El Sáha­ra, Mis­ter X y Mikel Zabal­za- Josu Espar­za

¿Por qué el rei­no de Espa­ña mira hacia otro lado ante las bru­ta­li­da­des marro­quíes con­tra el pue­blo saha­raui? ¿Dón­de que­da­ron las pro­me­sas socia­lis­tas de que iban a apo­yar su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción? ¿Por qué no se denun­cia una vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos tan fla­gran­te? Es sen­ci­llo, son cues­tio­nes de Esta­do. En este momen­to, el gobierno de Zapa­te­ro prio­ri­za sus rela­cio­nes con el régi­men marro­quí a la defen­sa de los dere­chos del pue­blo saha­raui. ¿Dón­de está la éti­ca? ¿Dón­de la jus­ti­cia? ¿Dón­de la con­de­na de la vio­len­cia uti­li­za­da por Marrue­cos? Ni está ni se la espe­ra.

Hace ape­nas unas sema­nas, Feli­pe Gon­zá­lez se puso la X de los GAL sobre su cabe­za. Duda­ba públi­ca­men­te sobre si debía haber man­da­do matar a la direc­ción de ETA, y admi­tía impli­ci­ta­men­te que ese tipo de deci­sio­nes ‑uti­li­zar o no la gue­rra sucia- las toma­ba él. Una vez más, la razón de Esta­do, en este caso la lucha con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co, hace volar por los aires su papel como garan­te de dere­chos y lo con­vier­te en un esta­do terro­ris­ta, y a su ex pre­si­den­te en un apo­lo­ge­ta de la vio­len­cia. Pero él no enal­te­ce el terro­ris­mo, ni aho­ra ni cuan­do acom­pa­ñó a la cár­cel a los con­de­na­dos por los GAL, eso lo deja­mos para los vas­cos. Eso es cues­tión de esta­do.

Hace ya 25 años que ase­si­na­ron a Mikel Zabal­za. Lo tor­tu­ra­ron has­ta la muer­te. Y lo hicie­ron, entre otros, Enri­que Dora­do Villa­lo­bos y Feli­pe Bayo Leal, los mis­mos que poco antes se habían encar­ga­do del supli­cio de Lasa y Zaba­la. Fun­cio­na­rios del Esta­do tor­tu­ran­do sal­va­je­men­te a ciu­da­da­nos vas­cos, aho­gán­do­los en bañe­ras, arran­cán­do­les las uñas, obli­gán­do­les a cavar su pro­pia tum­ba.…, y Mis­ter X reco­no­ce aho­ra que él movía los hilos de aque­llas cloa­cas. ¿Cómo pue­de ser que hechos tan repug­nan­tes como estos que­den impu­nes? Es sen­ci­llo, es razón de esta­do.

Al Esta­do espa­ñol los dere­chos huma­nos le impor­tan un pimien­to. Gobier­ne quien gobier­ne, la razón de esta­do obli­ga a suje­tar al pue­blo vas­co como sea, uti­li­zan­do los medios que sea, des­de el ase­si­na­to selec­ti­vo has­ta la masa­cre más sal­va­je, des­de man­dar a unos pis­to­le­ros a matar a San­ti Brouard y Josu Mugu­ru­za has­ta lle­nar de cadá­ve­res las cune­tas de media Nafa­rroa, pasan­do por sal­va­ja­das como los San­fer­mi­nes del 78 o Mon­te­ju­rra.

El Esta­do espa­ñol nun­ca ha garan­ti­za­do los dere­chos más ele­men­ta­les del pue­blo vas­co, ni tam­po­co lo va a hacer aho­ra: ni el dere­cho a la vida de sus ciu­da­da­nos, ni el dere­cho a no ser tor­tu­ra­do por fun­cio­na­rios esta­ta­les, ni la liber­tad de expre­sión o aso­cia­ción, ni el dere­cho a deci­dir… Nada. La razón de esta­do es más fuer­te que los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, así que estos dere­chos nos los ten­dre­mos que ganar noso­tros y noso­tras.

Un ejem­plo evi­den­te es el de la tor­tu­ra. Tras déca­das de tra­ba­jo hemos deja­do en evi­den­cia al Esta­do espa­ñol, en Eus­kal Herria y ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, hemos demos­tra­do que la tor­tu­ra es una cons­tan­te, hemos acti­va­do la pre­sión social y esta­mos a pun­to de ter­mi­nar con esta lacra, por­que al Esta­do ya se le hace inso­por­ta­ble el olor a car­ne que­ma­da que des­pren­den comi­sa­rías y cuar­te­li­llos. Por eso, den­tro de muy poco, será la mis­ma razón de Esta­do la que impi­da que los poli­cías tor­tu­ren.

Ese es el reto, ganar una a una todas las bata­llas has­ta hacer­nos due­ños de todos nues­tros dere­chos. Tras la bata­lla de la tor­tu­ra, ven­drán la del final de las cade­nas per­pe­tuas, la de sacar a los pre­sos y pre­sas enfer­mas, la de reagru­par al colec­ti­vo en Eus­kal Herria, la de la amnis­tia. Y lo mis­mo con la bata­lla por los dere­chos civi­les y polí­ti­cos, por la des­mi­li­ta­ri­za­ción de Eus­kal Herria, por el dere­cho a deci­dir. Quien espe­re que aquí la jus­ti­cia y los dere­chos van a caer del cie­lo, se equi­vo­ca. Van a caer por su pro­pio peso, sí, pero pre­via­men­te ten­dre­mos que mover el árbol, y mucho.

Este sába­do 27 move­re­mos el árbol de la tor­tu­ra en Orbai­ce­ta, recor­da­re­mos a Mikel Zabal­za y dire­mos nun­ca más. Nos vemos allá. Lle­ga la hora de la ver­dad y toca reman­gar­se. Tor­tu­ra­rik ez! Inoiz ez!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *