La pros­ti­tu­ción, el cine y la vida – Independent/​AmecoPress

Esce­na 1: Tres chi­cas de dife­ren­te pro­ce­den­cia y ori­gen sufren un inten­to de ser reclu­ta­das para ejer­cer la pros­ti­tu­ción en un bur­del. ¿Os sue­na? No ten­dría nada de extra­ño si no fue­ra por­que la esce­na corres­pon­de a una pelí­cu­la de 1913 titu­la­da Trá­fi­co de almas.
Esce­na 2: El par­la­men­to de un país dis­cu­te una ley sobre si hay que prohi­bir o no la pros­ti­tu­ción, mien­tras los pro­pie­ta­rios de un bur­del se preo­cu­pan por su futu­ro y, según dicen, por el de sus pupi­las. Nada de par­ti­cu­lar, si no fue­se por­que la esce­na corres­pon­de a una pelí­cu­la japo­ne­sa de 1956 de Ken­ji Mizo­gu­chi titu­la­da La calle de la ver­güen­za.

¡Cuán­to hemos avan­za­do des­de enton­ces! Pare­ce increí­ble que la pros­ti­tu­ción, que ya se tra­ta­ba en el cine a prin­ci­pio del siglo XX, siga exac­ta­men­te igual un siglo des­pués.

Y, sobre todo, es mucho más difí­cil pro­nun­ciar­se por­que hoy en las socie­da­des demo­crá­ti­cas domi­na la teo­ría del libre albe­drío y la liber­tad indi­vi­dual, pues resul­ta fran­ca­men­te com­pli­ca­do decir qué se debe hacer res­pec­to a la pros­ti­tu­ción. Por eso deci­dí ana­li­zar la repre­sen­ta­ción que el cine ha hecho de este tema para ver si me acla­ra­ba un poco. Ya lle­vo vis­tas 250 pelí­cu­las.

Joa­na Galle­go

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *