¡Es el patriar­ca­do, estú­pi­do! (1) – Ali­cia Cosue­lo

Una reali­dad vie­ja como la huma­ni­dad mis­ma, que hoy tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que se habla de ella, se hacen esta­dís­ti­cas, se inves­ti­gan sus cau­sas y se bus­can alter­na­ti­vas. No es poco.

Sin embar­go, el patriar­ca­do está más con­so­li­da­do que nun­ca. Como bien dice Ali­cia Puleo, “en las socie­da­des occi­den­ta­les hemos pasa­do del “patriar­ca­do coer­ci­ti­vo” a un mode­lo de “patriar­ca­do de con­sen­ti­mien­to”, don­de la mujer bus­ca cum­plir el man­da­to de un rol impues­to de for­ma volun­ta­ria.” (2) No así el capi­ta­lis­mo, que hace aguas por todos lados, y en su caí­da está lle­van­do a las prós­pe­ras cla­ses tra­ba­ja­do­ras euro­peas a situa­cio­nes impre­vi­si­bles.

La acep­ta­ción del patriar­ca­do de con­sen­ti­mien­to se expre­sa, por ejem­plo, en la fal­ta de crí­ti­ca y la adap­ta­ción de las muje­res mili­tan­tes a las estruc­tu­ras andro­cén­tri­cas de par­ti­dos, sin­di­ca­tos y colec­ti­vos que cons­cien­te­men­te o no miran con lupa a cual­quier mujer que aspi­re a ela­bo­rar polí­ti­ca y más aun si es femi­nis­ta. El femi­nis­mo se sigue vien­do con des­con­fian­za, tan­to en la dere­cha como en la izquier­da, por­que las crí­ti­cas al géne­ro hege­mó­ni­co no gus­tan nada a muchos hom­bres y muchas muje­res, como tam­po­co gus­tan nada las denun­cias a las cla­ses domi­nan­tes. Pero hoy en el esta­do espa­ñol, no nos que­da más reme­dio que denun­ciar ambas cosas, por­que la excu­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca está dejan­do en evi­den­cia la pro­fun­da miso­gi­nia de los polí­ti­cos y el poder de los sec­to­res de cla­se más reac­cio­na­rios. Dos con­tra­dic­cio­nes, la de cla­se y la de géne­ro que deter­mi­nan el pre­sen­te y el futu­ro de las muje­res.

El 2511 sue­le ser un día de bai­le de cifras. El deseo de rela­cio­nar cri­sis eco­nó­mi­ca con vio­len­cia de géne­ro y en con­se­cuen­cia, des­vir­tuar los estu­dios femi­nis­tas, lle­va a perió­di­cos como El Mun­do a arri­mar el ascua a su sar­di­na y atri­buir el ase­si­na­to de muje­res al fra­ca­so polí­ti­co del Minis­te­rio de Igual­dad (3). Sin embar­go, las cifras del Ins­ti­tu­to de la Mujer y las publi­ca­das por Muje­res en Red, indi­can que los índi­ces de los últi­mos 10 años, se man­tie­nen esta­bles (4). No podía ser de otra mane­ra por­que para que un hom­bre mal­tra­te a una mujer no hace fal­ta estar en el paro ni estar depri­mi­do. Es sufi­cien­te con estar con­ven­ci­do de que se es supe­rior, de que las muje­res debe­mos estar a su dis­po­si­ción, que los tra­ba­jos que hace­mos tie­nen menos valor, menos uti­li­dad, menos capa­ci­dad. Y es que las muje­res hace­mos el tra­ba­jo que sólo se ve cuan­do no se hace: el tra­ba­jo domés­ti­co y el cui­da­do de mayo­res, niñas y niños. Sin embar­go, estos tra­ba­jos fun­da­men­ta­les para la sos­te­ni­bil­dad de la vida huma­na, ni se pagan ni se valo­ran por un úni­co moti­vo: en su mayo­ría, los hace­mos las muje­res.

Las muje­res social­de­mó­cra­tas han creí­do que, con la pre­sen­cia de algu­nas femi­nis­tas en el gobierno de Zapa­te­ro, se con­se­gui­rían polí­ti­cas que nos bene­fi­cien. Sin embar­go, no tuvie­ron en cuen­ta que al inte­grar­se en un par­ti­do capi­ta­lis­ta y patriar­cal como el PSOE, con un fun­cio­na­mien­to ver­ti­ca­lis­ta y anti­de­mo­crá­ti­co, estas anti­guas mili­tan­tes se iban a con­ver­tir en tec­nó­cra­tas de géne­ro, clau­di­can­do en sus prin­ci­pios y con­for­mán­do­se con pro­po­ner refor­mas que, como no podía ser menos, difí­cil­men­te se lle­va­rían a la prác­ti­ca. Así, las leyes de depen­den­cia, de vio­len­cia de géne­ro y de igual­dad se han que­da­do en meras decla­ra­cio­nes de prin­ci­pios. Nacie­ron sin pre­su­pues­to en una épo­ca de vacas gor­das y aho­ra están prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­das con la excu­sa de la cri­sis. No sólo eso, son tre­men­da­men­te res­trin­gi­das y aun­que se apli­ca­ran, no alcan­zan ni remo­ta­men­te a aten­der las deman­das de los sec­to­res a los que están diri­gi­dos.

Esta reali­dad deja en evi­den­cia que al poder no le intere­san pro­yec­tos que debi­li­ten al patriar­ca­do, aun­que en sí mis­mos podrían ser muy ren­ta­bles. (5) Los ser­vi­cios públi­cos y la aten­ción a la depen­den­cia crean muchos empleos y res­pon­den a la deman­da de la mayo­ría de la pobla­ción. El per­mi­so de pater­ni­dad intrans­fe­ri­ble y remu­ne­ra­do al 100%, ade­más de con­tri­buir a la igual­dad de géne­ro en el mer­ca­do labo­ral, sería de gran apo­yo a la hora de favo­re­cer el víncu­lo entre padres e hijos, cuya debi­li­dad está en la base de los abu­sos y el mal­tra­to.

La tec­no­cra­cia de géne­ro, desa­rro­lla­da tam­bién por la mayo­ría de par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos, está tenien­do cre­cien­te inci­den­cia en los colec­ti­vos de los movi­mien­tos socia­les. Cada vez es más habi­tual escu­char a jóve­nes varo­nes que hablan de “géne­ro”, algo posi­ti­vo pero que al no estar ‑en la mayo­ría de los casos- suje­to a nin­gu­na diná­mi­ca con­cre­ta de impli­ca­ción en la lucha pro femi­nis­ta, ocu­rre que en la prác­ti­ca qui­ta inevi­ta­ble­men­te a este con­cep­to revo­lu­cio­na­rio acu­ña­do en los años 60 todo con­te­ni­do polí­ti­co, dise­mi­nan­do la rela­ción jerár­qui­ca y de poder que ejer­ce un géne­ro sobre otro. En este sen­ti­do, Vic­to­ria Aldu­na­te, mili­tan­te del femi­nis­mo autó­no­mo comu­ni­ta­rio de Boli­via, al hablar de la impli­ca­ción de la tec­no­cra­cia de géne­ro en la vida de las muje­res, nos dice que “sir­ve ante todo, a los intere­ses de la ideo­lo­gía patriar­cal, la blanquea,la huma­ni­za, des­po­ja al femi­nis­mo de sus ideas, refle­xio­nes y pro­pues­tas para pre­sen­tar­las como otra cosas des­po­li­ti­za­da y ato­mi­za­da. Des­mo­vi­li­za a los movi­mien­tos femi­nis­tas y de muje­res, úni­cos capa­ces de ser una ame­na­za medu­lar para el patriar­ca­do” (5)

Las muje­res femi­nis­tas tene­mos un lar­go camino en la lucha con­tra todas las for­mas de opre­sión, inclui­da la vio­len­cia de géne­ro. La resis­ten­cia de los movi­mien­tos popu­la­res a asu­mir las pro­pues­tas femi­nis­tas, ponien­do siem­pre por delan­te lo rela­ti­vo a ban­cos, mul­ti­na­cio­na­les o el paro mas­cu­lino, nos mar­ca la nece­si­dad de orga­ni­zar­nos entre noso­tras para detec­tar depen­den­cias y ser­vi­dum­bres y poder asu­mir ple­na­men­te la ges­tión polí­ti­ca de nues­tros intere­ses.

Sola­men­te de esta for­ma podre­mos poner en la agen­da polí­ti­ca las cues­tio­nes rela­ti­vas al empleo feme­nino, la sexua­li­dad, las bajas de pater­ni­dad y mater­ni­dad igua­les en dura­ción y en obli­ga­cio­nes, la reor­ga­ni­za­ción de la jor­na­da labo­ral en torno al tra­ba­jo no remu­ne­ra­do, la corres­pon­sa­bi­li­dad en el tra­ba­jo domés­ti­co o la abo­li­ción del régi­men espe­cial de las tra­ba­ja­do­ras del hogar. Así podre­mos trans­mi­tir a la socie­dad la nece­si­dad de una eco­no­mía que subor­di­ne la lógi­ca del bene­fi­cio eco­nó­mi­co a la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida de las per­so­nas. Una tarea enor­me que, vis­to lo vis­to, sola­men­te pode­mos enca­rar noso­tras.

.

Notas:

1. [Todo pasa por] «La eco­no­mía, estú­pi­do» (the eco­nomy, stu­pid), fue una fra­se muy uti­li­za­da en la duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de Clin­ton en 1992 con­tra Bush (padre). Lue­go la fra­se se popu­la­ri­zó como «es la eco­no­mía, estú­pi­do» y la estruc­tu­ra de la mis­ma ha sido uti­li­za­da para remar­car los más diver­sos aspec­tos que se con­si­de­ran esen­cia­les.

2. Véa­se articu­lo de Ali­cia Puleo, “El patriar­ca­do: ¿una orga­ni­za­ción social supe­ra­da?”

3. http://​www​.elmun​do​.es/​e​l​m​u​n​d​o​/​2​0​1​0​/​0​6​/​0​4​/​e​s​p​a​n​a​/​1​2​7​5​6​4​7​4​6​1​.​h​tml

4. Datos de vio­len­cia machis­ta en 2010
http://​www​.red​fe​mi​nis​ta​.org/​s​e​a​r​c​h​n​o​t​i​c​i​a​s​.​a​s​p​?​i​d​=​m​u​e​r​t​a​s​2​010

5. Véa­se artícu­lo http://​www​.elpais​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​o​p​i​n​i​o​n​/​q​u​i​e​n​/​a​f​e​c​t​a​/​r​e​c​o​r​t​e​/​g​a​s​t​o​/​e​l​p​e​p​u​o​p​i​/​2​0​1​0​1​0​2​8​e​l​p​e​p​i​o​p​i​_​1​0​/​Tes

6. Véa­se artícu­lo de Vic­to­ria Aldu­na­te ¿Géne­ro? ¿Qué es géne­ro? El femi­nis­mo no muer­de. http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​3​5​977

Publi­ca­do en La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *