El peli­gro refor­mis­ta y la izquier­da aber­tza­le- David Gar­cia, miem­bro de EHK

Exis­ten aún muchos rece­los en torno a lo que la Izquier­da Aber­tza­le anda hacien­do. Las des­con­fian­zas pue­den ser lógi­cas, dada la pro­fun­di­dad y el cala­do de lo que se desea poner en mar­cha en este País. Lo que está suce­dien­do toda­vía va a dar mucho de qué hablar, por algún moti­vo u otro siem­pre vere­mos algún pero. Y esa, pre­ci­sa­men­te esa, es la gran­de­za de la dia­léc­ti­ca, que se mues­tra más des­car­na­da a medi­da que en los aná­li­sis de las situa­cio­nes se lle­gan a con­clu­sio­nes arries­ga­das, con­clu­sio­nes, por otra par­te, en las que se asu­me que para rom­per blo­queos polí­ti­cos se deben dar sal­tos cua­li­ta­ti­vos sin per­der de vis­ta el hori­zon­te. Nin­gún pro­ce­so está defi­ni­ti­va­men­te cerra­do y mucho menos pue­de ser lineal o pecar de un deter­mi­nis­mo absur­do.

El enemi­go de cla­se, siem­pre vigi­lan­te, va a fomen­tar los mie­dos, las espe­cu­la­cio­nes, el sen­ti­men­ta­lis­mo e inclu­so cier­tas nos­tal­gias. Nos inten­ta­rá humi­llar hacién­do­nos pasar por ven­ta­ni­lla, ven­dién­do­nos derro­tas inexis­ten­tes, into­xi­can­do con sus medios infor­ma­ti­vos e inclu­so si lo nece­si­ta­ran, serán capa­ces de vol­ver a uti­li­zar la «gue­rra sucia» si es que algu­na vez la han aban­do­na­do. Nece­si­tan rom­per la Izquier­da Aber­tza­le, bajo mul­ti­tud de aspec­tos, tal obje­ti­vo siem­pre ha cons­ti­tui­do una de sus mayo­res aspi­ra­cio­nes. Unos por defec­to y otros por exce­so. Difí­cil equi­li­brio el de la Izquier­da Aber­tza­le que, nece­sa­ria­men­te, debe­rá ges­tio­nar­lo correc­ta­men­te.

En la nue­va línea plan­tea­da por la Izquier­da Aber­tza­le apa­re­cen cua­tro con­cep­tos deter­mi­nan­tes por su impor­tan­cia capi­tal:

  1. La uni­la­te­ra­li­dad
  2. Lega­li­za­ción
  3. La acu­mu­la­ción de fuer­zas
  4. Lucha de masas

La deci­sión de la Izquier­da Aber­tza­le de recu­pe­rar la ini­cia­ti­va polí­ti­ca de for­ma uni­la­te­ral, pri­mer con­cep­to men­cio­na­do, cons­ti­tu­ye en si mis­ma uno de los actos polí­ti­cos más valien­tes y sin­ce­ros que ha vivi­do este País en mucho tiem­po, máxi­me si tene­mos en cuen­ta la que está cayen­do en el terreno eco­nó­mi­co-social y polí­ti­co en estos momen­tos. Y son, pre­ci­sa­men­te, la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y los sec­to­res popu­la­res, los suje­tos cen­tra­les que diri­gen y deci­den el cur­so de los nue­vos acon­te­ci­mien­tos ¿quién si no?, jus­to los que pade­cen las con­se­cuen­cias más gra­ves del absur­do neo­li­be­ra­lis­mo domi­nan­te que nos está estran­gu­lan­do pro­gre­si­va­men­te y lle­van­do al caos gene­ra­li­za­do. Es la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, sin duda, la garan­te del pro­ce­so abier­to por la Izquier­da Aber­tza­le y la base en la que se va a sus­ten­tar el impul­so ini­cia­do en este nue­vo ciclo. Es en defi­ni­ti­va, el suje­to cen­tral de esta pelea, que deci­de, y el úni­co que pue­de lle­var a Eus­kal Herria hacia la eman­ci­pa­ción nacio­nal y de cla­se.

Los Esta­dos espa­ñol, fran­cés y sus socios euro­peos con­tem­plan y temen que la Izquier­da Aber­tza­le pue­da ser una alter­na­ti­va real al sis­te­ma y es por ello que poten­cia­rán ten­den­cias peli­gro­sas (inde­pen­dien­te­men­te del cam­po repre­si­vo, al cual no renun­cian ni renun­cia­rán) den­tro de la Uni­dad Popu­lar. Uni­dad Popu­lar que, como toda orga­ni­za­ción inter­cla­sis­ta y que inten­ta pac­tos con otras orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas para cons­ti­tuir la Mura­lla popu­lar, vive inter­na­men­te tam­bién, como no pue­de ser de otra mane­ra (aun­que su com­po­nen­te social más impor­tan­te es la cla­se tra­ba­ja­do­ra), la lucha de cla­ses.

El segun­do, el ter­ce­ro, así como el cuar­to con­cep­to men­cio­na­dos no son algo nue­vo en los aná­li­sis de la Izquier­da Aber­tza­le, están ínti­ma­men­te rela­cio­na­dos. Son tres cues­tio­nes que han sido enten­di­das de diver­sas mane­ras a lo lar­go del pro­ce­so polí­ti­co vivi­do en este País. Así la lega­li­za­ción se con­tem­pla como la lla­ve que faci­li­ta la aper­tu­ra de dos puer­tas cla­ve: La acu­mu­la­ción de fuer­zas y la lucha de masas.

Uno de los peli­gros del refor­mis­mo se inser­ta den­tro de la acu­mu­la­ción de fuer­zas, y me expli­co. La acu­mu­la­ción de fuer­zas tie­ne dos varia­bles de capi­tal impor­tan­cia y sobre los que hay que per­ma­ne­cer aten­tos. En pri­mer lugar, sería muy dañino para la cre­di­bi­li­dad de la Izquier­da Aber­tza­le ligar, exclu­si­va­men­te, esa acu­mu­la­ción de fuer­zas con un fac­tor tan impor­tan­te como el de la lega­li­za­ción, pues eso en si mis­mo, nos podría con­du­cir a pen­sar que la reso­lu­ción del mal lla­ma­do «pro­ble­ma vas­co» es un asun­to sim­ple­men­te elec­to­ral (mire­mos a EE).

La lega­li­za­ción de la Izquier­da Aber­tza­le va mucho más allá del cam­po elec­to­ra­lis­ta. La lega­li­za­ción ante todo es un medio, nun­ca un fin.

La otra varia­ble a vigi­lar es que la lega­li­za­ción, repi­to, sien­do un medio, no sólo se tie­ne que con­tem­plar des­de una pers­pec­ti­va de acu­mu­la­ción de siglas, sino que se debe impul­sar en la direc­ción de lle­gar a pac­tos tác­ti­cos entre cla­ses para el desa­rro­llo de un Polo sobe­ra­nis­ta.

Por lo tan­to, lega­li­za­ción, acu­mu­la­ción de fuer­zas y por últi­mo, lucha de masas, están en rela­ción direc­ta, son el medio y las armas de la nue­va eta­pa a afron­tar.

Hay quien pue­de pen­sar, y es líci­to, que des­de la ile­ga­li­dad, con una repre­sión cons­tan­te, en una demo­cra­cia bur­gue­sa, auto­ri­ta­ria si, pero demo­cra­cia bur­gue­sa en defi­ni­ti­va, con amplios sec­to­res socia­les de apo­yo, se pue­de impul­sar una acu­mu­la­ción de fuer­zas y pro­mo­ver la lucha de masas en pará­me­tros como los que esta­mos obser­van­do en muchas par­tes de Euro­pa. Sin duda esta cues­tión nos lle­va­ría a retro­traer­nos, bajo otras coor­de­na­das his­tó­ri­cas, a los deba­tes de fina­les de los 70, cuan­do la dic­ta­du­ra fran­quis­ta toca­ba a su fin.

Otro peli­gro del refor­mis­mo esta inser­to en la pro­pia lucha de masas. La misión de la lega­li­za­ción es, pre­ci­sa­men­te, favo­re­cer una lucha de masas ofen­si­va (coar­ta­da por mul­ti­tud de leyes repre­si­vas) que pue­da ser­vir de con­tra­po­der y a su vez de gol­peo con­tra los blo­queos de los Esta­dos. La pre­gun­ta, en un país como Eus­kal Herria, se tor­na de inme­dia­to y es: ¿Cómo, en esta tie­rra, tan acos­tum­bra­da a la movi­li­za­ción popu­lar, no es capaz de ver­te­brar un movi­mien­to obre­ro, de res­pues­ta a la polí­ti­ca neo­li­be­ral, tan duro como en Fran­cia, Gre­cia, Por­tu­gal?, ¿Y una pro­tes­ta estu­dian­til como en Lon­dres?

La res­pues­ta es difí­cil de veri­fi­car de una mane­ra sim­ple, resul­ta evi­den­te que años de pac­tis­mo, de paz social y de sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo han hecho mella en la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca pero eso no jus­ti­fi­ca tam­po­co, en modo alguno, la par­te de res­pon­sa­bi­li­dad que pue­da tener la mayo­ría sin­di­cal aber­tza­le. Por otro lado, el can­san­cio de años de enfren­ta­mien­to durí­si­mo con­tra el Esta­do pue­de ser otra de las posi­bles expli­ca­cio­nes. Me inclino a pen­sar que en par­te, la situa­ción actual de impas­se en este terreno es fru­to de la «inca­pa­ci­dad» del MLNV de dar­le vir­tua­li­dad a este fren­te tan impor­tan­te y el Esta­do ha echa­do el res­to. Su dis­po­si­ción a reor­ga­ni­zar­lo será un com­po­nen­te capi­tal para el futu­ro más inme­dia­to.

Nos toca vivir en una for­ma­ción social des­creí­da, des­ideo­lo­gi­za­da y con­su­mis­ta que avan­za como en el res­to de Euro­pa hacia el auto­ri­ta­ris­mo. El reto para la Izquier­da Aber­tza­le es mayúscu­lo, es el reto y la obli­ga­ción de man­te­ner vivo, aho­ra más que nun­ca, el pro­yec­to his­tó­ri­co de «inde­pen­den­cia y socia­lis­mo».

David Gar­cía, miem­bro de EHK (Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *