Ezker Aber​tza​lea​.Info ha rea­li­za­do la pre­sen­ta­ción de su nue­vo pro­yec­to político

Watch live strea­ming video from ezke­ra­ber­tza­lea at lives​tream​.com

Va a ser hoy en Iru­ñea, cuan­do se pre­sen­ten las bases de lo que va a ser el nue­vo pro­yec­to polí­ti­co de Ezker Aber­tza­lea. Ya se ha anun­cia­do que no se tra­ta de una mera opción para poder acu­dir a citas elec­to­ra­les, sino que el pro­yec­to va a mas y es la nue­va for­ma orga­ni­za­ti­va con que se va a dotar Ezker Abertzalea.

A las 11 y media ha habi­do una pri­me­ra com­pa­re­cen­cia públi­ca en la que han par­ti­ci­pa­do dece­nas de mili­tan­tes his­tó­ri­cos de todos los ámbi­tos del Movi­mien­to Vas­co de Libe­ra­ción Nacional.

La web Ezker Aber​tza​lea​.Info va a emi­tir en direc­to la pre­sen­ta­ción de dicho pro­yec­to y se pue­de acce­der a tra­vés de este enlace.

http://​www​.lives​tream​.com/​e​z​k​e​r​a​b​e​r​t​z​a​lea

ez.jpg

En la com­pa­re­cen­cia han par­ti­ci­pa­do dece­nas de mili­tan­tes de gene­ra­cio­nes dife­ren­tes. (Jon URBE/​ARGAZKI PRESS)
INFORMACION DE GARA

La com­pa­re­cen­cia ha comen­za­do pasa­das las 11.30 en Iru­ñea y en ellla han par­ti­ci­pa­do dece­nas de mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le de dife­ren­tes gene­ra­cio­nes, car­gos elec­tos actua­les y del pasa­do, inte­gran­tes del movi­mien­to juve­nil, del movi­mien­to pro amnis­tía y ex pre­sos, entre otros.Tras la pre­sen­ta­ción por par­te de Rufi Etxe­be­rria, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia y el pro­pio Etxe­be­rria han dado lec­tu­ra en eus­ka­ra y cas­te­llano al docu­men­to que reco­ge las bases del nue­vo pro­yec­to pro­mo­vi­do por la izquier­da aber­tza­le, que está «iden­ti­fi­ca­do y com­pro­me­ti­do» con la ind­pen­den­cia, la eus­kal­du­ni­za­ción, el socia­lis­mo, el femi­nis­mo, con la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y anti­im­pe­ria­lis­ta entre los pue­blos y con la demo­cra­cia participativa.

Des­de esos com­pro­mi­sos, el nue­vo pro­yec­to reafir­ma el com­pro­mi­so «fir­me e ine­quí­vo­co» de la izquier­da aber­tza­le con las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y democráticas».

Etxe­be­rria y Bei­tia­la­rran­goi­tia han anun­cia­do que la izquier­da aber­tza­le ini­cia­rá en las pró­xi­mas sema­nas los trá­mi­tes de lega­li­za­ción con la pre­sen­ta­ción de los esta­tu­tos, que «se ela­bo­ra­rán de con­for­mi­dad con los requi­si­tos esta­ble­ci­dos» por la Ley de Par­ti­dos, a pesar de que la izquier­da aber­tza­le la sigue con­si­de­ran­do antidemocrática.

El pro­yec­to defien­de que «toda expre­sión de vio­len­cia e impo­si­ción debe des­apa­re­cer de este país» y que todos los dere­chos civi­les y polí­ti­cos deben ser respetados.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Docu­men­to: Hacia un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo (Reco­gi­do de Gara)

Este siglo ha comen­za­do con gran­des trans­for­ma­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas, con gran­des muta­cio­nes en la evo­lu­ción de pue­blos y cul­tu­ras ante la insa­cia­ble maqui­na­ria de un mer­ca­do que no reco­no­ce más valor que la plus­va­lía de sus nego­cios. Una glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral cau­san­te de enor­mes des­igual­da­des geo­po­lí­ti­cas, y pro­vo­ca­dor de una cri­sis eco­nó­mi­ca que pre­ten­de supe­rar­se a tra­vés de medi­das que los mer­ca­dos impo­nen a gobier­nos sin pudor alguno, con­fi­gu­rán­do­se una esca­la de poder que per­vier­te el mode­lo polí­ti­co – demo­cra­cia par­la­men­ta­ria – ins­ta­la­do en las lla­ma­das demo­cra­cias occi­den­ta­les. Esta­mos, pues, ante un neo­li­be­ra­lis­mo que, des­de deter­mi­na­dos cen­tros de poder, ins­tau­ra de fac­to la dic­ta­du­ra del mer­ca­do sobre la volun­tad popu­lar de pue­blos, nacio­nes e, inclu­so, Estados.

Eus­kal Herria avan­za, en este siglo XXI, con ener­gías reno­va­das reco­gien­do los esfuer­zos y anhe­los de tan­tas gene­ra­cio­nes que han lucha­do para que sea reco­no­ci­do como pue­blo y due­ña de su destino.

Todas las estra­te­gias desa­rro­lla­das para la asi­mi­la­ción de nues­tra iden­ti­dad polí­ti­ca, cul­tu­ral y social han fra­ca­sa­do ante la resis­ten­cia y per­se­ve­ran­cia de un pue­blo que, arrai­ga­do en su pasa­do, quie­re seguir apor­tan­do a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal su his­to­ria y reali­dad como nación y cul­tu­ra específica.

Eus­kal Herria refle­ja la vita­li­dad de un pue­blo en lucha por su sobe­ra­nía y futu­ro en todas las dimen­sio­nes. Un pue­blo que, como tan­tos otros, per­si­gue dis­po­ner de per­so­na­li­dad jurí­di­ca e ins­ti­tu­cio­nal que le per­mi­ta dotar­se de capa­ci­da­des polí­ti­cas para un desa­rro­llo eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral inte­gra­do, soli­da­rio y adap­ta­do a sus carac­te­rís­ti­cas. Unos anhe­los y obje­ti­vos que, en los últi­mos años, han posi­bi­li­ta­do la cons­ti­tu­ción de nue­vos Esta­dos tan­to en Euro­pa como en el res­to del mundo.

En un mun­do de gran­des inter­de­pen­den­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas la lucha por el legí­ti­mo dere­cho a ser y deci­dir, por abrir el camino que nos lle­ve a cons­ti­tuir un sta­tus polí­ti­co de inde­pen­den­cia que per­mi­ta abor­dar mode­los eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les acor­des a nues­tras dimen­sio­nes, carac­te­rís­ti­cas y capi­ta­les huma­nos y cul­tu­ra­les, sigue sien­do una seña de iden­ti­dad incues­tio­na­ble del Pue­blo Vas­co en toda su historia.

La sobe­ra­nía de los pue­blos es para noso­tras y noso­tros, ade­más de una lucha jus­ta para la apor­ta­ción de cul­tu­ras al patri­mo­nio uni­ver­sal, una lucha por espa­cios de demo­cra­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social que per­mi­tan a sus muje­res y hom­bres desa­rro­llar valo­res de soli­da­ri­dad y equi­dad en sus res­pec­ti­vos ámbitos.

En este sen­ti­do que­re­mos remar­car que Eus­kal Herria, con la refe­ren­cia his­tó­ri­ca del Rei­no de Nava­rra como pri­me­ra esta­ta­li­dad, es un pue­blo, una nación, un suje­to polí­ti­co al que le asis­ten los dere­chos demo­crá­ti­cos esta­ble­ci­dos en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de los Pue­blos apro­ba­da en Argel en 1976.

Unos dere­chos demo­crá­ti­cos que, sin hipo­te­cas ni limi­ta­cio­nes, le deben per­mi­tir a Eus­kal Herria defi­nir libre y demo­crá­ti­ca­men­te su mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co de rela­cio­nes tan­to exter­nas como inter­nas. Este obje­ti­vo bási­co y demo­crá­ti­co, per­ma­nen­te­men­te nega­do por posi­cio­nes jaco­bi­nas, pseu­do­co­lo­nia­lis­tas y/​o asi­mi­la­cio­nis­tas, está mar­can­do la his­to­ria de nues­tro pue­blo sien­do moti­vo de con­fron­ta­ción, sufri­mien­to e ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social.

El mode­lo cons­ti­tu­cio­nal-esta­tu­ta­rio esta­ble­ci­do al ini­cio de la tran­si­ción post­fran­quis­ta, bajo una estra­te­gia asi­mi­la­cio­nis­ta de la reali­dad plu­ri­na­cio­nal y pivo­ta­do en una ver­te­bra­ción terri­to­rial arti­fi­cial, se ha con­ver­ti­do para el Esta­do espa­ñol en un las­tre polí­ti­co y eco­nó­mi­co que nece­si­ta inevi­ta­ble­men­te de cam­bios estruc­tu­ra­les. Es, para noso­tras y noso­tros, inevi­ta­ble e impres­cin­di­ble la aper­tu­ra de un deba­te estra­té­gi­co sobre el mode­lo terri­to­rial, el esta­do plu­ri­na­cio­nal y los dere­chos de la nación vas­ca. Un deba­te que vaya situan­do los mim­bres de una segun­da tran­si­ción e inte­gra­do en la nue­va fase polí­ti­ca a la que que­re­mos apor­tar de for­ma cons­truc­ti­va y eficaz.

Igual­men­te, las estra­te­gias uni­for­mi­za­do­ras de los suce­si­vos gobier­nos de Paris no han logra­do anu­lar la exi­gen­cia de sec­to­res polí­ti­cos, sin­di­ca­les y popu­la­res por un reco­no­ci­mien­to nacio­nal y deman­da de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción pro­pia, con­so­li­dan­do una masa crí­ti­ca con una gran pro­yec­ción y futuro.

Ante el nue­vo esce­na­rio en el que esta­mos inmer­sos, y que algu­nos desean evi­tar per­pe­tuan­do una fase polí­ti­ca de impo­si­ción y nega­ción, enten­de­mos que el pue­blo aber­tza­le y de izquier­das nece­si­ta dotar­se de un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que, nacien­do de la reali­dad y con­di­cio­nes actua­les, se pro­yec­te en el futu­ro como el ins­tru­men­to de com­pro­mi­so para la con­se­cu­ción de la inde­pen­den­cia y el socialismo.

Con esas refe­ren­cias estra­té­gi­cas impul­sa­re­mos un pro­yec­to polí­ti­co con pro­pues­tas tác­ti­cas favo­re­ce­do­ras del inelu­di­ble pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas pro­gre­sis­tas, con capa­ci­dad e ilu­sión para modi­fi­car las corre­la­cio­nes de fuer­zas socia­les e ins­ti­tu­cio­na­les, e ir pau­la­ti­na­men­te pro­vo­can­do cam­bios polí­ti­cos y socia­les en la sen­da de los obje­ti­vos estratégicos.

Un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo com­pro­me­ti­do con el logro de un esce­na­rio de paz y res­pe­to de todos los dere­chos, e invo­lu­cra­do en la dina­mi­za­ción de un pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción hacia un acuer­do polí­ti­co que resuel­va inte­gral­men­te el con­flic­to, trai­ga a casa a todas las pre­sas y pre­sos, exi­lia­dos y exi­lia­das, e ins­ta­le un mar­co de nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca. En este sen­ti­do, enten­de­mos tal acuer­do demo­crá­ti­co como el espa­cio de encuen­tro de todas las cul­tu­ras y expre­sio­nes polí­ti­cas de nues­tros terri­to­rios vas­cos, y sus­ten­ta­do sobre dos ejes inelu­di­bles: exis­ten­cia y reco­no­ci­mien­to de la nación vas­ca, y res­pe­to a la actual y futu­ra volun­tad popu­lar demo­crá­ti­ca de su ciu­da­da­nía en la deter­mi­na­ción tan­to del mode­lo ins­ti­tu­cio­nal interno como las rela­cio­nes exter­nas. Es decir, apos­ta­mos por un pro­yec­to polí­ti­co que sitúe la volun­tad demo­crá­ti­ca­men­te expre­sa­da por la ciu­da­da­nía como úni­co motor y garan­te de su evo­lu­ción polí­ti­ca y con­si­de­re, así mis­mo, a la cla­se tra­ba­ja­do­ra su refe­ren­cia bási­ca en el obje­ti­vo de lograr una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Para ello se ten­drá en cuen­ta la asi­mé­tri­ca situa­ción de las muje­res res­pec­to a los hom­bres, y así garan­ti­zar la igual­dad de oportunidades.

Así pues pre­sen­ta­mos estas bases para impul­sar un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co iden­ti­fi­ca­do y com­pro­me­ti­do con:

La Inde­pen­den­cia

Por­que la inde­pen­den­cia es el úni­co modo de ase­gu­rar el pleno desa­rro­llo de Eus­kal Herria. Nece­si­ta­mos de todos los ins­tru­men­tos a nues­tro alcan­ce para poder desa­rro­llar­nos en todos los ámbi­tos sin lími­te alguno. Y esto sólo es posi­ble actual­men­te por medio de la for­ma­ción de un Esta­do que res­pon­da a las nece­si­da­des de su ciu­da­da­nía, esta­ble­cien­do des­de nues­tra sobe­ra­nía rela­cio­nes de igual­dad con otros esta­dos, pue­blos y naciones.

La Eus­kal­du­ni­za­ción

Por­que el Eus­ka­ra no es sólo la len­gua pro­pia y ori­gi­na­ria de Eus­kal Herria, es tam­bién patri­mo­nio de la huma­ni­dad. Y es a noso­tras y noso­tros, a la ciu­da­da­nía vas­ca, a la que nos corres­pon­de ase­gu­rar el desa­rro­llo pleno de nues­tra len­gua, la len­gua nacio­nal. Por­que Eus­kal Herria es el terri­to­rio del Eus­ka­ra, nece­si­ta­mos cons­truir un país eus­kal­dun con­for­ma­do por una ciu­da­da­nía plu­ri­cul­tu­ral y multilingüe.

El Socia­lis­mo

Por­que ante el actual sis­te­ma capi­ta­lis­ta, patriar­cal y mode­lo neo­li­be­ral que­re­mos ofre­cer una visión alter­na­ti­va de mode­lo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social creí­ble y sos­te­ni­ble con una mayo­ría social tra­ba­ja­do­ra como pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal en el logro de una socie­dad jus­ta, igua­li­ta­ria y pro­gre­sis­ta. Todo ello actua­li­zan­do las estra­te­gias de izquier­da enca­mi­na­das a la con­se­cu­ción de una socie­dad libe­ra­da de las rela­cio­nes socia­les de domi­na­ción. La mate­ria pri­ma fun­da­men­tal en el desa­rro­llo pleno de los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos en que se basa ese mode­lo son las muje­res y hom­bres de Eus­kal Herria, sus capa­ci­da­des y dis­po­si­ción a cons­truir un socia­lis­mo del siglo XXI en las coor­de­na­das polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas en que se sitúa nues­tra nación.

El futu­ro en una paz basa­da en la jus­ti­cia y en la libertad

Por­que la paz no es sólo ausen­cia de vio­len­cia, sino el baluar­te de un mode­lo social basa­do en la demo­cra­cia y en la jus­ti­cia social. Por ello, toda expre­sión de vio­len­cia e impo­si­ción debe des­apa­re­cer de este país, y el con­jun­to de los dere­chos huma­nos, superan­do su actual visión andro­cén­tri­ca, los dere­chos civi­les, polí­ti­cos, socio­eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les deben ser res­pe­ta­dos, así como pro­mo­vi­das las con­di­cio­nes para que sean reales y efec­ti­vos. Por­que será el res­pe­to al con­jun­to de los dere­chos de toda la ciu­da­da­nía de este país el que con­so­li­de de for­ma defi­ni­ti­va, a tra­vés del dia­lo­go par­ti­ci­pa­ti­vo, la nego­cia­ción y el acuer­do demo­crá­ti­co, una paz esta­ble y dura­de­ra para Eus­kal Herria, don­de muje­res y hom­bres deci­dan, sin limi­ta­cio­nes ni hipo­te­ca algu­na, sobre su futu­ro en un país libre.

El Femi­nis­mo

Por­que la opre­sión estruc­tu­ral que sufren las muje­res exi­ge que el pro­yec­to para cam­biar la situa­ción que vivi­mos sea inte­gral; que con­tem­ple ini­cia­ti­vas para trans­for­mar la reali­dad social, eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca. El patriar­ca­do no sólo per­ma­ne­ce y se repro­du­ce, sino que es inhe­ren­te a la socie­dad capi­ta­lis­ta actual. Y para ello per­pe­túa la rela­ción jerár­qui­ca y de poder sobre las muje­res. Nece­si­ta per­pe­tuar la divi­sión sexual del tra­ba­jo, con­de­nan­do a las muje­res a sufrir una situa­ción de sub­si­dia­rie­dad en todos los ámbi­tos de la vida. En el siglo XXI, es nece­sa­rio esta­ble­cer unas rela­cio­nes que ten­gan como prin­ci­pio la igual­dad de dere­chos y opor­tu­ni­da­des entre muje­res y hombres.

La soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta entre los pueblos

Por­que con­si­de­ra­mos la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta más allá de una acción de apo­yo, de con­tri­bu­ción y de reco­no­ci­mien­to, como una estra­te­gia que exi­ge impli­ca­ción y com­pro­mi­so en la lucha por un mun­do mejor. Eus­kal Herria ha sido, es, y será un país abier­to al res­to de pue­blos y nacio­nes, que por haber­lo vivi­do en sus pro­pias car­nes, es soli­da­rio con los que sufren la nega­ción de sus dere­chos nacio­na­les y la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y social.

La demo­cra­cia participativa
Por­que es impres­cin­di­ble dar poder a la socie­dad ante un mode­lo de repre­sen­ta­ción popu­lar fuen­te de dele­ga­cio­nis­mo, corrup­ción, clien­te­lis­mo y pro­gre­si­vo dete­rio­ro de la cre­di­bi­li­dad demo­crá­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes. Ante un esce­na­rio de des­cré­di­to de la polí­ti­ca y de los meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de per­vi­ven­cia de las des­igual­da­des de sexo-géne­ro, apos­ta­mos por un pro­yec­to que vehi­cu­le la con­for­ma­ción de un poder popu­lar median­te la par­ti­ci­pa­ción social real en las deci­sio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y sociales.

Des­de estos com­pro­mi­sos ideo­ló­gi­co-polí­ti­cos, el NUEVO PROYECTO ORGANIZATIVO, mar­can­do un pun­to de infle­xión y supera­ción de mode­los ante­rio­res, se regi­rá con los siguien­tes prin­ci­pios en su fun­cio­na­mien­to interno e inter­ven­ción política:

Una estruc­tu­ra inter­na y fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co, plas­ma­do en reglas que garan­ti­cen la par­ti­ci­pa­ción de todos sus miem­bros, muje­res y hom­bres, en igual­dad de con­di­cio­nes y opor­tu­ni­da­des en la for­ma­ción de la volun­tad colec­ti­va y la sobe­ra­nía de los órga­nos inter­nos de deba­te y deci­sión, libre de inter­fe­ren­cias, subor­di­na­ción o con­di­cio­na­mien­to alguno, y con ple­na auto­no­mía en las refle­xio­nes y deter­mi­na­ción de su línea polí­ti­ca. Todas ellas, exi­gen­cias indi­so­cia­bles de un pro­yec­to polí­ti­co que pre­ten­de situar a la socie­dad, a sus muje­res y hom­bres, como pro­ta­go­nis­tas úni­cos de los cam­bios polí­ti­cos y sociales.

Una acti­vi­dad ejer­ci­da por vías exclu­si­va­men­te pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. Enten­de­mos que sola­men­te des­de el res­pe­to a los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos se pue­den con­ci­tar mayo­rías ins­ti­tu­cio­na­les y socia­les que hagan avan­zar el pro­ce­so hacia un esce­na­rio de vigen­cia real de los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos en la sen­da de nues­tros obje­ti­vos inde­pen­den­tis­tas y socialistas.

Es por ello, que el com­pro­mi­so de este nue­vo pro­yec­to con las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas debe ser fir­me e ine­quí­vo­co, no suje­to a varia­bles tác­ti­cas o fac­to­res coyun­tu­ra­les; y, por tan­to, debe­rá recha­zar el uso de la vio­len­cia, o la ame­na­za de su uti­li­za­ción para el logro de obje­ti­vos políticos.

Ello con­lle­va el com­pro­mi­so por el uso exclu­si­vo de la movi­li­za­ción y adhe­sión popu­lar, la des­obe­dien­cia civil, la lucha ideo­ló­gi­ca, y la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal como ins­tru­men­tos de acción polí­ti­ca. Por tan­to, no hay cabi­da para for­ma algu­na de coac­ción vio­len­ta en la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta de este nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y organizativo.

Con todo ello, en esta Eus­kal Herria del Siglo XXI, que­re­mos impul­sar el sue­ño de tan­tas gene­ra­cio­nes que nos pre­ce­die­ron y el futu­ro de las que nos suce­dan: Un Esta­do Vas­co para una Eus­kal Herria Uni­da, Inde­pen­dien­te, Eus­kal­dun, y Socia­lis­ta cons­trui­da sobre los valo­res del feminismo.

En Eus­kal Herria, a 27 de Noviem­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.