La hora del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co va lle­gan­do

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

La cri­sis, anun­cia­da tan solo por la izquier­da con­se­cuen­te duran­te lar­go tiem­po, está aquí y ha lle­ga­do para que­dar­se. Es una ver­da­de­ra des­gra­cia pero, es así. Cada día al aso­mar­nos a la calle vemos más y más per­so­nas des­hau­cia­das vagan­do por ellas, loca­les o inmi­gran­tes, la mise­ria no es racis­ta y tra­ta a todas sus víc­ti­mas por igual.

A un cam­bio de coyun­tu­ra estra­té­gi­ca del capi­tal le corres­pon­de una ade­cua­ción estra­té­gi­ca del movi­mien­to popu­lar, es una emer­gen­cia res­pon­der a las nece­si­da­des popu­la­res con todas nues­tras fuer­zas.

En esta direc­ción va la izquier­da aber­tza­le con el nue­vo rum­bo polí­ti­co que pro­po­ne sin duda algu­na. No pode­mos ser una patria para todos y todas si en la cons­truc­ción nacio­nal de Eus­kal Herria no están pre­sen­tes las nece­si­da­des de los nues­tros, del pue­blo tra­ba­ja­dor que día a día va sien­do más pue­blo des­em­plea­do y depau­pe­ra­do que pue­blo tra­ba­ja­dor por des­gra­cia.

La deci­si­són de lle­var al enfren­ta­mien­to polí­ti­co el pul­so mili­tar exis­ten­te has­ta la fecha entre Eus­kal Herria y el esta­do impe­ria­lis­ta espa­ñol auxi­lia­do por su socio en impo­si­cio­nes, el esta­do fran­cés, es un acier­to pleno. Con­tra el terror de esta­do dis­fra­za­do de esta­do de dere­cho solo cabe la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca, en este terreno sin lugar a dudas pier­den las fuer­zas polí­ti­cas de ocu­pa­ción.

Así se ha ana­li­za­do por las bases de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y se obra en con­se­cuen­cia. A más repre­sión de los esta­dos, más denun­cia civil con­tra la insó­li­ta gue­rra que Espa­ña y Fran­cia tra­tan deses­pe­ra­da­men­te de desa­rro­llar aún cuan­do la orga­ni­za­ción arma­da Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na haya deja­do meri­dia­na­men­te cla­ra su volun­tad polí­ti­ca de reco­no­cer la sobe­ra­nía abso­lu­ta de la socie­dad civil vas­ca para deci­dir su futu­ro. Madrid y París quie­ren gue­rra, en la gue­rra la pri­me­ra víc­ti­ma es la ver­dad y la segun­da la inte­li­gen­cia. Esta inte­li­gen­cia ha lle­va­do a la deca­na de las orga­ni­za­cio­nes anti­fran­quis­tas a la fin­ta polí­ti­ca y ha des­co­lo­ca­do a los impe­ria­lis­mos, a todos los impe­ria­lis­mo que en Euro­pa son igual que su a su her­mano mayor yan­kee que es car­co­mi­do por la cri­sis más allá del char­co.

Es la hora del pue­blo, orain herria, pode­mos decir. Y lo deci­mos alto y cla­ro.

Pero en esta hora debe­mos pro­cla­mar con cla­ri­dad cua­les son las nece­si­da­des popu­la­res inelu­di­bles, más allá del cai­nis­mo vio­len­to y ven­ga­ti­vo espa­ñol. Si Espa­ña jue­ga a la vic­to­ria sobre Eus­kal Herria no hay sali­da, por esta razón es la socie­dad civil vas­ca la que tie­ne que poner sobre la mesa la exijen­cia de Amnis­tia Polí­ti­ca y reco­no­ci­mien­to del dere­cho a deci­dir de nues­tro pue­blo, sin san­gre, sin into­xi­ca­ción mediá­ti­ca, libre y demo­cra­ti­ca­men­te: una per­so­na, un voto y aca­ta­mien­to.

En con­tra de los impe­ria­lis­tas jue­ga la con­vic­ción de que nues­tro pue­blo está pagan­do una deu­da eco­nó­mi­ca espa­ño­la que no ha pro­vo­ca­do, es un cla­mor el gri­to de que ellos roban y noso­tros paga­mos.

Recien­te­men­te mani­fes­ta­ba una per­so­na de esas que gus­tan en lla­mar «no nacio­na­lis­tas» que con el robo a que esta­mos some­ti­dos los sec­to­res popu­la­res vas­cos ya no le que­dan dudas: se pasa al inde­pen­den­tis­mo.

Este es el camino. Ellos roban y noso­tras y noso­tros somos saquea­dos, esta situa­ción cons­ti­tu­ye sin duda algu­na un nego­cio rui­no­so que no pue­de seguir man­te­nien­do­se.

Los obje­ti­vos demo­crá­ti­cos que deben acom­pa­ñar la nego­cia­ción polí­ti­ca están meri­dia­na­men­te cla­ros, por eso nadie debe dudar de que son abor­da­dos en un pro­ce­so de paz con res­pe­to a Eus­kal Herria.

Son miles los dra­mas fami­lia­res, las hijas e hijos huer­fa­nos, las infan­cias y las ado­les­cen­cias pasa­das de cár­cel en cár­cel, las espo­sas, com­pa­ñe­ras o espo­sos y com­pa­ñe­ros en la cár­cel por perío­dos de déca­das y sobre todo, las pér­di­das de padres, her­ma­nos o hijos por muer­te bajo la acción arma­da o ven­ga­ti­va de los cuer­pos repre­si­vos.

A estas com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lucha envía­mos des­de las líneas de esta edi­to­rial un espe­cial abra­zo tan cari­ño­sos como soli­da­rio, a todas ellas. Y lo hace­mos con la pro­me­sa solem­ne de no per­mi­tir que sus vidas sean olvi­da­das por­que digan lo que digan, una bue­na par­te de Eus­kal Herria los ha toma­do al hom­bro para seguir su camino.

Ni rene­ga­mos ni rene­ga­re­mos jamás de los nues­tros, exijen a la izquier­da aber­tza­le que mues­tre su dis­po­si­ción al com­ba­te polí­ti­co cru­do, sin armas. Si así lo esti­man las orga­ni­za­cio­nes que tie­nen en sus manos acti­var el camino de la cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria así debe ser. Con el res­pe­to abso­lu­to que tene­mos y debe­mos por uno de los agen­tes polí­ti­cos esen­cia­les en las con­ver­sa­cio­nes de Argel o Sui­za, la orga­ni­za­ción arma­da E.T.A.

Hoy la direc­ción de esa orga­ni­za­ción ha ofre­ci­do al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co la posi­bi­li­dad de que este se orga­ni­ce para hacer suyo el futu­ro de las cla­ses popu­la­res de Eus­kal Herria, a noso­tras y noso­tros corres­pon­de escu­char la lla­ma­da a la acción polí­ti­ca y social, sin fisu­ras, aún en la duda.

Hare­mos el balan­ce nece­sa­rio cuan­do nos corres­pon­da y per­ma­ne­ce­mos vigi­lan­tes ante la ten­ta­ción trai­do­ra de la oli­gar­quía que ven­ció en 1936 pero no lo pue­de hacer en el 2010.

Quid pro quo. Eus­kal Herria ofre­ce paz y deci­sión demo­crá­ti­ca a Espa­ña corres­pon­de rom­per con la vie­ja máxi­ma del gene­ral Cas­si­ne­llo cuan­do afir­mó pre­fe­rir la gue­rra a la Alter­na­ti­va KAS, eran tiem­pos de Argel.

Con todo el entu­sia­mo del mun­do abor­da­mos el trán­si­to de esta situa­ción hacia otra dis­tin­ta, una situa­ción en la que la voz y la pala­bra de nues­tro pue­blo no sean que­bra­das por la acción repre­si­va del impe­ria­lis­mo espa­ñol frus­tra­do por­que su trai­ción tran­si­to­ria no ha podi­do con­su­mar­se debi­do al heroi­co esfuer­zo de dece­nas de miles de aber­tza­les.

Tam­bién Boltxe Kolek­ti­boa nos suma­mos al reco­no­ci­mien­to de su lucha a lo lar­go de déca­das. Muchos de ellos y ellas des­gra­cia­da­men­te nos han aban­do­na­do antes de que lle­gue el día de la liber­tad.

A ellas y a ellos nues­tro home­na­je y la pro­me­sa de que cami­na­mos con sus ilu­sio­nes en nues­tra alma cada día. A un ami­go espe­cial, a Eneko Isie­gas Eta­yo, ami­go del Boltxe y com­ba­tien­te extra­or­di­na­rio, como a todas y a todos los nues­tros, aún con un nudo en la gar­gan­ta y las lágri­mas en los ojos ¡salud, cama­ra­das, salud! por­que sois el nor­te hacia el que cami­na­mos, el nor­te de vues­tras ilu­sio­nes que como no pue­de ser de otra for­ma, son las nues­tras.

Mirad­nos en el camino, nos vereis siem­pre avan­zar, en cada coyun­tu­ra uni­das y uni­dos fir­mes y hacien­do lo que debe­mos hacer, a nues­tra direc­ción refle­xi­va­men­te deci­mos, Direc­ción Nacio­nal, Mesa Nacio­nal de la nue­va orga­ni­za­ción polí­ti­ca ¡orde­ne! para eje­cu­tar jun­tas y jun­tos las tareas de este tiem­po.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *