La sofo­can­te agen­da de Urku­llu el sofo­ca­dor – Jesús Valen­cia

El PNV ha vuel­to a las anda­das. Arrin­co­nan­do ras­gos fun­da­cio­na­les se ha con­ver­ti­do ‑una vez más- en el incon­di­cio­nal alia­do del PSOE. Cada vez que pro­ta­go­ni­za una nue­va y volun­ta­ria entre­ga se hace mere­ce­dor de esas mie­les prin­go­sas que des­ti­lan los entor­nos del poder. Y se com­pro­me­te a batir con furia su pro­pia tie­rra siguien­do a raja­ta­bla las órde­nes que le lle­gan de Madrid.

Sabe­mos por expe­rien­cia pro­pia que esta des­ver­te­bra­ción iden­ti­ta­ria del PNV es corro­si­va para ellos y dolo­ro­sa para los demás. La infi­de­li­dad para con los pro­pios se tra­du­ce en fide­li­dad inque­bran­ta­ble para con los extra­ños; en los momen­tos cru­cia­les, siem­pre han juga­do con el equi­po de fue­ra coad­yu­van­do a las derro­ta del de casa. Cuan­do el PSOE qui­so cons­tre­ñir a sus inter­lo­cu­to­res de Argel, fue el PNV quien les faci­li­tó la tarea lan­zán­do­se a la calle. Cuan­do aqué­llos orga­ni­za­ron el GAL, éstos guar­da­ron celo­sa­men­te el com­pro­me­te­dor male­tín de Ame­do. Cuan­do Madrid dise­ñó la estra­te­gia de pac­tos anti­aber­tza­les, Ardan­za lide­ró el de Aju­ria Enea. Cuan­do Múgi­ca apos­tó por la dis­per­sión, con­tó con el vis­to bueno y la cober­tu­ra social de los jel­ki­des. Cuan­do estos fue­ron invi­ta­dos a la mesa de Loio­la, hicie­ron tena­za con los espa­ño­les para aho­gar cual­quier solu­ción sobe­ra­nis­ta. Así es la «trans­ver­sa­li­dad» anti­vas­ca que casi siem­pre prac­ti­có el PNV y que con exce­si­vo des­par­pa­jo airea­ba Josu Jon. De todo ello guar­da­mos cum­pli­da y amar­ga memo­ria.

Ésta es la hora de Urku­llu. Vien­tos nue­vos soplan por Eus­kal Herria y en muchos ros­tros se apre­cian ras­gos de una ilu­sión toda­vía con­te­ni­da. Aquí o allá bro­tan tenues lla­ma­ra­das (en la Edad Media, los núcleos de vida se con­ta­bi­li­za­ban como «fue­gos») de con­fluen­cia sobe­ra­nis­ta. El sinies­tro Rubal­ca­ba con­vo­có a sus afi­nes para adver­tir­les del peli­gro que se ave­ci­na­ba. Cons­ta que el PNV, el más dis­pues­to de entre ellos, se apres­tó a cola­bo­rar con Maquia­ve­lo Pérez. Y en ésas anda. Urku­llu se ha con­ver­ti­do en el por­ta­voz de don Alfre­do para que en estas tie­rras ten­gan bue­na aco­gi­da sus dic­ta­dos. Quien quie­ra cono­cer­los en ver­sión local no tie­ne más que escu­char­le al jel­ki­de: «Zutik Eus­kal Herria es una refle­xión aje­na y nada nove­do­sa», «los comu­ni­ca­dos de ETA son insu­fi­cien­tes», «tan­tas con­vo­ca­to­rias con sopa de letras, una estra­te­gia ridí­cu­la y ago­bian­te para marear­nos», «que se mue­van ellos», «los faci­li­ta­do­res inter­na­cio­na­les hablan dema­sia­do»… Esplén­di­da debió de ser la cena de Madrid si toma­mos en cuen­ta los empe­ños del jel­ki­de por sofo­car espe­ran­zas. Ha asu­mi­do casi en exclu­si­va la por­ta­vo­cía del par­ti­do para sem­brar rece­los don­de bro­tan siner­gias; para ins­tau­rar des­alien­to don­de des­pun­tan ilu­sio­nes; para des­mo­vi­li­zar a una socie­dad a la que se le pro­po­ne ser suje­to acti­vo de los cam­bios que ya se están pro­du­cien­do. Gra­ve deli­to de leso futu­ro con­tra un pue­blo que lo bus­ca con denue­do.

El PNV tie­ne por delan­te un tra­ba­jo demo­le­dor y bien paga­do; pero exte­nuan­te y nada fácil. No me atre­vo a vati­ci­nar qué suce­de­rá, pero ya están pren­dien­do en Eus­kal Herria nume­ro­sas foga­tas. Y detrás de todas ellas, cada vez hay más gen­te ati­zan­do la lla­ma.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *