Hai­tí: Una nue­va ver­gon­zo­sa trai­ción de la ONU – Peter Hall­ward

Casi todos han lle­ga­do a acep­tar que las Nacio­nes Uni­das lle­va­ron el cóle­ra a Hai­tí el mes pasa­do. La evi­den­cia es abru­ma­do­ra y nume­ro­sos exper­tos (inclui­do el jefe del depar­ta­men­to de micro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Har­vard, el espe­cia­lis­ta en el cóle­ra John Meka­la­nos) se deci­die­ron al res­pec­to hace varias sema­nas.

La pobre­za y la fal­ta de una infra­es­truc­tu­ra rudi­men­ta­ria lle­va a gran par­te de la pobla­ción de Hai­tí a beber agua no tra­ta­da, pero no ha habi­do cóle­ra en el país duran­te dece­nios. Los hai­tia­nos no tie­nen expe­rien­cia con la enfer­me­dad –y por lo tan­to poca resis­ten­cia a ella. Todas las mues­tras bac­te­ria­nas toma­das de pacien­tes hai­tia­nos son idén­ti­cas y corres­pon­den a una varie­dad endé­mi­ca en Asia meri­dio­nal. El cóle­ra esta­lló en Nepal duran­te el verano, y a media­dos de octu­bre un nue­vo des­ta­ca­men­to de tro­pas nepa­le­sas de la ONU lle­gó a la base hai­tia­na de Mire­ba­lais, cer­ca del rio Arti­bo­ni­te. Pocos días des­pués, los hai­tia­nos que viven río aba­jo de la base comen­za­ron a enfer­mar­se y la enfer­me­dad se pro­pa­gó rápi­da­men­te por toda la región. El 27 de octu­bre, unos perio­dis­tas visi­ta­ron Mire­ba­lais y encon­tra­ron evi­den­cia de que los resi­duos sin depu­rar de las letri­nas de la ONU se ver­tían direc­ta­men­te a un sub­afluen­te del Arti­bo­ni­te.

A prin­ci­pios de noviem­bre, Meka­la­nos no pudo “evi­tar de nin­gu­na mane­ra la con­clu­sión de que ocu­rrió una infor­tu­na­da y pre­su­mi­ble intro­duc­ción acci­den­tal del orga­nis­mo” cau­sa­da por las tro­pas de la ONU. Meka­la­nos y otros tam­bién refu­tan las afir­ma­cio­nes de la ONU de que la iden­ti­fi­ca­ción de la fuen­te debe­ría cons­ti­tuir una baja prio­ri­dad de la salud públi­ca.

Es pro­ba­ble que como resul­ta­do de la negli­gen­cia de la ONU ya hayan muer­to más de 1.200 per­so­nas y 20.000 estén infec­ta­das, y la can­ti­dad segu­ra­men­te aumen­ta­rá rápi­da­men­te en las pró­xi­mas sema­nas. Lo mis­mo suce­de­rá con la can­ti­dad y la inten­si­dad de las pro­tes­tas popu­la­res con­tra la últi­ma de una serie de crí­me­nes y des­ven­tu­ras de la ONU en Hai­tí en los últi­mos años, que inclu­yen nume­ro­sas muer­tes y cien­tos de pre­sun­tas vio­la­cio­nes.

Sin embar­go, en lugar de exa­mi­nar su papel en la epi­de­mia, la misión de la ONU ha opta­do por la nega­ti­va y la ofus­ca­ción. Los fun­cio­na­rios de la ONU se han nega­do a exa­mi­nar a los sol­da­dos nepa­le­ses en rela­ción con la enfer­me­dad o a rea­li­zar una inves­ti­ga­ción públi­ca de los orí­ge­nes del esta­lli­do. En lugar de enca­rar las preo­cu­pa­cio­nes de una pobla­ción indig­na­da, la agen­cia ha pre­fe­ri­do cali­fi­car la nue­va ola de pro­tes­tas de un inten­to “polí­ti­ca­men­te moti­va­do” de des­es­ta­bi­li­zar el país en el perío­do pre­vio a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 28 de noviem­bre. Han repri­mi­do a los mani­fes­tan­tes con gases lacri­mó­ge­nos y balas; has­ta aho­ra han muer­to por lo menos tres.

En reali­dad esto es nor­mal. La ver­dad es que toda la misión de la ONU en Hai­tí se basa en una men­ti­ra vio­len­ta y des­ca­ra­da. Dice que está en Hai­tí para apo­yar la demo­cra­cia y el Esta­do de dere­cho, pero su úni­co logro ha sido ayu­dar a trans­fe­rir el poder de un pue­blo sobe­rano a un ejér­ci­to que no rin­de cuen­tas a nadie.

Para com­pren­der­lo se requie­re algo de cono­ci­mien­to his­tó­ri­co. El pro­ble­ma polí­ti­co de base en Hai­tí, des­de los tiem­pos colo­nia­les, pasan­do por los pos­co­lo­nia­les y los neo­co­lo­nia­les, ha sido muy pare­ci­do: ¿cómo pue­de una peque­ñí­si­ma y pre­ca­ria cla­se gober­nan­te ase­gu­rar su pro­pie­dad y sus pri­vi­le­gios fren­te a la mise­ria y el resen­ti­mien­to masi­vos? Las eli­tes hai­tia­nas deben sus pri­vi­le­gios a la exclu­sión, la explo­ta­ción y la vio­len­cia, y sólo el con­trol casi mono­po­lis­ta del poder vio­len­to les per­mi­te rete­ner­los. Este mono­po­lio fue amplia­men­te garan­ti­za­do por las dic­ta­du­ras de Duva­lier res­pal­da­das por EE.UU. has­ta media­dos de los años ochen­ta, y lue­go de un modo algo menos amplio por las dic­ta­du­ras mili­ta­res que las suce­die­ron (1986−1990). Pero la movi­li­za­ción de Lava­las por la demo­cra­cia, que comen­zó en los años ochen­ta, ame­na­zó ese mono­po­lio y con él esos pri­vi­le­gios. Ante una situa­ción seme­jan­te, sólo se pue­de con­fiar en un ejér­ci­to para garan­ti­zar la segu­ri­dad del sta­tu quo.

Las fuer­zas arma­das incom­pe­ten­tes y crue­les de Hai­tí, esta­ble­ci­das como dele­ga­das del poder de EE.UU., domi­na­ron el país duran­te la mayor par­te del Siglo XX. Des­pués de sobre­vi­vir a un bru­tal gol­pe mili­tar en 1991, el pri­mer gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do de Hai­tí –diri­gi­do por el pre­si­den­te Jean-Ber­trand Aris­ti­de– ter­mi­nó por des­mo­vi­li­zar ese odia­do ejér­ci­to en 1995; la gran mayo­ría de sus com­pa­trio­tas cele­bra­ron la oca­sión. El abo­ga­do Brian Con­can­non lo recuer­da como “el avan­ce más impor­tan­te de los dere­chos huma­nos des­de que se Hai­tí se eman­ci­pó de Fran­cia”. En el año 2000, Aris­ti­de fue reele­gi­do y su par­ti­do Fan­mi Lava­las obtu­vo una vic­to­ria abru­ma­do­ra. Esa reelec­ción ofre­ció la pers­pec­ti­va, por pri­me­ra vez en la his­to­ria hai­tia­na moder­na, de un genuino cam­bio polí­ti­co en una situa­ción en la que no exis­tía un meca­nis­mo extra­po­lí­ti­co obvio –sin ejér­ci­to– para impe­dir­lo.

La ínfi­ma eli­te hai­tia­na y sus alia­dos de EE.UU., Fran­cia y Cana­dá se vie­ron ame­na­za­dos por la pers­pec­ti­va del empo­de­ra­mien­to popu­lar, y toma­ron medi­das cui­da­do­sa­men­te pla­ni­fi­ca­das para debi­li­tar el gobierno de Lava­las.

En febre­ro de 2004, el segun­do gobierno de Aris­ti­de fue derro­ca­do por otro desas­tro­so gol­pe per­pe­tra­do por EE.UU. y sus alia­dos con apo­yo de ex sol­da­dos hai­tia­nos y diri­gen­tes dere­chis­tas de la comu­ni­dad empre­sa­rial hai­tia­na. Se impu­so un gobierno títe­re de EE.UU. para reem­pla­zar a Aris­ti­de, en medio de sal­va­jes repre­sa­lias con­tra par­ti­da­rios de Lava­las. Ya que no exis­tía un ejér­ci­to inte­rior para garan­ti­zar la “segu­ri­dad”, se envió una “fuer­za de esta­bi­li­za­ción” de la ONU a pedi­do de EE.UU. y Fran­cia.

Des­de enton­ces la ONU ha sumi­nis­tra­do ese sus­ti­tu­to del ejér­ci­to. A pedi­do de EE.UU. y sus alia­dos lle­gó a Hai­tí en junio de 2004. Com­pues­to por tro­pas y poli­cías pro­ce­den­tes de paí­ses de todo el mun­do gas­ta casi el doble del pre­su­pues­to de Aris­ti­de pre­vio al gol­pe. Su misión prin­ci­pal, en efec­to, ha sido paci­fi­car al pue­blo hai­tiano y obli­gar­le a acep­tar el gol­pe y el final de su inten­to de esta­ble­cer un autén­ti­co gobierno demo­crá­ti­co. Es pro­ba­ble que pocos hai­tia­nos olvi­den lo que la ONU ha hecho para lograr­lo. Entre 2004 y 2006 par­ti­ci­pó en una cam­pa­ña de repre­sión que mató a más de mil par­ti­da­rios de Lava­las. Sitió el vecin­da­rio pobre de Cité Soleil favo­ra­ble a Aris­ti­de en 2005 y 2006, y des­pués limi­tó o dis­per­só pro­tes­tas popu­la­res por temas que iban des­de la per­se­cu­ción polí­ti­ca y la pri­va­ti­za­ción a los sala­rios y pre­cios de los ali­men­tos. En los últi­mos meses la ONU tam­bién ha repri­mi­do la cre­cien­te pro­tes­ta en la capi­tal, a favor de la mejo­ra de las into­le­ra­bles con­di­cio­nes en las que toda­vía viven cer­ca de 1,3 millo­nes de per­so­nas que se que­da­ron en la calle tras el terre­mo­to de enero.

Actual­men­te, con o sin cóle­ra, la prio­ri­dad de la ONU es garan­ti­zar que las elec­cio­nes de la pró­xi­ma sema­na ten­gan lugar tal como se han pla­ni­fi­ca­do. Para la eli­te de Hai­tí y sus alia­dos inter­na­cio­na­les, estas elec­cio­nes ofre­cen una opor­tu­ni­dad sin pre­ce­den­tes para ente­rrar el pro­yec­to de Lava­las de una vez por todas.

El pro­gra­ma polí­ti­co aso­cia­do con Lava­las y Aris­ti­de sigue sien­do abru­ma­do­ra­men­te popu­lar. Des­pués de seis años de repre­sión y luchas intes­ti­nas, sin embar­go, la diri­gen­cia polí­ti­ca de este movi­mien­to popu­lar está más divi­di­da y des­or­ga­ni­za­da que nun­ca. El pro­pio Fan­mi Lava­las ha sido sim­ple­men­te exclui­do de la par­ti­ci­pa­ción en la elec­ción (sin que haya habi­do un mur­mu­llo de pro­tes­ta inter­na­cio­nal), y des­de su exi­lio invo­lun­ta­rio en Sudá­fri­ca, Aris­ti­de ha con­de­na­do la vota­ción como ile­gí­ti­ma. Muchos, si no todos, los par­ti­da­rios del par­ti­do apo­ya­rán pro­ba­ble­men­te su enér­gi­co lla­ma­do al boi­cot de esta últi­ma mas­ca­ra­da, como hicie­ron en la pri­ma­ve­ra de 2009 cuan­do la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes al Sena­do fue de menos de un 10%. Esta vez, sin embar­go, media doce­na de polí­ti­cos aso­cia­dos con Lava­las han pre­fe­ri­do par­ti­ci­par como can­di­da­tos en su pro­pio nom­bre. Pro­ba­ble­men­te divi­di­rán la vota­ción. El pue­blo de Hai­tí será pri­va­do de lo que ha sido duran­te mucho tiem­po su arma polí­ti­ca más pode­ro­sa –su capa­ci­dad de ganar elec­cio­nes autén­ti­cas.

Ya que es casi segu­ro que no ten­drá un impac­to polí­ti­co sig­ni­fi­ca­ti­vo y es pro­ba­ble que esta elec­ción logre el resul­ta­do que se espe­ra: refor­zar la “segu­ri­dad” (y la des­igual­dad) del sta­tu quo, jun­to con las nume­ro­sas opor­tu­ni­da­des lucra­ti­vas que un Hai­tí ade­cua­da­men­te ase­gu­ra­do des­pués del desas­tre sigue ofre­cien­do a inver­sio­nis­tas inter­na­cio­na­les y su eli­te empre­sa­rial. “Será una elec­ción para nada”, dice el vete­rano acti­vis­ta Patrick Elie. Ade­cua­da­men­te mane­ja­da, inclu­so podría sumi­nis­trar una opor­tu­ni­dad para que can­di­da­tos dere­chis­tas como Char­les Baker impul­sen el obje­ti­vo que ha esta­do des­de hace tiem­po muy arri­ba en su pro­gra­ma: la res­tau­ra­ción, con la acos­tum­bra­da “super­vi­sión inter­na­cio­nal”, de la rama hai­tia­na del ejér­ci­to impe­rial.

Y si lle­ga a suce­der, cuan­do la ONU lle­gue a aban­do­nar Hai­tí, su par­ti­da sólo repre­sen­ta­rá la tran­si­ción de una fuer­za ocu­pan­te a otra, otro sal­to atrás des­pués de dece­nios de sacri­fi­cio popu­lar y esfuer­zo polí­ti­co. Mien­tras tan­to, sin embar­go, pare­ce que las Nacio­nes Uni­das ten­drán pron­to más opor­tu­ni­da­des que nun­ca de cum­plir su misión en Hai­tí.

Glo­bal Research. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *