Amnis­tia como impu­ni­dad – Mikel Ari­za­le­ta

Sin duda algu­na el ferro­lano San­tos Juliá ha sido el his­to­ria­dor que más ha pero­ra­do, sobre todo des­de El País y Pri­sa, que duran­te la tran­si­ción no hubo pac­to de silen­cio alguno. Escri­bía en 1996: “En los 20 años que lle­va­mos de demo­cra­cia cada cual ha inves­ti­ga­do lo que le ha veni­do en gana, ha con­ta­do con ayu­das ofi­cia­les para hacer­lo y ha dis­fru­ta­do de finan­cia­ción públi­ca para edi­tar­lo y de gene­ro­sí­si­mos espa­cios en perió­di­cos y revis­tas para dar­lo a cono­cer. Roza ya el lími­te de lo gro­tes­co insis­tir en un fan­tas­ma­gó­ri­co pac­to de olvi­do como expli­ca­ción de supues­tas lagu­nas en la his­to­rio­gra­fía de la gue­rra civil[i].

Tesis difí­cil de sos­te­ner por un his­to­ria­dor de sol­ven­cia, sal­vo que, como él, des­de 1981 pre­ten­da men­daz y macha­co­na­men­te alec­cio­nar al públi­co des­de el PSOE. Tesis refu­ta­da ya con deta­lle por dis­tin­tos his­to­ria­do­res e inves­ti­ga­do­res de cam­po, ras­trea­do­res de his­to­rias loca­les, escu­dri­ña­do­res de archi­vos saquea­dos y obs­ta­cu­li­za­dos bajo lla­ves fran­quis­tas, alma­ce­nes des­or­de­na­dos de lega­jos y biblio­te­cas con tro­pie­zos y vallas. El his­to­ria­dor, Fran­cis­co Espi­no­sa Mes­tre, que mer­ced a sus tra­ba­jos rea­li­za­dos sí sabe de qué habla, le res­pon­dió en 2007 con deta­lle y finu­ra[ii] .

Ya antes, en 1980, José Vidal-Beney­to escri­bía que “la demo­cra­cia que nos gobier­na ha sido edi­fi­ca­da sobre la losa que sepul­ta nues­tra memo­ria colec­ti­va…, el pac­to de silen­cio his­tó­ri­co sus­cri­to por las fuer­zas de la izquier­da con los pro­ta­go­nis­tas del 15 de junio de 1977, como pre­cio de su entra­da en el club de la refor­ma, de su lega­li­za­ción polí­ti­ca y de su legi­ti­ma­ción social en la nue­va demo­cra­cia”[iii]. Fue el anti­ci­po de aquel “Al sue­lo!, ¡al sue­lo todo el mun­do!» del 23 de febre­ro del 1981, espe­ta­do a los par­la­men­ta­rios por el tenien­te coro­nel de la guar­diac­Ci­vil, Anto­nio Teje­ro.

La ley 461977 del 15 de octu­bre, la ley de amnis­tía deja­ba en cla­ro sus inten­cio­nes: Que­dan amnis­tia­dos “todos los actos de inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca, cual­quie­ra que fue­se su resul­ta­do, tipi­fi­ca­dos como deli­tos y fal­tas rea­li­za­dos con ante­rio­ri­dad al día 15 de diciem­bre de 1976… Los deli­tos y fal­tas que pudie­ran haber come­ti­do las auto­ri­da­des, fun­cio­na­rios y agen­tes del orden públi­co, con moti­vo u oca­sión de la inves­ti­ga­ción y per­se­cu­ción de los actos inclui­dos en esta Ley”. Y el rey, el par­la­men­to y los tri­bu­na­les han con­ver­ti­do la ley de amnis­tía en jus­ti­fi­ca­ción de una impu­ni­dad: el putsch mili­tar y sus crí­me­nes de dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

Sos­tie­ne el juris­ta Rodrí­guez Arias que la impu­ni­dad de todo lo per­pe­tra­do por el régi­men fran­quis­ta con­tra los defen­so­res de la Segun­da Repú­bli­ca espa­ño­la “siem­pre me pare­ció algo per­fec­ta­men­te equi­pa­ra­ble en muchos casos a los pro­pios crí­me­nes del nazis­mo”. Hoy sabe­mos que la Ley de Amnis­tía del año 1977 fue una ley de pun­to final, con­tra­ria al dere­cho penal inter­na­cio­nal, por­que “una demo­cra­cia no pue­de amnis­tiar a pre­sos polí­ti­cos ya que en demo­cra­cia no exis­te el deli­to polí­ti­co de opi­nión o pen­sa­mien­to y, por lo tan­to, lo que per­se­guía era amnis­tiar los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad come­ti­dos por los fran­quis­tas”.

Los triun­fa­do­res del gol­pe de 18 de julio y sus here­de­ros no per­die­ron nada, es más, “gana­ron en posi­bi­li­da­des de poder expan­dir sus nego­cios fue­ra del país; la mayor par­te de los diri­gen­tes de la izquier­da par­la­men­ta­ria tam­bién gana­ron ya que pasa­ron a for­mar par­te de la cla­se diri­gen­te”. Las sen­ten­cias de la aso­na­da mili­tar y la dic­ta­du­ra no son sen­ten­cias: son crí­me­nes de gue­rra impres­crip­ti­bles, inam­nis­tia­bles. Veni­mos de un geno­ci­dio y hay resis­ten­cia a que se haga jus­ti­cia por­que “la con­de­na jurí­di­ca del fran­quis­mo pro­vo­ca el cues­tio­na­mien­to de todo el sis­te­ma jurí­di­co, ins­ti­tu­cio­nal, eco­nó­mi­co actual. Hay que devol­ver todas las pro­pie­da­des incau­ta­das a los repu­bli­ca­nos, al decla­rar­se nulas las mul­tas impues­tas como con­se­cuen­cia de las leyes repre­si­vas hay que devol­ver a las fami­lias el impor­te actua­li­za­do con sus intere­ses corres­pon­dien­tes”.

Que Fran­co se empe­ña­se en lla­mar “sen­ten­cias” a esos 190.000 ase­si­na­tos, esti­ma­dos, pudie­ra pare­cer chun­go, lo que resul­ta hirien­te es que hoy sigan sin ser anu­la­das todas las “sen­ten­cias” y los “tri­bu­na­les” de enton­ces, sin que sean reco­no­ci­dos como mera fic­ción jurí­di­ca uti­li­za­da por el régi­men fas­cis­ta de Fran­co para el enmas­ca­ra­mien­to de todos estos ase­si­na­tos sis­te­má­ti­cos. La Cons­ti­tu­ción de 1931 no auto­ri­za­ba a legis­lar a un gene­ral rebel­de.

Nues­tro sis­te­ma jurí­di­co y nues­tros gobier­nos no pue­den seguir con­va­li­dan­do las tro­pe­lías cri­mi­na­les del fas­cis­mo espa­ñol como actos de “dere­cho”. Y de nue­vo una ojea­da al libro del pro­fe­sor Miguel Ángel Rodrí­guez Arias “El caso de los niños per­di­dos del fran­quis­mo” apor­ta luz y cla­ri­dad.


[i] “Satu­ra­dos de memo­ria”, El País 21 de julio de 1996

[ii] His­pa­nia Nova, revis­ta de his­to­ria con­tem­po­rá­nea, nº 7, año 2007: “Gene­ra­cio­nes y memo­ria de la repre­sión fran­quis­ta: Un balan­ce de los movi­mien­tos por la memo­ria”

[iii] Vidal-Beney­to, J, “Cla­ves para un con­tu­ber­nio”, El País, 15 de von. 1980

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *