UPV y exce­len­cia uni­ver­si­ta­ria- Ant­ton Azkar­gor­ta

Recien­te­men­te ha sido muy publi­ci­ta­da la dis­tin­ción con­ce­di­da ‑gra­cias a su pro­yec­to Eus­kam­pus- de Cam­pus de Exce­len­cia Inter­na­cio­nal a la UPV. En este pro­yec­to han par­ti­ci­pa­do la pro­pia UPV jun­to a la Cor­po­ra­ción Tec­no­ló­gi­ca Tec­na­lia y la Fun­da­ción Donos­tia Inter­na­tio­nal Phy­sics Cen­ter, cuyo pre­si­den­te es el cono­ci­do físi­co Pedro Miguel Etxe­ni­ke. Un año antes la uni­ver­si­dad vas­ca no con­si­guió alcan­zar esa men­ción; sin embar­go, aho­ra, la pre­sen­ta­ción de un envol­to­rio atrac­ti­vo, el apo­yo de los medios de comu­ni­ca­ción y las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, la capa­ci­dad rela­cio­nal y tena­ci­dad de una per­so­na como Etxe­ni­ke y la melo­día téc­ni­co-empre­sa­rial que des­pren­de el pro­yec­to han dado como resul­ta­do la obten­ción del men­cio­na­do títu­lo. No en vano el pre­mio con­ce­di­do por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción tra­ta más bien de gra­ti­fi­car los esfuer­zos por la trans­fe­ren­cia de cono­ci­mien­tos que de reco­no­cer en su carác­ter inte­gral la cali­dad de una uni­ver­si­dad. Y, en este sen­ti­do, la labor de mar­ke­ting y la natu­ra­le­za de los acom­pa­ña­mien­tos resul­tan deci­si­vos.

Las decla­ra­cio­nes de los par­ti­ci­pan­tes en este pro­yec­to nos han pare­ci­do sin­to­má­ti­cas y muy en con­so­nan­cia con el aire neo­li­be­ral que está impreg­nan­do el dis­cur­so social domi­nan­te, inclui­do el uni­ver­si­ta­rio. Jun­to a un fuer­te nar­ci­sis­mo eli­tis­ta: «Somos exce­len­tes», «atrac­ti­vos», «el recono- cimien­to nos pone en el esca­pa­ra­te de la exce­len­cia…», tene­mos un mar­ca­do espí­ri­tu jerar­qui­za­do y com­pe­ti­ti­vo: Nos colo­ca­mos «entre los mejo­res de Euro­pa», vamos a com­pe­tir en la «liga de la exce­len­cia», «esta­mos en el pri­mer pues­to de los ran­kings de las uni­ver­si­da­des…», Y, por supues­to, una acen­tua­da orien­ta­ción a la mer­can­ti­li­za­ción del saber: Obte­ner «la mejo­ra del teji­do empre­sa­rial», con­ver­tir «las ideas en pro­duc­tos», «bus­car la atrac­ción de empre­sas…». En fin, un des­plie­gue de la ilu­sión tec­no­crá­ti­ca, de la ideo­lo­gía tec­no­ló­gi­ca del pro­gre­so social como deri­va­do del desa­rro­llo cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co en el sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. El pro­yec­to tra­ta «de gene­rar cien­cia de van­guar­dia para cam­biar la socie­dad, para mejo­rar el bien­es­tar social», hay que crear un nue­vo patrón «basa­do en la gene­ra­ción del saber para incor­po­rar inno­va­cio­nes radi­ca­les que per­mi­tan huma­ni­zar nues­tra rela­cio­nes socia­les…». Por lo vis­to se pre­ten­de exten­der a la uni­ver­si­dad la nor­ma neo­li­be­ral basa­da en cons­truir un sis­te­ma humano don­de pre­do­mi­ne el valor mer­can­til, edi­fi­car un mun­do don­de cual­quier cosa pue­da trans­for­mar­se en pro­duc­to, en mer­ca­de­ría, inclu­yen­do el cono­ci­mien­to, las ideas y los pen­sa­mien­tos. Ya pre­di­jo Marx que la ten­den­cia en el capi­ta­lis­mo es hacer todo medi­ble según su valor mone­ta­rio. Esa idea está for­mu­la­da cla­ra­men­te por el secre­ta­rio gene­ral de Uni­ver­si­da­des cuan­do enun­cia la ley de plus­va­lía apli­ca­da al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio: «Cada euro inver­ti­do en cono­ci­mien­to en el entorno uni­ver­si­ta­rio pro­du­ce de dos a tres euros en el ámbi­to regio­nal-local».

La cien­cia debe­ría dis­tan­ciar­se de esta impo­si­ción del mer­ca­do. Tene­mos que recor­dar que exis­ten ver­da­des, y entre ellas las cien­tí­fi­cas, que en su ser no son uti­li­ta­ris­tas, no bus­can ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca ni plus­va­lías socia­les direc­tas. Se pro­du­cen como gra­tui­tas, desin­te­re­sa­das y son exce­den­ta­rias res­pec­to a sus apli­ca­cio­nes. En su esen­cia son aje­nas a cual­quier regla de mer­ca­do y valo­ra­ción mer­can­til, aun­que pro­du­cen resul­ta­dos social­men­te úti­les. Como tales ver­da­des, se diri­gen a la huma­ni­dad ente­ra para aña­dir nove­da­des al patri­mo­nio cul­tu­ral de la huma­ni­dad. Y han exis­ti­do cien­tí­fi­cos e inves­ti­ga­do­res altruis­tas, sen­ci­llos y humil­des que no han bus­ca­do ni «exce­len­cias», ni lide­raz­gos ni reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y que han con­se­gui­do crear un pen­sa­mien­to nove­do­so, acti­vo y desin­te­re­sa­do. Muchas veces gran­des pen­sa­do­res cien­tí­fi­cos y huma­nis­tas han nave­ga­do con­tra corrien­te, sufrien­do pre­sio­nes por par­te de los defen­so­res del sta­tu quo. No reduz­ca­mos la Uni­ver­si­dad a ser un cen­tro de crea­ción, ela­bo­ra­ción y difu­sión de pro­duc­tos cien­tí­fi­co-téc­ni­cos para el mer­ca­do.

Tan­to la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca como las tareas uni­ver­si­ta­rias con­tie­nen ele­men­tos que no son eva­lua­bles. Sin embar­go, si que­re­mos medir la cali­dad de la UPV des­de un pun­to nacio­nal y de autén­ti­co pro­gre­so, se ten­dría que res­pon­der, entre otras, a las siguien­tes cues­tio­nes: ¿Favo­re­ce esa uni­ver­si­dad al pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal vas­co, la edu­ca­ción y difu­sión de valo­res pro­pios y la defen­sa de los dere­chos nacio­na­les? ¿Ayu­da la UPV a la crea­ción de una con­cien­cia uni­ver­si­ta­ria y social res­pe­tuo­sa con las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas de los ciu­da­da­nos y desa­rro­lla líneas de actua­ción y pro­gra­mas cohe­ren­tes con ello, for­mu­lan­do denun­cias cla­ras ante su con­cul­ca­ción coti­dia­na por par­te del Esta­do?

¿Fomen­ta en su acti­vi­dad ordi­na­ria las rela­cio­nes de con­vi­ven­cia basa­das en la igual­dad, la jus­ti­cia, el res­pe­to a las opi­nio­nes crí­ti­cas, la no-impo­si­ción, la reso­lu­ción nego­cia­da de los con­flic­tos, la soli­da­ri­dad entre sus miem­bros y la demo­cra­cia inter­na? ¿Se rige la UPV por la pre­va­len­cia del pen­sa­mien­to crea­ti­vo, rup­tu­ris­ta e inde­pen­dien­te, la cola­bo­ra­ción inter­dis­ci­pli­nar, la con­for­ma­ción del tra­ba­jo en equi­po, la pasión por el cono­ci­mien­to y el equi­li­brio entre las dife­ren­tes dis­ci­pli­nas?

¿Las rela­cio­nes peda­gó­gi­cas y comu­ni­ca­ti­vas en su inte­rior se asien­tan sobre prin­ci­pios no com­pe­ti­ti­vos ni jerár­qui­cos, de cola­bo­ra­ción y par­ti­ci­pa­ción, pro­mo­vien­do estí­mu­los al deba­te con una orien­ta­ción enca­mi­na­da a la for­ma­ción inte­gral de estu­dian­tes y pro­fe­so­res?

Siguien­do a Kol­do Saratxa­ga, ¿favo­re­ce la uni­ver­si­dad la exis­ten­cia de «una men­ta­li­dad crí­ti­ca, ana­lí­ti­ca y de cons­tan­te bús­que­da y un códi­go de éti­ca que inclu­ya hones­ti­dad, inte­gri­dad y un enor­me res­pe­to por los dere­chos de los otros?».

Una eva­lua­ción de la Uni­ver­si­dad siguien­do estos reque­ri­mien­tos nos daría una medi­da de su «exce­len­cia» real. Qui­zás en este supues­to los resul­ta­dos obte­ni­dos no die­sen pie para decla­ra­cio­nes tan triun­fa­lis­tas como las arri­ba men­cio­na­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *