Abra­zos no, res­pe­to- Mar­tin Gari­tano

Hay algu­nas ‑pocas- cosas más peli­gro­sas que un fas­cis­ta. Por ejem­plo, un fas­cis­ta igno­ran­te (aun­que a más de uno eso le pue­da sonar a redun­dan­cia).

Este­ban Gon­zá­lez Pons, vice­se­cre­ta­rio de Comu­ni­ca­ción del PP se cuen­ta entre estos ele­men­tos.

Repi­te la can­ti­ne­la de que, al final de la lucha arma­da de ETA tie­ne que haber ven­ce­do­res y ven­ci­dos. Y se ima­gi­na, lau­rea­do, entre los ven­ce­do­res y con Fran­co mirán­do­le son­rien­te des­de el Olim­po de los fachas.

Para recal­car la con­tun­den­cia de la decla­ra­ción, decía Gon­zá­lez Pons que es pre­ci­sa la derro­ta mili­tar de ETA y no un Abra­zo de Ber­ga­ra que, a modo de acuer­do, sitúe la con­clu­sión de la cam­pa­ña arma­da en tér­mi­nos de nego­cia­ción y no de ren­di­ción.

Gon­zá­lez Pons, a quien atri­bu­yo fe fas­cis­ta por mili­tar don­de mili­ta y osten­tar, ade­más, car­go tan rele­van­te, igno­ra qué fue el Abra­zo de Ber­ga­ra y, en con­se­cuen­cia, des­co­no­ce que aque­llo sí fue una ren­di­ción en toda regla, acom­pa­ña­da ade­más por la trai­ción de los espa­ño­lis­tas coman­da­dos por Espar­te­ro, a quien la rei­na de Espa­ña pre­mia­ría la felo­nía nom­brán­do­le Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, todo un bal­dón para mi pue­blo. Igno­ra tam­bién Gon­zá­lez Pons el bata­lla­dor que des­pués de la fir­ma de aquel igno­mi­nio­so con­ve­nio con el que se puso fin a la Pri­me­ra Gue­rra Car­lis­ta y la muti­la­ción de los fue­ros vas­cos, hizo fal­ta muy poco tiem­po para que pren­die­ra la Segun­da Gue­rra Car­lis­ta, que con­clu­yó en derro­ta mili­tar y la total abo­li­ción foral. Lue­go el fue­ris­mo daría paso al nacio­na­lis­mo, Fran­co decla­ra­ría pro­vin­cias trai­do­ras a Gipuz­koa y Biz­kaia y en 1959 nació ETA.

Es sólo un repa­so muy some­ro a algu­nas cosas que nos han traí­do has­ta el pun­to en que nos encon­tra­mos, pero sufi­cien­te para que, si Gon­zá­lez Pons supie­ra memo­ri­zar­las y refle­xio­nar sobre ellas, alcan­za­ra a enten­der que no va a pre­sen­ciar la ren­di­ción de nadie en estos pagos y que tam­po­co valen abra­zos y con­ve­nios fal­sa­rios que sean incum­pli­dos lue­go con la natu­ra­li­dad con que acos­tum­bran los suce­si­vos man­da­ta­rios espa­ño­les.

A Gon­zá­lez Pons alguien le debe­ría ins­truir sobre las mil y una vic­to­rias de sus tro­pas que die­ron como fru­to la inde­pen­den­cia de todas sus colo­nias de ultra­mar. Y si alcan­za­ra a refle­xio­nar, lle­ga­ría a la con­clu­sión de que los aplas­ta­mien­tos y las trai­cio­nes son el ger­men de nue­vos alza­mien­tos. No, defi­ni­ti­va­men­te, aquí no nece­si­ta­mos ven­ce­do­res y ven­ci­dos ni abra­zos car­ga­dos de mala inten­ción. Aquí sólo nece­si­ta­mos res­pe­to a la volun­tad del pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *