La OTAN, gen­dar­me mun­dial- Fidel Cas­tro

Muchas per­so­nas sien­ten náu­seas al escu­char el nom­bre de esa orga­ni­za­ción.

El vier­nes 19 de noviem­bre de 2010 en Lis­boa, Por­tu­gal, los 28 miem­bros de esa beli­co­sa ins­ti­tu­ción, engen­dra­da por Esta­dos Uni­dos, deci­die­ron crear lo que con cinis­mo cali­fi­can de “la nue­va OTAN”.

Esta sur­gió des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial como ins­tru­men­to de la Gue­rra Fría des­ata­da por el impe­ria­lis­mo con­tra la Unión Sovié­ti­ca, el país que pagó con dece­nas de millo­nes de vidas y una colo­sal des­truc­ción la vic­to­ria sobre el nazis­mo.

Con­tra la URSS, Esta­dos Uni­dos movi­li­zó, jun­to a una par­te sana de la pobla­ción euro­pea, a la extre­ma dere­cha y toda la esco­ria nazi­fas­cis­ta de Euro­pa, lle­na de odio y dis­pues­ta a sacar las­ca de los erro­res come­ti­dos por los pro­pios diri­gen­tes de la URSS, tras la muer­te de Lenin.

El pue­blo sovié­ti­co, con enor­mes sacri­fi­cios, fue capaz de man­te­ner la pari­dad nuclear y apo­yar la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de nume­ro­sos pue­blos con­tra los esfuer­zos de los Esta­dos euro­peos por man­te­ner el sis­te­ma colo­nial impues­to por la fuer­za a lo lar­go de siglos; Esta­dos que se alia­ron en la pos­gue­rra al impe­rio yan­ki, quien asu­mió el man­do de la con­tra­rre­vo­lu­ción en el mun­do.

En solo 10 días ―menos de dos sema­nas―, la opi­nión mun­dial ha reci­bi­do tres gran­des e inol­vi­da­bles lec­cio­nes: G‑20, APEC y OTAN, en Seúl, Yokoha­ma y Lis­boa, de modo que todas las per­so­nas hones­tas que sepan leer y escri­bir, y cuyas men­tes no hayan sido muti­la­das por los refle­jos con­di­cio­na­dos del apa­ra­to mediá­ti­co del impe­ria­lis­mo, pue­dan tener una idea real de los pro­ble­mas que afec­tan hoy a la huma­ni­dad.

En Lis­boa no se pro­nun­ció una pala­bra capaz de trans­mi­tir espe­ran­zas a miles de millo­nes de per­so­nas que sufren pobre­za, sub­de­sa­rro­llo, insu­fi­cien­cia de ali­men­tos, vivien­da, salud, edu­ca­ción y empleo.

Por el con­tra­rio, el engreí­do per­so­na­je que figu­ra como jefe de la mafia mili­tar de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen decla­ró, en tono de fiu­rer­ci­to nazi, que el “nue­vo con­cep­to estra­té­gi­co” era para “actuar en cual­quier lugar del mun­do”. No en bal­de el gobierno de Tur­quía estu­vo a pun­to de vetar su nom­bra­mien­to cuan­do Fogh Ras­mus­sen ―un neo­li­be­ral danés― como Pri­mer Minis­tro de Dina­mar­ca, usan­do el pre­tex­to de la liber­tad de pren­sa, defen­dió en abril de 2009 a los auto­res de gra­ves ofen­sas al pro­fe­ta Maho­ma, una figu­ra res­pe­ta­da por todos los cre­yen­tes musul­ma­nes.

No pocos en el mun­do recuer­dan las estre­chas rela­cio­nes de coope­ra­ción entre el Gobierno de Dina­mar­ca y los “inva­so­res” nazis duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

La OTAN, ave de rapi­ña empo­lla­da en las fal­das del impe­rio yan­ki, dota­da inclu­so de armas nuclea­res tác­ti­cas que pue­den ser has­ta varias veces más des­truc­ti­vas que la que hizo des­apa­re­cer la ciu­dad de Hiroshi­ma, está com­pro­me­ti­da por Esta­dos Uni­dos en la gue­rra geno­ci­da de Afga­nis­tán, más com­ple­ja toda­vía que la aven­tu­ra de Koso­vo y la gue­rra con­tra Ser­bia, don­de masa­cra­ron la ciu­dad de Bel­gra­do y estu­vie­ron a pun­to de sufrir un desas­tre si el gobierno de aquel país se hubie­se man­te­ni­do fir­me, en vez de con­fiar en las ins­ti­tu­cio­nes de jus­ti­cia euro­pea en La Haya.

La inglo­rio­sa decla­ra­ción de Lis­boa, en uno de sus pun­tos afir­ma de for­ma vaga y abs­trac­ta:

“Apo­yo a la esta­bi­li­dad regio­nal, los valo­res demo­crá­ti­cos, la segu­ri­dad y la inte­gra­ción en el espa­cio euro­atlán­ti­co en los Bal­ca­nes.”

“La misión en Koso­vo se orien­ta a una pre­sen­cia menor y más fle­xi­ble.”

¿Aho­ra?

Tam­po­co Rusia lo podrá olvi­dar tan fácil­men­te: el hecho real es que cuan­do Yel­tsin desin­te­gró la URSS, Esta­dos Uni­dos avan­zó las fron­te­ras de la OTAN y sus bases de ata­que nuclear al cora­zón de Rusia des­de Euro­pa y Asia.

Esas nue­vas ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res ame­na­za­ban tam­bién a la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y a otros paí­ses asiá­ti­cos.

Cuan­do aque­llo ocu­rrió en 1991, cien­tos de SS-19, SS-20 y otras pode­ro­sas armas sovié­ti­cas podían alcan­zar en cues­tión de minu­tos las bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos y la OTAN en Euro­pa. Nin­gún Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN se habría atre­vi­do a hablar con la arro­gan­cia de Ras­mus­sen.

El pri­mer acuer­do sobre limi­ta­ción de armas nuclea­res fue sus­cri­to en fecha tan tem­pra­na como el 26 de mayo de 1972, entre el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Richard Nixon y el Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca Leo­nid Brezh­nev, con el obje­ti­vo de limi­tar el núme­ro de misi­les anti­ba­lís­ti­cos (Tra­ta­do ABM) y defen­der cier­tos pun­tos con­tra misi­les con car­ga nuclear.

Brezh­nev y Car­ter fir­ma­ron en Vie­na nue­vos acuer­dos cono­ci­dos como SALT II en 1979, pero el Sena­do de Esta­dos Uni­dos se negó a rati­fi­car dichos acuer­dos.

El nue­vo rear­me pro­mo­vi­do por Reagan, con la Ini­cia­ti­va de Defen­sa Estra­té­gi­ca, puso fin a los acuer­dos SALT.

El gaso­duc­to de Sibe­ria había sido vola­do ya por la CIA.

Un nue­vo acuer­do, en cam­bio, fue sus­cri­to en 1991 entre Bush padre y Gor­ba­chov, cin­co meses antes del colap­so de la URSS. Al pro­du­cir­se tal acon­te­ci­mien­to, el cam­po socia­lis­ta ya no exis­tía. Los paí­ses que el Ejér­ci­to Rojo había libe­ra­do de la ocu­pa­ción nazi no fue­ron capa­ces siquie­ra de man­te­ner la inde­pen­den­cia. Gobier­nos dere­chis­tas que acce­die­ron al poder se pasa­ron con armas y baga­jes a la OTAN, y caye­ron en manos de Esta­dos Uni­dos. El de la RDA, que bajo la direc­ción de Erich Honec­ker había rea­li­za­do un gran esfuer­zo, no pudo ven­cer la ofen­si­va ideo­ló­gi­ca y con­su­mis­ta lan­za­da des­de la mis­ma capi­tal ocu­pa­da por las tro­pas occi­den­ta­les.

Como due­ño vir­tual del mun­do, Esta­dos Uni­dos incre­men­tó su polí­ti­ca aven­tu­re­ra y gue­rre­ris­ta.

Debi­do a un pro­ce­so bien mani­pu­la­do, la URSS se desin­te­gró. El gol­pe de gra­cia lo ases­tó Boris Yel­tsin el 8 de diciem­bre de 1991 cuan­do, en su con­di­ción de pre­si­den­te de la Fede­ra­ción Rusa, decla­ró que la Unión Sovié­ti­ca había deja­do de exis­tir. El día 25 de ese mis­mo mes y año, la ban­de­ra roja de la hoz y el mar­ti­llo fue arria­da del Krem­lin.

Un ter­cer acuer­do sobre armas estra­té­gi­cas fue fir­ma­do enton­ces entre Geor­ge H. W. Bush y Boris Yel­tsin, el 3 de enero de 1993, que prohi­bía el uso de los Misi­les Balís­ti­cos Inter­con­ti­nen­ta­les (ICBM por sus siglas en inglés) de cabe­zas múl­ti­ples. Fue rati­fi­ca­do por el Sena­do de Esta­dos Uni­dos el 26 de enero de 1993, con un mar­gen de votos de 87 a 4.

Rusia here­da­ba la cien­cia y la tec­no­lo­gía de la URSS ―que a pesar de la gue­rra y los enor­mes sacri­fi­cios fue capaz de equi­pa­rar su poder con el inmen­so y rico impe­rio yan­ki―, la vic­to­ria con­tra el fas­cis­mo, las tra­di­cio­nes, la cul­tu­ra, y las glo­rias del pue­blo ruso.

La gue­rra de Ser­bia, un pue­blo esla­vo, había hin­ca­do dura­men­te su col­mi­llo en la segu­ri­dad del pue­blo ruso, algo que no podía dar­se el lujo de igno­rar nin­gún gobierno.

La Duma rusa ―indig­na­da por la pri­me­ra gue­rra de Iraq y la de Koso­vo en la que la OTAN masa­cró al pue­blo ser­bio―, se negó a rati­fi­car el START II y no fir­mó dicho acuer­do has­ta el año 2000, y en ese caso, para tra­tar de sal­var el tra­ta­do ABM que a los yan­kis para esa fecha no les intere­sa­ba man­te­ner.

Esta­dos Uni­dos tra­ta de uti­li­zar sus enor­mes recur­sos mediá­ti­cos para man­te­ner, enga­ñar y con­fun­dir a la opi­nión públi­ca mun­dial.

El Gobierno de ese país atra­vie­sa una eta­pa difí­cil como con­se­cuen­cia de sus aven­tu­ras béli­cas. En la gue­rra de Afga­nis­tán están com­pro­me­ti­dos los paí­ses de la OTAN sin excep­ción algu­na, y varios otros del mun­do, a cuyos pue­blos resul­ta odio­sa y repug­nan­te la car­ni­ce­ría don­de están envuel­tos en mayor o menor gra­do paí­ses ricos e indus­tria­li­za­dos como Japón y Aus­tra­lia, y otros del Ter­cer Mun­do.

¿Cuál es la esen­cia del acuer­do apro­ba­do en abril de este año por Esta­dos Uni­dos y Rusia? Ambas par­tes se com­pro­me­ten a redu­cir el núme­ro de oji­vas nuclea­res estra­té­gi­cas a 1 550. De las oji­vas nuclea­res de Fran­cia, Rei­no Uni­do e Israel, todas capa­ces de gol­pear a Rusia, no se dice una pala­bra. De las armas nuclea­res tác­ti­cas, algu­nas de ellas con mucho más poder que la que hizo des­apa­re­cer la ciu­dad de Hiroshi­ma, tam­po­co. No se men­cio­na la capa­ci­dad des­truc­ti­va y letal de nume­ro­sas armas con­ven­cio­na­les, las radio­eléc­tri­cas y otros sis­te­mas de arma­men­tos a los cua­les Esta­dos Uni­dos dedi­ca su cre­cien­te pre­su­pues­to mili­tar, supe­rior a los de todas las demás nacio­nes del mun­do jun­tas. Ambos gobier­nos cono­cen, y tal vez otros muchos de los que allí se reu­nie­ron, que una ter­ce­ra gue­rra mun­dial sería la últi­ma. ¿Qué tipo de ilu­sio­nes se pue­den hacer los miem­bros de la OTAN? ¿Cuál es la tran­qui­li­dad que de esa reu­nión se deri­va para la huma­ni­dad? ¿Qué bene­fi­cio para los paí­ses del Ter­cer Mun­do, e inclu­so para la eco­no­mía inter­na­cio­nal, es posi­ble espe­rar?

No pue­den siquie­ra ofre­cer la espe­ran­za de que la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial sea supe­ra­da, ni cuán­to dura­ría esa mejo­ría. La deu­da públi­ca total de Esta­dos Uni­dos, no solo la del gobierno cen­tral, sino del res­to de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das de ese país, se ele­va ya a una cifra que igua­la el PIB mun­dial del 2009, que ascen­día a 58 millo­nes de millo­nes de dóla­res. ¿Se han pre­gun­ta­do aca­so los reu­ni­dos en Lis­boa de dón­de salie­ron esos fabu­lo­sos recur­sos? Sen­ci­lla­men­te, de la eco­no­mía de todos los demás pue­blos del mun­do, a los que Esta­dos Uni­dos entre­gó pape­les con­ver­ti­dos en divi­sas que a lo lar­go de 40 años, uni­la­te­ral­men­te, deja­ron de tener res­pal­do en oro y aho­ra el valor de ese metal es 40 veces supe­rior. Ese país aún dis­po­ne de poder de veto en el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial. ¿Por qué no se dis­cu­tió eso en Por­tu­gal?

La espe­ran­za de extraer de Afga­nis­tán las tro­pas de Esta­dos Uni­dos, de la OTAN y sus alia­dos, es idí­li­ca. Ten­drán que aban­do­nar ese país antes de que derro­ta­dos entre­guen el poder a la resis­ten­cia afga­na. Los pro­pios alia­dos de Esta­dos Uni­dos empie­zan a reco­no­cer ya que podrían trans­cu­rrir dece­nas de años antes de fina­li­zar esa gue­rra, ¿esta­rá dis­pues­ta la OTAN a per­ma­ne­cer allí ese tiem­po? ¿Lo per­mi­ti­rán los pro­pios ciu­da­da­nos de cada uno de los gobier­nos allí reu­ni­dos? No olvi­dar que un país de gran pobla­ción, Pakis­tán, com­par­te una fron­te­ra de ori­gen colo­nial con Afga­nis­tán y un por­cen­ta­je no des­de­ña­ble de sus habi­tan­tes.

No cri­ti­co a Med­ve­dev, hace muy bien en tra­tar de limi­tar el núme­ro de oji­vas nuclea­res que apun­tan con­tra su país. Barack Oba­ma no pue­de inven­tar jus­ti­fi­ca­ción algu­na. Sería risi­ble ima­gi­nar que ese colo­sal y cos­to­so des­plie­gue del escu­do nuclear anti­mi­sil es para pro­te­ger a Euro­pa y a Rusia de los cohe­tes ira­níes, pro­ce­den­tes de un país que no posee siquie­ra un arte­fac­to nuclear tác­ti­co. Eso ni en un libri­to de his­to­rie­tas para niños se pue­de afir­mar.

Oba­ma admi­tió ya que su pro­me­sa de reti­rar los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos de Afga­nis­tán podría dila­tar­se, y los impues­tos a los con­tri­bu­yen­tes más ricos sus­pen­der­se en lo inme­dia­to. Des­pués del Pre­mio Nobel habría que con­ce­der­le el pre­mio al “mayor encan­ta­dor de ser­pien­tes” que haya exis­ti­do nun­ca.

Toman­do en cuen­ta la auto­bio­gra­fía de W. Bush, con­ver­ti­da ya en “Best Sellers”, que algún redac­tor inte­li­gen­te ela­bo­ró para él, ¿por qué no le hicie­ron el honor de invi­tar­lo a Lis­boa? Con segu­ri­dad que la extre­ma dere­cha, el “Tea Party” de Euro­pa, esta­ría feliz.

Fidel Cas­tro Ruz
Noviem­bre 21 de 2010
8 y 36 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *