Arge­lia, los años de san­gre y el papel de los agen­tes de influen­cia – Red Vol­tai­re

JPEG - 30 KB
Al Qai­da en el Magreb Islá­mi­co (AQMI), es un seu­do gru­po islá­mi­co con­tro­la­do por el DRS arge­lino, es decir los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Arge­lia y que sir­ve a jus­ti­fi­car la gue­rra al terro­ris­mo y con­ce­der una razón de exis­tir y ejer­cer ple­nos pode­res al régi­men mili­tar arge­lino.

En su obra La colo­nie fra­nçai­se en Algé­rie. 200 ans d’inavouable(en cas­te­llano: Arge­lia, colo­nia fran­ce­sa. 200 años de algo incon­fe­sa­ble) (*) Lou­nis Aggoun denun­cia sobre todo las nefas­tas impli­ca­cio­nes de per­so­na­li­da­des mediá­ti­cas y polí­ti­cas fran­ce­sas en los asun­tos arge­li­nos, su apo­yo a las fac­cio­nes que boi­co­tea­ron el pro­ce­so demo­crá­ti­co en Arge­lia, con todas las vio­len­cias y sufri­mien­tos que ha gene­ra­do esto.

Esta entre­vis­ta es la con­ti­nua­ción de:
Arge­lia, los años de san­gre y las com­pli­ci­da­des de Fran­cia

Sil­via Cat­to­riEn 1999 los teles­pec­ta­do­res fran­có­fo­nos pudie­ron ver horro­ri­za­dos “Ben­talha, autop­sia de una masa­cre” [1]; este repor­ta­je mos­tra­ba que la noche del 22 al 23 de sep­tiem­bre de 1997 el ejér­ci­to arge­lino mató sal­va­je­men­te a unos dos­cien­tos habi­tan­tes del pue­blo. Leyen­do su libro se com­pren­de que estas reve­la­cio­nes no logra­ran enton­ces des­ve­lar los crí­me­nes de Esta­do, sobre todo a cau­sa de “la influen­cia de Ber­nard-Hen­ri Lévy y de una ban­da de inte­lec­tua­les nega­ti­vos (André Glucks­mann, Denis Jeam­bar [2], Daniel Lecon­te [3], etc.), bien secun­da­dos por polí­ti­cos influ­yen­tes”, entre ellos Jack Lang y Hubert Védri­ne. ¿Pue­de expli­ci­tar cómo se mani­fes­tó esta “influen­cia”?

JPEG - 13.8 KB
Ber­nard-Hen­ri Lévy, mag­na­te fran­cés neo­con­ser­va­dor. Con­tro­la de una mano de hie­rro el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de una gran par­te de los medios de comu­ni­ca­ción y de la edi­ción en Fran­cia.

Lou­nis Aggoun: En pri­mer lugar, hay que salu­dar a la redac­ción de [el canal fran­cés de tele­vi­sión]Fran­ce 2 que tuvo el valor de pre­sen­tar este docu­men­to; en aquel momen­to esta­ban Paul Nahon y Ber­nard Ben­ya­min. No se han atre­vi­do a repe­tir la expe­rien­cia, sobre todo des­de que se nom­bró direc­to­ra a Arlet­te Cha­bot y des­de que la cul­tu­ra de la men­ti­ra alcan­zó su apo­geo.

Por lo que se refie­re aBer­nard-Hen­ri Lévy(apo­da­do BHL), es cono­ci­do su papel habi­tual en la gala­xia mediá­ti­ca y la nefas­ta influen­cia que ejer­ció en 1998 publi­can­do en Le Mon­de (tras una visi­ta de dos días a Arge­lia con escol­ta mili­tar) un tex­to en el que exo­ne­ra­ba a los gene­ra­les arge­li­nos de todos sus crí­me­nes, excep­to qui­zá, decía él, el de incom­pe­ten­cia.

Per­mí­ta­me citar­le un extrac­to de la res­pues­ta dada por Pie­rre Bour­dieu a Ber­nard-Hen­ri Lévy, que nin­gún medio con­si­de­ró opor­tuno publi­car:

“Todos aque­llos que estu­vie­ron ahí, día tras día duran­te años, para reci­bir a los refu­gia­dos arge­li­nos, […] que se movi­li­za­ron des­de junio de 1993, des­de los pri­me­ros ase­si­na­tos, no sólo para apor­tar tan­ta ayu­da y pro­tec­ción como fue­ra posi­ble sino tam­bién para tra­tar de infor­mar­se y de infor­mar, de com­pren­der y de hacer com­pren­der una reali­dad com­ple­ja, y que lucha­ron incan­sa­ble­men­te […] para ale­jar la cri­sis arge­li­na de las visio­nes uni­la­te­ra­les, todos estos inte­lec­tua­les de todos los paí­ses que se unie­ron para luchar con­tra la indi­fe­ren­cia o la xeno­fo­bia, para res­ta­ble­cer el res­pe­to por la com­ple­ji­dad del mun­do des­ha­cien­do las con­fu­sio­nes man­te­ni­das deli­be­ra­da­men­te por algu­nos, des­cu­brie­ron de pron­to que sus esfuer­zos podían ser des­trui­dos, ani­qui­la­dos, en un san­tia­mén. Dos artícu­los escri­tos al final de un via­je con escol­ta, pro­gra­ma­do, bali­za­do, vigi­la­do por las auto­ri­da­des o por el ejér­ci­to arge­li­nos, que se publi­ca­rán en el prin­ci­pal perió­di­co fran­cés a pesar de estar pla­ga­dos de luga­res comu­nes y de erro­res, y de estar com­ple­ta­men­te orien­ta­dos hacia una con­clu­sión sim­plis­ta, bien ela­bo­ra­da para dar satis­fac­ción a la com­pa­sión super­fi­cial y al odio racis­ta dis­fra­za­do de indig­na­ción huma­nis­ta. Un mitin «una­ni­mis­ta» que reagru­pa­ba a la flor y nata de la inte­lli­gen­tsia mediá­ti­ca y de los polí­ti­cos, des­de el libe­ral inte­gris­ta al eco­lo­gis­ta opor­tu­nis­ta, pasan­do por la pasio­na­ria de los “erra­di­ca­do­res” [4]. Un pro­gra­ma de tele­vi­sión per­fec­ta­men­te uni­la­te­ral bajo la apa­rien­cia de neu­tra­li­dad y ¡ya está!: se vuel­ve a poner a cero el con­ta­dor. El inte­lec­tual nega­ti­vo ha cum­pli­do su misión: ¿quién que­rrá decir que es soli­da­rio de los dego­lla­do­res, de los vio­la­do­res y de los ase­si­nos, sobre todo cuan­do se tra­ta de per­so­nas a las que sin otra con­si­de­ra­ción his­tó­ri­ca se cali­fi­ca de “locos del Islam”, todo ello envuel­to en el vili­pen­dia­do nom­bre de isla­mis­mo, con­den­sa­ción de todos los fana­tis­mos orien­ta­les, bien ela­bo­ra­do para dar al des­pre­cio racis­ta la indis­cu­ti­ble coar­ta­da de la legi­ti­mi­dad éti­ca y lai­ca? […] » [5].

Ber­nard-Hen­ri Lévy, este pen­sa­dor medio­cre al que se pre­sen­ta en todas par­tes como un inte­lec­tual, este ensa­yis­ta com­pro­me­ti­do con los pode­ro­sos (en este caso con cri­mi­na­les de masas) logró ocul­tar un movi­mien­to de opi­nión nacien­te en Fran­cia, favo­ra­ble al pue­blo arge­lino.

JPEG - 13.4 KB
La masa­cre de Ben­talha en Arge­lia (22 sep­tiem­bre 1997).

Esto ocu­rría unos meses antes de la masa­cre de Ben­talha en la que, recor­dé­mos­lo, los mili­ta­res a los que él exo­ne­ra­ba de toda res­pon­sa­bi­li­dad habían pla­ni­fi­ca­do y eje­cu­ta­do (diri­gien­do unos escua­dro­nes de la muer­te for­ma­dos por terro­ris­tas “isla­mis­tas” que esta­ban a suel­do de ellos) la masa­cre inde­ci­ble de mil per­so­nas en unas horas de la noche, en un sec­tor cui­da­do­sa­men­te bali­za­do por el ejér­ci­to, el cual por toda actua­ción se limi­tó a impe­dir a la pobla­ción de los pue­blos veci­nos ayu­dar a quie­nes esta­ban ase­dia­dos y a cerrar el paso a las víc­ti­mas para obli­gar­las a vol­ver al esce­na­rio de la masa­cre.

El día en que los medios de comu­ni­ca­ción admi­tan esta ver­dad, que sólo dis­cu­ten estos “agen­tes” de la des­in­for­ma­ción, apa­re­ce­rá el ver­da­de­ro ros­tro de Ber­nard-Hen­ri Lévy: el de un cóm­pli­ce de muchos crí­me­nes de masas, de muchos crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad y el encu­bri­dor de muchos crí­me­nes que se des­pren­den de ello. Mien­tras, se le con­si­de­ra el filó­so­fo con­tem­po­rá­neo con más talen­to del mun­do.

La ver­dad, las elu­cu­bra­cio­nes de Ber­nard-Hen­ri Lévy sólo hacen ilu­sión en el micro­cos­mos mediá­ti­co-polí­ti­co fran­cés que con­tra toda evi­den­cia y de mane­ra deli­be­ra­da tra­ta de impo­ner una visión bina­ria del mun­do en la que hay por un lado los bue­nos demó­cra­tas, ellos, el Bien, y por otro los “isla­mo­te­rro­ris­tas” y sus cóm­pli­ces, es decir, todos aque­llos que no toman lo que ellos pro­fe­san por dine­ro en efec­ti­vo, el Mal. Y si Ber­nard-Hen­ri Lévy tie­ne esta influen­cia es por­que pue­de con­tar con sóli­dos apo­yos en los medios.

JPEG - 14.7 KB
Daniel Lecon­te, perio­dis­ta fran­cés neo­con­ser­va­dor y pro­duc­tor aso­cia­do a Ber­nard-Henry Lévy.

En Arte, una cade­na de tele­vi­sión en la que, sin embar­go, no fal­tan exper­tos, perio­dis­tas e his­to­ria­do­res ínte­gros, Daniel Lecon­te hace estra­gos como un dés­po­ta y pare­ce tener un poder exor­bi­tan­te. Pase toda­vía que ofi­cie en esa cade­na como perio­dis­ta con una éti­ca pro­ble­má­ti­ca, dado que es el depor­te nacio­nal. Pero tam­bién es copro­pie­ta­rio (con Ber­nard-Hen­ri Lévy) de una pro­duc­to­ra, Docs en stock, en la que hace pelí­cu­las muy dis­cu­ti­bles des­de el pun­to de vis­ta de la deon­to­lo­gía y el rigor. Las tele­vi­sio­nes ArteFran­ce télé­vi­sions se han con­ver­ti­do en terre­nos con­quis­ta­dos don­de se difun­den sin res­tric­ción sus pelí­cu­las. Los trusts están prohi­bi­dos en todos los domi­nios, sal­vo en los medios de comu­ni­ca­ción, don­de Ber­nard-Hen­ri Lévy y Daniel Lecon­te jue­gan sobre segu­ro.

Así pues, fue en ese mar­co en el que Arte orga­ni­zó un pro­gra­ma The­ma en el que Ber­nard-Hen­ri Lévy y Lecon­te escu­pie­ron su hiel en el pla­tó y a tra­vés de repor­ta­jes en los que la impar­cia­li­dad era el menor de sus defec­tos. A con­ti­nua­ción el bom­bar­deo mediá­ti­co hizo su tra­ba­jo ya que el dog­ma que defen­día esta malé­fi­ca cohor­te era el siguien­te: ¡los ase­si­nos que actua­ron en Arge­lia eran, de mane­ra evi­den­te, úni­ca­men­te faná­ti­cos isla­mis­tas como afir­ma­ban los gene­ra­les en el poder! Decre­ta­dos así ino­cen­tes por esen­cia, los ver­da­de­ros cri­mi­na­les, esen­cial­men­te agen­tes del DRS (siglas en fran­cés de Depar­ta­men­to de Infor­ma­ción y de Segu­ri­dad), escua­dro­nes de la muer­te, nin­jas y mili­cias, pudie­ron seguir su obra con total impu­ni­dad. Y si había que deplo­rar algu­nos des­li­ces, según él eran per­fec­ta­men­te excu­sa­bles por­que tenían como misión pio­ne­ra cerrar el paso a la “bar­ba­rie isla­mis­ta” que ame­na­za­ba a Fran­cia y Occi­den­te.

Hacer pasar a los gene­ra­les geno­ci­das por sal­va­do­res del mun­do, ésta fue la obra en Arge­lia de Ber­nard-Hen­ri Lévy, este “Mic­key Mou­se” del pen­sa­mien­to inte­lec­tual (la com­pa­ra­ción es de Emir Kus­tu­ri­ca, con oca­sión del con­flic­to de los Bal­ca­nes en el que Tar­ta­rin-BHL había teni­do com­pro­mi­sos simi­la­res). Es cono­ci­do su com­pro­mi­so a favor de la polí­ti­ca israe­lí con­tra el pue­blo pales­tino, su ensa­ña­mien­to con Irán, con la Vene­zue­la de Chá­vez y no me deten­go más en ello.

El efec­to inme­dia­to fue dete­ner de gol­pe el nacien­te movi­mien­to de opi­nión, lo cual no dejó de tener con­se­cuen­cias para el pue­blo arge­lino que con­ti­nuó sufrien­do ase­si­na­tos masi­vos sin que nin­gu­na per­so­na en el mun­do pudie­ra pro­tes­tar so pena de ser acu­sa­da de apo­yar al fana­tis­mo islá­mi­co. Con­cre­ta­men­te el régi­men, que esta­ba a pun­to de ser denun­cia­do a esca­la mun­dial, salió de ello blan­quea­do, refor­za­do y legi­ti­ma­do para pro­se­guir con su acción ase­si­na.

Ber­nard-Hen­ri Lévy y Daniel Lecon­te, como ánge­les del terror, tie­nen una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te vio­len­ta de dece­nas de miles de ino­cen­tes masa­cra­dos des­pués de su inter­ven­ción, ya que el ejér­ci­to goza­ba de una impu­ni­dad adqui­ri­da gra­cias a esta car­ta blan­ca.

Si Arge­lia fue­ra hoy inde­pen­dien­te, esta­ría capa­ci­ta­da para lle­var­los ante los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les por com­pli­ci­dad en crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. En vez de ello, Ber­nard-Hen­ri Lévy sigue sien­do el emba­ja­dor de la pos­tu­ra fran­ce­sa en el mun­do y Daniel Lecon­te sigue arro­jan­do en la tele­vi­sión su veneno sobre los magre­bíes y los inmi­gran­tes musul­ma­nes, ya que ve bár­ba­ros en todos los ban­lieues des­fa­vo­re­ci­dos que rodean París.

Sil­via Cat­to­ri¡Es asom­bro­so todo esto! La “ban­da” de per­so­na­li­da­des a las que usted incri­mi­na en su libro se amplia al hilo de las pági­nas: Jack Lang, Hubert Védri­ne, Jean-Louis Bian­co, Jac­ques Atta­li, Jean-Louis Bru­guiè­re [6], Antoi­ne Sfeir [7], Daniel Lecon­te, Franz-Oli­vier Gies­bert, Gui­llau­me Durand, Yves Cal­vi, Moha­med Sifaoui, Yas­mi­na Kha­dra. ¿Qué tie­nen en común estas per­so­nas a las que usted agru­pa? ¿Tie­nen la mis­ma res­pon­sa­bi­liad en la cola­bo­ra­ción con “este simu­la­cro de Esta­do” arge­lino, en el cur­so de estos “años de san­gre” y de esta “gue­rra sucia” que ha cau­sa­do más de 200.000 muer­tos? Según usted, ¿qué lugar ocu­pan pre­ci­sa­men­te Moha­med Sifaoui y Yas­mi­na Kha­dra ?

JPEG - 15.5 KB
Moha­med Sifaoui, perio­dis­ta arge­lino neo-con­ser­va­dor.

Lou­nis Aggoun: Moha­med Sifaoui es un hom­bre dis­pues­to a “erra­di­car” a un pue­blo si esto pue­de apor­tar­le un minu­to de “glo­ria” en la tele­vi­sión. Es una ben­di­ción para un medio al que hacía fal­ta un “moro de turno”. Tie­ne un per­fil ideal para pro­fe­sar el odio al musul­mán, el odio al joven de la ban­lieue que, según la dia­léc­ti­ca de Sifaoui, sue­ña con ate­rro­ri­zar a Fran­cia; el odio de los arge­li­nos, que des­de su pun­to de vis­ta son indig­nos de la demo­cra­cia y lo úni­co que saben hacer es ele­gir a terro­ris­tas para que los diri­jan; el odio de los emi­gran­tes que, según él, no para­rán has­ta que no hayan isla­mi­za­do Fran­cia. Si se com­por­ta de este modo no es en abso­lu­to por con­vic­ción sino por­que en este momen­to lo que paga es la isal­mo­fo­bia; pro­fe­sa­ría el mis­mo odio al fran­cés si estu­vie­ra en Arge­lia, el odio al Satán judeo-esta­dou­ni­den­se si estu­vie­ra en Irán, odio que se preo­cu­pa de ver­ter ante sus invi­ta­dos ele­gi­dos, cui­da­do­sa­men­te selec­cio­na­dos y tan encar­ni­za­dos como él.

Voy a con­tar un anéc­do­ta. Invi­ta­do por I‑Télé [8] tras un terri­ble aten­ta­do en Argel, me cru­zo en los pasi­llos con Moha­med Sifaoui, al que tam­bién habían invi­ta­do a hablar de los acon­te­ci­mien­tos. Des­pués de estre­char­me la mano para cali­brar mis inten­cio­nes y habien­do con­si­de­ra­do que la con­sis­ten­cia de mi apre­tón de manos era dema­sia­do blan­da y que pre­sa­gia­ba una acti­tud hos­til res­pec­to a él, deja que lo maqui­llen, da algu­nos pasos por el pasi­llo y des­pués se arro­ja sobre su abri­go y se eclip­sa simu­lan­do una cri­sis y acu­san­do a la redac­ción de insul­tar la memo­ria de las víc­ti­mas dan­do la pala­bra a indi­vi­duos como yo. Simu­la­cro de indig­na­ción para evi­tar ver­se con­fron­ta­do con una per­so­na que le con­tra­di­ga en direc­to y sin esca­pa­to­ria posi­ble. En dife­ri­do habría podi­do exi­gir que se cor­ta­ran las secuen­cias moles­tas para él, como hizo un día en el pro­gra­ma Arrêt sur ima­ges don­de exi­gió nada menos que se cen­su­ra­ra a Oli­vier Roy [9], redu­ci­do a hacer de figu­ran­te en el pla­tó.

Éste es el méto­do del “com­ba­tien­te de la demo­cra­cia” Sifaoui. Pero la his­to­ria no se detie­ne ahí. Sería de pen­sar que la redac­ción de I‑Télé encon­tra­ría into­le­ra­ble que un sim­ple invi­ta­do le dic­te su con­duc­ta y se prohi­ba vol­ver a invi­tar­le. Pero una redac­ción no es un cuer­po uni­do y el ine­na­rra­bleRobert Ménard (el mayor pro­vee­dor de agen­tes del Depar­ta­men­to de Infor­ma­ción y de Segu­ri­dad arge­lino, en los medios fran­ce­ses des­de la épo­ca en que era direc­tor de Repor­ters sans fron­tiè­res) le reci­be en octu­bre de 2010 en una paro­dia de deba­te duro cuyo úni­co fin era pro­mo­ver la últi­ma obra de Sifaoui. Este últi­mo pre­co­ni­zó que se prohi­bie­ra hablar a Eric Zem­mour en la tele­vi­sión públi­ca de su pro­pio país con el pre­tex­to de que es racis­ta (en resu­men, un ultra­rra­cis­ta depar­tien­do con otro sobre la suer­te de alguien que cla­ra­men­te es mejor que ambos); Ménard, que tras una decep­cio­nan­te excur­sión por los paí­ses del Gol­fo don­de, como todo el mun­do sabe, rei­na por todas par­tes la mayor liber­tad de pren­sa, de mane­ra ins­tan­tá­nea se ha con­ver­ti­do en el inte­lec­tual-cien­tí­fi­co-mora­li­za­dor-pater­na­lis­ta que encuen­tra “ridícu­lo” e “inclu­so estú­pi­do” todo lo que le moles­ta, con­ver­ti­do en el alma en cier­to modo de la cade­na cuan­do su patri­mo­nio inte­lec­tual des­can­sa en dos ideas sim­plis­tas, en con­cor­dan­cia con Sifaoui, y que repi­te a lo lar­go de las entre­vis­tas: “Fran­cia, tie­rra cris­tia­na” y los “ára­bes, refrac­ta­rios de la demo­cra­cia”.

Los medios fran­ce­ses y hom­bres como Jean-Fra­nçois Kahn o Paul Amar pro­mue­ven a un Moha­med Sifaoui que, si lle­ga­ra al poder, los envia­ría a la hogue­ra sin la menor duda.

JPEG - 15 KB
Moham­med Mou­les­sehoul (alias Yas­mi­na Kha­dra), ofi­cial arge­lino encar­ga­do de la repre­sión con­tra los isla­mis­tas en la región de Orán (Oes­te de Arge­lia). Se reti­ra repen­ti­na­men­te del ejér­ci­to arge­lino. escri­be nove­las e encar­na una fal­sa opo­si­ción al régi­men mili­tar en el país.

El caso de Yas­mi­na Kha­dra (pseu­dó­ni­mo de Moham­med Mou­les­sehoul) pre­ten­de ser más sutil. Habien­do ani­qui­la­do a la opo­si­ción, los gene­ra­les arge­li­nos nece­si­ta­ban a alguien que los encar­na­ra en los medios fran­ce­ses y de ahí la pseu­do-reti­ra­da del ejér­ci­to de este hom­bre para per­so­ni­fi­car una opo­si­ción en un uni­ver­so en el que está prohi­bi­do cual­quier des­vío de la ver­sión ofi­cial. Un supues­to opo­nen­te que pre­ci­sa­men­te tie­ne como par­ti­cu­la­ri­dad com­pe­ne­trar­se siem­pre con los pro­yec­tos del DRS y que cua­dra per­fec­ta­men­te con el dis­cur­so ofi­cial. Su papel: sub­es­ti­mar la ame­na­za o negar­la cuan­do exis­te, e inven­tar­la cuan­do no exis­te. Un agen­te lan­za­do en para­caí­das tras las líneas enemi­gas para hacer en cier­to modo su obra de sabo­ta­je de la demo­cra­cia. Un “inte­lec­tual” que se cree digno de los mejo­res pre­mios lite­ra­rios fran­ce­ses y al que le resul­ta­ría difí­cil hacer una diser­ta­ción dig­na de un alumno de segun­do de bachi­lle­ra­to si no se la sopla una bri­ga­da de redac­to­res del DRS. Un papel que pue­de desem­pe­ñar tan­to más fácil­men­te cuan­to que, a seme­jan­za de Sifaoui, el terreno está bali­za­do ante él para que rara­men­te ten­ga que enfren­tar­se a alguien que le con­tra­di­ga sobre el fon­do.

Pero la ambi­ción de Mou­les­sehoul (Kha­dra) tro­pie­za con­tra una reali­dad inelu­di­ble: no sabe expre­sar­se, lo que obli­ga a res­trin­gir sus inter­ven­cio­nes en la tele­vi­sión a las ope­ra­cio­nes de pro­mo­ción de “sus” obras don­de un dis­cur­so pobre vie­ne a con­tra­de­cir sis­te­má­ti­ca­men­te la supues­ta eru­di­ción de los tex­tos que fir­ma. Un ver­da­de­ro deba­te resol­ve­ría la cues­tión de una vez y res­ta­ble­ce­ría de for­ma irre­vo­ca­ble que Sifaoui y Kha­dra son enmi­gos del pue­blo arge­lino, enemi­gos de la demo­cra­cia, alia­dos del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, alia­dos de las estra­te­gias de ten­sión, en resu­men, todo lo que cons­ti­tu­ye un buen agen­te del DRS.

Sil­via Cat­to­riUn pasa­je de su libro (pági­na 535) tam­bién me pare­ce que acla­ra las mani­pu­la­cio­nes que ha rodea­do la gue­rra con­tra el pue­blo de Afga­nis­tán [10] y siguen ali­men­tan­do la pro­pa­gan­da con­tra Irán, pro­pa­ga­da bajo mano por Israel [11]:“Quie­nes han apo­ya­do deli­be­ra­da­men­te un pro­gra­ma que pro­cla­ma abier­ta­men­te la erra­di­ca­ción de una par­te de la pobla­ción, aqué­llos que han ofre­ci­do su ayu­da a una tira­nía a pun­to de ser des­en­mas­ca­ra­da y han ase­gu­ra­do el rele­vo de su pro­pa­gan­da a un régi­men mafio­so no son sim­ples espec­ta­do­res sino cóm­pli­ces. El perio­dis­ta, el exper­to mediá­ti­co y el polí­ti­co pue­den blo­quear esta máqui­na y, sin embar­go, han con­tri­bui­do a engra­sar sus meca­nis­mos. Se tra­ta del esta­dio supre­mo de la com­pli­ci­dad. (…) Esta inno­ble tarea es la que en 1998 cum­plie­ron fría­men­te Ber­nard-Hen­ri Lévy y André Glucks­mann, bien secun­da­dos por Daniel Lecon­te y algu­nos otros líde­res de opi­nión. (…) No con­ten­tos con no hacer nada en bene­fi­cio de las víc­ti­mas, han mili­ta­do acti­va­men­te para impe­dir que se orga­ni­ce la movi­li­za­ción para fre­nar a los ver­du­gos…”. Este pasa­je pro­du­ce inquie­tud acer­ca de las com­pli­ci­da­des que con­tri­bu­yen a ase­gu­rar una audien­cia a estos per­so­na­jes maquia­vé­li­cos. Con lo que se sabe hoy de su ali­nea­mien­to con Israel [12] y los neo­con­ser­va­do­res ¡se dedu­ce que no han lle­ga­do ahí por casua­li­dad, por error! ¿Están vin­cu­la­dos a seme­jan­te apa­ra­to?

Lou­nis Aggoun: Me guar­do de enun­ciar cosas sobre las que no sé nada y me esfuer­zo por no escri­bir nada que no sea capaz de defen­der ante un tri­bu­nal. Me con­ten­to con dar por cier­to lo que sé y esto es ya sufi­cien­te­men­te abru­ma­dor para esta comu­niad de pará­si­tos. Sin embar­go, las redes finan­cie­ras, indus­tria­les, mediá­ti­cas, inte­lec­tua­les, etc., están bien docu­men­ta­das por muchas obras publi­ca­das en los últi­mos años y los deli­tos que Ber­nard-Hen­ri Lévy atri­bu­ye al pue­blo arge­lino son lo sufi­cien­te­men­te gra­ves para que sea inú­til aña­dir más. Cada una de sus inter­ven­cio­nes ha sido un aten­ta­do con­tra la sim­ple razón, un aten­ta­do con­tra la huma­ni­dad.

Sil­via Cat­to­ri“Resul­ta peno­so escu­char a los medios tra­tar temas con­cer­nien­tes a los arge­li­nos”, escri­be usted al final del libro. ¿En qué son espe­cial­men­te cen­su­ra­bles las cade­nas de tele­vi­sión TF1Fran­ce 2 [13], que usted pide que no se vean? ¿Cree que su redac­cio­nes sabían que las masa­cres atri­bui­das al Fren­te Islá­mi­co de Sal­va­ción (FIS) o al Gru­po Islá­mi­co Arma­do (GIA) for­ma­ban par­te de una “estra­te­gia de la ten­sión” man­te­ni­da por las gran­des poten­cias, entre ellas Fran­cia? ¿Siguen soli­ci­tan­do, para sofo­car lo “incon­fe­sa­ble”, a Alain Bauer y Xavier Rau­fer, que según usted per­te­ne­cen a una “nue­va cla­se de exper­tos, de agen­tes de influen­cia que han hecho carre­ra en los ser­vi­cios”?

Lou­nis Aggoun: Sim­ple­men­te digo que cuan­do se ha com­pren­di­do que TF1 fabri­ca men­ti­ras, que su tele­dia­rio no hace infor­ma­ción sino pro­pa­gan­da macha­co­na para hacer que el cere­bro de su audi­toio esté “dis­po­ni­ble” para Coca-Cola (según pala­bras de su ex pre­si­den­te), hay que ser lógi­co con uno mis­mo y no con­tri­buir a engor­dar las audien­cias que legi­ti­man sus agre­sio­nes a la ver­dad. Sien­do así, TF1 es una empre­sa pri­va­da que no tie­ne voca­ción de infor­mar sino de ayu­dar a su jefe a ganar con­tra­tos para lle­nar el mun­do de hor­mi­gón y, a fin de cuen­tas, lo hace bien. El caso de Fran­ce 2 es mucho más gra­ve por­que su ambi­ción decla­ra­da es infor­mar y por­que tie­ne una misión de ser­vi­cio públi­co que le debe­ría prohi­bir jugar con la ver­dad. Aho­ra bien, su redac­ción hace el tour de for­ce de hacer­lo peor que TF1. Es más peno­so cuan­do el señor Puja­das mien­te, cuan­do trai­cio­na la con­fian­za de quie­nes finan­cian su suel­do. La úni­ca jus­ti­fi­ca­ción que da para sus trai­cio­nes es que sus crí­ti­cos son popu­lis­tas y jue­gan el jue­go del FN (Fren­te Nacio­nal).

No sería muy com­pli­ca­do demos­trar que David Puja­das, lo mis­mo que antes de él Daniel Bila­lian, han con­tri­nui­do más al éxi­to de las tesis del FN que el pro­pio Le Pen. Y des­de que Nico­las Sar­kozy ha reto­ma­do en tér­mi­nos aún más cru­dos las tesis del FN, de pron­to éstas reci­ben la apro­ba­ción de Puja­das.

JPEG - 13.8 KB
Chris­tian de Bon­gain (alias Xavier Rau­fer), perio­dis­ta y cri­mi­nó­lo­go fran­cés. Ha tra­ba­ja­do y ren­di­do ser­vi­cio a diver­sas cober­tu­ras de la CIA, espe­cial­men­te a la Natio­nal Stra­tegy Infor­ma­tion Cen­ter de Bush padre.

Puja­das tuvo esta cons­ter­nan­te reac­ción vien­do los avio­nes cho­car con­tra las Torres Geme­las: “¡Genial!”. Es fácil adi­vi­nar qué habrían hecho estos pro­pa­gan­dis­tas con este momen­to “cul­to” de la tele­vi­sión si se hubie­ra tra­ta­do de un “joven de ban­lieue”. Se habría repe­ti­do una y otra vez como prue­ba irre­fu­ta­ble de la ame­na­za terro­ris­ta a las puer­tas de París. Tra­tán­do­se de Puja­das, ¡todo el mun­do estu­vo de acuer­do en con­ce­der­le cir­cus­tan­cias ate­nuan­tes! Los lobos tie­nen fama de no devo­rar­se entre sí. Y en este uni­ver­so de pro­se­li­tis­mo isla­mó­fo­bo un Xavier Rau­fer es una per­la: “No son sólo los inves­ti­ga­do­res del CNRS [Cen­tro Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca fran­cés] quie­nes creen toda­vía que el Islam no es un peli­gro”, afir­ma­ba éste ante Yves Cal­vi hace unos años. Mien­tras que al evo­car las tor­tu­ras en la cár­cel de Abu Ghraib, Antoi­ne Sfeir decía: “No se pue­de hacer una tor­ti­lla sin rom­per los hue­vos”. No hubo pro­tes­ta algu­na y, sin embar­go, se tra­ta de la tele­vi­sión públi­ca. Se pue­den mul­ti­pli­car has­ta el infi­ni­to las citas de inter­ven­cio­nes de Jean-Louis Bru­guiè­re, Louis Caprio­li, Roland Jac­quard, Paul Ammar, Daniel Lecon­te, Phi­lip­pe Val, etc., que son him­nos racis­tas, isla­mó­fo­bos, decla­ra­cio­nes que no tie­nen nada que envi­diar a los exce­sos del diri­gen­te del FN.

Sil­via Cat­to­ri¿No lle­vó esta “segun­da” gue­rra de Arge­lia al cli­ma de des­con­fian­za y de recha­zo que hoy cono­cen los ára­bes musul­ma­nes, sobre todo en Fran­cia? ¿Y al hecho de que ahí don­de se encuen­tren los arge­li­nos tie­nen razo­nes para estar inquien­tos? En resu­men, ¿todo se desa­rro­lló como que­rían los estra­te­gas del Esta­do?

Lou­nis Aggoun: La estra­te­gia del mie­do no es nue­va. Los gene­ra­les arge­li­nos que­rían con­ser­var el poder, aún a ries­go de “eli­mi­nar a dos millo­nes de arge­li­nos”. Y se ha hecho.

Sil­via Cat­to­riEn Arge­lia la ver­dad es peli­gro­sa para aque­llos diri­gen­tes que no tie­nen la con­cien­cia tran­qui­la, pero, ¿es tam­bién el caso de Fran­cia?

Lou­nis Aggoun: El hecho de que la ver­dad sea peli­gro­sa no impi­de que los arge­li­nos la recla­men, ponien­do en peli­gro sus vidas. El valor de las fami­lias de las víc­ti­mas del terro­ris­mo y de sus comi­tés de defen­sa (que han pre­fe­ri­do el honor en la indi­gen­cia a los millo­nes que los gene­ra­les esta­ban dis­pues­tos a dar­les para obte­ner su dimi­sión o su silen­cio) es infi­ni­ta­men­te más meri­to­rio que todos los libros que se pue­den publi­car al abri­go de la repre­sión inme­dia­ta. Y en la pro­pia Arge­lia son muchos los que escri­ben ver­da­des abru­ma­do­ras. El úni­co perió­di­co que ha anun­cia­do la publi­ca­ción de mi libro, y para hablar bien de él, no se encuen­tra en Fran­cia, es LeQuo­ti­dien d’Algérie. Los medios de comu­ni­ca­ción fran­ce­ses ocul­tan sis­te­má­ti­ca­men­te los ince­san­tes esfuer­zos de los arge­li­nos para recu­pe­rar un poco de dig­ni­dad y de sobe­ra­nía de su pro­pia tie­rra. Por des­gra­cia, una gran par­te del dra­ma arge­lino se vive en Fran­cia, lo mis­mo que en ella se sitúa el nudo gor­diano de su reso­lu­ción. Pero los medios fran­ce­ses han lle­ga­do a tal gra­do de com­pro­mi­so que prac­ti­can la omer­ta en una medi­da aún más impor­tan­te que en Arge­lia, don­de algu­nas reve­la­cio­nes con­si­guen fil­trar­se en favor de luchas de cla­nes que se tra­du­cen en arre­glos de cuen­tas en los medios.

Sil­via Cat­to­riHay per­so­nas que tie­nen una exi­gen­cia de ver­dad, pero el gran públi­co casi nun­ca tie­ne acce­so a esas per­so­nas, no es a ellas a quie­nes se sue­le invi­tar a expre­sar­se. Usted les hace honor en su libro. Pien­so en este impor­tan­te tes­ti­mo­nio de la con­ni­ven­cia fran­co-arge­li­na: Luci­le Sch­mid [14]. ¿Exis­te una auto­ri­dad que se le opon­ga?

Lou­nis Aggoun: Inclu­so es una regla que las úni­cas per­so­nas a las que se admi­te en el deba­te en Fran­cia se sitúen en los extre­mos y que quie­nes pue­den con­tri­buir a la con­cor­dia entre los pue­blos arge­lino y fran­cés son sis­te­má­ti­ca­men­te prohi­bi­dos en los medios. Se invi­tó al emba­ja­dor de la ONU en Arge­lia, Pao­lo Lom­bo, a aban­do­nar el terri­to­rio tras las inun­da­cio­nes de Bab-el-Oued, en 2001, cuan­do decla­ró que los arge­li­nos tenían nece­si­dad de liber­tad y de demo­cra­cia, y no de que se les dé pan. Un tele­ma­ra­tón orga­ni­za­do con gran pom­pa (coro­na­do por un par­ti­do de fút­bol Arge­lia- Olym­pi­que de Mar­se­lla) reu­nió dos mil millo­nes de dina­res cuyo color nun­ca vie­ron los habi­tan­tes de Bab-el-Oued.

Todo el mun­do pue­de cons­ta­tar a dia­rio, has­ta el pun­to de que resul­ta cari­ca­tu­res­co, que cada vez que alguien está dis­pues­to a deni­grar al pue­blo arge­lino y a elo­giar los méri­tos del poder mili­tar es aco­gi­do entre cum­pli­dos en todos los pla­tós de tele­vi­sión. Por el con­tra­rio, cual­quie­ra que adop­te la defen­sa del pue­blo y cri­ti­que al régi­men se le prohi­be en segui­da: Bour­dieu era un paria de los pla­tós, Fra­nçois Bur­gat es inexis­ten­te en ellos y Oli­vier Roy ha des­apa­re­ci­do com­ple­ta­men­te de las tele­vi­sio­nes. Se pue­den mul­ti­pli­car has­ta el infi­ni­to los ejem­plos de espe­cia­lis­tas en Arge­lia, de ex-perio­dis­tas de Le Mon­de y de Libé­ra­tion (que han vido en el país y lo han ama­do) a los que nun­ca se invi­ta a expre­sar­se. Anne Dis­sez esta­ba pre­sen­te en las ofi­ci­nas del FIS en diciem­bre de 1991 y cuan­do se anun­cia­ron los resul­ta­dos de las elec­cio­nes fue tes­ti­go direc­ta de cómo empa­li­de­ció el enton­ces diri­gen­te del FIS, Abdel­ka­der Hacha­ni (un inte­lec­tual, vin­cu­la­do a la demo­cra­cia y al inte­rés de su país, y no menos isla­mis­ta), que no desea­ba en abso­lu­to la vic­to­ria. Des­pués el DRS ase­si­nó a Hacha­ni por­que no cua­dra­ba bien con la ima­gen del isla­mis­ta dego­lla­dor de bebés que que­rían pre­sen­tar los gene­ra­les; por lo que se refie­re a Anne Dis­sez, fue invi­ta­da, manu mili­ta­ri, a aban­do­nar el país. Jean de la Gué­ri­viè­re, Geor­ges Marion, José Garçon, Flo­ren­ce Aube­nas, Joë­lle Stoltz… podría citar­le una lar­ga lis­ta de perio­dis­tas capa­ces de hablar inte­li­gen­te­men­te de Arge­lia y a los que no se pue­de acu­sar de ser faná­ti­cos del Islam. Ade­más de prohi­bir la entra­da a estos “inte­lec­tua­les posi­ti­vos” se disua­de a los perio­dis­tas que toda­vía con­ser­van algo de pro­bi­dad inte­lec­tual arrin­co­nan­do a cual­quie­ra que se aven­tu­re a invi­tar a estos agua­fies­tas de la des­in­for­ma­ción.

Evi­den­te­men­te, no hablo de los arge­li­nos, sos­pe­cho­sos por prin­ci­pio. A nadie le pare­ce alu­ci­nan­te que des­de la déca­da de 1990 todo lo que Arge­lia engen­dró como gran­des espí­ri­tus se haya vola­ti­li­za­do com­ple­ta­men­te. Sólo que­da para ofre­cer al públi­co fran­cés el dis­cur­so indi­gen­te de Moha­med Sifaoui y Yas­mi­na Kha­dra. La exter­mi­na­ción mediá­ti­ca de todos los inte­lec­tua­les arge­li­nos del paí­sa­je audio­vi­sual fran­cés ha sus­ti­tui­do al geno­ci­dio físi­co.

Para nadie es un secre­to que el poder fran­cés, los medios fran­ce­ses, están bajo la influen­cia direc­ta de los ser­vi­cios [secre­tos] arge­li­nos. De hecho, en el esta­do actual de cosas no hay nada que el poder arge­lino no pue­da per­mi­tir­se en Fran­cia. Pue­de hacer esta­llar bom­bas, ase­si­nar, sem­brar el terror y los medios y poli­ti­cos fran­ce­ses ven­drán en su ayu­da para pro­cla­mar que está libre de toda sos­pe­cha. El poder que ejer­ce Argel sobre París es exor­bi­tan­te. Los gene­ra­les com­pra­ron a cual­quie­ra que deten­ta­ra un poder o una influen­cia en el año 2003, her­mo­sa­men­te bau­ti­za­do “año de Arge­lia en Fran­cia”; por su par­te, se fue apar­tan­do gra­dual­men­te a los refrac­ta­rios. Duran­te todo un año se die­ron millo­nes a todos aque­llos que se decla­ra­ban dis­pues­tos a pro­mo­ver al régi­men, a “cola­bo­rar” con Arge­lia, como repe­tía ento­ces el repre­sen­tan­te de Bou­te­fli­ka, Cheb Mami. El escán­da­lo Kha­li­fa y sus 7.000 millo­nes de euros de fon­dos dila­pi­da­dos (que no son sino la par­te emer­gen­te de la espo­lia­ción) no es un asun­to entre arge­li­nos, es casi un asun­to entre fran­ce­ses; lo úni­co que ha hecho Arge­lia, como siem­pre, es poner la pas­ta.

Sil­via Cat­to­riMe gus­ta­ría vol­ver sobre las rela­cio­nes entre el régi­men de Bou­te­fli­ka y el Eli­seo, y sobre las accio­nes que se atri­bu­yen a al-Qae­da en el Magreb islá­mi­co (AQMI) evo­ca­das duran­te al ante­rior entre­vis­ta. En efec­to, la entre­vis­ta pro­vo­có muchos correos de los lec­to­res que, para mi sor­pre­sa, pare­cían con­ven­ci­dos de que los actos atri­bui­dos por los diver­sos pode­res al AQMI están mani­pu­la­dos por el Esta­do arge­lino con la com­pli­ci­dad, sobre todo, de los ser­vi­cios [de inte­li­gen­cia] fran­ce­ses.

Lou­nis Aggoun: Se lo decía ante­rior­men­te, el AQMI, es el DRS. Dése usted cuen­ta de que en un momen­to en que el mun­do occi­den­tal pro­cla­ma uná­ni­me­men­te que el terro­ris­mo es el azo­te pro­mor­dial que hay que com­ba­tir, los intere­sa­dos se con­ce­den como con­di­ción pre­via a sus inves­ti­ga­cio­nes el excluir de la lis­ta de sos­pe­cho­sos al prin­ci­pal cul­pa­ble. Por más que el DRS fir­ma­ra sus actos terro­ris­tas, los jue­ces, los polí­ti­cos y los medios fran­ce­ses con­cer­ni­dos orga­ni­zan unas mas­ca­ra­das para dis­cul­par­le y para tra­tar de iden­ti­fi­car a un cul­pa­ble por esen­cia impo­si­ble de con­fun­dir por­que, por decre­to, esta­ba libre de toda sos­pe­cha. Que­dan los subal­ter­nos, quie­nes tie­nen los pies atra­pa­dos en la red, Kha­led Kel­kal, Boua­lem Ben­saïd, Rachid Ram­da y com­pa­ñía, que tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de en lo que con­cier­ne a sus capa­ci­da­des reales y que los diver­sos pro­ta­go­nis­tas (poli­cías, cro­nis­tas judi­cia­les, has­ta las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas) acep­tan como los per­fec­tos chi­vos expia­to­rios para eli­mi­nar el pro­ble­ma creán­do­se bue­na con­cien­cia (las per­so­nas dete­ni­das son cul­pa­bles en un gra­do u otro), mien­tras que quie­nes han orde­na­do estos actos son reci­bi­dos fas­tuo­sa­menb­te en el Eli­seo para orga­ni­zar el saqueo de los recur­sos de Arge­lia.

JPEG - 19.4 KB
Ama­ri Saï­fi (alias Abde­ra­zak el Para o Abou Hay­da­ra), lla­ma­do «el Bin Laden del Saha­ra», líder del GSPC. Este «terro­ris­ta islá­mi­co» es en reali­dad un anti­guo coman­dan­te de la guar­dia del Minis­te­rio de la Defen­sa de Arge­lia y un agen­te del Depar­ta­men­to de la Inte­li­gen­cia y la Segu­ri­dad Esta­tal argelina(antigua Segu­ri­dad Mili­tar).

Todo esto lle­va a decir que el AQMI tie­ne ante sí una bue­na épo­ca. Pero el nom­bre de esta orga­ni­za­ción es en sí mis­mo una orba maes­tra de la mani­pu­la­ción. En dos pala­bras, se les mar­gi­na de la huma­ni­dad, sin otra jus­ti­fi­ca­ción que la de ver estas pala­bras así uni­das, el Islam y todos los pue­blos del Magreb, unién­do­los a al-Qae­da y Osa­ma Ben Laden. En una decla­ra­ción se pre­ten­de que al-Qae­da apo­ya a la orga­ni­za­ción y la finan­cian paí­ses y orga­ni­za­cio­nes muy ricos, y en la mis­ma fra­se que nece­si­ta secues­trar a euro­peos para finan­ciar­se. En un momen­to se afir­ma que está sobre­equi­pa­da (sin que nun­ca, nun­ca jamás, se pon­gan en peli­gro los intere­ses del régi­men arge­lino con­tra el que se supo­ne que lucha) y en el siguien­te que es un ejér­ci­to de men­di­gos. Se otor­ga a la orga­ni­za­ción el pro­pó­si­to de lle­var a cabo una gue­rra total con­tra los inva­so­res y los occi­den­ta­les, y todo el mun­do encuen­tra nor­mal que nun­ca haya aten­ta­do con­tra sus intere­ses (y, sobre todo, con­tra los esta­dou­nu­den­ses que pulu­lan por la zona) cuan­do el desier­to, en el que se supo­ne que vive “como pez en el agua”, ocul­ta miles de kiló­me­tros de oleo­duc­tos que sería muy fácil hacer esta­llar.

Se afir­ma que la orga­ni­za­ción está deci­ma­da y sin tran­si­ción que el medio millar de sus sol­da­dos con­tro­la un terri­to­rio tan gran­de como Euro­pa del este, en un terreno que es de los más hos­ti­les del pla­ne­ta, don­de, sin embar­go, se con­cen­tran las fuer­zas arma­das de cua­tro paí­ses que ofi­cial­men­te las aco­san con el apo­yo de las fuer­zas espe­cia­les de Fran­cia, de la OTAN, de Esta­dos Uni­dos, etc. Se pro­cla­ma que estos terro­ris­ta pue­den ata­car don­de quie­ran, cuan­do quie­ran y cada vez que ata­can es con una fina­li­dad tur­bia aun­que tar­de o tem­prano se des­cu­bre que sir­ve a obje­ti­vos pura­men­te cra­pu­lo­sos que, en todo caso, en abso­lu­to tie­nen nada que ver con nin­gún móvil reli­gio­so. Se pre­ten­de que estos hom­bres son irre­dic­ti­bles y regu­lar­men­te se difun­den sus avi­sos con­tra tal o cual país que nos se con­for­ma a sus exi­gen­cias, como por ejem­plo, abro­gar la ley sobre el bur­ka en Fran­cia. ¿Quie­re esto decir que si Fran­cia se ple­ga­ra a esta exi­gen­cia el AQMI acep­ta­ría dejar­la saquear los recur­sos de los paí­ses del Sahel?

¿Cómo con­ci­liar esto con el pro­pó­si­to incial de al-Qae­da, que es lle­var a cabo una gue­rra total con­tra los occi­den­ta­les? Nun­ca el AQMI (y antes de él el GSPC (Gru­po Sala­fis­ta para la Pre­di­ca­ción y el Com­ba­te) o siquie­ra el GIA) ha come­ti­do en 20 años de exis­ten­cia un acto que haya con­tri­nui­do a debi­li­tar al régi­men y a ser­vir al pue­blo. Se pue­de pro­bar fácil­men­te que cada una de sus accio­nes de enver­ga­du­ra ha ocu­rri­do en un momen­to cla­ve que ha teni­do como con­se­cuen­cia per­ju­di­car al pue­blo arge­lino y refor­zar al régi­men.

En las abun­dan­tes obras sobre el AQMI, ¿quién recuer­da que Ama­ra Saï­fi [15], alias Abde­ra­zak El-Para, alias “el Ben Laden del Saha­ra”, vive apa­ci­ble­men­te en el Club de los Pinos de Argel [16] tras haber sido pre­sen­ta­do como la per­so­na que lle­vó a la adhe­sión del GSPC a al-Qae­da? Todo esto podría ser alu­ci­nan­te, pero “exper­tos”, “espe­cia­lis­tas”, “direc­to­res de ins­ti­tu­tos”, de “cen­tros de inves­ti­ga­ción”, de “obser­va­to­rios” se tur­nan en los pla­tós de tele­vi­sión para con­tar­nos, sin reir­se, una patra­ña que sólo se man­tie­ne por­que la dicen sin que nadie la con­tra­di­ga unos indi­vi­duos que tie­ne difi­cul­ta­des para ocul­tar su afi­lia­ción a los ser­vi­cios secre­tos, inclu­so a las cen­tra­les que ganan con difun­dir todas estas into­xi­ca­cio­nes. Todos estos ili­mi­ta­dos pode­res, de poli­cía, de jus­ti­cia y de medios jun­tos, no logran pro­du­cir una ver­sión de los hechos que pue­da resis­tir la menor con­tra­dic­ción. Por ello se impo­ne la prohi­bi­ción de cual­quier pala­bra que se des­mar­que de la his­to­ria ofi­cial.

La lucha anti­te­rro­ris­ta a esca­la mun­dial tal como la están diri­gien­do los actua­les res­pon­sa­bles y sus pro­pa­gan­dis­tas es un fra­ca­so evi­den­te. No tie­ne como con­se­cuen­cia difun­dir la demo­cra­cia ahí don­de no exis­te sino que la ha des­trui­do ahí don­de exis­tía. Es exac­ta­men­te el obje­ti­vo de los terro­ris­tas. La úni­ca res­pues­ta con­cre­ta de los pode­res occi­den­ta­les con­sis­te en pro­po­ner medi­das de ficha­je de la pobla­ción, la mul­ti­pli­ca­ción de los sis­te­mas de vigi­lan­cia, de bio­me­tría y, por con­si­guien­te, ani­qui­lar todo lo que las demo­cra­cias tie­nen de demo­crá­ti­co. ¿Y con qué resul­ta­do “prag­má­ti­co”?

A la lar­ga la pre­sen­cia de fran­ce­ses en el Sahel corre el ries­go de ser inde­fen­di­ble. Sin embar­go, si se abor­da la cues­tión des­de el pun­to de vis­ta pura­men­te cíni­co del inte­rés fran­cés, el inte­rés estra­té­gi­co es vital. Roland Jac­quard, Xavier Rau­fer, Antoi­ne Sfeir, Louis Caprio­li, Jean-Louis Bru­guiè­re, Moha­med Sifaoui, estos son los enemi­gos de Fran­cia por­que son los cóm­pli­ces direc­tos del terro­ris­mo inter­na­cio­nal ya que su dis­cur­so se arti­cu­la para dis­cul­par a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles y echar­les la cul­pa de todo a los subal­ter­nos.

Enton­ces, el AQMI es el DRS. Quie­nes pre­ten­den lo con­tra­rio son peli­gro­sos fal­si­fi­ca­do­res. Su dis­cur­so no es más que un encan­ta­mien­to acom­pa­ña­do de arti­fi­cios que no deben nada a la deon­to­lo­gía: fin­gir igno­rar la exis­ten­cia de obras que ates­ti­guan la reali­dad de cier­tos actos para no tener que hacer eco a unas ver­da­des moles­tas; impo­ner la car­ga de la prue­ba a la víc­ti­ma, cuan­do ésta debe­ría incum­bir a quien la acu­sa.

Desa­fío a cual­quie­ra de todos aque­llos que deten­tan estos pode­res (medios, poli­cía, jus­ti­cia, polí­ti­ca, inves­ti­ga­ción de todo tipo) a apor­tar­me el menor ele­men­to que no sea un chis­me inve­ri­fi­ca­ble, supues­tos aten­ta­dos des­ba­ra­ta­dos, con­fi­den­cias de agen­tes secre­tos que sólo tie­nen voca­ción de epa­tar a la gale­ría sin que sus acto­res ten­gan que apor­tar el menor esbo­zo de prue­ba; todo ello acom­pa­ña­do de una sos­pe­cha insi­dio­sa que pesa con­tra cual­quie­ra que apor­te la con­tra­dic­ción de que­rer favo­re­cer el terro­ris­mo de ser un “cons­pi­ra­dor”, lo que per­mi­te des­car­tar­lo con el menor cos­te tal como se pro­ce­de en las dic­ta­du­ras.

Desa­fío a todos estos “exper­tos” jun­tos a pre­sen­tar un solo ele­men­to tan­gi­ble de lo que ellos afir­man sobre el AQMI, si no men­sa­jes vir­tu­ra­les envia­dos por terro­ris­tas vir­tua­les que sos­tie­nen unas tesis gro­tes­cas, que se desa­rro­llan según unos esce­na­rios rocam­bo­les­cos y se enun­cian ante perio­dis­tas que pare­ce tener por plie­go de con­di­cio­nes solo tra­gar­se tan­to más encan­ta­dos la men­ti­ra cuan­to mayo­res sea. Jac­quard, Bru­guiè­re, Sifaoui, Sfeir, Rau­fer y Gui­dè­re (la nue­va ver­sión pija del exper­to que les toma el pelo a uste­des) no tie­nen ambi­ción de aca­bar con el terro­ris­mo, favo­re­cen la dise­mi­na­cióm y legi­ti­man la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra en las socie­da­des occi­den­ta­les.

A fina­les de noviem­bre de 2010 Nico­las Sar­kozy par­ti­ci­pa­rá en una reu­nión de la Unión por el Medi­te­rrá­neo. Cuan­do se vea en la tele­vi­sión a los jefes de Esta­do así reu­ni­dos pode­mos estar segu­ros de tener ante noso­tros a algu­nos de los cla­ros res­pon­sa­bles y orga­ni­za­do­res del terro­ris­mo inter­na­cio­nal y a sus cóm­pli­ces, así como a los encu­bri­do­res de sus accio­nes. Así es como un puña­do de depre­da­do­res ejer­cen su féru­la sobre la casi tota­li­dad de la huma­ni­dad, atri­bu­yén­do­le las fecho­rías de las que ellos son ins­ti­ga­do­res y lue­go impo­nién­do­le apor­tar la prue­ba de su ino­cen­cia tras haber­le qui­ta­do todos los medios que le per­mi­tían reu­nir­la.

Es el momen­to de que esto aca­be. Se pue­de hacer no per­mi­tien­do más que pase la men­ti­ra, ponien­do ante la evi­den­cia a los pro­pa­gan­dis­tas, ahí don­de se expre­san, en un pla­tó de la tele­vi­sión o en un bar: ellos son los cóm­pli­ces indis­cu­ti­bles del terro­ris­mo. Ten­dían muchas difi­cul­ta­des para demos­trar­les a uste­des lo con­tra­rio a pesar de los pode­res y de los infi­ni­tos medios de los que dis­po­nen. Al fin y al cabo, aca­bar con el mayor azo­te de la huma­ni­dad, el terro­ris­mo, bien mere­ce un deba­te entre per­so­nas serias. Aho­ra bien, los medios fran­ce­ses con­si­de­ra­na a Moha­med Sifaoui, la supre­ma des­hon­ra del pen­sa­mien­to, el sum­mun del inte­lec­tual ára­be. Es cri­mi­nal.

Sil­via Cat­to­riLos gran­des medios ocul­ta­ron su ante­rior libro, que tuvo una amplia aco­gi­da. ¿Cree usted que éste tie­ne posi­bi­li­da­des de ser mejor aco­gi­do mediá­ti­ca­men­te?

Lou­nis Aggoun: Cuan­do se pre­ten­de ali­near la cró­ni­ca insos­te­ni­ble de dos­cien­tos años de hechos inco­fe­sa­bles no se pue­de espe­rar ver a los inter­me­dia­rios de la men­ti­ra per­ma­nen­te pro­mo­ver una obra que des­cri­be su pro­pio fra­ca­so. Aún cuan­do cada uno vie­ra 99 razo­nes para hablar de ello (sobre todo, entre quie­nes pre­ten­den mili­tar por la ver­dad, con­tra los medios con­ven­cio­na­les), la obra alber­ga una cen­té­si­ma ver­dad que les moles­ta. Por con­si­guien­te, pre­fe­ri­rá ocul­tar las 99 que que­rría pro­mo­ver para no dar cré­di­to a esa cen­té­si­ma que le acu­sa. Enton­ces la difi­cul­tad está en con­ci­liar esta excep­ción con la pro­me­sa deon­to­ló­gi­ca que ha situa­do en el fron­tis­pi­cio de su pági­na web, pero, ¿aca­so el arte de la ver­dad no es saber men­tir­se a sí mis­mo? Haga recuen­to de todas las per­so­nas que ten­drían una míni­ma razón para par­ti­ci­par en la omer­ta y ten­drá una idea del dra­ma arge­lino. Los gene­ra­les no son sino el colo­fón de un fra­ca­so que, por des­gra­cia, supera amplia­men­te las fron­te­ras del Club de los Pinos.

Para espe­rar un apo­yo mediá­ti­co hay que ser edu­ca­do. El azar ha que­ri­do que mi libro apa­rez­ca en mes antes que otro dedi­ca­do com­ple­ta­men­te a la his­to­ria incon­fe­sa­ble de Fra­nçois Mit­te­rrand y la gue­rra de Arge­lia [17] que es un capí­tu­lo entre una vein­te­na del mío. La obra exce­le­te de Fra­nçois Malye y Ben­ja­min Sto­ra ha goza­do de una entu­sias­ta aco­gi­da mien­tras que el mío ha sido aco­gi­do por la omer­ta. ¿Por qué? Más allá de la bene­vo­len­cia total­men­te legí­ti­ma de los medios por el res­pe­ta­ble his­to­ria­dor que es Ben­ja­min Sto­ra hay otra dimen­sión más dis­cu­ti­ble. Su libro es un poco his­to­ria en pasa­do sim­ple cuan­do el mío está en imper­fec­to. Mi libro tie­ne una pro­yec­ción en el pre­sen­te miens­tra que el suyo es casi un zan­jar cuen­tas con un hom­bre que ya no pue­de hacer daño.

Ahbo­ra bien, y esta es otra dimen­sión moles­ta de mi libro, los pro­ble­mas de Mit­te­rrand con Arge­lia no se detu­vie­ron en 1982 votan­do la amnis­tía de los gene­ra­les fran­ce­ses gol­pis­tas y devol­vien­do a los gene­ra­les arge­li­nos (no menos gol­pis­tas) una par­te de los archi­vos, que rápi­da­men­te sella­ron y prohi­bie­ron acce­der a ellos. Pro­si­guie­ron más allá inclu­so de su muer­te. Mi libro no se detie­ne don­de es cómo­do, demues­tra que a par­tir de 1982 Mit­te­rrand no paró has­ta que reto­mó los acon­te­ci­mien­tos ahí don­de esta­ban cuan­do de Gau­lle le “expo­lío” del poder en 1958. Y que la “gue­rra sucia” que empe­zó en 1999, que sal­pi­có inclu­so a Fran­cia y que con­ti­núa hoy a pesar de las apa­rien­cias es la con­se­cuen­cia direc­ta de esta obse­sión arge­li­na de Fra­nçois Mit­te­rrand. Se aco­ge bien la his­to­ria mien­tras es ino­fen­si­va, mien­tras no moles­ta actual­men­te a la “cla­se diri­gen­te”.

Cuan­do se publi­có Fra­nçal­gé­rie, cri­mes et men­son­ges d’Etats [18], en una entre­vis­ta publi­ca­da en Le Quo­ti­dien d’Oran, rea­li­za­da por Moham­med Har­bi (y sin que la pre­gun­ta del perio­dis­ta se pres­te ver­da­de­ra­men­te a ello), Gil­bert Mey­nier evo­ca sin citar­la “una obra publi­ca­da recien­te­men­te” que expli­ca­ría todo “por la mani­pu­la­ción”. El DRS debió de apre­ciar­lo. No era nues­tra inten­ción si lo que él pro­cla­ma­ba, que no se pue­de expli­car todo por la mani­pu­la­cuión, es una ver­dad gene­ral indig­na de un gran espí­ri­tu como él. Sim­ple­men­te hemos demos­tra­do por A+B que es paten­te la mano del DRS a pro­pó­si­to de varias cues­tio­nes sobre las que cir­cu­lan tesis men­ti­ro­sas. Para con­tes­tar nues­tra obra hubie­ra sido inte­lec­tual­men­te hones­to cen­sar explí­ci­ta­men­te los pun­tos de nues­tra demos­tra­ción sobre los que él no esta­ba de acuer­do. Segui­mos espe­rán­do­lo. Nun­ca ha hecho el menor des­me­ti­do de nin­gu­na de las acu­sa­cio­nes muy gra­ves y con el nom­bre de los cul­pa­bles que hay en el libro; la his­to­ria nos ha dado la razón sobre muchas cues­tio­nes, por ejem­plo, sobre el bár­ba­ro ase­si­na­to de los mon­jes de Tibhé­ri­ne. Con todo, per­du­ran la men­ti­ra y la ver­dad ofi­cial que harán de los arge­li­nos un pue­blo de terro­ris­tas en poten­cia y un per­jui­cio para sus veci­nos, y de los gene­ra­les ase­si­nos los guar­dia­nes de la liber­tad y los paran­go­nes de la demo­cra­cia.

En todo caso, cuan­do el menor suce­so en las antí­po­das da lugar a tele­gra­mas y a bre­ves en las cade­nas de infor­ma­ción con­ti­nua, los medios fran­ce­ses osci­lan entre el silen­cio total sobre Arge­lia y la men­ti­ra pro­ba­da de los “inte­lec­tua­les nega­ti­vos”. Y cuan­do se impo­ne esto, entre lo mejor, encar­na­do estos his­to­ria­do­res que han pro­du­ci­do una par­te impor­tan­te del cono­ci­mien­to sobre Arge­lia, y lo peor, encar­na­do por Moha­med Sifaoui y Moha­med Mou­les­sehoul /​Yas­mi­na Kha­dra, hay un vacío inex­pli­ca­ble si no es por la volun­tad de com­pla­cer al régi­men de los gene­ra­les. ¿Dón­de se ha meti­do la “masa que fal­ta”, cien­tos de miles de inte­lec­tua­les, de perio­dis­tas, de cien­tí­fi­cos, de inves­ti­ga­do­res y de cua­dros de altos vue­los a los que nadie ten­dría pro­ble­ma en encon­trar en su entorno inme­dia­to? Bas­ta con no plan­tear la pre­gun­ta para que ésta no lla­me a nin­gu­na res­pues­ta moles­ta.

En resu­men, cuan­do la ver­dad his­tó­ri­ca no es una men­ti­ra debe ser cali­bra­da para ser “comer­cia­li­za­ble”. La his­to­ria se ha con­ver­ti­do en un fon­do de comer­cio que ges­tio­nan con eru­di­ción sus pro­pie­ta­rios “legí­ti­mos” (para decir todo de los terro­ris­tas se repar­ten el espa­cio con char­la­te­nes de todo tipo, fal­sos pro­fes­tas, impos­to­res y apren­di­ces de bru­jo). Y epi­só­di­ca­men­te, a cuen­ta gotas, con­ce­den una ver­dad moles­ta, a razón de un éxi­to de ven­tas al año. A este rit­mo haría fal­ta un siglo de éxi­tos de ven­tas para espe­rar ver emer­ger fina­le­men­te toda la ver­dad recon­trui­da a base de reta­zos. Mien­tras tan­to un pue­blo se mue­re. Es con­sen­tir un sacri­fi­cio dema­sia­do gran­de para no come­ter un cri­men de lesa-auto­ri­dad mediá­ti­ca.

Sil­via Cat­to­riEn con­clu­sión, ¿qué pers­pec­ti­vas tie­ne Arge­lia?

JPEG - 15 KB
Jac­ques Atta­li, fran­cés, eco­no­mis­ta y escri­tor de ensa­yos polí­ti­cos, naci­do en la ciu­dad de Orán (Arge­lia). Fue escri­ba del ex pre­si­den­te Fra­nçois Mit­te­rrand, jue­ga un rol cen­tral en las rela­cio­nes fran­co-arge­li­nas y el desa­rro­llo del poder mili­tar.

Lou­nis Aggoun: El pro­ble­ma de Arge­lia no se resol­ve­rá mien­tras Fran­cia esté bajo influen­cia arge­li­na y vice­ver­sa. El pro­ble­ma prin­ci­pal es de orden mediá­ti­co, vin­cu­la­do direc­ta­men­te a la infor­ma­ción. No es casual que quien ayu­dó a Lar­bi Belkheir y a su gobierno negro a apro­piar­se de Arge­lia en la déca­da de 1980, el arqui­tec­to de la des­com­po­si­ción del país, quien con­ci­bió el libe­ra­lis­mo sal­va­je y bár­ba­ro (la for­ma moder­na de tira­nía) que arrui­nó a Arge­lia sea la mis­ma per­so­na a la que Nico­las Sar­kozy con­fia la tarea de hacer la lis­ta de las “refor­mas” que hay que lle­var a cabo en Fran­cia, el arse­nal de la expo­lia­ción del pue­blo por par­te de los pode­ro­sos: Jac­ques Atta­li, un hom­bre omni­pre­sen­te en los medios fran­ce­ses.

Nos encon­tra­mos en una encru­ci­ja­da de la huma­ni­dad. O bien los pue­blos con­si­guen dar un giro de 180 gra­dos reto­man­do las rien­das de sus des­ti­nos o se meten en un mun­do de un feu­da­lis­mo terri­ble. Una vez com­pren­di­do esto, la cues­tión es saber si noso­tros, el pue­blo, vamos a dejar dócil­men­te que nos lle­ven al mata­de­ro. He res­pon­di­do que hacía fal­ta una revo­lu­ción y que ésta con­sis­te en no caer en la tram­pa de la vio­len­cia (de la que sólo se bene­fi­cian los pode­ro­sos, los dic­ta­do­res, las fuer­zas ocul­tas, los apren­di­ces de bru­jo, los tra­fi­can­tes de armas, los depre­da­do­res de toda cala­ña, los mani­pu­la­do­res, los garan­tes de la men­ti­ra ofi­cial y los terro­ris­tas), sino sim­ple­men­te en exi­gir la ver­dad. La revo­lu­ción pude ser tan sim­ple como una pos­tal envia­da asi­dua­men­te, una vez al mes (a cos­te de un sello y has­ta que se res­ta­blez­ca la equi­dad) a la redac­ción de Fran­ce 2, a David Puja­das, a Arlet­te Cha­bot, para recor­dar­les su misión de infor­mar; a un dipu­tado, a un pre­si­den­te, a todos aque­llos que han trai­cio­na­do para hacer­les saber que no se les vota­rá la pró­xi­ma ve, ¡y man­te­ner la pro­me­sa!

Sil­via Cat­to­riMuchas gra­cias.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *