Entre­vis­tan­do ima­gi­na­ria­men­te a Marx sobre lo tra­ta­do en: El capí­tu­lo VII del Tomo II de “El Capi­tal” (I) – Nico­lás Urda­ne­ta Núñez

¿En qué se dis­tin­guen las tres fór­mu­las: I, D … D”; II, P … P, y III, M” … M”?

Hemos vis­to que el tiem­po total de cir­cu­la­ción de un capi­tal es igual a la suma del tiem­po duran­te el cual des­cri­be su ciclo y tiem­po de pro­duc­ción. Es el perío­do de tiem­po que trans­cu­rre des­de el momen­to en que se des­em­bol­sa el valor-capi­tal bajo una deter­mi­na­da for­ma has­ta el momen­to en que el valor-capi­tal en acción retor­na a su pun­to de par­ti­da en la mis­ma for­ma ini­cial.

El fin deter­mi­nan­te de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es siem­pre la valo­ri­za­ción del valor des­em­bol­sa­do, ya se des­em­bol­se bajo una for­ma inde­pen­dien­te, es decir, en for­ma de dine­ro, o en for­ma de mer­can­cía, en cuyo caso su for­ma de valor sólo posee una inde­pen­den­cia ideal en el pre­cio de las mer­can­cías ade­lan­ta­das. Este valor-capi­tal reco­rre en ambos casos, duran­te su ciclo, diver­sas for­mas de exis­ten­cia. Su iden­ti­dad con­si­go mis­mo apa­re­ce con­fir­ma­da en los libros del capi­ta­lis­ta o en for­ma de dine­ro arit­mé­ti­co.

Ya tome­mos la fór­mu­la D … D” o la fór­mu­la P … P, ambas lle­van implí­ci­to, 1) el hecho de que el valor des­em­bol­sa­do fun­cio­na como valor-capi­tal y se ha valo­ri­za­do; 2) el hecho de que, des­pués de desa­rro­llar su pro­ce­so, retor­na a la mis­ma for­ma en que lo ini­ció. La valo­ri­za­ción del valor des­em­bol­sa­do D y al mis­mo tiem­po el retorno del capi­tal a esta for­ma (a la for­ma dine­ro) apa­re­cen tan­gi­bles en la fór­mu­la D … D”. Pero lo mis­mo suce­de en la segun­da fór­mu­la, pues el pun­to de par­ti­da de P es la exis­ten­cia de los ele­men­tos de pro­duc­ción, o sea, de mer­can­cías de un valor dado. La fór­mu­la impli­ca la valo­ri­za­ción de este valor (M” y D”) y el retorno a la for­ma ori­gi­na­ria, toda vez que en la segun­da P el valor des­em­bol­sa­do revis­te de nue­vo la for­ma de los ele­men­tos de pro­duc­ción en que ori­gi­na­ria­men­te se des­em­bol­só.

Más arri­ba hemos vis­to que «allí don­de la pro­duc­ción pre­sen­ta for­ma capi­ta­lis­ta, la pre­sen­ta tam­bién la repro­duc­ción. En el régi­men capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción el pro­ce­so de tra­ba­jo no es más que un medio para el pro­ce­so de valo­ri­za­ción; del mis­mo modo, la pro­duc­ción es sim­ple­men­te un medio para repro­du­cir como capi­tal, es decir, como valor que se valo­ri­za, el valor des­em­bol­sa­do» (libro I, cap. xxi, p. 512).. Las tres fór­mu­las: I, D … D”; II, P … P, y III, M” … M” se dis­tin­guen en lo siguien­te: en la fór­mu­la II (…P) la reno­va­ción del pro­ce­so, el pro­ce­so de repro­duc­ción, se expre­sa de un modo real, mien­tras que en la fór­mu­la I sólo se expre­sa como posi­bi­li­dad. Pero ambas se dis­tin­guen de la for­ma II en que el valor-capi­tal des­em­bol­sa­do —ya sea en dine­ro o en for­ma de los ele­men­tos mate­ria­les de pro­duc­ción— cons­ti­tu­ye el pun­to de par­ti­da y tam­bién, por tan­to, el pun­to de retorno. En D … D” el retorno es D” = D + d. Si el pro­ce­so se renue­va en la mis­ma esca­la, D vuel­ve a ser­vir de pun­to de par­ti­da y d no se incor­po­ra a él, sino que indi­ca sola­men­te que D se ha valo­ri­za­do como capi­tal, engen­dran­do, por tan­to, una plus­va­lía, pero eli­mi­nán­do­la des­pués de engen­dra­ría. En la fór­mu­la P … P, el valor-capi­tal des­em­bol­sa­do en for­ma de ele­men­tos de pro­duc­ción, P, cons­ti­tu­ye asi­mis­mo el pun­to de par­ti­da. Esta fór­mu­la impli­ca su valo­ri­za­ción. Si el pro­ce­so es de repro­duc­ción sim­ple, el mis­mo valor capi­tal renue­va su pro­ce­so en la mis­ma for­ma, P. Si es de acu­mu­la­ción, el nue­vo pro­ce­so se ini­cia con P” (que en cuan­to a su mag­ni­tud de valor = D” = M”) como un valor capi­tal incre­men­ta­do. Pero vuel­ve a ini­ciar­se con el valor capi­tal des­em­bol­sa­do en su for­ma ini­cial, aun­que sea con un valor capi­tal mayor que antes. En cam­bio, en la fór­mu­la III el valor capi­tal no ini­cia el pro­ce­so como valor des­em­bol­sa­do, sino como un valor ya valo­ri­za­do, como la rique­za total exis­ten­te en for­ma de mer­can­cías y de que el valor capi­tal des­em­bol­sa­do no es más que una par­te. Esta últi­ma fór­mu­la es impor­tan­te para la sec­ción ter­ce­ra, don­de el movi­mien­to de los dis­tin­tos capi­ta­les se con­ci­be en cone­xión con el movi­mien­to del capi­tal social en con­jun­to. No pue­de uti­li­zar­se, en cam­bio, para la rota­ción del capi­tal, que comien­za siem­pre con el des­em­bol­so del valor-capi­tal, sea en for­ma de dine­ro o de mer­can­cías, y con­di­cio­na siem­pre el retorno del valor-capi­tal en giro en la mis­ma for­ma en que se des­em­bol­só. De los ciclos I y II debe tener­se pre­sen­te el pri­me­ro cuan­do se tra­te fun­da­men­tal­men­te de exa­mi­nar la influen­cia de la rota­ción sobre la for­ma­ción de plus­va­lía y el segun­do cuan­do se estu­die su influen­cia sobre la for­ma­ción de pro­duc­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *