Las per­las del «libro» del geno­ci­da, alcohó­li­co y psi­có­ti­co Geor­ge Bush – Jhon Jai­ro Sali­nas

Por estos días han sido noti­cia en el mun­do las reve­la­cio­nes y con­fe­sio­nes del geno­ci­da Geor­ge W. Bush, decla­ra­cio­nes hechas en su “libro”, que sin des­par­pa­jo alguno deja ver su sinies­tra per­so­na­li­dad, demos­tran­do una vez más el esta­do delin­cuen­te al cual él repre­sen­ta­ba.

La defi­ni­ción que hizo el vie­jo Ches­ter­ton sobre lo que es un libe­ral. -“Podría ser defi­ni­do apro­xi­ma­da­men­te como un hom­bre que, si pudie­ra hacer callar para siem­pre a todos los que enga­ñan a la huma­ni­dad con solo mover una mano en un cuar­to a oscu­ras, no la move­ría”- pue­de apli­car­se per­fec­ta­men­te al expre­si­den­te de los EE.UU. de Amé­ri­ca, aun­que Geor­ge W. Bush haya lle­ga­do inclu­so más lejos que el libe­ral de Ches­ter­ton, min­tien­do él mis­mo de mane­ra des­ver­gon­za­da ante el mun­do lo que hace sabién­do­se acom­pa­ña­do de un gobierno que está com­pues­to por un puña­do de polí­ti­cos corrup­tos que no duda­ban ante el vér­ti­go de la gue­rra y que ame­na­za­ron al mun­do con la sober­bia de las armas. Geor­ge Bush tenía noto­rias limi­ta­cio­nes inte­lec­tua­les para ser un esta­dis­ta, pero no deja por eso de ser un hom­bre peli­gro­so, por­que pre­si­dió un esta­do delin­cuen­te.

El pre­tex­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo esgri­mi­do por Bush, y la uti­li­za­ción en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de arbi­tra­rios cri­te­rios para juz­gar como mues­tra el caso de Israel, esta­ba sir­vien­do al gobierno nor­te­ame­ri­cano para ini­ciar un camino tota­li­ta­rio cuyas con­se­cuen­cias fue­ron peli­gro­sas para el res­to del mun­do.

Algu­nos inte­lec­tua­les como Simón Royo Her­nán­dez, o los mis­mos inte­lec­tua­les nor­te­ame­ri­ca­nos Noam Chumsky y James Petras. En muchos de sus escri­tos y ensa­yos sobre la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, lle­ga­ron inclu­si­ve a com­pa­rar a Geor­ge W. Bush como el reen­cau­cha­do de Adol­fo Hitler (Guar­da­das sus pro­por­cio­nes).

“A dife­ren­cia de la segun­da gue­rra mun­dial, hoy, ser alia­dos, ser de los alia­dos”, no es estar entre los que se defien­den de la agre­sión del Fas­cis­mo, sino que es estar entre los agre­so­res, entre quie­nes lo pro­mue­ven en una nue­va, o no tan nue­va ver­sión. ¿Cómo es eso posi­ble?.

Las líneas que siguen a con­ti­nua­ción inten­tan dar cuen­ta de seme­jan­te fenó­meno de la actua­li­dad, de la seme­jan­za entre los Esta­dos Uni­dos y lo que pudie­ra haber sido “III Reich” (El Ter­cer Reich es el perío­do y se uti­li­za como sinó­ni­mo para la Ale­ma­nia nazi).

Qui­zás lo que fue­ra EE.UU. como impe­rio úni­co de la actua­li­dad en cabe­za de Geor­ge W. Bush, era lle­var­nos a un IV Reich, pero esto era total­men­te inade­cua­do, ya que los ante­rio­res serian tan solo a los pre­ce­den­tes que cul­mi­na­ron en la Ale­ma­nia Nazi.

Bush dejó cla­ro que los Esta­dos Uni­dos son en reali­dad los here­de­ros anglo­sa­jo­nes del impe­rio bri­tá­ni­co, por eso a la gue­rra de Afga­nis­tán la deno­mi­nó Robert Fisk como la cuar­ta gue­rra anglo­sa­jo­na (Tras las tres que tuvo el impe­rio bri­tá­ni­co en su lugar), aun­que no solo ha ocu­pa­do el pues­to colo­nial de Gran Bre­ta­ña en el mun­do, sino de todas las demás poten­cias euro­peas: Fran­cia, Espa­ña, Ale­ma­nia, etc. Cons­ti­tu­yén­do­se los Esta­dos Uni­dos como el nue­vo impe­rio Romano, a la bús­que­da de un anta­go­nis­ta entre Irán, Korea del Nor­te y Vene­zue­la des­de que cul­mi­nó la gue­rra fría, que pen­só Bush haber encon­tra­do en el enemi­go difu­so que mien­ta. Y a la pala­bra terro­ris­ta gene­ra­li­za­da en el mun­do.

Los bre­ves comen­ta­rios que hemos esta­do hacien­do en este escri­to hacen par­te de una inter­pre­ta­ción del con­te­ni­do del libro Deci­sion Points (Pun­tos de deci­sión).

El fas­cis­mo clá­si­co ter­mi­nó pero aún que­da un nue­vo fas­cis­mo dis­tin­to del anti­guo pero igual­men­te tota­li­ta­rio y retar­da­ta­rio, encar­na­do por Ber­lus­co­ni en Ita­lia, Aznar en Espa­ña, pero aún más por Bush en los Esta­dos Uni­dos, y en Lati­noa­mé­ri­ca por Álva­ro Uri­be Vélez, fiel dis­cí­pu­lo del alcohó­li­co Geor­ge Bush como él mis­mo se deno­mi­na en el libro. Cual­quier pare­ci­do con la reali­dad es pura coin­ci­den­cia.

El aten­ta­do del 11 de Sep­tiem­bre le ofi­ció a la éli­te esta­dou­ni­den­se una apo­lo­gía extre­ma­da­men­te fun­cio­nal para apro­piar­se de la rique­za ener­gé­ti­ca del medio orien­te, lar­ga­men­te codi­cia­da. La corre­la­ción mili­tar fue tal que la supues­ta “gue­rra” sería una sim­ple matan­za de sol­da­dos y civi­les Ira­quíes. Lo que le fal­ta­ba a Bush, Che­ney, Rums­feld, y sus com­pa­ras euro­peas e israe­líes seria el apo­ca­lip­sis de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial. El pre­tex­to pro­pa­gan­dís­ti­co para jus­ti­fi­car la matan­za en el desier­to.

Ese fue el pro­ble­ma, con sus estra­te­gias geo­es­tra­té­gi­cas ame­na­zan­do con divi­dir la bur­gue­sía glo­bal y sus ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas des­de el con­se­jo de segu­ri­dad de la o nU has­ta la OTAN, enfren­tan­do el eje Washing­ton, Lon­dres, Madrid, Roma, y Tel Aviv, con el eje de Ber­lín y París, osci­lan­do entre ambos, Mos­cú y Bei­jing.

Washing­ton con­si­de­ró que la idea medie­val del bellum ius­tum (Gue­rra Jus­ta), es irre­le­van­te para solu­cio­nar el pro­ble­ma de Irak. Auna­do a su abru­ma­dor poten­cial mili­tar y mediá­ti­co, son sufi­cien­tes, para impo­ner sus intere­ses en el medio orien­te por la fuer­za inclu­yen­do a Pales­ti­na.

El desa­rro­llo de esta con­tra­dic­ción intra­im­pe­ria­lis­ta es de extre­ma impor­tan­cia para el futu­ro de la huma­ni­dad. Preo­cu­pa sin embar­go que los pue­blos están exclui­dos de las deci­sio­nes, por­que nada indi­ca que los nue­vos empe­ra­do­res y los neo- Füh­rer de occi­den­te sean menos peli­gro­sos que sus ante­ce­so­res de 1914 y 1939.

Por eso el geno­ci­da Bush en su “Libro” argu­men­ta la impor­tan­cia de las tor­tu­ras de los pri­sio­ne­ros de Guan­tá­na­mo obe­de­cien­do estric­ta­men­te las orde­nes de la CIA y el pen­tá­gono, como códi­gos de con­duc­ta de hacer res­pe­tar la supues­ta “Dig­ni­dad” nor­te­ame­ri­ca­na, tam­bién jus­ti­fi­can­do las inva­sio­nes a Irak, has­ta el pun­to de con­de­nar en la hor­ca a Sad­dam Hus­sein y mos­tran­do ante el mun­do imá­ge­nes de este méto­do de pena de muer­te, que al fin y al cabo son regen­ta­das por el pentágono.Aunque el mun­do lo rodea un cúmu­lo de cosas bellas y embria­ga­do­ras, son muchas más las cosas malas: pobres, mise­ria, ham­bre, enfer­me­da­des, desas­tres natu­ra­les, des­em­pleo, corrup­ción, injus­ti­cia, gue­rras, y locos gober­nan­tes que los hacen y los glo­ri­fi­can, lle­van­do a la huma­ni­dad a seguir des­pe­da­zán­do­se como fie­ras, don­de un mun­do más jus­to, es un acto de terror.

La per­so­na­li­dad que refle­ja Geor­ge Bush con sus memo­rias en su más recien­te libro deja ver cla­ra la fiel radio­gra­fía de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, una socie­dad chis­mo­sa, faran­du­le­ra, deca­den­te, pér­fi­da, ase­si­na, colo­ni­za­do­ra, banal, que para­pe­tán­do­se en un pode­río mili­tar se quie­re hacer ver como la más desa­rro­lla­da del mun­do y la más per­fec­ta, pero para ser jus­tos con este escri­to hay que hacer sal­ve­dad en algu­nos cuan­tos casos de algu­nas per­so­na­li­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas como Frank Sina­tra en la músi­ca, o en la cien­cia Tomás Alba Édi­son, en la polí­ti­ca Abraham Lin­coln y Mar­tin Luther King el defen­sor de los dere­chos de los afro­ame­ri­ca­nos, en la lite­ra­tu­ra y en la cul­tu­ra Susan Son­tag, y en la actua­li­dad en el sép­ti­mo arte a Oli­ver Sto­ne y Sean Penn, pero no pode­mos pasar des­aper­ci­bi­do en dar jus­to reco­no­ci­mien­to al padre de la lin­güís­ti­ca moder­na del siglo XX Noam Chumsky, a James Petras uno de los gran­des pen­sa­do­res con­tem­po­rá­neos de la inte­lec­tua­li­dad polí­ti­ca, podría­mos citar muchas gran­des per­so­na­li­da­des que en estos momen­tos por razo­nes de espa­cio y tiem­po en este escri­to no alcan­za­ría­mos a nom­brar, pero que esta­mos segu­ros de que bri­lla­ran en el fir­ma­men­to como gran­des cons­te­la­cio­nes de estre­llas que ilu­mi­na­ron y siguen ilu­mi­nan­do la huma­ni­dad pero que por unos cuan­tos des­adap­ta­dos diri­gen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos han con­du­ci­do a esta gran nación a un futu­ro incier­to.

A con­ti­nua­ción cita­mos algu­nas per­las del señor Geor­ge W. Bush:

:«Si no hace­mos la gue­rra, corre­mos el ries­go de fra­ca­sar»
: «No es la con­ta­mi­na­ción la que ame­na­za el medio ambien­te, sino la impu­re­za del aire y del agua»
:«Debe­ría pre­gun­tar­le al que me hizo la pre­gun­ta. No tuve opor­tu­ni­dad de pre­gun­tar­le al que me hizo la pre­gun­ta. ¿De qué pre­gun­ta se tra­ta?»
: «Pien­so que si usted sabe lo que cree, será mucho más fácil res­pon­der a su pre­gun­ta. No pue­do res­pon­der a su pre­gun­ta»
:«Es impor­tan­te enten­der que hay más inter­cam­bios comer­cia­les que comer­cio»
: «Noso­tros vamos a tener el pue­blo ame­ri­cano mejor ilus­tra­do del mun­do»
:«Fran­ca­men­te, los ense­ñan­tes son la úni­ca pro­fe­sión que ense­ña a nues­tros niños»
: «Quie­ro que se diga que la Admi­nis­tra­ción Bush está orien­ta­da al resul­ta­do, por­que creo en el resul­ta­do de foca­li­zar la pro­pia aten­ción y ener­gía en la edu­ca­ción de los niños en la lec­tu­ra, por­que tene­mos un sis­te­ma edu­ca­ti­vo aten­to a los niños y a sus padres, más que mirar a un sis­te­ma que recha­za el cam­bio y que hará de Amé­ri­ca lo que que­re­mos que sea, un país de gen­te que sabe leer y que sabe espe­rar»
«Para la NASA, el espa­cio aún es alta prio­ri­dad»
:«Es tiem­po para la raza huma­na de entrar en el sis­te­ma solar»
:«Noso­tros tene­mos un fir­me com­pro­mi­so con la OTAN. Noso­tros for­ma­mos par­te de la OTAN. Noso­tros tene­mos un fir­me com­pro­mi­so con Euro­pa. Noso­tros for­ma­mos par­te de Euro­pa»
: «El Holo­caus­to fue un perío­do obs­ceno en la His­to­ria de nues­tra nación. Quie­ro decir, en la His­to­ria de este Siglo. Pero todos vivi­mos en este siglo. Yo no viví en ese siglo»
SUS GRANDES DECLARACIONES:

: «Yo man­ten­go todas las decla­ra­cio­nes equi­vo­ca­das que hice»
: «El pue­blo ame­ri­cano no quie­re saber de nin­gu­na decla­ra­ción equi­vo­ca­da que Geor­ge Bush pue­da hacer o no»
: «Todos somos capa­ces de errar pero yo no estoy preo­cu­pa­do en escla­re­cer los erro­res que pue­do haber come­ti­do o no»
Esta es una bra­ve sem­blan­za y radio­gra­fía de este per­so­na­je sinies­tro del siglo XX.

Fuen­tes /​Biblio­gra­fía:

Ensa­yo El terro­ris­mo /​Edi­to­rial fica Bogo­tá 2003
.Ensa­yo Bus­can­do un pre­tex­to de gue­rra /​Heinz Die­te­rich Stef­fa­nEn­sa­yo Esta­do delin­cuen­te /​
Higi­nio PoloEn­sa­yo Los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos ¿Un nue­vo fas­cis­mo? /​
Simón Royo Her­nán­dez.
Libro Pun­tos de deci­sión /​Geor­ge W. Bush

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *