El tiro por la cula­ta – Ixa­bel Etxe­ba­rria, Xabier Maka­za­ga,

El ata­que cen­su­ra­dor lo ini­ció el dia­rio «El Mun­do», que sacó a relu­cir mis dos libros publi­ca­dos por la edi­to­rial Txa­la­par­ta, espe­cial­men­te el últi­mo, «Manual del tor­tu­ra­dor espa­ñol», denun­cian­do que esta­ban dis­po­ni­bles en varias biblio­te­cas públi­cas de Eus­kal Herria.

De inme­dia­to, el por­ta­voz de Inte­rior del PP en la Cáma­ra de Gas­teiz, Car­los Urqui­jo, ins­tó a la con­se­je­ra de Cul­tu­ra, Blan­ca Urgell, a reti­rar el libro de dichas biblio­te­cas. Y la últi­ma noti­cia al res­pec­to ha sido que la alcal­de­sa de Basau­ri, del PSE, ha hecho ya reti­rar­lo de la biblio­te­ca muni­ci­pal, y que Urqui­jo sigue recla­man­do que los alcal­des de PNV y EA hagan otro tan­to, ya que, según él, «casi es un manual de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta para jus­ti­fi­car lue­go los aten­ta­dos y los ata­ques a las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do». Ni más ni menos.

A los nega­cio­nis­tas de la tor­tu­ra les encan­ta hablar de supues­tos manua­les de ETA, sean éstos para denun­ciar fal­sas tor­tu­ras o, como en este caso, para jus­ti­fi­car sus aten­ta­dos. Eso sí, hace ya un año que se publi­có mi libro y no han pre­sen­ta­do denun­cia judi­cial algu­na con­tra el mis­mo. Ni creo que la vayan a pre­sen­tar nun­ca, por­que no les con­vie­ne entrar a dis­cu­tir lo que afir­mo en el ensa­yo, que está rigu­ro­sa­men­te docu­men­ta­do y argu­men­ta­do, sino des­ca­li­fi­car­lo sin más. Por eso, a fal­ta de argu­men­tos, una vez más se sir­ven de acu­sa­cio­nes sin base algu­na: «Es un libe­lo», debe reti­rar­se para no dar «oxí­geno» y «alien­to» a ETA

En mi libro des­mon­té por com­ple­to ese mon­ta­je de los manua­les, mos­tran­do que lo habían copia­do a las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses que uti­li­za­ron la mis­ma fala­cia para hacer fren­te al escán­da­lo de las tor­tu­ras en Guan­tá­na­mo y Abu Ghraib. Y no ha sido lo úni­co que han copia­do a los esta­dou­ni­den­ses en lo que a la tor­tu­ra se refie­re, ya que los prin­ci­pa­les méto­dos emplea­dos por los tor­tu­ra­do­res espa­ño­les son idén­ti­cos a los de los famo­sos manua­les de la CIA.

De ahí mi afir­ma­ción de que no es la actua­ción de quie­nes denun­cian tor­tu­ras, sino la de los tor­tu­ra­do­res espa­ño­les, la que es de manual; más exac­ta­men­te, de manual de la CIA. Y el de sus cóm­pli­ces es un manual nega­cio­nis­ta, por­que siguen estric­ta­men­te la con­sig­na de silen­ciar por com­ple­to casi todas las denun­cias de tor­tu­ras y negar en redon­do las más escan­da­lo­sas y fla­gran­tes, como las de Por­tu y Sara­so­la.

Pre­ci­sa­men­te, la des­ver­gon­za­da acti­tud que man­tu­vie­ron no pocos perio­dis­tas y polí­ti­cos en dicho caso, dán­do­se a la tarea de seña­lar los casos en que sí se pue­de y, en con­se­cuen­cia, se debe tor­tu­rar a un dete­ni­do, fue una cla­ra mues­tra de que, en ade­lan­te, las auto­ri­da­des espa­ño­las, siguien­do como siem­pre a las esta­dou­ni­den­ses, a la par que dedi­can todo tipo de medios a ocul­tar la tor­tu­ra, tam­bién van a dedi­car cada vez más medios a jus­ti­fi­car­la.

En efec­to, como en la nue­va era digi­tal cada vez es más com­pli­ca­do ocul­tar del todo la reali­dad de la tor­tu­ra, las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses hace ya tiem­po que empe­za­ron a tra­ba­jar más y mejor otro recur­so que siem­pre ha sido com­ple­men­ta­rio del pri­me­ro: la jus­ti­fi­ca­ción de esa lacra. No hay más que ver, por ejem­plo, la for­ma y fre­cuen­cia en que la tor­tu­ra es hoy día refle­ja­da en las inevi­ta­bles series ame­ri­ca­nas; sobre todo, en la galar­do­na­da «24 horas».

Por lo que al Esta­do espa­ñol se refie­re, es ante todo en los comen­ta­rios de los gran­des dia­rios digi­ta­les don­de se pue­de apre­ciar esa jus­ti­fi­ca­ción, y no pocas veces inclu­so apo­lo­gía, de la tor­tu­ra. Apo­lo­gía no sólo tole­ra­da (¡es un cri­men con­tra la huma­ni­dad!), sino inclu­so inci­ta­da con artícu­los de opi­nión como el escri­to recien­te­men­te en «El Mun­do» por el diplo­má­ti­co Ino­cen­cio Arias: «¿Tor­tu­ra­ría usted a quien está a pun­to de volar el Camp Nou el día del Barça-Madrid?».

Ante ello, nada mejor que los con­tun­den­tes argu­men­tos del recor­da­do perio­dis­ta Javier Ortiz en «Tor­tu­ra y doble moral», par­tien­do de una hipó­te­sis muy simi­lar, que por otra par­te ni ha suce­di­do nun­ca ni con toda pro­ba­bi­li­dad suce­de­rá jamás, pero lle­gan­do a una con­clu­sión muy dife­ren­te: «La tor­tu­ra es un via­je moral sin retorno. No cabe atra­ve­sar esa fron­te­ra con pre­ten­sio­nes de excep­cio­na­li­dad… La socie­dad que acep­ta la tor­tu­ra como excep­ción deja la deter­mi­na­ción de la excep­cio­na­li­dad en manos de los tor­tu­ra­do­res y sus jefes… Por eso ‑insis­to- ava­lar la tor­tu­ra en algún caso equi­va­le a ava­lar­la en cual­quie­ra».

Argu­men­tos que tam­bién reco­gí en mi libro y que pron­to esta­rán a dis­po­si­ción de quien quie­ra con­sul­tar­los en Inter­net jun­to al res­to de ideas, denun­cias, datos y refle­xio­nes con­te­ni­das en él, pues la edi­to­rial Txa­la­par­ta va a col­gar­lo gra­tui­ta­men­te en la Red. Así, este bur­do ata­que cen­su­ra­dor con­tra mi ensa­yo, lejos de cubrir sus obje­ti­vos, va a resul­tar­les un autén­ti­co tiro por la cula­ta.

¿No que­rían taza? Pues ¡taza y media!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *