Hai­tí: dos muer­tos, heri­dos y denun­cias de “frau­de masi­vo” empa­ña­ron la jor­na­da elec­to­ral – Telam

Haití elecciones

Dos muer­tos, varios heri­dos, nume­ro­sos dis­tur­bios y una iné­di­ta denun­cia de “frau­de masi­vo” por par­te de 12 de los 18 can­di­da­tos pre­si­den­cia­les empa­ña­ron en Hai­tí una jor­na­da elec­to­ral que ya apa­re­cía con­di­cio­na­da por la extre­ma pobre­za y las catás­tro­fes que azo­tan al país.

Al menos dos per­so­nas murie­ron y otras resul­ta­ron heri­das en cho­ques arma­dos entre segui­do­res de diver­sos can­di­da­tos en la ciu­dad de Aquin, en el sur del país, en tan­to hubo otros lesio­na­dos en “dis­tin­tas ciu­da­des”, infor­ma­ron esta noche fuen­tes poli­cia­les cita­das por la agen­cia de noti­cias ANSA.

Asi­mis­mo, el apa­ren­te des­acuer­do entre los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les y los jefes de la Misión de Esta­bi­li­za­ción de las Nacio­nes Uni­das en Hai­tí (Minus­tah) ter­mi­na­ron de difi­cul­tar un pro­ce­so elec­to­ral deli­ca­do y len­to, ya que esta­ba pre­vis­to que los resul­ta­dos ofi­cia­les de la com­pul­sa de ayer se conoz­can sólo el 7 de diciem­bre.

“Denun­cia­mos ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal un frau­de masi­vo y pedi­mos la anu­la­ción de las elec­cio­nes”, seña­la­ron 12 de los 18 can­di­da­tos a suce­der al pre­si­den­te René Pre­val, entre ellos Mir­lan­de Mani­gat, Michel Mar­telly y Char­les Hen­ri Baker, los tres opo­si­to­res mejor per­fi­la­dos en las encues­tas, en una decla­ra­ción leí­da a media tar­de.

Al menos tres cen­tros elec­to­ra­les en Puer­to Prín­ci­pe abrie­ron con entre cua­tro y seis horas de retra­so res­pec­to del hora­rio ofi­cial y un perio­dis­ta extran­je­ro ase­gu­ró que había vis­to en Cité Soleil cómo la jefa de una mesa abría sobres antes de que los ciu­da­da­nos los metie­ran en la urna y si el voto no era por una fór­mu­la deter­mi­na­da, los rom­pía.

Tam­bién se denun­ció que en Pétion-Ville, don­de debía votar Mar­telly, el jefe del cen­tro no per­mi­tió el acce­so de fis­ca­les, excep­to los del par­ti­do ofi­cia­lis­ta Inité.

Según la radio NCH 2000, el mate­rial elec­to­ral de Jac­mel, al sudes­te del país, apa­re­ció en Port de Paix, en la otra pun­ta de Hai­tí.

La pren­sa inter­na­cio­nal resal­tó el con­tras­te entre la pos­tu­ra de la Minus­tah y los obser­va­do­res elec­to­ra­les extran­je­ros, espe­cial­men­te los de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

El jefe de la Minus­tah, el gua­te­mal­te­co Edmond Mulet, ase­gu­ró que “la volun­tad del pue­blo será res­pe­ta­da” y agre­gó que “hubo sólo peque­ños pro­ble­mas admi­nis­tra­ti­vos”.

Más tem­prano había opi­na­do que la jor­na­da era “tran­qui­la y pací­fi­ca”, y sólo había admi­ti­do “inci­den­tes meno­res”, pese a que la pro­pia Minus­tah debió inter­ve­nir con media doce­na de vehícu­los blin­da­dos, dis­pa­ros al aire y una vein­te­na de dete­ni­dos para que se reanu­da­ran los comi­cios en Des­du­nes, ciu­dad en la que varios cen­tros elec­to­ra­les fue­ron saquea­dos y dos de ellos, com­ple­ta­men­te des­trui­dos.

En cam­bio, un obser­va­dor inter­na­cio­nal en uno de los cen­tros con fuer­te retra­so en Puer­to Prín­ci­pe cali­fi­có la situa­ción como “catas­tró­fi­ca” y agre­gó: “Es la peor elec­ción que he vis­to jamás”.

Unos 4,6 millo­nes de ciu­da­da­nos esta­ban habi­li­ta­dos para ele­gir en las urnas al suce­sor de Pre­val y tam­bién a 99 dipu­tados nacio­na­les (la tota­li­dad de la cáma­ra) y 11 sena­do­res nacio­na­les (un ter­cio del cuer­po).

Todos los ana­lis­tas habían coin­ci­di­do en pro­nos­ti­car que la asis­ten­cia a los comi­cios sería inusual­men­te baja, debi­do a la situa­ción deses­pe­ran­te que atra­vie­sa el país, que es el más pobre de Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be.

Ade­más de estar afec­ta­do por una extra­or­di­na­ria epi­de­mia de cóle­ra, Hai­tí sufre aún los efec­tos del devas­ta­dor terre­mo­to y de los hura­ca­nes que lo azo­ta­ron este año, a lo que se suman los cues­tio­na­mien­tos a las fuer­zas de la ONU ins­ta­la­das en el país.

Sin gran­des actos ni mucha publi­ci­dad, trans­cu­rrió en medio de una mar­ca­da indi­fe­ren­cia la cam­pa­ña elec­to­ral para desig­nar al suce­sor de Pre­val, úni­co pre­si­den­te que en las últi­mas tres déca­das pudo ter­mi­nar un man­da­to (1996−2001) y se apres­ta a com­ple­tar el actual, ini­cia­do en 2006.

Según todas las encues­tas, la suce­sión pre­si­den­cial debe­rá diri­mir­se en segun­da vuel­ta el 16 de enero pró­xi­mo.

(Con infor­ma­ción de Télam)

Bookmark and Share

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *