El dis­cur­so de Hugo Chá­vez – Fidel Cas­tro

Una insó­li­ta reu­nión había teni­do lugar en el Capi­to­lio de Esta­dos Uni­dos entre un gru­po de legis­la­do­res de la dere­cha fas­cis­ta de ese país y líde­res de la dere­cha oli­gár­qui­ca y gol­pis­ta de Amé­ri­ca Lati­na. Allí se habló del derro­ca­mien­to de los gobier­nos de Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor y Nica­ra­gua.
El hecho ocu­rrió pocos días antes del encuen­tro de Minis­tros de Defen­sa de los paí­ses del hemis­fe­rio, en San­ta Cruz, Boli­via, don­de el pre­si­den­te Evo Mora­les pro­nun­ció su enér­gi­ca denun­cia el 22 de noviem­bre.
Mas no se tra­ta­ba de una cam­pa­ña mediá­ti­ca calum­nio­sa ―algo habi­tual en la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta―, sino de una acti­vi­dad cons­pi­ra­ti­va que, con segu­ri­dad, con­du­ci­ría en Vene­zue­la a un inevi­ta­ble derra­ma­mien­to de san­gre.
Por la expe­rien­cia vivi­da a lo lar­go de muchos años, no alber­go la menor duda de lo que ocu­rri­ría en Vene­zue­la si Chá­vez fue­ra ase­si­na­do. No habría que par­tir de un plan pre­vio con­tra el Pre­si­den­te; bas­ta­ría un per­tur­ba­do men­tal, un con­su­mi­dor habi­tual de dro­gas, o la vio­len­cia des­ata­da por el nar­co­trá­fi­co en los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, para gene­rar en Vene­zue­la un pro­ble­ma extre­ma­da­men­te gra­ve. Ana­li­zan­do el hecho des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co, las acti­vi­da­des y los hábi­tos de la oli­gar­quía reac­cio­na­ria due­ña de pode­ro­sos medios de infor­ma­ción, alen­ta­da y finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos, con­du­ci­ría inevi­ta­ble­men­te a cho­ques san­grien­tos en las calles vene­zo­la­nas, como son las inten­cio­nes cla­ras de la opo­si­ción vene­zo­la­na, sem­bra­do­ra de odio y actos de vio­len­cia a ojos vis­ta.
Gui­ller­mo Zuloa­ga ―due­ño de un canal de tele­vi­sión opo­si­tor a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y pró­fu­go de la jus­ti­cia vene­zo­la­na―, es uno de los cons­pi­ra­do­res que par­ti­ci­pó en la reu­nión de con­gre­sis­tas con­vo­ca­da por Con­nie Mack e Ilea­na Ros-Leh­ti­nen ―de ori­gen cubano y filia­ción batis­tia­na―, cono­ci­da por nues­tro pue­blo como la “loba feroz” por su con­duc­ta repug­nan­te a raíz del secues­tro de Elián Gon­zá­lez y su nega­ti­va a entre­gar el niño a su padre. La con­gre­sis­ta repu­bli­ca­na es un sím­bo­lo del odio y el resen­ti­mien­to con­tra Cuba, Vene­zue­la, Boli­via y los demás paí­ses del ALBA; casi con toda segu­ri­dad el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos la ele­gi­rá Pre­si­den­ta del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes; fue defen­so­ra del gobierno gol­pis­ta de Hon­du­ras, repu­dia­do por la mayo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca.
El Gobierno Boli­va­riano de Vene­zue­la esta­ba ante un gra­ve y pro­vo­ca­dor reto. Era un tema real­men­te deli­ca­do. Me pre­gun­ta­ba cuál sería la reac­ción de Chá­vez. La pri­me­ra res­pues­ta enér­gi­ca par­tió de Evo Mora­les en su bri­llan­te y sen­ti­do dis­cur­so que nues­tro pue­blo ya cono­ce hoy. Hace dos días, el mar­tes 23, se anun­ció que Chá­vez abor­da­ría el tema en la Asam­blea Nacio­nal.
El acto fue con­vo­ca­do para las 5 p.m. y comen­zó casi exac­ta­men­te a la hora seña­la­da. Los dis­cur­sos pro­nun­cia­dos allí fue­ron enér­gi­cos y pre­ci­sos. Todas las acti­vi­da­des trans­cu­rrie­ron en ape­nas dos horas y algu­nos minu­tos. Los vene­zo­la­nos habían toma­do muy en serio el pro­ble­ma.
Chá­vez comen­zó men­cio­nan­do los nom­bres de nume­ro­sas per­so­nas pre­sen­tes y, des­pués de bro­mear con la nue­va cam­peo­na mun­dial de Katá y el jue­go entre dos equi­pos pro­fe­sio­na­les de pelo­ta, entró pro­gre­si­va­men­te en mate­ria:
“…yo voy, en ver­dad, en ver­dad, en ver­dad, a ser bre­ve. Se ha dicho, dígan­me, ese docu­men­to que ha leí­do el dipu­tado Roy, gra­cias Roy, Roy Daza, por esa lec­tu­ra, ese docu­men­to, no solo en defen­sa de Vene­zue­la, como aquí se ha dicho ya, lo dijo Eva. No, esta­mos salien­do en defen­sa de la patria huma­na; uno pudie­ra decir, inclu­so, en defen­sa de la posi­bi­li­dad huma­na.
“Tra­je unos libros […] Este fue el mis­mo ejem­plar, ya está un poqui­to des­gas­ta­do, que yo levan­té allá en Nacio­nes Uni­das, Chomsky, Hege­mo­nía o super­vi­ven­cia —sigo reco­men­dan­do este libro — : La estra­te­gia impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos, Noam Chomsky. Eva lo men­cio­na­ba y nos recor­da­ba a este gran­de del pen­sa­mien­to crí­ti­co, del pen­sa­mien­to crea­dor, de la filo­so­fía, de la lucha por la huma­ni­dad.
“He aquí la con­ti­nua­ción de este, Esta­dos falli­dos: el abu­so de poder y el ata­que a la demo­cra­cia. Aquí, nada más y nada menos, Chomsky plan­tea la tesis de que el pri­mer Esta­do falli­do en este mun­do es el Esta­do esta­dou­ni­den­se, un Esta­do falli­do, una ver­da­de­ra ame­na­za para todo el pla­ne­ta, para todo el mun­do, para la espe­cie huma­na.”
“Aquí hay una par­te de la entre­vis­ta, de las con­ver­sa­cio­nes, don­de Chomsky sale hacien­do refle­xio­nes acer­ca de Amé­ri­ca Lati­na y sobre Vene­zue­la, de mane­ra muy valien­te, muy obje­ti­va y gene­ro­sa, defen­dien­do nues­tro pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, defen­dien­do a nues­tro pue­blo, defen­dien­do el dere­cho que tene­mos y esta­mos ejer­cien­do a dar­nos nues­tro pro­pio camino, como todos los pue­blos del mun­do lo tie­nen, y el impe­rio yan­ki ha des­co­no­ci­do este dere­cho y pre­ten­de des­co­no­cer­lo.
“En el mis­mí­si­mo capi­to­lio fede­ral —creo que lo lla­ma — , en la mis­mí­si­ma Washing­ton se reu­nió, se ins­ta­ló una cum­bre de terro­ris­tas; una cum­bre, una pato­ta —dirían los argen­ti­nos, y tam­bién los vene­zo­la­nos habla­mos de pato­ta — , una ver­da­de­ra pato­ta de delin­cuen­tes, esta­fa­do­res, terro­ris­tas, ladro­nes, malan­dros, se die­ron cita, y, ade­más, ava­la­dos por ‘pres­ti­gio­sas’ figu­ras del esta­ble­ci­mien­to, del esta­blish­ment, no solo de las corrien­tes de la extre­ma dere­cha repu­bli­ca­na, sino tam­bién del Par­ti­do Demó­cra­ta, y lan­za­ron —como ya se ha dicho aquí, lo dijo Eva, lo dijo Roy en el mara­vi­llo­so docu­men­to que ha leí­do, un docu­men­to de Esta­do, un docu­men­to nacio­nal— abier­ta­men­te una ame­na­za con­tra Vene­zue­la, con­tra los paí­ses y los pue­blos de la Alian­za Boli­va­ria­na.
“Salu­da­mos des­de aquí a Evo Mora­les, valien­te com­pa­ñe­ro, cama­ra­da, y al pue­blo de Boli­via.
“Salu­da­mos des­de aquí a Rafael Correa, valien­te com­pa­ñe­ro, cama­ra­da, y al pue­blo ecua­to­riano.
“Salu­da­mos des­de aquí a Daniel Orte­ga, ese coman­dan­te pre­si­den­te, valien­te com­pa­ñe­ro, cama­ra­da, y al pue­blo de Nica­ra­gua.
“Salu­da­mos des­de aquí a Fidel Cas­tro, a Raúl Cas­tro y a ese valien­te pue­blo cubano.
“Salu­da­mos des­de aquí a todos los pue­blos del Cari­be, a Roo­se­velt Ske­rrit y al pue­blo de Domi­ni­ca, valien­tes líde­res; San Vicen­te y las Gra­na­di­nas; Ralph Gon­cal­ves, Spen­cer, a los pue­blos del ALBA, de la Alian­za Boli­va­ria­na, a sus gobier­nos, a nues­tros gobier­nos, y, por supues­to, des­de aquí al pue­blo bra­vío de Vene­zue­la, nues­tro com­pro­mi­so y nues­tro lla­ma­do a la uni­dad y a con­ti­nuar bata­llan­do por el futu­ro de la patria, por la inde­pen­den­cia, cuya acta ori­gi­nal —ya lo dijo nues­tra pre­si­den­ta Cilia— ahí está, el acta ori­gi­nal de hace 200 años.
“Esta­mos entran­do ya al 2011, pre­pa­ré­mo­nos des­de todos los pun­tos de vis­ta: espi­ri­tual, polí­ti­co, moral, para con­me­mo­rar los 200 años de aquel pri­mer Con­gre­so, de aque­lla pri­me­ra Cons­ti­tu­ción, la pri­me­ra de Amé­ri­ca Lati­na, de aquel naci­mien­to de la Pri­me­ra Repú­bli­ca, el naci­mien­to de la patria vene­zo­la­na, mucho más que el 5 de julio, es todo el 2011, y el ini­cio de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de inde­pen­den­cia que coman­dó pri­me­ro Miran­da, lue­go Bolí­var y los gran­des hom­bres y muje­res que nos die­ron patria.
“El docu­men­to que leía Roy Daza comien­za citan­do una fra­se de Bolí­var en car­ta al agen­te Irving, un agen­te esta­dou­ni­den­se que vino aquí a recla­mar aque­llos buques que Bolí­var y sus tro­pas incau­ta­ron en el Ori­no­co por­que Esta­dos Uni­dos le envia­ba armas y pro­vi­sio­nes.
“No es nue­vo, Eva, no es nue­vo todo eso que tú denun­cias allí de enviar millo­nes de dóla­res, apo­yo logís­ti­co. No. Des­de enton­ces ya el gobierno de Esta­dos Uni­dos envia­ba armas y per­tre­chos a las tro­pas impe­ria­lis­tas de Espa­ña. Y es famo­so. Así lo reco­ge, en par­te, ese buen escri­tor cubano, Fran­cis­co Pividal, en otro libro que no dejo nun­ca de reco­men­dar: Bolí­var, pen­sa­mien­to pre­cur­sor del antim­pe­ria­lis­mo. Se lee de un tiro. Y hay un con­jun­to de citas aquí extra­or­di­na­rias. Ya tú seña­la­bas una.
“Pero en algu­nas par­tes de algu­nas de estas car­tas de Bolí­var a Irving —creo que fue la últi­ma que le envió — , cuan­do ya Irving comien­za a ame­na­zar­lo con el uso de la fuer­za, Bolí­var le dice: No voy a caer en la pro­vo­ca­ción, ni en ese len­gua­je. Solo quie­ro decir­le, señor Irving —por ahí está escri­to, voy a para­fra­sear, por­que es la idea, es la dig­ni­dad de nues­tro padre Bolí­var lo que se impo­ne, lo que impor­ta en este salón lleno de magia, lleno de sím­bo­los, lleno de patria, lleno de sue­ños, lleno de espe­ran­za, lleno de dig­ni­dad — , le dice Bolí­var: Sepa usted, señor Irving, que más de la mitad o la mitad —era 1819, ya iba casi una déca­da de gue­rra a muer­te— o casi la mitad de los vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas ha muer­to en la lucha con­tra el impe­rio espa­ñol, la otra mitad de los que aquí que­da­mos esta­mos ansio­sos de seguir ese mis­mo camino si Vene­zue­la tuvie­se que enfren­tar al mun­do ente­ro por su inde­pen­den­cia, por su dig­ni­dad.
“Ese era, ese es Bolí­var, y aquí esta­mos sus hijos, sus hijas, María, dis­pues­tos a lo mis­mi­to. Sépa­lo el mun­do, esta­mos dis­pues­tos a lo mis­mi­to. Si el impe­rio yan­ki, con todo su pode­río, del cual no nos reí­mos, no, hay que tomar­lo en serio —como bien nos lo reco­mien­da Eva — , deci­de agre­dir, seguir agre­dien­do y agre­dir abier­ta­men­te a Vene­zue­la para tra­tar de fre­nar esta revo­lu­ción, aquí esta­mos dis­pues­tos, sépa­lo, señor impe­rio y sus per­so­ni­fi­ca­cio­nes, que aquí esta­mos dis­pues­tos a lo mis­mi­to: ¡a morir todos por esta patria y su dig­ni­dad!
“Habría que pre­gun­tar­se, esa cum­bre de terro­ris­tas que se reu­nió en Washing­ton, algu­nos vene­zo­la­nos, boli­via­nos, geno­ci­das —como se pre­gun­ta­ba ayer un buen perio­dis­ta en una entre­vis­ta— sería bueno saber qué pasa­por­te están usan­do estos delin­cuen­tes, por dón­de entra­ron, si algu­nos de ellos están en el códi­go rojo de INTERPOL. Faci­li­to lle­ga­ron, y lle­gan y se pasean por las calles de Washing­ton, les hacen aga­sa­jo. Por eso tie­ne razón Noam Chomsky. Yo repi­to con Noam Chomsky: El Esta­do esta­dou­ni­den­se es un Esta­do falli­do que actúa más allá de las leyes inter­na­cio­na­les, no res­pe­ta abso­lu­ta­men­te nada y se sien­te, ade­más, con dere­cho a hacer­lo, no res­pon­de ante nadie. Es una ame­na­za no solo para Vene­zue­la y para los pue­blos del mun­do, sino para su pro­pio pue­blo, pue­blo que es agre­di­do per­ma­nen­te­men­te por ese Esta­do anti­de­mo­crá­ti­co.
“Fíjen­se, aquí ape­nas un resu­men. Wiki­leaks, les sue­na, ¿ver­dad?
“¿Qué dirá esta seño­ra repre­sen­tan­te, fas­cis­ta, que nos lla­ma a noso­tros, a Evo, a Correa y a mí, fora­ji­dos? Fora­ji­da ella, es una fora­ji­da que bien pudie­ra un tri­bu­nal vene­zo­lano soli­ci­tar extra­di­ción de esa fora­ji­da por estar come­tien­do deli­tos y cons­pi­ran­do, y muchos otros, con­tra la sobe­ra­nía de nues­tro país. Es una fora­ji­da. Seña­lar­la ante el mun­do es lo que que­da, y a otros fora­ji­dos.
“¿Qué dirán esos fora­ji­dos sobre esto, por ejem­plo?
“Leo:
“‘¿Qué dirá el Par­la­men­to esta­dou­ni­den­se sobre estos infor­mes, sobre estos docu­men­tos que eran secre­tos y aho­ra han sido publi­ca­dos en esta pági­na Wiki­leaks? ¿Qué sig­ni­fi­ca­rá Wiki­leaks? Así como Chá­vez Can­dan­ga.
“‘El 15 de mar­zo de 2010, Wiki Can­dan­ga hizo públi­co un infor­me del Depar­ta­men­to de Defen­sa de los Esta­dos Uni­dos, en el que tra­ta­ba varias fil­tra­cio­nes pro­ta­go­ni­za­das por esta Web rela­cio­na­das con intere­ses esta­dou­ni­den­ses y pro­po­nía diver­sas vías para mar­gi­nar­la: video de ase­si­na­tos de perio­dis­tas.’ He aquí algu­nos de los docu­men­tos, son públi­cos. Habría que ver si algu­na auto­ri­dad en Esta­dos Uni­dos toma algu­na ini­cia­ti­va ante estos deli­tos, o estos supues­tos deli­tos, ¿ver­dad?, no soy yo juez para deter­mi­nar­lo, supues­tos deli­tos gra­ves come­ti­dos por ciu­da­da­nos de su país, civi­les, mili­ta­res, por su gobierno.
“Leo: ‘El día 5 de abril de 2010, Wiki­leaks publi­có un video en el que se ve cómo sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses ase­si­nan al repor­te­ro de Reuters, Namir Noor-Eldeen, a su ayu­dan­te y a nue­ve per­so­nas más. Se ve cla­ra­men­te que nadie de los pre­sen­tes hacía ama­gos de ata­car al heli­cóp­te­ro Apa­che des­de el que se les dis­pa­ra. Aun­que la agen­cia Reuters soli­ci­tó en nume­ro­sas oca­sio­nes el video, le fue nega­do has­ta que Wiki­leaks con­si­guió este video iné­di­to que puso en jaque al apa­ra­to mili­tar de Esta­dos Uni­dos.’
“Bueno, puso en jaque es un decir, ¿no?, al menos moral­men­te.
“Una vez más, ¿qué dirá Nacio­nes Uni­das? ¿Qué pasa­ría si eso ocu­rrie­ra en algu­nos de los paí­ses del ALBA? ¿Qué pasa­ría? ¿Qué dirá la OEA, qué dirá el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos? ¿Qué dirá la tris­te­men­te céle­bre Cor­te Inter­na­cio­nal de Dere­chos Huma­nos? Para que vea­mos el doble rase­ro con que se mide aquí los dere­chos huma­nos, el res­pe­to a la vida, el terro­ris­mo y todos esos fenó­me­nos.
“Dia­rios de gue­rra de Afga­nis­tán, 25 de julio de 2010, fue­ron tam­bién publi­ca­dos. Regis­tros de la gue­rra de Irak. Fíjen­se en esta fra­se: ‘El 22 de octu­bre de 2010’
—hace pocos días— ‘Wiki­leaks hace públi­co en su pági­na web un com­pen­dio deno­mi­na­do Docu­men­to de la gue­rra en Irak, con­ten­ti­vo de 391 831 docu­men­tos fil­tra­dos, des­de el Pen­tá­gono, sobre la gue­rra de Irak y su ocu­pa­ción, entre el 1 de enero de 2004 y el 31 de diciem­bre de 2009, en los que se reve­lan, entre otros asun­tos, el uso sis­te­má­ti­co de tor­tu­ras, la cifra de 109 032 muer­tos en Irak, de los que 61 081 fue­ron civi­les, el 63%; 23 984 ‘enemi­gos eti­que­ta­dos como insur­gen­tes’, 15 196 lla­ma­dos del país anfi­trión.’ ¡Qué mane­ra de visi­tar un país! ‘Y 3 771 muer­tos ‘ami­gos’, fuer­za de la coa­li­ción. Los docu­men­tos reve­lan que cada día murie­ron 31 civi­les pro­me­dio duran­te un perío­do de seis años.’
“¿Quién inves­ti­ga esto? ¿Quién res­pon­de por esto? No, es el impe­rio, es el Esta­do falli­do esta­dou­ni­den­se. Leo esta fra­se: ‘Estos docu­men­tos que están orde­na­dos cro­no­ló­gi­ca­men­te y por cate­go­rías des­cri­ben accio­nes mili­ta­res mor­ta­les que afec­tan al ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos, inclu­yen­do el núme­ro de per­so­nas ase­si­na­das, heri­das o dete­ni­das como resul­ta­do de dichas accio­nes, así como la loca­li­za­ción geo­grá­fi­ca pre­ci­sa de cada suce­so; ade­más, deta­lla las uni­da­des mili­ta­res impli­ca­das y las armas uti­li­za­das.’ Sufi­cien­tes deta­lles para una inves­ti­ga­ción.
“¿Qué dirá el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos sobre esto? Allá está nues­tro emba­ja­dor en Washing­ton. ¿Tú eres emba­ja­dor toda­vía allá? Sí, tú eres emba­ja­dor. Que sepa­mos aquí no se ha dicho nada, ¿ver­dad?
“Aquí dice: ‘La mayo­ría de las entra­das del dia­rio fue­ron escri­tas por sol­da­dos y miem­bros de los Ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia, que escu­cha­ban los infor­mes tras­mi­ti­dos por radio des­de el fren­te de com­ba­te.
“‘Víc­ti­mas civi­les pro­vo­ca­das por la fuer­za de la coa­li­ción. Al mis­mo tiem­po’, dice aquí, ‘ha sali­do a la luz un gran núme­ro de ata­ques y muer­tes, como resul­ta­do de los dis­pa­ros de las tro­pas con­tra con­duc­to­res des­ar­ma­dos, ante el temor de que estos fue­ran terro­ris­tas sui­ci­das.
“‘Un infor­me deta­lla cómo un niño fue ase­si­na­do y otro resul­tó heri­do cuan­do el auto en el que via­ja­ban reci­bió los dis­pa­ros de las tro­pas. En com­pen­sa­ción por este ata­que se pagó a sus fami­lia­res 100 000 afga­nis por el niño muer­to, 1 600 euros.’ El capi­ta­lis­mo paga, 20 000 afga­nis, 335 euros por el heri­do y 10 000 afga­nis, 167 euros por el vehícu­lo. Y a todo esto lo lla­man en los infor­mes, quie­nes lo redac­tan, ‘peque­ñas tra­ge­dias’, ‘peque­ñas tra­ge­dias’. Esta es la gran ame­na­za, la más gran­de ame­na­za que hoy vive el pla­ne­ta.
“El impe­rio yan­ki, sin duda, ha entra­do en una fase de decli­na­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y, sobre todo, éti­ca; pero quién pue­de negar su gran pode­río mili­tar, lo cual, com­bi­nan­do esos fac­to­res, con­vier­te a este, el más pode­ro­so impe­rio de la his­to­ria de la Tie­rra, en una ame­na­za mucho mayor para nues­tros pue­blos. ¿Qué nos que­da? Ya se ha dicho tam­bién: uni­dad, uni­dad y más uni­dad.
“¿Que el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos va a ser a par­tir de enero un Con­gre­so de extre­ma dere­cha? Bueno, el Par­la­men­to vene­zo­lano a par­tir del 5 de enero debe ser de extre­ma izquier­da.
“Y yo les hago un lla­ma­do a los dipu­tados y dipu­tadas elec­tas por el pue­blo, por los movi­mien­tos popu­la­res, los movi­mien­tos socia­les, los par­ti­dos de la revo­lu­ción, tie­nen un gran com­pro­mi­so a par­tir del 5 de enero.
“En ver­dad que es inau­di­to, y Eva nos lo recuer­da. ¿Cómo es que aquí se sigue per­mi­tien­do que noso­tros, tenien­do esta Cons­ti­tu­ción —cuán­to cos­tó, cuán­tos años de bata­lla, cuán­to sudor, cuán­ta san­gre, cuán­tos esfuer­zos; aquí está muy cla­ra­men­te esta­ble­ci­do, tam­bién está allí en la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción, la pri­me­ra acta de inde­pen­den­cia y nues­tra pri­me­ra Cons­ti­tu­ción, somos un país sobe­rano — , a ries­go de que nos lla­men otra vez ‘la patria boba o la revo­lu­ción boba’, o si que­re­mos ser mucho más popu­la­res en la pala­bra ‘la revo­lu­ción pen­de­ja’; cómo es que noso­tros vamos a per­mi­tir que par­ti­dos polí­ti­cos, ONGs, per­so­na­li­da­des de la con­tra­rre­vo­lu­ción sigan sien­do finan­cia­dos con millo­nes y millo­nes de dóla­res del impe­rio yan­ki y anden por allí hacien­do uso de la ple­na liber­tad para abu­sar y vio­lar nues­tra Cons­ti­tu­ción y tra­tar de des­es­ta­bi­li­zar al país? Implo­ro que se haga una ley muy seve­ra para impe­dir­lo. Esa debe ser la for­ma como noso­tros debe­mos res­pon­der a la agre­sión impe­rial, a la ame­na­za impe­rial, radi­ca­li­zan­do posi­cio­nes, no aflo­jan­do abso­lu­ta­men­te nada, ajus­tan­do posi­cio­nes, afin­can­do el paso, con­so­li­dan­do la uni­dad revo­lu­cio­na­ria. No solo un Par­la­men­to, mucho más a la izquier­da, mucho más radi­cal­men­te a la izquier­da, nece­si­ta­mos un gobierno mucho más radi­cal­men­te a la izquier­da, una fuer­za arma­da, gene­ral Ran­gel —gene­ral en jefe, que lo ascen­de­re­mos por fin el sába­do, que es 27 de noviem­bre, Día de la Fuer­za Aérea — , mucho más radi­cal­men­te revo­lu­cio­na­ria, jun­to al pue­blo.
“No debe haber cabi­da en nues­tras filas civi­les, mili­ta­res, para las medias tin­tas. ¡No, una sola línea: radi­ca­li­zar la revo­lu­ción! Y eso debe sen­tir­lo esta gro­se­ra bur­gue­sía apá­tri­da, debe sen­tir­lo. Esta bur­gue­sía vene­zo­la­na, sin ver­güen­za y sin patria, debe sen­tir, debe saber que no es gra­tui­to que uno de sus más con­no­ta­dos repre­sen­tan­tes vaya al mis­mí­si­mo Con­gre­so del impe­rio a arre­me­ter con­tra Vene­zue­la y que siga tenien­do aquí un canal de tele­vi­sión. Y así por el esti­lo, ¡y así por el esti­lo! La bur­gue­sía vene­zo­la­na debe saber que le va a cos­tar caro la agre­sión con­tra el pue­blo, y no andar paseán­do­se por allí.
“Recuer­do —he allí a José Vicen­te Ran­gel, a Madu­ro y com­pa­ñe­ro, gra­cias por acom­pa­ñar­nos— cuan­do en el gobierno de Betan­court, inclu­so fue­ron dete­ni­dos, sin jui­cio pre­vio ni fór­mu­la pre­via, dipu­tados de los par­ti­dos de izquier­da, sin nin­gu­na prue­ba los lle­va­ron a la pri­sión, les qui­ta­ron la inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria.
“Den­tro de pocas sema­nas ingre­sa­rán a este recin­to un gru­po de dipu­tados de la extre­ma dere­cha. Bueno, solo hay que recor­dar­les que aquí hay una Cons­ti­tu­ción. Así como fue ile­ga­li­za­do aquí, en su momen­to, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, y muchos otros par­ti­dos, y les alla­na­ron la inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria a muchos dipu­tados, aún sin prue­bas, otros se fue­ron a la mon­ta­ña como el gran Fabri­cio Oje­da, quien renun­ció a su curul y se fue a la mon­ta­ña a dar la san­gre por la revo­lu­ción y por el pue­blo. Yo me ima­gino que este digno Par­la­men­to no acep­ta­rá, tenien­do la repre­sen­ta­ción mayo­ri­ta­ria de las fuer­zas popu­la­res, que aquí ven­ga la fuer­za de ultra­de­re­cha a tra­tar de sub­ver­tir el orden cons­ti­tu­cio­nal. Supon­go yo que el Esta­do, estoy segu­ro de que el Esta­do acti­va­rá todos los meca­nis­mos en defen­sa de la Cons­ti­tu­ción y de la ley ante las agre­sio­nes que no se deja­rán espe­rar.
“En fin, la ame­na­za… ¿Cómo es que lla­ma­ron al even­to de los terro­ris­tas? ‘Ame­na­za en Los Andes’, ¿no?, Nico­lás; Peli­gro en Los Andes, es como el títu­lo de una pelí­cu­la, Peli­gro en Los Andes; peli­gro en el mun­do habría que adver­tir o aler­tar más bien, el peli­gro es mun­dial.
“Aho­ra mis­mo hay una situa­ción, en estos momen­tos, allá en la Penín­su­la de Corea. Cuan­do yo salí para acá toda­vía las noti­cias eran con­fu­sas, como con­fu­so fue el hun­di­mien­to de aquel buque de Corea del Sur, el Cheo­nan; pero lue­go sur­gie­ron evi­den­cias de que fue hun­di­da esa nave por Esta­dos Uni­dos. Aho­ra en una peque­ña isla, en aque­lla penín­su­la divi­di­da por el impe­rio yan­ki, inva­di­da, arra­sa­da duran­te años, hay una situa­ción de ten­sión, unas bom­bas, unos muer­tos y unos heri­dos.
“Fidel Cas­tro tie­ne varios meses aler­tan­do acer­ca de los gra­ves ries­gos de una gue­rra nuclear. Hace poco estu­ve allá, una vez más, y me expli­ca­ba, desa­rro­lla­ba su pen­sa­mien­to —ya bas­tan­te lo cono­ce­mos, por supues­to, no hay nada mejor que dia­lo­gar— y me decía: ‘Chá­vez, cual­quier tiri­to allí en esa zona, lle­na de armas de des­truc­ción masi­va, de armas ató­mi­cas, pue­de esca­lar a una gue­rra, que pudie­ra ser, pri­me­ro, con­ven­cio­nal…’; pero él está con­ven­ci­do de que va direc­to a una gue­rra nuclear, que pudie­ra mar­car el fin de la espe­cie huma­na. Así que no es el peli­gro en Los Andes, escuá­li­dos de Washing­ton; el peli­gro es mun­dial.
“Aquí en Vene­zue­la, como Eva lo decía, se pren­dió una luz, y en Amé­ri­ca Lati­na se pren­dió otra, se pren­dió otra y se pren­die­ron otras. Noso­tros pode­mos decir hoy —no que Vene­zue­la; no — : Amé­ri­ca Lati­na es el con­ti­nen­te de la espe­ran­za y el impe­rio yan­ki no pue­de cerrar las puer­tas de la espe­ran­za.
“A noso­tros, a los vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas, siem­pre nos ha toca­do, por algu­na razón, o por algu­nas razo­nes de dis­tin­tos sig­nos, estar en la van­guar­dia de estas luchas, des­de hace siglos.
“Veo allá el retra­to de Miran­da, de Bolí­var, he allá Mar­tín Tovar y Tovar, Cara­bo­bo, y todo eso Roy lo leía y lo decía con pasión: Va aquí, en nues­tros genes, en nues­tra san­gre. Para­fra­seó a Mao, el gran timo­nel.
“Ese impe­rio, ese Esta­do falli­do que es Esta­dos Uni­dos, a pesar de su inmen­so poder, de sus ame­na­zas, va a ter­mi­nar sien­do un gigan­tes­co tigre de papel y noso­tros esta­mos obli­ga­dos a con­ver­tir­nos en ver­da­de­ros tigres de ace­ro, peque­ños tigres de ace­ro, inven­ci­bles, indo­ma­bles.
“Seño­ra Pre­si­den­ta, pro­me­tí ser bre­ve, y lo dije al comien­zo, y lo repi­to: Creo que todo lo que había que decir aquí lo dije­ron entre Eva Golin­ger, la valien­te mujer, y este valien­te caba­lle­ro dipu­tado Roy Daza, reco­gi­do en ese docu­men­to que aho­ra entien­do que va a cir­cu­lar por los cua­tro rum­bos de Vene­zue­la, y más allá, por Amé­ri­ca Lati­na.
“Yo agra­dez­co la invi­ta­ción a este acto; agra­dez­co el ges­to, y solo, como uno más, me sumo a este gigan­tes­co bata­llón, por decir­lo así, en defen­sa de Vene­zue­la, en defen­sa de la patria vene­zo­la­na.
“Miran­do el cua­dro, más que un cua­dro la obra monu­men­tal de Tovar y Tovar, uno ve la infan­te­ría allá, y uno ve la caba­lle­ría allá. Ins­pi­ré­mo­nos allí: ¡Infan­te­ría, calar bayo­ne­tas, a paso redo­bla­do! ¡Caba­lle­ría, al galo­pe, en defen­sa de la patria boli­va­ria­na, de la Alian­za Boli­va­ria­na de nues­tros pue­blos!
“¡Aba­jo el impe­rio yan­ki!”, excla­mó final­men­te, y vivas al ALBA, la Patria y la Revo­lu­ción.
No cabe la menor duda de que Chá­vez, un hom­bre de pro­fe­sión mili­tar pero mucho más ape­ga­do a la per­sua­sión y al diá­lo­go que a la fuer­za, no vaci­la­rá en impe­dir que la dere­cha proim­pe­ria­lis­ta y anti­pa­trió­ti­ca lan­ce a vene­zo­la­nos enga­ña­dos con­tra la fuer­za públi­ca para ensan­gren­tar las calles de Vene­zue­la.
En Boli­via y en Vene­zue­la la mafia imp

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *