El tren ya no para- Joxe Mari Ola­rra

Un giro ines­pe­ra­do es lo que cam­bia el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. Un movi­mien­to impre­vi­si­ble. El ges­to inver­so al pre­ten­di­do por el enemi­go. Tirar cuan­do empu­jan y empu­jar cuan­do tiran. Es la fór­mu­la para apro­ve­char en bene­fi­cio pro­pio la fuer­za del enemi­go.

La izquier­da aber­tza­le a lo lar­go de la his­to­ria ha sabi­do ser mon­ta­ña cuan­do el enemi­go es agua y aho­ra está sien­do agua cuan­do el enemi­go es mon­ta­ña. Por­que no hay nada mas per­ni­cio­so para un movi­mien­to de libe­ra­ción que con­ver­tir­se en pre­vi­si­ble e inmó­vil. Las aguas no se pue­den que­dar dor­mi­das, por­que el sedi­men­to las enfan­ga.

Mayor Ore­ja habló de fran­quis­mo en tér­mi­nos de pla­ci­dez y bra­ma­ron los hipó­cri­tas que con el «gene­ra­lí­si­mo» en vida no se atre­vie­ron a mover un dedo, pero que a su muer­te cons­te­la­ron de meda­llas su pecho.

En toda dic­ta­du­ra, gue­rra, con­flic­to hay quie­nes viven plá­ci­da­men­te; tan­to que man­te­ner la situa­ción es obje­ti­vo en sí mis­mo. En Espa­ña, el con­ten­cio­so polí­ti­co y arma­do que enfren­ta al Esta­do con la Eus­kal Herria que ocu­pa tam­bién ha gene­ra­do «pla­ci­dez». Sec­to­res que viven del con­flic­to, pro­fe­sio­na­les libe­ra­dos a suel­do de la men­ti­ra, car­tas polí­ti­cas que se auto­de­no­mi­nan demó­cra­tas y ya son inma­cu­la­dos por defi­ni­ción…

Toda gue­rra inse­mi­na cama­das de perros que muer­den con rabia a todo el que pre­ten­da cam­biar el andén de su mun­do. Su pla­ci­dez está por enci­ma de la jus­ti­cia; la injus­ti­cia raíz del con­flic­to es el tabú incues­tio­na­ble.

El Esta­do había cogi­do la medi­da cómo­da al «empa­te téc­ni­co» del con­flic­to. No logra­ba asi­mi­lar Eus­kal Herria, pero tam­po­co se rom­pía su Espa­ña. Se enca­jan gol­pes, sí, pero hay car­ta blan­ca a la repre­sión y a la per­se­cu­ción polí­ti­ca. Mien­tras se eche a vas­cos a los leo­nes segui­rá fun­cio­nan­do en Espa­ña el «pan y cir­co» de los roma­nos. No han cam­bia­do nada.

La izquier­da aber­tza­le ha sido capaz de sobre­po­ner­se a la cri­mi­na­li­za­ción y, man­te­nien­do la cabe­za fría y el pul­so fir­me, ha logra­do gene­rar la ener­gía que ha hecho posi­ble el giro insos­pe­cha­do para resi­tuar el camino de la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Nos han infli­gi­do dolor para nublar el pen­sa­mien­to y blo­quear­nos. Lejos de ello, nos hemos dota­do de una mayor cla­ri­dad en los aná­li­sis para ela­bo­rar la estra­te­gia efi­caz de cara a con­quis­tar los obje­ti­vos his­tó­ri­cos. Por si fue­ra poco, las bases de la uni­dad popu­lar han res­pon­di­do con una par­ti­ci­pa­ción y rique­za en el deba­te como no se recor­da­ba.

¿Que de la nece­si­dad hemos hecho vir­tud? Que se cuen­te como se quie­ra. La izquier­da aber­tza­le, la que los voce­ros del Esta­do daban en sus par­tes por derro­ta­da y humi­lla­da, es la que ha pro­vo­ca­do el cam­bio de pará­me­tros y aho­ra todos se apu­ran a reubi­car. Por­que ya nada va a ser igual.

La eva­lua­ción de una estra­te­gia va siem­pre en rela­ción a la con­se­cuen­cia gene­ra­da. La del Esta­do con­tra el inde­pen­den­tis­mo ha sido un fra­ca­so, por que ha aca­ba­do pro­du­cien­do el efec­to con­tra­rio al pre­ten­di­do. En cual­quier otro lugar defe­nes­tra­rían al res­pon­sa­ble del fias­co y rec­ti­fi­ca­rían radi­cal­men­te la polí­ti­ca segui­da has­ta el momen­to. En Espa­ña no ha acos­tum­bra­do a ser así, y es más, lejos de enmen­dar­se, se ha sos­te­ni­do con mayor vehe­men­cia y sober­bia. Los bro­tes repre­si­vos han sido un habi­tual expo­nen­te. ¿Per­se­ve­ra­rán en ello bus­can­do pro­vo­car la vola­du­ra del nue­vo tiem­po polí­ti­co? Esta­re­mos vigi­lan­tes en la veri­fi­ca­ción de sus ges­tas.

Has­ta aho­ra han fun­cio­na­do con la men­ta­li­dad del con­quis­ta­dor, que mira des­de la metró­po­li los terri­to­rios ocu­pa­dos y los pre­fie­re arra­sa­dos que libe­ra­dos. ¿Serán capa­ces de evo­lu­cio­nar de ese pun­to de vis­ta?

La izquier­da aber­tza­le y las fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas han levan­ta­do un nue­vo esce­na­rio de ope­ra­cio­nes en el que ya nada es como antes. Hoy en día la socie­dad vas­ca visua­li­za per­fec­ta­men­te la exis­ten­cia de un amplio sec­tor polí­ti­co y social que des­de la diver­si­dad de sus siglas y tra­di­cio­nes repre­sen­ta viva­men­te una espe­ran­za reno­va­da y, ante todo, fac­ti­ble.

El Acuer­do de Ger­ni­ka sim­bo­li­za la lle­ga­da de un nue­vo tiem­po arro­lla­dor y es evi­den­te que el hecho de cami­nar jun­tos tan­tas sen­si­bi­li­da­des ha encen­di­do ilu­sio­nes que lle­va­ban tiem­po apa­ga­das por des­es­pe­ran­za y apa­tía.

Es un blo­que que avan­za des­de la afir­ma­ción, que va ser capaz de empu­jar el país hacia la demo­cra­cia y una paz jus­ta. Va a ser impo­si­ble que nadie pue­da abs­traer­se de este avan­ce.

Los pará­me­tros han cam­bia­do has­ta el pun­to de que la con­tra­dic­ción Eus­kal Herria-Espa­ña cala­rá en el pro­pio par­ti­do socia­lis­ta. Si no se adap­tan, aflo­ra­rán pun­tos de vis­ta dife­ren­tes a cada lado del Ebro y coli­sio­na­rán los intere­ses del PSE-PSN con la de sus jefes en Madrid, los que podría pro­vo­car­les frac­tu­ra.

Pron­to comen­za­rán a pre­gun­tar­se has­ta qué pun­to están dis­pues­tos a bai­lar con la músi­ca que les ponen en Madrid; has­ta qué kiló­me­tro del camino al sur van a seguir cogi­dos de la mano de PP.

Que no es tiem­po para ambi­güe­da­des lo sabe tam­bién el PNV. Ya no hay pis­ta para ilu­sio­nis­tas. El cir­co que tan­tos rédi­tos le repar­tió está en lla­mas; el acuer­do de fuer­zas por la sobe­ra­nía y la inde­pen­den­cia ha dado fue­go a la car­pa y no hay por­qué para más nego­cio. Quien no se sitúe bien en el sen­ti­do que mar­ca el nue­vo rum­bo que­da­rá en el andén vien­do los tre­nes pasar, como las mace­tas de las esta­cio­nes.

Por su par­te, la izquier­da aber­tza­le ha ini­cia­do la ascen­sión a una gran cum­bre, la esca­la­da será lar­ga y la mochi­la pesa­da. Para hollar la cima diri­gien­do debi­da­men­te la cor­da­da debe­mos desa­rro­llar una espal­da poten­te arti­cu­la­da por una espi­na dor­sal fir­me y elás­ti­ca al mis­mo tiem­po. Es el reto inme­dia­to para hacer cada paso irre­ver­si­ble.

Acu­mu­lar fuer­zas y cana­li­zar­las a la inde­pen­den­cia; res­pe­tan­do a los com­pa­ñe­ros de tra­ve­sía, los dife­ren­tes rit­mos y tra­di­cio­nes, pero todos a una. El inde­pen­den­tis­mo es la cla­ve del futu­ro; de aho­ra en ade­lan­te, el eje de la reali­dad.

Para lle­var ade­lan­te la tarea, la izquier­da aber­tza­le debe­rá dotar­se de herra­mien­tas que hagan efi­caz su fuer­za, su autén­ti­ca dimen­sión: su múscu­lo trans­for­ma­dor.

Nece­si­ta­mos una estruc­tu­ra legal para con­ver­tir en hecho nues­tra poten­cia.

Algún paso en ese sen­ti­do qui­zás pro­vo­que des­con­fian­za y rece­lo. Refle­xio­ne­mos: no hay cose­cha que se pue­da reco­ger sin estro­pear­se las manos.

Ama­lur está sem­bra­da ya de ilu­sión y futu­ro. Pre­ci­sa­mos de los úti­les ade­cua­dos para mate­ria­li­zar los fru­tos de dece­nios de lucha y sufri­mien­to.

La izquier­da aber­tza­le, lejos de haber­se des­mo­ro­na­do, ha cam­bia­do los pará­me­tros de la situa­ción y todas las fuer­zas se resi­túan. A quie­nes sigan dicien­do que no ha cam­bia­do nada se les ha aca­ba­do la cober­tu­ra; la reali­dad es bas­tan­te mas ter­ca que ellos. No valen medias pala­bras ni pasi­tos: Tie­nen que dar el paso. O nega­ción y repre­sión o polí­ti­ca. O futu­ro o regre­sión. Si alguien pien­sa en seguir tiran­do de la goma, que medi­te las con­se­cuen­cias si se rom­pe.

La izquier­da aber­tza­le avan­za de for­ma irre­ver­si­ble y uni­la­te­ral. Cuan­do alguien cami­na al fren­te sobre esas pre­mi­sas, y lo hace por­que con­si­de­ra que es el momen­to his­tó­ri­co opor­tuno, la capa­ci­dad de con­di­cio­nar de la otra par­te es nula y úni­ca­men­te le que­da recu­rrir a gene­rar más dolor. Pero el paso no se detie­ne.

La uni­la­te­ra­li­dad es expre­sión mani­fies­ta de for­ta­le­za. Quien crea que esto es un recur­so retó­ri­co, que no se asus­te cuan­do el tren lo arro­lle, por­que enton­ces le será dema­sia­do tar­de para rec­ti­fi­car.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *