Fidel con inte­lec­tua­les his­pa­no­ame­ri­ca­nos: “Qué ver­güen­za, la OTAN hablan­do de caño­nes en Lis­boa mien­tras en Hai­tí mue­ren miles” – Cuba­de­ba­te

Fidel con los intelectuales hispanoamericanos. Foto: Roberto Chile
¿Cómo estu­vo la reu­nión? Fue lo pri­me­ro que pre­gun­tó Fidel, mien­tras salu­da­ba uno por uno a una repre­sen­ta­ción de los invi­ta­dos extran­je­ros al Colo­quio Inter­na­cio­nal sobre el Bicen­te­na­rio, orga­ni­za­do por la Casa de las Amé­ri­cas: Car­men Bohór­quez y Wal­ter Mar­tí­nez de Vene­zue­la, Ati­lio Borón y Clau­dio Kats de Argen­ti­na, Pablo Gon­zá­lez Casa­no­va, Ana Esther Cece­ña y Bea­triz Sto­lo­wicz de Méxi­co, Manuel Mone­reo de Espa­ña y Mar­cia Lei­se­ca, vice­pre­si­den­ta de la ins­ti­tu­ción cuba­na que los ha reu­ni­do en La Haba­na.

Ense­gui­da el diá­lo­go deri­vó hacia lo más noti­cio­so y tras­cen­den­te para la región: los dos dis­cur­sos, muy enla­za­dos en sus esen­cias, que fue­ran pro­nun­cia­dos la vís­pe­ra por Hugo Chá­vez y Evo Mora­les, cada uno en esce­na­rios dife­ren­tes. El pri­me­ro, duran­te el acto con­vo­ca­do por la Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la en recha­zo al foro de la ultra­de­re­cha inter­na­cio­nal que aco­gió hace pocos días el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano; el de Evo, fren­te a la flor y nata de los ejér­ci­tos del con­ti­nen­te, inclui­do el titu­lar de la gue­rra en el impe­rio, Robert Gates, reu­ni­dos en San­ta Cruz de la Sie­rra por la IX Con­fe­ren­cia de Minis­tros de Defen­sa de las Amé­ri­cas (CMDA).

Ambos líde­res, en sus par­ti­cu­la­res esti­los, habían cen­tra­do el inte­rés del Coman­dan­te, que los siguió como pudo, a tra­vés de la tele­vi­sión y los repor­tes de pren­sa: “Evo estu­vo feno­me­nal. Chá­vez pro­ta­go­ni­zó un sim­bom­ba­zo…” comen­tó, agre­gan­do que habría que enviar­le un agra­de­ci­mien­to a la Loba Feroz (nom­bre­te con el que popu­lar­men­te se cono­ce en Cuba a la ultra­de­re­chis­ta anti­cu­ba­na Ilea­na Ros-Lethi­nen) por la tor­pe­za polí­ti­ca que da la opor­tu­ni­dad de mos­trar a nues­tros pue­blos y al mun­do la natu­ra­le­za de las estra­te­gias impe­ria­les con­tra los lide­raz­gos de izquier­da en la región.

Aun en la ante­sa­la del encuen­tro, Hai­tí fue el otro tema de inte­rés común, pro­vo­can­do en este caso los comen­ta­rios más angus­tio­sos. Fidel lla­ma­ba la aten­ción sobre los 2 153 falle­ci­dos y más de 60 mil con­ta­mi­na­dos por el cóle­ra ‑según cifras de la ONU- lo que pro­vo­ca un “desas­tre colo­sal” en la her­ma­na nación. Cali­fi­có como “una ver­güen­za” que no se hable una pala­bra de ese dra­ma en reunio­nes como la de la OTAN en Lis­boa, don­de están “hablan­do de caño­nes cuan­do en Hai­tí están murien­do en masa miles.”

Ati­lio Borón aña­día otro matiz polí­ti­co: la pre­sión de nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos que, en medio de esa crí­ti­ca situa­ción huma­ni­ta­ria, han ido allí a decir­le a los hai­tia­nos que “no hay nin­gu­na razón para pos­ter­gar las elec­cio­nes”.

“Un país don­de han muer­to más de 250 mil per­so­nas…” cues­tio­nó Fidel, quien minu­tos antes había tras­la­da­do a los invi­ta­dos las impre­sio­nes que con­ti­nua­men­te reci­be de los cola­bo­ra­do­res cuba­nos de la salud en ese país, más de 700 entre per­so­nal médi­co, de enfer­me­ría y tec­nó­lo­gos.

A ellos se han suma­do 193 egre­sa­dos de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM) de 18 nacio­na­li­da­des, entre ellos nume­ro­sos médi­cos hai­tia­nos, par­te de una for­mi­da­ble fuer­za de 500 pro­fe­sio­na­les for­ma­dos total­men­te en Cuba, duran­te años.

La cola­bo­ra­ción cuba­na en ese país se man­tie­ne de for­ma per­ma­nen­te des­de 1998. Tras el terre­mo­to, el ciclón y la epi­de­mia más recien­tes, la expe­rien­cia acu­mu­la­da en más de una déca­da, le ha vali­do a la bri­ga­da médi­ca cuba­na para sal­tar­se los lími­tes del ser­vi­cio intra­hos­pi­ta­la­rio y lle­gar a los dam­ni­fi­ca­dos que viven en par­ques, car­pas y todos los espa­cios impro­vi­sa­dos por la tra­ge­dia.

Eso ha hecho posi­ble que mien­tras la mor­ta­li­dad gene­ral en el país hoy alcan­za los 6 falle­ci­dos por cada cien, ellos ape­nas tie­nen 1,1 por cien­to. “Real­men­te a nues­tra gen­te solo se les mue­ren los que ya están casi muer­tos.”

La pre­ten­sión nor­te­ame­ri­ca­na y euro­pea de pre­sio­nar para que, aun en esas con­di­cio­nes, haya elec­cio­nes allí este domin­go, fue cali­fi­ca­da por Fidel como “algo muy extra­ño” que es par­te de la incer­ti­dum­bre que rei­na en el mun­do de hoy. “De eso que­ría con­ver­sar con uste­des, para que me cuen­ten qué pien­san…”, expli­có.

Y vol­vió a resal­tar como “dos hechos espec­ta­cu­la­res” en medio de esa situa­ción mun­dial, los dis­cur­sos de Chá­vez y Evo en la jor­na­da ante­rior. “Es lo mejor que ha pasa­do”, dijo, mar­can­do el con­tex­to de reunio­nes como la del G‑20 en Seúl, o la de la OTAN, en Lis­boa. “Se han topa­do con una rebe­lión, sobre todo des­pués de los acuer­dos de la OTAN y (la decla­ra­ción sobre) el dere­cho a inter­ve­nir en cual­quier par­te”.

Como otras veces, el Coman­dan­te comen­tó a los ami­gos su pasión por actua­li­zar­se per­ma­nen­te­men­te, con muchas más posi­bi­li­da­des des­de que inter­net per­mi­te acce­der en minu­tos a datos que en una biblio­te­ca tra­di­cio­nal podría cos­tar meses loca­li­zar. Lue­go adver­ti­ría que Cuba sufre, debi­do al blo­queo de los Esta­dos Uni­dos, una feroz cen­su­ra en el acce­so a cone­xión por cable de fibra ópti­ca, pro­gra­mas y ser­vi­cios en la red de redes.

Fidel con intelectuales hispanoamericanos. Foto: Roberto ChileFidel con inte­lec­tua­les his­pa­no­ame­ri­ca­nos. Foto: Rober­to Chi­le 

RECORDANDO

A pro­pó­si­to de los temas de bús­que­da para pre­ci­sar fechas exac­tas y otros datos que habi­tual­men­te uti­li­za en sus Refle­xio­nes, Fidel via­jó con sus recuer­dos has­ta la Cri­sis de Octu­bre, que, según su cri­te­rio, fue lo que le cos­tó el car­go a Niki­ta Krus­chov. “Y Ken­nedy fue el que más se asus­tó…” pre­ci­só, apo­ya­do en una cons­tan­cia his­tó­ri­ca: la visi­ta del perio­dis­ta fran­cés Jean Daniel, quien se entre­vis­ta­ba con él cuan­do la radio anun­ció el mag­ni­ci­dio de Dallas. “¿Se ha dado cuen­ta Cas­tro de lo cer­ca que estu­vi­mos de una gue­rra nuclear?”, había pedi­do Ken­nedy que pre­gun­ta­ra Daniel al reu­nir­se con el líder cubano y que regre­sa­ra a con­tar­le la res­pues­ta.

Fidel recor­dó que no fue Ken­nedy quien inven­tó la agre­sión a Girón, sino que él siguió lo que pla­nea­ron Eisenho­wer y Nixon con­tra Cuba. “Y The New York Times, se ente­ró de todo, pero no dijo nada”. De ahí el valor de las cons­tan­cias his­tó­ri­cas.

Sal­pi­can­do con anéc­do­tas el mis­mo tema, dijo que duran­te un tiem­po lo enga­ñó una enor­me bio­gra­fía de 800 pági­nas de Pie­rre Salin­ger, apun­ta­lan­do la teo­ría de un solo cul­pa­ble: Lee Har­vey Oswald, en la muer­te de Ken­nedy.

Pero las dudas fue­ron más fuer­tes, evi­den­te­men­te, dada su expe­rien­cia ante­rior cuan­do pre­pa­ró en Méxi­co a los que serían los futu­ros expe­di­cio­na­rios del Gran­ma. Los méto­dos geo­mé­tri­cos que uti­li­zó para entre­nar­los en el uso de los fusi­les y par­ti­cu­lar­men­te el empleo que hizo de la miri­lla teles­có­pi­ca, le per­mi­tie­ron saber que si bien se obtie­ne un dis­pa­ro de muy alta pre­ci­sión con un arma apo­ya­da, no es posi­ble repe­tir de inme­dia­to el dis­pa­ro a pul­so, como se supo­ne que hizo Oswald, menos aún si el obje­ti­vo está en movi­mien­to.

Wal­ter Mar­tí­nez incor­po­ró al diá­lo­go un dato asom­bro­so: el actual récord de ese tipo de dis­pa­ro lo posee un fran­co­ti­ra­dor de las tro­pas inva­so­ras nor­te­ame­ri­ca­nas en Afga­nis­tán, quien per­fo­ró en noviem­bre de 2009 a un com­ba­tien­te local que esta­ba ubi­ca­do a 2,47 kiló­me­tros de dis­tan­cia.

La posi­bi­li­dad real del hecho en una épo­ca en que hay armas capa­ces de enviar sus pro­yec­ti­les que en el espa­cio a veces alcan­zan más de 20 veces la velo­ci­dad del soni­do, ocu­pó pocos minu­tos más de una char­la en la que des­pués los invi­ta­dos incor­po­ra­ron sus valio­sos aná­li­sis.

Fidel con intelectuales hispanoamericanos. Foto: Roberto ChileFidel con inte­lec­tua­les his­pa­no­ame­ri­ca­nos. Foto: Rober­to Chi­le 

Unas tres horas duró el inter­cam­bio en “una tar­de muy feliz”, como diría Pablo Gon­zá­lez Casa­no­va en la des­pe­di­da. Tras pre­gun­tas y comen­ta­rios de los invi­ta­dos en un ambien­te cari­ño­so y dis­ten­di­do, el líder de la Revo­lu­ción cuba­na ofre­ció otras muchas refle­xio­nes que, en sín­te­sis, com­par­ti­mos con nues­tros lec­to­res:

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *