Hai­tí, su his­to­ria ocul­ta y la mafia mediá­ti­ca – Angel Gue­rra Cabre­ra

La mafia mediá­ti­ca vuel­ve a con­ce­der espa­cio a Hai­tí des­de hace unas sema­nas lue­go de satu­rar con el des­fi­le ines­cru­pu­lo­so de imá­ge­nes dan­tes­cas, sólo para el rating, a raíz del terre­mo­to de enero. Aho­ra es por la epi­de­mia de cóle­ra, debi­da, dicen, a las pre­ca­rias con­di­cio­nes de higie­ne y al haci­na­mien­to de la pobla­ción des­pla­za­da des­pués del sis­mo. ¿Y antes? ¿Se debe a un desas­tre “natu­ral” que no que­de ape­nas un edi­fi­cio ile­so y mue­ran en minu­tos un cuar­to de millón de per­so­nas? ¿Es natu­ral que no exis­tan hábi­tos de higie­ne ni agua pota­ble, cau­sa prin­ci­pal de la apa­ri­ción y rápi­da pro­pa­ga­ción del cóle­ra?

Los “medios”, los libros y manua­les de his­to­ria “polí­ti­ca­men­te correc­tos” y el sen­ti­do común domi­nan­te siem­pre ocul­tan las cau­sas socia­les de de la pobre­za. En el caso de Hai­tí escon­den su gran revo­lu­ción social, pio­ne­ra de la inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na y pri­me­ra ver­da­de­ra­men­te popu­lar triun­fan­te del mun­do colo­nial, don­de los escla­vos negros arro­lla­ron a sus amos euro­peos y molie­ron a sus ejér­ci­tos, inclu­yen­do el envia­do por Napo­león (1804). Fue una estra­te­gia común de las vie­jas poten­cias colo­nia­les y la nue­va repú­bli­ca escla­vis­ta de Amé­ri­ca del nor­te hacer a los negros pagar muy cara su osa­día y por mucho tiem­po. No en bal­de el patri­cio Tho­mas Jef­fer­son adver­tía que de Hai­tí pro­ve­nía el mal ejem­plo y que había que “con­fi­nar la pes­te en esa isla”.

Se lo han cum­pli­do con cre­ces, lo que sobre­sa­le mucho más este año con el dis­cur­so ser­vil y entre­guis­ta de la dere­cha sobre el bicen­te­na­rio de la inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na, que ha tra­ta­do de entre­gar­nos una cari­ca­tu­ra de nues­tros pró­ce­res y hecho caso omi­so de la revo­lu­ción hai­tia­na como la pri­mi­ge­nia y fun­da­do­ra, que ten­dió su mano gene­ro­sa a Bolí­var para que pudie­ra reini­ciar la con­tien­da en el con­ti­nen­te.

Hai­tí fue ais­la­do, como un siglo y medio más tar­de inten­ta­rían hacer con Cuba, y lue­go empo­bre­ci­do con saña y expri­mi­do, pri­me­ro por Fran­cia y más tar­de por Esta­dos Uni­dos, que, aun­que enfren­tó una tenaz resis­ten­cia arma­da, lo ocu­pó entre 1915 y 1934, para dejar allí ins­ta­la­da una hacien­da par­ti­cu­lar con su guar­dia pre­to­ria­na, el mis­mo mode­lo apli­ca­do en otras tie­rras del Cari­be. La tira­nía ins­tau­ra­da a par­tir de enton­ces tuvo su apo­geo con la dinas­tía duva­lie­ris­ta y tras una nue­vas inter­ven­ción yan­qui se implan­tó el libre comer­cio, que aca­bó con la tra­di­cio­nal agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na de sub­sis­ten­cia y expul­só al mar, la muer­te o el exi­lio eco­nó­mi­co a cien­tos de miles. De pro­du­cir casi todo el arroz que con­su­mía pasó a com­prar­lo en Esta­dos Uni­dos.

Lo que hace que un terre­mo­to mate 1000 veces más per­so­nas allí que en Japón o en Ita­lia y que reapa­rez­ca en el siglo XXI una enfer­me­dad per­fec­ta­men­te evi­ta­ble y cura­ble como el cóle­ra es el saqueo colo­nial e impe­ria­lis­ta, la depen­den­cia y la con­se­cuen­te degra­da­ción eco­nó­mi­ca y ambien­tal. ¿Y alguien ha leí­do u oído en algún medio domi­nan­te sobre la bata­lla que libra en Hai­tí con­tra esa epi­de­mia la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na? He per­di­do la cuen­ta de las dece­nas de notas infor­ma­ti­vas y entre­vis­tas a repre­sen­tan­tes de no sé cuan­tas orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, den­tro y fue­ra de Hai­tí, y la cola­bo­ra­ción cuba­na no for­man par­te del rela­to.

Este silen­cio, como el exis­ten­te sobre la his­to­ria de Hai­tí, es abso­lu­ta­men­te deli­be­ra­do. No es posi­ble que ni un repor­te­ro de la pren­sa cor­po­ra­ti­va se haya dado cuen­ta de la acti­vi­dad incan­sa­ble de casi 900 inte­gran­tes de la bri­ga­da cuba­na dis­per­sos a lo lar­go del país en labor pro­fi­lác­ti­ca o dis­lo­ca­dos, des­de que esta­lló la epi­de­mia e inde­pen­dien­te­men­te de su espe­cia­li­dad, en todos los cen­tros de aten­ción a pacien­tes de cóle­ra en ese país. No es posi­ble, ade­más, por­que a soli­ci­tud del gobierno hai­tiano en sus hom­bros des­can­sa la recons­truc­ción y for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma de salud, labor que rea­li­zan en estre­cha coope­ra­ción con las auto­ri­da­des y la socie­dad civil.

Una prue­ba incon­tro­ver­ti­ble de lo que afir­mo es el silen­cio sobre las decla­ra­cio­nes de Niguel Fisher, alto fun­cio­na­rio de la Misión de Esta­bi­li­za­ción de la ONU en Hai­tí (Minus­tah), en las que afir­ma­ba en tele­con­fe­ren­cia ante los corres­pon­sa­les acre­di­ta­dos en la sede neo­yor­ki­na del orga­nis­mo inter­na­cio­nal que la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na tie­ne a su car­go la “mayo­ría” de los cen­tros de aten­ción con­tra el cóle­ra en Hai­tí. Vein­ti­cua­tro horas des­pués los pul­pos mediá­ti­cos no se han ente­ra­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *