá hablar de un antes y un des­pués en lo que res­pec­ta a los hábi­tos diplo­má­ti­cos. Esta fil­tra­ción pue­de aca­bar con una era de la polí­ti­ca exte­rior: los méto­dos tra­di­cio­na­les de comu­ni­ca­ción y las prác­ti­cas emplea­das para la con­se­cu­ción de infor­ma­ción que­dan en entre­di­cho a par­tir de aho­ra.

Todos los ser­vi­cios diplo­má­ti­cos del mun­do, y espe­cial­men­te de Esta­dos Uni­dos, don­de esta fil­tra­ción se suma a otras ante­rio­res de menor tras­cen­den­cia con pape­les rela­ti­vos a Irak y Afga­nis­tán, ten­drán que replan­tear­se des­de este momen­to su modo de ope­rar y, pro­ba­ble­men­te, modi­fi­car pro­fun­da­men­te sus prác­ti­cas.

Inten­sas ges­tio­nes

Tra­tan­do de anti­ci­par­se a ese per­jui­cio, la Admi­nis­tra­ción de Esta­dos Uni­dos lle­va varios días, des­de que supo la exis­ten­cia de esta fuga de docu­men­tos, rea­li­zan­do inten­sas ges­tio­nes ante el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano y los Gobier­nos de gran par­te de las nacio­nes ante los que tie­ne repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca para infor­mar­les sobre el pre­vi­si­ble con­te­ni­do de las fil­tra­cio­nes y sus posi­bles con­se­cuen­cias. El Depar­ta­men­to de Esta­do envió a prin­ci­pio de esta sema­na un infor­me a los prin­ci­pa­les comi­tés de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y del Sena­do pre­vi­nién­do­les sobre la situa­ción.

La pro­pia Secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, ha tele­fo­nea­do en las últi­mas horas a los Gobier­nos de los paí­ses más impor­tan­te afec­ta­dos por esta fuga de infor­ma­ción, entre otros los de Chi­na, Ale­ma­nia, Fran­cia y Ara­bia Sau­dí, para aler­tar­les de lo suce­di­do y ofre­cer algu­nas jus­ti­fi­ca­cio­nes

En Rei­no Uni­do, Israel, Ita­lia, Aus­tra­lia y Cana­dá, entre otros socios de Esta­dos Uni­dos, por­ta­vo­ces de sus res­pec­ti­vos minis­te­rios de Rela­cio­nes Exte­rio­res con­fir­ma­ron que habían reci­bi­do infor­ma­ción de par­te de los emba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos, aun­que no reve­la­ron deta­lles sobre los datos pre­ci­sos que habían sido pues­tos en su cono­ci­mien­to. No ha habi­do, sin embar­go, comu­ni­ca­ción direc­ta entre la Emba­ja­da en Madrid y el Gobierno espa­ñol acer­ca de este asun­to.

El por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do, P. J. Crow­ley, ha reco­no­ci­do que no cono­ce con exac­ti­tud las infor­ma­cio­nes que apa­re­ce­rán en los pape­les fil­tra­dos, aun­que ha ade­lan­ta­do que “estas reve­la­cio­nes son dañi­nas para los intere­ses de Esta­dos Uni­dos”. “Van a crear ten­sio­nes entre nues­tros diplo­má­ti­cos y nues­tros ami­gos alre­de­dor del mun­do”, decla­ró este fin de sema­na.

El Depar­ta­men­to de Esta­do, que ha nego­cia­do con uno de los perió­di­cos que hoy publi­can los cables algu­nos con­te­ni­dos par­ti­cu­lar­men­te lesi­vos para sus intere­ses o peli­gro­sos para cier­tas per­so­nas, está espe­cial­men­te preo­cu­pa­do por el daño que esto pue­de cau­sar en la gue­rra con­tra Al Qae­da en algu­nas regio­nes en la que la libran de for­ma encu­bier­ta, como Yemen o Pakis­tán, así como los efec­tos que pue­de tener para las difí­ci­les rela­cio­nes con otras poten­cias, como Rusia y Chi­na.

Los dos últi­mos años

Los docu­men­tos ‑251.287 men­sa­jes que cubren un perio­do has­ta febre­ro de 2010 y, en su mayor par­te, afec­tan a los dos últi­mos años- fue­ron faci­li­ta­dos por Wiki­Leaks hace varias sema­nas, ade­más de a EL PAÍS, a los dia­rios The Guar­dian, de Rei­no Uni­do; The New York Times, de Esta­dos Uni­dos; Le Mon­de, de Fran­cia, y al sema­na­rio Der Spie­gel, de Ale­ma­nia. Estos medios han tra­ba­ja­do por sepa­ra­do en la valo­ra­ción y selec­ción del mate­rial, y pon­drán a dis­po­si­ción de sus lec­to­res aque­llas his­to­rias que cada uno con­si­de­re de mayor inte­rés; en algu­nos casos serán coin­ci­den­tes, en otros no.

Ese pro­ce­so se ha lle­va­do a cabo bajo una exi­gen­te con­di­ción de no poner en peli­gro en nin­gún momen­to fuen­tes pro­te­gi­das de ante­mano o per­so­nas cuya vida podría ver­se ame­na­za­da al des­ve­lar­se su iden­ti­dad. Al mis­mo tiem­po, todos los medios han hecho un esfuer­zo supre­mo por evi­tar la reve­la­ción de epi­so­dios que pudie­ran supo­ner un ries­go para la segu­ri­dad de cual­quier país, par­ti­cu­lar­men­te de Esta­dos Uni­dos, el más expues­to por estas reve­la­cio­nes. Por esa razón, algu­nos de los docu­men­tos que serán pues­tos a dis­po­si­ción de nues­tros lec­to­res a par­tir de hoy apa­re­ce­rán par­cial­men­te muti­la­dos.

EL PAÍS no ha esta­do en el ori­gen de la fil­tra­ción y, por tan­to, des­co­no­ce los cri­te­rios con los que se ha lle­va­do a cabo la selec­ción del paque­te que final­men­te ha lle­ga­do a manos del dia­rio. Resul­ta evi­den­te que los pape­les ana­li­za­dos no son todos los emi­ti­dos en el mun­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do en el perio­do de tiem­po com­pren­di­do, pero igno­ra­mos si esos son todos a los que ha teni­do acce­so Wiki­Leaks.

Pese a eso, el lec­tor com­pro­ba­rá el valor que en sí mis­mo encie­rra el con­jun­to de docu­men­tos faci­li­ta­dos, al mar­gen de que pue­dan exis­tir otros muchos que aún se des­co­no­cen. Se tra­ta de un mate­rial que apor­ta nove­da­des rele­van­tes sobre el mane­jo de asun­tos de gran reper­cu­sión mun­dial, como el pro­gra­ma nuclear de Irán, las ten­sio­nes en Orien­te Pró­xi­mo, las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán y otros con­flic­tos en Asia y Áfri­ca.

“Terro­ris­mo” y radi­ca­lis­mo islá­mi­co

Tam­bién se reco­gen los movi­mien­tos entre Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos para hacer fren­te al que deno­mi­nan terro­ris­mo y al radi­ca­lis­mo islá­mi­co, así como deta­lles reve­la­do­res sobre epi­so­dios de tan­ta tras­cen­den­cia como el boi­cot de Chi­na a la empre­sa Goo­gle o los nego­cios con­jun­tos de Putin y Ber­lus­co­ni en el sec­tor del petró­leo. De espe­cial inte­rés son las prue­bas que se apor­tan sobre el alcan­ce de la corrup­ción a esca­la pla­ne­ta­ria y las per­ma­nen­tes pre­sio­nes que se ejer­cen sobre los dife­ren­tes Gobier­nos, des­de Bra­sil a Tur­quía, para favo­re­cer los intere­ses comer­cia­les o mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos.

Entre los pri­me­ros docu­men­tos que hoy se hacen públi­cos, se des­cu­bre el páni­co que los pla­nes arma­men­tís­ti­cos de Irán, inclui­do su pro­gra­ma nuclear, des­pier­tan entre los paí­ses ára­bes, has­ta el pun­to de que alguno de sus gober­nan­tes lle­ga a suge­rir que es pre­fe­ri­ble una gue­rra con­ven­cio­nal hoy que un Irán nuclear maña­na. Se apre­cia la enor­me preo­cu­pa­ción con la que Esta­dos Uni­dos obser­va la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos en Tur­quía y la estre­cha vigi­lan­cia a la que se man­tie­ne al pri­mer minis­tro, Erdo­gan.

Y, sobre todo, esta pri­me­ra entre­ga reve­la las ins­truc­cio­nes que el Depar­ta­men­to de Esta­do ha cur­sa­do a sus diplo­má­ti­cos en Nacio­nes Uni­das y en algu­nos paí­ses para desa­rro­llar una ver­da­de­ra labor de espio­na­je sobre el secre­ta­rio gene­ral de la ONU, sus prin­ci­pa­les ofi­ci­nas y sus más deli­ca­das misio­nes.

Los lec­to­res des­cu­bri­rán al acce­der a las suce­si­vas cró­ni­cas deta­lles insos­pe­cha­dos sobre la per­so­na­li­dad de algu­nos des­ta­ca­dos diri­gen­tes y com­pro­ba­rán el papel que desem­pe­ñan las más ínti­mas face­tas huma­nas en las rela­cio­nes polí­ti­cas. Eso resul­ta par­ti­cu­lar­men­te evi­den­te en Amé­ri­ca Lati­na, don­de se dan a cono­cer jui­cios de diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos y de muchos de sus inter­lo­cu­to­res sobre el carác­ter, las afi­cio­nes y los peca­dos de las figu­ras más con­tro­ver­ti­das.

Maña­na EL PAÍS ofre­ce­rá deta­lles, por ejem­plo, sobre las sos­pe­chas que la pre­si­den­ta de Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, des­pier­ta en Washing­ton, has­ta el pun­to de que la Secre­ta­ría de Esta­do lle­ga a soli­ci­tar infor­ma­ción sobre su esta­do de salud men­tal. El mis­mo día se darán a cono­cer algu­nas de las ges­tio­nes que la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na ha rea­li­za­do para repa­triar a los pre­sos de Guan­tá­na­mo, así como la inten­sa acti­vi­dad en Asia para fre­nar el peli­gro que repre­sen­ta Corea del Nor­te para EE.UU. y sus alia­dos en la zona.

Cables con­tro­ver­ti­dos

Entre los cables con los que ha tra­ba­ja­do este perió­di­co se encuen­tran infor­mes extra­or­di­na­ria­men­te con­tro­ver­ti­dos, como los men­sa­jes del emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en Trí­po­li en los que cuen­ta que el líder libio, Mua­mar el Gada­fi, usa botox y es un ver­da­de­ro hipo­con­dría­co que hace fil­mar todos sus exá­me­nes médi­cos para ana­li­zar­los pos­te­rior­men­te con sus doc­to­res, y rela­tos con meticu­losas des­crip­cio­nes del pai­sa­je local, como el que hace un diplo­má­ti­co esta­dou­ni­den­se invi­ta­do a una boda en Dagues­tán que sir­ve para ilus­trar el gra­do de corrup­ción en la zona.

Hay cables de gran valor his­tó­ri­co, como el que reve­la la apues­ta de la diplo­ma­cia nor­te­ame­ri­ca­na por el derro­ca­mien­to del gene­ral pana­me­ño Manuel Anto­nio Norie­ga o el que deta­lla cier­tos movi­mien­tos de Esta­dos Uni­dos duran­te el gol­pe de Esta­do que des­ti­tu­yó a Manuel Zela­ya en Hon­du­ras, y cables de enor­me inte­rés sobre acon­te­ci­mien­tos actua­les, como el que pre­ci­sa la pre­sión ejer­ci­da sobre el pre­si­den­te de Afga­nis­tán, Hamid Kar­zai, para que con­ten­ga los abu­sos de sus alle­ga­dos y faci­li­te la gober­na­bi­li­dad del país.

En lo que res­pec­ta al esta­do espa­ñol, estos docu­men­tos regis­tran el enor­me acce­so de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos a per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das del ámbi­to polí­ti­co y judi­cial, y su influen­cia en algu­nos acon­te­ci­mien­tos que han mar­ca­do la actua­li­dad de los últi­mos años. Tam­bién se des­cu­bre el pun­to de vis­ta que fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses tie­nen de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la, así como el que algu­nos polí­ti­cos expre­san sobre sus com­pa­ñe­ros y adver­sa­rios.

En deter­mi­na­dos casos, estas reve­la­cio­nes tie­nen el estric­ta­men­te el valor que tie­ne la opi­nión de una per­so­na de posi­ción influ­yen­te. En otros casos, se tra­ta de rela­tos que apor­tan pis­tas sobre acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes pero que son narra­dos por una sola fuen­te: el ser­vi­cio diplo­má­ti­co de Esta­dos Uni­dos. EL PAÍS no ha podi­do corro­bo­rar todos esos rela­tos y ha pres­cin­di­do de algu­nos que ha con­si­de­ra­do de dudo­sa cre­di­bi­li­dad. Pero sí ha cer­ti­fi­ca­do otros y ha ope­ra­do de for­ma res­pon­sa­ble con el país obje­to de la fil­tra­ción con la inten­ción de cau­sar el menor daño posi­ble (es decir, ocul­tan­do infor­ma­ción! – nota de Boltxe).

Entre otras pre­cau­cio­nes, se ha deci­di­do acep­tar los com­pro­mi­sos a los que The New York Times lle­gue con el Depar­ta­men­to de Esta­do para evi­tar la difu­sión de deter­mi­na­dos docu­men­tos, con lo que aque­llo que el dia­rio de Pri­sa ocul­te verá la luz a tra­vés de las web de la con­tra­in­for­ma­ción, sin duda algu­na y aten­ción a los pró­xi­mos días.

No todos los pape­les obte­ni­dos por Wiki­leaks han sido uti­li­za­dos para la ela­bo­ra­ción de las infor­ma­cio­nes de El País, y solo una par­te de ellos serán expues­tos públi­ca­men­te, inde­pen­dien­te­men­te de lo que la pro­pia Wiki­Leaks o los demás medios que han reci­bi­do el mate­rial deci­dan hacer, dice el dia­rio de Cebrian. Se han selec­cio­na­do tan solo aque­llos que con­si­de­ra­mos impres­cin­di­bles para res­pal­dar la infor­ma­ción ofre­ci­da.

Las infor­ma­cio­nes han sido pre­pa­ra­das y escri­tas úni­ca­men­te por redac­to­res de El País aten­dien­do a sus exi­gen­cias de rigor y cali­dad, es decir, de auto­cen­su­ra estra­té­gi­ca espa­ño­la, algo que con­fie­sa sin rubor alguno. A lo lar­go de varios días se irán ofre­cien­do las cró­ni­cas que reco­gen la sus­tan­cia de esos docu­men­tos, aña­dién­do­les el con­tex­to y la valo­ra­ción reque­ri­dos, así como sus posi­bles reac­cio­nes y con­se­cuen­cias.

Algu­nas de esas reac­cio­nes esta­rán, segu­ra­men­te, diri­gi­das a exa­mi­nar las cau­sas por las que pue­de haber­se pro­du­ci­do una fuga de seme­jan­te mag­ni­tud. El ori­gen de este pro­ble­ma pue­de remon­tar­se a los días pos­te­rio­res al ata­que del 11 de sep­tiem­bre de 2001, cuan­do se detec­ta­ron unos fallos de coor­di­na­ción entre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia que reco­men­da­ron la nece­si­dad de un mode­lo de comu­ni­ca­ción que per­mi­tie­ra a los dife­ren­tes res­pon­sa­bles de la segu­ri­dad com­par­tir datos extraí­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do.

Un sis­te­ma de Inter­net del Ejér­ci­to

Se exten­dió, por tan­to, a par­tir de esa fecha el uso de un sis­te­ma de Inter­net del Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano deno­mi­na­do SIPRNET, un acró­ni­mo de Secret Inter­net Pro­to­col Rou­ter Net­work. Todos los cables que se inclu­yen en esta fil­tra­ción fue­ron envia­dos por ese medio, como se com­prue­ba por la eti­que­ta que cada uno de ellos lle­va en su cabe­ce­ra, la pala­bra SIPDIS, que son las siglas para Secret Inter­net Pro­to­col Dis­tri­bu­tion.

Al menos 180 emba­ja­das nor­te­ame­ri­ca­nas alre­de­dor del mun­do uti­li­zan actual­men­te ese sis­te­ma de comu­ni­ca­ción, según infor­mes ela­bo­ra­dos por el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano. Aun­que se exi­gen fuer­tes medi­das de segu­ri­dad para el uso de ese sis­te­ma, como la de man­te­ner­lo abier­to úni­ca­men­te cuan­do el usua­rio está fren­te a la pan­ta­lla, la exi­gen­cia de cam­biar la cla­ve cada cin­co meses o la prohi­bi­ción de uti­li­zar cual­quier cla­se de CD u otro méto­do de copia de con­te­ni­dos, el núme­ro de per­so­nas que aho­ra acce­den a la infor­ma­ción ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te.

A ese cre­ci­mien­to ha ayu­da­do tam­bién la nece­si­dad de ampliar el núme­ro de per­so­nas tra­ba­jan­do en cues­tio­nes de segu­ri­dad y, como con­se­cuen­cia, la del núme­ro de per­so­nas a la que se da acce­so a docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos. El Depar­ta­men­to de Esta­do cla­si­fi­ca sus infor­mes en una esca­la que va del Top Secret al Con­fi­den­tial. En los docu­men­tos faci­li­ta­dos a EL PAÍS no hay nin­guno cla­si­fi­ca­do como Top Secret, aun­que sí más de 15.000 situa­dos en la esca­la infe­rior, Secret.

Según se pue­de dedu­cir de datos ela­bo­ra­dos por la Ofi­ci­na de Con­trol del Gobierno, per­te­ne­cien­te al Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano, y otros expues­tos recien­te­men­te por medios de comu­ni­ca­ción de ese país, más de tres millo­nes de esta­dou­ni­den­ses están auto­ri­za­dos al acce­so a ese mate­rial Secret. Eso inclu­ye dece­nas de miles de emplea­dos del Depar­ta­men­to de Esta­do, fun­cio­na­rios de la CIA, del FBI, de la DEA, de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de las fuer­zas arma­das y de otros depar­ta­men­tos impli­ca­dos en la bús­que­da de infor­ma­ción. En Esta­dos Uni­dos fun­cio­nan 16 agen­cias con res­pon­sa­bi­li­da­des de espio­na­je.

Será muy cos­to­so, por tan­to, para ese país repa­rar el daño cau­sa­do por esta fil­tra­ción, y lle­va­rá años poner en pie un nue­vo sis­te­ma de comu­ni­ca­ción con ple­nas garan­tías. Lo más impor­tan­te, sin embar­go, es el valor infor­ma­ti­vo que esos docu­men­tos tie­nen actual­men­te. Esta­mos ante una serie de rela­tos, sin pre­ce­den­tes en el perio­dis­mo, que ser­vi­rán para una mejor com­pren­sión de algu­nos con­flic­tos y de per­so­na­li­da­des que afec­tan deter­mi­nan­te­men­te a nues­tra vida y que pue­den abrir a a una nue­va inter­pre­ta­ción de la reali­dad que les rodea.

Indu­da­ble­men­te la pren­sa del régi­men opta por hacer de la nece­si­dad vir­tud y en tan­to que El País pro­me­te auto cen­su­ra pac­ta­da con los EE.UU. en su cali­dad de peón impe­ria­lis­ta tra­ta a la vez de sacar par­ti­do de la par­te del botín expan­di­do por Wic­ki­leaks para uti­li­zar­lo como fuen­te sucu­len­ta de ingre­sos. Se con­fir­ma que el dine­ro no tie­ne prin­ci­pios.

Toma­do de elpais​.com (edi­ción glo­bal)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *